31 de agosto de 2019

Mikkeller - Heated Seats

Una de las mejores Mikkeller que me he bebido últimamente sin duda alguna ha sido esta Heated Seats, que tanto a mi mujer como a mí nos ha dejado muy flipados.

Se trata de una New England Pale Ale de color amarillento, bastante turbia y de carbonatación muy abundante que genera una capa de espuma blanca muy cremosa. Pese a lo hazy es una cerveza ultra bebible, muy ligera de trago y que entra con una facilidad pasmosa.

Destacan los sabores a limón, que la hacen muy refrescante y las notas sabrosas de melocotón y albaricoque que son espectaculares. Un birrote brutal de los que te encanta beber en verano. El formato yonkilata de 50cl es ideal e incluso se queda corto. 4,9%. Final muy suave y poco amargo. Comprada refrigerada directamente al distribuidor Ola Chica. Fue un pack que me hicieron a un precio muy apañao.

30 de agosto de 2019

D'Equí - Metal IPA

Durante nuestras vacaciones estivales por tierras asturianas, además de hacer el guiri hemos estado haciendo prospección birruna. Estuvimos haciendo unas compras en la tienda Sr. Lúpulo de Gijón, y les pedí que me hicieran una buena selección local. La primera que escogió el tendero fue la Metal IPA de la cervecera D'Equí, que la conocíamos porque tenemos un colega al que le pusimos de apodo "Equino" y nos pasábamos todo el tiempo diciéndole "-Andreu, mira, es tu cerveza". Finalmente me he topado con ella y debo decir que es excelente.

Esta American IPA de los de Siero tiene el prestigio de haber ganado la Medalla de oro en el Barcelona Beer Challenge 2019. Está elaborada con 3 tipos de malta diferentes y llega un double dry hopping. No especifica ni qué lúpulo ni qué maltas lleva la receta.

La sirvo en el vaso que me llevé para las vacaciones (a saber qué glassware te vas a encontrar cuando sales de casa) y presenta un color ambarino (15 EBC) y una carbonatación abundante no especialmente persistente. Viene bastante limpia y sin apenas turbidez. Tanto al olfato como en boca es todo melocotón. Riquísima, sedosa en boca y con un amargor final suavísimo (45 IBUs). Me ha parecido brutal de principio a fin. Una cerveza altamente disfrutable. 6,5%. 2,60€.

29 de agosto de 2019

Gross & The Flying Inn - Stereogram

Hoy os traigo una colaboración rica rica, fruto de la colaboración entre los donostiarras Gross y los pucelanos The Flying Inn. Se trata de una New England Pale Ale a la que han llamado Stereogram.

La gracia de esta cerveza es que se puede sacar la etiqueta, y al observarla con los ojos bizcos aparece la imagen de Carmen Lomana en bolas. Siento hacer de spoiler.

La sirvo en vaso y presenta un aspecto bastante turbio y con una carbonatación correcta, sin fiestas de la espuma ni otros desvaríos. Al olfato muchísima fruta de hueso y cítricos que nos obligan a darle ya el primer tiento.

En boca es muy sabrosa, con sabores que nos recuerdan al albaricoque, el melocotón y a algunos cítricos. Me ha parecido buenísima y además entra muy suave. La graduación ayuda (5,5%). Nada amarga, todo fruta, perfecta para el verano. Te fundes la lata de 44cl con alegría. Comprada refrigerada en Beering Barcelona por 5,00€.

28 de agosto de 2019

Grasshopper - Barcelona


Una de esas tardes en las que mi mujer sale hasta el gorro del trabajo y me llama diciendo: "-He llamado a la canguro, nos vamos a cenar fuera". Pues molt bé, yo estoy de vacaciones, así que ningún problema. Como es la parienta la que ha ideado el plan elije ella restaurante, uno de ramen del Gòtic, pero al llegar allí nos encontramos la persianaca echada. Cerrado por reformas. "-Ésta es la tuya Javier", me dije a mí mismo. 

