26 de mayo de 2016

Anònims - Granollers




Anònims, cerveses, menjars i pensars. Los de Granollers han decidido renovarse y dar un salto hacia la cerveza artesanal, la cocina de mercado ecológica, con productos de comercio justo y de proximidad. Todo esto sin renunciar a las actividades que realizaban anteriormente: exposiciones, conciertos, conferencias, proyección de documentales, debates y un larguísimo etcétera. El pasado 14 de febrero dieron el pistoletazo de salida a su nueva etapa, convirtiéndose así en parada obligatoria del recién instaurado triángulo de las beermudas de la capital vallesana. Cuentan con diez tiradores de la cerveza artesanal más fresca de toda la comarca, que harán las delicias de todos los beergeeks de las proximidades. Un local muy versátil, luminoso, sosegado y agradable, con la mejor comida y bebida del Vallès. Así que para allí nos fuimos toda la familia al completo, churumbeles, suegra, abuela y cuñater included, para pecar de gula y darle un gran abrazo a David Rius, gran cervecero y mejor persona.

La nueva andadura del Anònims surge como fruto de la asociación entre Lluís Guix -alma máter del anterior negocio- con David Rius (socio de Art Cervesers) y Miquel Riera, experto cervecero, homebrewer y revientabadges en Untappd.

La idea era montar en Granollers un local con una oferta cervecera y gastronómica lo suficientemente potente como para que la gente no tenga la necesidad imperiosa de tener que irse a Barcelona de birras y/o cena. Todos sabemos cómo funciona la línea de cercanías R2 RENFE, un verdadero desastre, y cuando uno sale de birras la verdad es que lo más aconsejable es dejar el coche en casa, de modo que realmente la capital del Vallès Oriental tenía la necesidad de un negocio así. Un local donde te puedas tomar la cerveza más fresca, en su punto óptimo, envasada con el mínimo tiempo posible, conservada siempre en frío y en las mejores condiciones, pero que además la puedas maridar con unas buenas tapas o con la mejor cocina de mercado. ¿Os apetece una IPA envasada ayer acompañada con unos buenos pies de cerdo? ¡acompañadme!.

Anònims es un espacio cultural y gastronómico muy amplio que está claramente diferenciado en dos espacios: por un lado la parte del bar y por otro el salón multifuncional, que hace de sala de actos pero que al llegar el mediodía o la noche se convierte en restaurante.

Tras la barra del bar sus obsesiones son dos: el amor al producto y el máximo frescor. Se caracterizan por ser amantes de la cerveza y transmitir a sus clientes esta pasión. Conocer estrechamente la cerveza que están pinchando para poder explicarla de la mejor manera posible al cliente y a la vez cuidarla con todo el mimo del mundo.

Cinco de sus grifos son fijos de Art Cervesers, de manera que siempre vas a tener variedad garantizada: como mínimo siempre vas poder elegir entre una Lager , una IPA, una Stout y una Weizen. Que las cervezas sean de Art Cervesers implica el máximo frescor garantizado. David conoce de primera mano cuando su cerveza está en el punto óptimo en el fermentador, y una vez envasada solo tiene que recorrer 3 kilómetros y medio que separan Anònims de Can Partegàs para tenerla pinchada, conservando siempre los kegs en frío. "-Quizás no te vayas a tomar una cerveza del Top 50 de Ratebeer, pero seguro que sí te vas a tomar la cerveza más fresca que te puedas beber, en las mejores condiciones y hecha aquí", nos comenta David. Todos los kegs se conservan en frío en las neveras que hay debajo de cada uno de los tiradores. La distancia del keg hasta el grifo es de unos 40 centímetros, de manera que el trayecto es muy corto y esto va evitar que se estropee. Purgan todos los grifos en tan solo un minuto y utilizando una cantidad mínima de agua.