"-Cariñooooooo.
-¿Sí, mi amor?
-Conozco otro restaurante de ramen muy cuqui cerca de aquí, solo hay que cruzar la Via Laietana. Está a muy pocos minutos andando.
-¿No será otro de esos tugurios de birras de los tuyos?
-Por supuesto, ya sabes que me rijo estrictamente por las reglas del craft.
-Venga, vale."

Y así de fácil el matrimonio Castle se adentra en el barrio del Borne barcelonés para dirigirse al Grasshopper, la barra de ramen que tienen los socios del Mosquito, Cal Cuc, etc. De camino pasamos por delante del Cat Bar. Lloro de impotencia. Otro día será. En pocos segundos estamos ya en la Plaça de la Llana, que tras 500 años de historia ahora es testigo de la explosión craft del Born. Finalmente nos plantamos en la puerta del Grashopper. Echamos un ojo al interior, estamos de suerte, aún hay sitio.

El Grasshopper es un negocio angosto y de espacio reducido, así que hay que llegar pronto si uno quiere encontrar sitio para cenar en su barra. Su clientela es de lo más variopinto: algunos guiris que han aterrizado allí por casualidad, alguna familia hindú, gente del barrio, alguna familia con el crío -esta vez no somos nosotros- y algún que otro nipón que nos da ciertas garantías de que el producto va a ser brutal. Por último estamos los frikazos que acabamos allí buscando birra artesanal para maridarlas con comida de calidad. El local es tan estrecho que no hay mesas. Así que nos colocamos en los pequeños taburetes, mi mujer y yo uno al lado del otro, como si estuviéramos en el cole. La chica que regenta la barra nos acerca la carta mientras yo ya voy escudriñando la pizarra para ver qué tienen pinchado. Mi mujer pone cara de aprobación, parece que le gusta. Hoy parece que no me va a tocar dormir en el sofá. Mi columna vertebral está de suerte.

El local cuenta con seis tiradores, todos de la cervecera BeerCat, de Vilafranca del Penedès, aunque solo cuatro están operativos. En la nevera también cuentan con una pequeña elección local por si no nos acaba de motivar el producto de grifo: Espiga (una de ellas sin gluten), La Pirata, Redneck y Rec. La única cerveza de importación es la  Blanche de Namur y la opción sin alcohol lamentablemente es de una cervecera industrial que prefiero no nombrar. ¡Voldemort! Si vamos muy del rollo nipón y no nos apetece ninguna cerveza, también disponen de una pequeña selección de sakes -tanto japoneses como catalanes- que también es cereal fermentado y es como de la familia. Nosotros ya tenemos claro lo que vamos a pedir, así que avisamos a la chica. Como lo primero es lo primero, comenzamos pidiendo la primera ronda de birras. A ponerse, a ponerse, que luego todo son prisas.


Para empezar pedimos un poquito de kimchi, que es col fermentada que pica mogollón. A nosotros nos gusta el pique, pero si alguien es muy sensible a este tipo de cosas recomiendo que se abstenga. Continuamos con la caballa frita ligeramente marinada, que estaba exquisita, y finalizamos los entrantes con nuestras clásicas gyozas de carne, que son obligadas en la dieta Castle. Todo riquísimo.

Como plato fuerte nos pedimos el Miso Ramen para compartir, ya que si nos hubiésemos pedido un plato de ramen cada uno hubiésemos tenido que descartar todos los entrantes, ya que es un plato bastante contundente, máxime cuando es a la hora de cenar. Yo al menos suelo cenar bastante ligero. Estaba riquísimo. Como colofón final mi mujer se pidió el mochi de fresa y yo me pedí el de judía roja.

Nos encantó el sitio, todo muy pequeñito, muy acogedor y con un rollo muy chulo, como muy familiar, con toda la gente alrededor de la barra sorbiendo fideos como si no hubiera un mañana. Que negocios así hayan optado por la opción craft es un gran qué. Por un lado vamos a tener un gran ramen y por el otro tenemos una opción birruna muy potente que no nos va a arruinar el ramen. En ese sentido chapeau por el Grasshopper. De momento les colocamos su merecido pin en nuestro Mapa Birruno y ya os iremos informando de nuestras siguientes visitas.

Balance de daños:

-Espiga - Blonde. Mi mujer se pidió la Golden Ale de los de Sant Llorenç d'Hortons de sobras conocida por todos nosotros. Además es una excelente opción para el consumidor celíaco. Podéis volver a leer la reseña que escribí hace años clickando aquí.

- BeerCat - Dog Days. Session IPA muy herbácea y muy sabrosa, no se nota nada que es una Session, tiene bastante garra. Final muy amargo. 5,0%. Se echa de menos una pasadita de la copa por el lavavasos.

-BeerCat - Flor d'Ordal. Fruit Beer elaborada con 150kg de melocotones Ordal por cada 1000 litros de cerveza. Lleva las maltas Viena y Munich y los lúpulos Centennial y Citra. Muy floral, con todo el saborazo de los melocotones. De aspecto muy turbio y muy sabrosa. 4,8%. Insisto en lo del lavavasos.

Grasshopper                Plaça de la Llana 9, Barcelona              www.mosquitotapas.com/grasshopper/es/about              93  017  84  84

27 de agosto de 2019

Caleya - Asturies Pale Ale

Este veranito hemos pasado nuestras vacaciones en Asturias dándole a la birra y a la sidra, que también cuenta pal Untrapper. Hemos hecho una prospección bastante guapa del producto local, así que empezamos con la cervecera Caleya, que quizás sea la más célebre del Principado y que puede encontrarse en cualquier supermercado o tienda para guiris.

Los de Langreo han utilizado el acrónimo APA (American Pale Ale) para bautizar su cerveza como Asturies Pale Ale. Cruzcampo hizo lo mismo con su Andalusian Pale Ale. Tenemos aquí a unos auténticos Masters of Naming.

Elaborada con maltas Maris Otter y Crystal y los lúpulos Warrior, Cascade y Summit

De color dorado (10 EBC) y aspecto limpio, sin poso ni restos de levadura y una carbonatación nada excesiva. El aroma es herbáceo y de fruta de hueso. En boca es una cerveza suave, muy fácil de beber, con el sabor de la malta presente en todo momento y con los lúpulos aportando sabores herbáceos y de melocotón muy agradables. Amargor muy suave al final (32 IBUs). Me ha parecido una cerveza rica y bastante indicada para neófitos, aunque la verdad es que comparándola con su Goma 2 me esperaba un tanto más. Comprada en la franquicia La Gijonesa por 2,75€. Luego la vi en varias tiendas para guiris por menos de 2€. Cosas que pasan. 5,0%.

26 de agosto de 2019

AleSmith - IPA

A finales del mes de julio me acerqué al BeerStore de Barcelona para llenar la nevera y así tener unas birras preparadas para llevarme de vacaciones. Una de las seleccionadas fue esta West Coast IPA que me recomendó el amable tendero (creo que se llamaba Miquel).

La joyita la ha realizado la cervecera de San Diego AleSmith, célebres por su Speedway Stout, que aún no hemos tenido el gusto de catar, pero que vamos, a estos californianos el lúpulo también se les da muy bien, esta cerveza es una muy buena muestra de ello.

Cuando uno se mete zumitos New England casi a diario pues la verdad es que agradece elaboraciones de este tipo, que te hacen pensar si no se nos está yendo mucho la olla con las IPAs de Vermont. Ésta estaba tremenda y me la he tomado con muchísimas ganas.

De color anaranjado y no excesivamente carbonatada. Al olfato es herbácea y con notas de pino muy agradables. En boca continúa en la misma dirección: herbácea, resinosa y con es pino rico siempre presente. Aparecen también notas cítricas de pomelo y mandarina muy ricas que le dan más alegría al conjunto. Fondo maltosete, que se agradece y un final notablemente amargo pero perfectamente soportable para los que estamos habituados a este tipo de recetas (73 IBUs). 7,25%. Me costó 4,95€.