El resto de los tiradores suelen ser de otras cerveceras que comparten la filosofía de Art. A nivel nacional suelen llamar directamente a sus colegas cerveceros para saber cuando van a envasar y poder así traer su cerveza ultrafresca, con el mínimo de tiempo posible de envasado. A nivel internacional sus referentes son cerveceras como Rogue (Oregon, USA) o Baladin (Piemonte, Italia), comprometidas con el medio ambiente y donde todo, absolutamente todo, está cultivado y elaborado por ellos mismos, maltas, lúpulos, levadura y el agua que pasa por sus fincas. También les encanta Montegioco (Italia) y tienen en mente pinchar diversas cervezas alemanas y checas

Los viernes y los sábados tienen planeado realizar presentaciones de cerveceros y pinchar cervezas especiales. Descartan hacerlo en días laborables para que su clientela pueda acudir sin problemas y esto no les suponga ningún engorro. "-Pincharemos cosas realmente especiales, incluso cervezas experimentales, también alguna extravagancia cervecera, como por ejemplo traer a David Serrano de Baladin España para pinchar una Xyayù solo por placer, aunque nos cueste una pasta, por darnos el gustazo", nos explica David Rius.

La otra mitad del Anònims tiene una faceta totalmente camaleónica, sirve de sala de exposiciones, se organizan conciertos, debates, proyecciones de documentales, charlas o presentaciones de libros. Los actos suelen realizarse los miércoles y los conciertos los viernes sobre las siete de la tarde, con el objetivo de que después de la actuación te puedas tomar unas cervezas tranquilamente o quedarte a cenar sin que te den las tantas de la noche. Anònims continua siendo una librería alternativa, sonde se encuentran libros muy específicos que normalmente no suelen encontrarse en librerías convencionales, ejemplares nada comerciales.

Pero, ¡ay amigos!, al llegar el crepúsculo esta sala sufre una metamorfosis y se convierte en un fabuloso restaurante. Con qué tristeza me ha tocado beberme en alguna ocasión una Rogue 7 hop IPA con un plato de quicos, queridos lectores, pero esto se acabó. La propuesta gastronómica de Anónims es soberbia, para dignificar nuestra bienamada birra. Para ello han recibido el asesoramiento de Martí Rosàs, chef del restaurante Slow Food Ca la Maria ubicado en Llagostera, que les ha diseñado toda la carta utilizando entre un 80 y un 90% producto ecológico.

Su concepto de restaurante se sustenta bajo el paradigma del bueno, limpio y justo. Bueno en cuanto el alimento mantiene las cualidades organolépticas que lo identifican, es una variedad local, aporta nutrientes que necesitamos, está libre de transgénicos, se ha elaborado con métodos tradicionales y con técnicas respetuosas con el medio ambiente, es artesanal y detrás del producto hay una cara y unos ojos. Limpio cuanto se produce en un entorno local próximo al lugar de consumo, es ecológico -esté certificado o no- y no se le han añadido agroquímicos en el proceso de producción, conservación y distribución y mantiene la biodiversidad y los ecosistemas donde se produce. Y es justo en cuanto el precio es justo y no ajustado. Las personas que producen el alimento reciben un sueldo justo y tienen unas condiciones laborales dignas. En Anònims se preocupan de que prácticamente todo su producto sea ecológico, sea adquirido por venta directa con el productor y con la intención de recuperar el producto tradicional.


Bueno, pues dicho esto ¡vamos a la pitanza!. Para empezar a abrir el apetito nos pedimos unas cuantas tapas, donde no podían faltar las brutales patatas bravas del Anònims, una cosa muy bestia, también una de mejillones del delta del Ebro en un escabeche suave de cerveza Franceska (Steam Pilsner) y como no las pedazo croquetas de asado y de calamares en su tinta, que resucitan a los muertos.


La cosa continuó con un buen plato de embutidos del Vallès -hechos al ladito, vamos- acompañados de la excepcional tabla de quesos de pastor, joder, aquí se ganaron mi corazoncito, una brutalidad, para acabar el aperitivo nos pedimos un exquisito plato de hummus de garbanzo menudo del consorcio de Gallecs acompañado de crudités de zanahoria y apio. Rebañamos hasta la última molécula, os lo aseguro.