8 de agosto de 2019

Cervisiam - Aylmer

Hoy traemos género fresco enlatado desde Noruega, y no es un salmón. Se trata de una New England Milkshake Fruit India Pale Ale de la cervecera Cervisiam, con sede en Oslo, de la que aún no conocíamos sus productos. Pues ale, a catar se ha dicho.

Hay que decir que la lata mola mogollón, tiene ese rollo de las ilustraciones de los monopatines. Como yo ya estoy bastante granadete para practicar el skate, lo mejor que puedo hacer es pimplarme esta birra.

La cerveza se llama Aylmer y lleva lactosa y albaricoques. Pues muy bien, así de entrada la cosa pinta guay.

La sirvo en vaso y presenta un color anaranjado bastante subido y una carbonatación no excesiva de color blanco. Al olfato destaca el aroma a fruta de hueso. En boca resulta bastante sedosa y con muchísimo cuerpo, no es una cerveza que se beba con ligereza. El sabor es muy rico, con los albaricoques muy suaves, que con el saborazo que aportan los lúpulos acaban de reforzar todo ese gusto a fruta de hueso. No rasca nada, cero amargor y en general una cerveza muy rica, pero con una ya te quedas saciado de sobras. 6,8%. Comprada en BeerStore de Barcelona por 5,15€. No veas cómo va la divisa noruega.

7 de agosto de 2019

Rogue - Hot Tub Scholarship Lager

¡Cómo echábamos de menos una buena Helles bien hecha! Te pasas todo el día bebiendo zumitos de lúpulo que cuando uno se encuentra con una cerveza así, tan aparentemente sencilla, rica y ultra bebible, se te abren los ojos y te dices a ti mismo: "-sí, colega, hay vida mucho más allá del lúpulo".

De mis ídolos de Newport, de los que pensábamos que solo hacían Ales extraordinarias ¡pues no! también lo petan con unas Lagers brutales, os traigo la Hot Tub Scholarship Lager, otro birrote de Rogue.

Os estaréis preguntando qué hace el hombre de la ilustración en pelotas en un jacuzzi. Bien, a mí me sucedió lo mismo. Se trata de Jack Leroy Joyce, uno de los fundadores de Rogue. Tenía la afición de bañarse en un jacuzzi -birra en mano- el día de su cumpleaños. Cuando el hombre murió en 2014, sus compañeros de la brewery sacaron esta cerveza en su honor. Los beneficios que se obtienen con la venta de esta cerveza van a parar a los estudiantes de ciencias de la fermentación de la Universidad Estatal de Oregon.

De color dorado y con una carbonatación moderada. En boca es una cerveza finísima, donde predomina el ceral. Muy ligera de trago, delicada en boca, el saborazo de la malta riquísimo y con un puntito de amargor suavísimo al final (35 IBUs). Una gozada. 5,4%. Comprada en BeerStore de Barcelona por 2,85€.

6 de agosto de 2019

Destraperlo - Colorá

Una compañera de trabajo de mi mujer -Belén, una jerezana muy maja- nos ha regalado un par de cervezas de su tierra. Las ha elaborado la cervecera Destraperlo, y entre elas había una Red Ale y una Robust Porter. Hoy nos vamos a ocupar de la primera.

La receta lleva maltas Pilsen, Crystal y Chocolate, los lúpulos Summit, Cascade y Willamette y por último azúcar de caña, remolacha y romero.

En vaso presenta un color rojizo tostado. La carbonatación es prácticamente inexistente, cosa que me destrempa considerablemente.

Al olfato destaca el olor a romero, y todo el olor de las maltas de fondo. En boca es muy maltosa, resultando muy dulzona y empalagosa. Me recuerda a la bebida de malta sin fermentar tan popular en América del Sur. El toque tostado le da algo de alegría y el sabor del romero aporta frescor y un toque especial que es lo que acaba salvando la cerveza. No soy de cervezas tan maltosas y sobre todo tan dulzonas, pero ésta en concreto, con el punto del romero, tiene su rollo. ¡Muchísimas gracias Belén! 6,5%.

5 de agosto de 2019

Catalan Brewery - Beach Bunny

Una de las cervezas que más me ha flipado de Catalan Brewery es su Beach Bunny, que he podido probar tanto en lata como de tirador durante las dos visitas que he realizado a su taproom. Está brutal.

Se trata de una New England Milkshake Fruit India Pale Ale. La receta lleva lactosa y fruta de la pasión. al servirla parece un zumazo de melocotón, muy turbia, coronada por una moderada capa de espuma.

Al olfato destaca claramente el aroma a fruta de la pasión, que es espectacular. En boca es muy sedosa, pero entra con extrema ligereza. El sabor predominante es el del maracuyá, y los lúpulos no hacen sino reforzar aún más todo el sabor a fruta tropical. Muy bebible, muy refrescante y aún llevando lactosa y avena me ha parecido ultra bebible. Nada empachosa. Brutal. 6,6%. He tenido la suerte de probar de tirador en el punto perfecto y en lata con muy pocos días de envasado. Aún estoy con los lagrimones. Locura.

4 de agosto de 2019

Mikkeller San Diego - Resting Brew Face

Seguimos haciendo prospección birruna de las andanzas del señor Mikkel Borg Bjegrsø al otro lado del charco. En esta ocasión con la Resting Brew Face, una New England Double IPA para nuestro cuerpo serrano.

En vaso presenta un bonito color anaranjado y una carbonatación muy abundante de color blanco. Nada más abrir la lata ya nos llegaba el aroma a mango, fruta de la pasión y fruta de hueso que desprenden los lúpulos, que se va acrecentando conforme servimos la cerveza en el vaso. En boca destacan los sabores que nos recuerdan al melocotón, la naranja dulce y el albaricoque.

Es bastante sedosa en boca, con bastante cuerpo, muy potente y con un puntito alcohólico (8,5%). Final poco amargo. Me ha parecido muy rica. Ideal para hopheads y fans de las Double IPAs. Se la compré refrigerada directamente a la distribuidora Ola Chica, que me hizo un precio muy apañao por un pack de 5 latas.

3 de agosto de 2019

Gora - A Hop Supreme

Apreta el calor y apetecen cervezas sabrosas pero que entren bien, así que hoy os traemos esta Session IPA que ha preparado la cervecera de San Sebastián Gora, que es la primera vez que aparecen por el blog.

En la lata aperece Vinicius maqueado sobre un fondo azul con una alcachofa en la mano y con la otra haciendo el signo de que va a ganar dos Champions.

Mientras me recompongo la sirvo en su correspondiente vaso para IPAs. Presenta un color dorado, un tanto pajizo, cierta turbidez y no demasiada carbonatación.

Al olfato destacan los cítricos. En boca la cosa continúa en la misma dirección, con mucho pomelo, corteza de cítricos y un final amargo bastante marcado. Resulta muy ligera de trago, se bebe con alegría, no obstante es una cerveza muy sabrosa. Fresquísima. Una gozada.5,5%.Comprada refrigerada en Beering Barcelona por 5,00€.

2 de agosto de 2019

Steam Brew - German Red

El otro día me acerco walking by my barrio al LIDL  y nada más entrar, ¡oh, sorpresa! Habían dos latas en medio de una caja de botellas de cerveza Grolsch, alguien las había dejado allí abandonadas: una lata negra y otra rojiza.

El diseño de las latas es chulo, y además son de medio litraco, así que decido llevarme a ambas a la caja. En la etiqueta pone que son craft, aunque a mí no me suena esta marca absolutamente de nada. Voy a pagar. 60 y pocos céntimos cada una. Miedito me dan.

Llega el día señalado. No sin temor abro y sirvo la lata. Presenta un color rojizo tostado, coronada por una generosa capa de espuma cremosa de color hueso.generosa. En boca es maltosa, nada empalagosa, de trago fácil (pese a su 7,9% de volumen de alcohol). Joder, ¡no está nada mal! Un puntito tostado que le da algo de alegría a la receta, nada amarga (23 IBUs), el alcohol ultra bien integrado, no se nota nada, un puntito de caramelo, toffee, me ha parecido riquísima. Me ha recordado un poco a la Dead Guy Ale de Rogue y a la Maibock de Catalan Brewery, que ambas he bebido recientemente. Por 62 centimazos que creo que costó ¡¡¡deja de beber Voll-Damm!!!