Para entrar en faena nos pedimos la Galette de ternera ecológica de la Soleia con cebolla, guindilla y huevo frito -¡Uaaargh! para amantes de la gula- las albóndigas de ternera ecológica de la Soleia con sepia y guisantes, los canelones (sin pasta) de acelgas rellenos de juliana de zanahoria, puerros, lentejas, especias y bechamel de zanahoria. Todo tremendo. Pero ¡atención!, lo más brutal fueron los pies de cerdo deshuesados con setas que la abuela de mi mujer aniquiló en nanosegundos. ¡Una mujer de 95 años! ¡comiendo como si no hubiese un mañana!. Sin duda el plato estrella de la casa. Cuando volvamos me los pido fijo, y no los pienso compartir con nadie. La gula de la mujer impidió que los pudiese fotografiar. Lo mismo el próximo día los subo en Instagram.

Además, el resto de la carta cuenta con ensaladas, gran diversidad de hamburguesas (de carne, pescado y veggies), cremas de verduras, cazoletas de habitas, y muchas más galettes con ingredientes diferentes. Los fines de semana también abren el restaurante durante el mediodía. La soleada terraza exterior es una joya, ya que la calle es peatonal y no pasan coches. Todo un remanso de paz en pleno corazón de Granollers.

Una gran alegría contar con un negocio con una filosofía así y con esa obsesión con el frescor y la calidad del producto, da gusto visitar lugares como éste. Nosotros tenemos claro que volveremos asiduamente. Gent de l'Anònims! ¡ya formáis parte de nuestro Mapa Birruno!. Un fuerte abrazo para todo el equipo.

Balance de daños:

-Art - Indiana. La gran IPA con algarrobas que ya reseñé en su día. Podéis volver a leerla aquí.
-Art - Toc d'Espelta. La Weizen de los de Canovelles elaborada con espelta ecológica del consorcio de Gallecs. Podéis volver a leer mi opinión otra vez aquí.
-Art - Orus. La cerveza Märzen de la casa, que entra divina con estas calores. Podéis volver a leer la reseña que escribí en su día aquí.
-Zulogaarden - Sang de Gossa. Sangre de perra, así bautizaron los de Molins de Rei a su celebérrima IPA, toda una institución dentro de las IPAs catalanas. Joder, la he pillado fresquísima y estaba de vicio. Muy aromática, muy herbácea, bastante amarga y con un puntito dulce acaramelado. Hacía muchos años que no la bebía y el reencuentro ha sido brutal. Deliciosa. 6,0%.
-Marduk - Harvest Ale. Impresionante IPA sarda elaborada con Cascade y Columbus. David tuvo el detallazo de servírmela al estilo italiano, con una flor de Cascade dentro de la copa. Muy fresca con el aroma herbáceo del Cascade y un amargor final muy seco y muy bueno. 5,5%.
-Marduk - Bohemian Pilsner. Fantástica Pilsner, fresquísima, incluso me ha gustado más que la Pilsner Urquell sin filtrar. Con sabor intenso a cereal y un punto dulzón de miel. Final ligeramente amargo. Muy suave.  5,0%.
-Hof Ten Dormaal - Saison. Saison muy rica que ha sido fermentada utilizando la técnica de sour mash, donde se deja que los mismos agentes de la propia malta actúen en el mosto durante 12-24 horas para que produzcan ácido láctico y darle así ese toque ácido sin tener que utilizar brettanomyces, que te pondría la cara como la del Fary. Luego se pasa a la cocción para matar al bicho y se vuelve a fermentar normalmente con saccharomyces de toda la vida. El resultado es una Saison no demasiado ácida, bastante apta para todo tipo de paladares. 5,5%.
-Hof Ten Dormaal - Kriek. La Fruit Lambic de cerezas de los belgas de Haacht. Tiene todo el carácter y el peculiar sabor de una cerveza Lambic pero balanceado con el dulzor de las cerezas. A mí personalmente que no soy ningún experto en esta materia me ha gustado más que la Kriek de Cantillon. 6,5%.


Anònims                                                                    Miquel Ricomà 57, Granollers (Barcelona)                                                      93  860  07  89

No hay comentarios:

Publicar un comentario