1 de agosto de 2019

Bones - Badalona


Comenzamos el mes de agosto a lo grande, visitando una cervecería de las que molan. La semana pasada os expliqué cómo fue mi visita a las instalaciones de Catalan Brewery en Badalona y hoy toca la mejor parte de todas, la de darle al drinking, así que preparaos para visitar Bones, el nuevo taproom de la cervecera catalana.

Tanto la cervecera como la cervecería se encuentran ubicadas en la misma nave, pero hay que aclarar que son dos espacios diferentes y con horarios diferentes. La fábrica tiene horario de fábrica y la cervecería tiene horario de cervecería, explico esto para evitar confusiones y que alguien llegue allí y se encuentre alguna de las dos partes cerradas y se lleve algún chasco. Aclarado esto, ¡vamos allá!

Inaugurado el pasado mes de julio -está todo tan nuevo que cuando fui aún no tenían ni el cartel puesto- Bones es una cervecería y restaurante. Allí podremos degustar fresquísimas y en el mejor punto de maduración todas las cervezas de Catalan Brewery. ¡Tienen diez tiradores! El género está perfecto, todo en frío desde que sale del fermentador y sin problemas de contaminación ni mal almacenamiento porque la cerveza no sale de la fábrica. Este tipo de cervecerías, dentro de la misma fábrica, son una práctica muy habitual en los Estados Unidos, en cambio, aquí en España está costando un poco más crear este tipos de espacios, entre otras cosas porque visitar un polígono industrial no es algo especialmente agradable. El Bones, en efecto está en el polígono Jaume Ribó pero tanto Joan como Manolo -sus fundadores- han tenido mucho ojo eligiendo la ubicación, ya que es una zona limítrofe con el barrio del Canyadó, con bastante actividad vecinal y muchos bañistas que van y vuelven de la playa, que está a escasos cien metros de la cervecería.

El interior del Bones cuenta con una amplia barra en forma de L donde podemos apostarnos a tomar nuestras birras. En su interior disponen de numerosas mesas estilo biergarten para relajarse, disfrutar de unas buenas cervezas acompañadas de unas tapas y bocadillos a la altura. En el exterior disponen de un gran espacio para montar una terraza. A día de hoy hay unos barriles a modo de mesa con unos bancos y taburetes, para quien quiera tomarse las birras fuera, pero muy pronto comprarán el mobiliario de jardín y pondrán unas plantitas para dejarlo monísimo, y además, si el Ayuntamiento de Badalona cumple con su cometido, en breve tendremos vistas al mar desde la terraza del Bones, así que les va a quedar una cervecería de lujo. A tener en cuenta también es la facilidad para encontrar aparcamiento gratuito por la zona.

Otra cosa que valoro de visitar taprooms es que se consume un producto de kilómetro cero. Esto para mí no es ninguna tontería. Que podamos ayudar al medio ambiente consumiendo un producto que no produce ninguna emisión de CO2 en su desplazamiento en mi opinión es bastante importante. No voy a decir que no consumo cervezas venidas de remotas partes del globo, pero sí valoro mucho el producto local. y por supuesto, una de las cosas que valoramos muchísimo en este blog, además de la cerveza, es la oferta gastronómica para acompañar a nuestra bienamada cerveza. Aquí se lo han currado muchísimo. Han seleccionado con muchísimo mimo al chef que se encarga de preparar los bocatas y las tapas. En nuestra segunda visita pudimos degustar parte de su carta y podemos afirmar que estaba todo brutal, y ademas unas cantidades abundantes. No nos vamos a quedar con hambre, no.

Para abrir boca nos decantamos por un clásico: las patatas bravas. Tienen nuestro visto bueno. Crujientes por fuera, bien cocidas por dentro y la salsa muy rica. No descartamos volver las veces que hagan falta para probar el resto de sus tapas: Nachos con queso, pico de gallo, jalapeños y guacamole; nachos con chilli beef marinado en cerveza Stout; tacos de pescado, pico de gallo y salsa picante; botifarra con salsa romesco, aros de cebolla, all i oli y patatas fritas; quesadillas; ensalada César; y por último el Triple Hummus. Ojito.


Para continuar birreando en plan campeón nosotros optamos por la hamburguesa con queso azul y cebolla y el bocata de pulled pork cocinado a fuego lento con cerveza IPA, comino, naranja y col asiática. Estaba todo brutal, ya os podéis imaginar. El resto de la carta contaba con: La hamburguesa con romero, ajo y queso; la hamburguesa con beicon ahumado, queso cheddar, salsa barbacoa y aritos de cebolla; la de búfalo con cebolla caramelizada, beicon, queso cheddar y salsa picante; la de ternera con jalapeños, beicon, cheddar, guacamole y salsa picante de habaneros; la de pollo y finalmente la hamburguesa veggie para toda la clientela que no consuma alimentos de origen animal.

¡Pero aquí no acaba la cosa! Los fines de semana encienden su barbacoa para ahumados y se ponen como locos a ahumar costillas de cerdo, lomo y carrilleras, ¡una locura! Y si para regar esto sus 10 tiradores no os parecen suficientes, también tienen disponibles gran variedad de latas y botellas en la nevera con auténticos birrotes. Nada más, espero veros pronto por allí a toda la parroquia birruna. Desde aquí les mando un fuerte abrazo a Joan, Manolo y Thomas y les deseo muchísima suerte con su proyecto cervecero. Precedemos a colocar su merecidísimo pin en nuestro Mapa Birruno.

Balance de daños:

-Catalan Brewery - Beach Bunny. Se trata de una New England IPA a la que han añadido maracuyá y lactosa. Me pareció espectacular y me he vuelto todo un yonki de esta cerveza. Aún llevando la lactosa y la avena, con toda la sedosidad que conllevan, es una cerveza ultra bebible y ultra refrescante. El sabor de la fruta de la pasión es increíble, que aunado al frescor de los lúpulos lo acaban de petar. Una brutalidad. 6,6%.

-Catalan Brewery - Stereococktail II Raspberries. Se trata de una Berliner Weiße. De esta cerveza existen numerosas versiones, cada una con una fruta diferente. La número dos está elaborada con frambuesas. Se decanta más hacia el lado Sour que de el de la fruta, pero con la frambuesa muy rica y bastante presente. Muy ligera de trago, ultra bebible y muy refrescante para el calor. 5,5%.

Catalan Brewery - Tølv Ulfhednar . American Pale Ale elaborada con los lúpulos Mosaic y Citra. Es una APA de perfil cítrico y afrutado suave, muy ligera de trago. Para beber a litracos. 4,9%. Podéis volver a leer la reseña que escribí pinchando aquí.

-Catalan Brewery - Duck Dive. Double IPA muy suave pero muy sabrosa, un tanto hazy, pero ultra bebible y muy rica. Es el tipo de DIPA que me gusta. 7,8%.

-Catalan Brewery - My Name Is Peligro. Otra Double IPA, ésta de corte más clásico. De sabor herbáceo, muy potente y con un amargor final muy marcado. Todo lo contrario de la anterior. 8,5%.

-Catalan Brewery - Imperial Tonka. Una de las cervezas que más me ha flipado de Catalan Brewery es su Imperial Stout elaborada con vainilla, chocolate y haba Tonka. Sedosísima, con un cuerpazo brutal, sabrosísima, con todo el saborazo del chocolatazo y el café, pero a la vez fácil de beber y muy adictiva. Droga dura. 9,5%.

Bones                Jaume Ribó 4 - Nave 2, Badalona (Barcelona)              www.catalanbrewery.cat             info@catalanbrewery.cat             93  461  47  79