30 de junio de 2019

Hofbräu München - Müncher Weisse

Continuamos nuestro periplo birruno por tierras bávaras, en esta ocasión de la mano de la Hofbräu München, la mítica cervecera que cuenta con la cervecería más famosa de todo Munich. De momento el que suscribe no ha puesto un pie en dicha ciudad, pero en cuanto lo haga me iré derechito para allá. Es una visita obligada.

Pues si Javier no va a Hofbräu, pues Hofbräu viene a Javier, así que me agencié este medio litraco de la Müncher Weisse que compré en el supermercado de El Corte Inglés por 1,45€. Lugar donde hacía años que no compraba ninguna cerveza, añado.

Colo pajizo, muy carbonatada y muy turbia, como mandan los cánones. Al olfato mucho trigo y mucha banana. En boca es una cerveza muy intensa, perfecta para una merendola nutritiva. Muy rica, muy sabrosa, con todo el saborazo del trigo, el puntito de la banana, muy disfrutable y muy bebible. Entró divina. Nos deja un final ligeramente lupulizado, que le da un poquito de amargor final y un pelín seco. Estoy deseando probarla fresca in situ en su cervecería. 5,1%.

29 de junio de 2019

Paulaner - Hefe-Weißbier Dunkel

Pues mira, uno va a hacer la compra al Mercadona y se encuentra con alguna que otra sorpresa. La primera me la llevé con la IPA Premium de Tibidabo Brewing, y la segunda, no tan grata, con esta Dunkel de la archiconocida cervecera bávara Paulaner, que como podéis comprobar, no le hice ascos y por 1,50€ se vino para casita. Confieso que la Dunkel no la había probado nunca.

Color pardusco, muy carbonatada, y ya podéis observar que le podéis sacar una buena capa de espuma de color hueso con mucha facilidad, así que no se os vaya la mano como a mí.

Sabor tostado, presente el sabor del trigo, de banana nada y en mi opinión bastante floja. Es una cerveza muy bebible pero a mí me ha faltado más intensidad en todos los aspectos. Medio litraco a ese precio tampoco es como para venir con muchas exigencias. 5,3%.

28 de junio de 2019

Huyghe - La Guillotine

Si os digo que esta cerveza la han elaborado los belgas Huyghe seguramente os quedaréis igual. Pero si os digo que son los mismos que elaboran la Delirium Tremens y la Delirium Nocturnum ahí ya seguro que os empieza a sonar de algo, y es que estas cervezas han sido miccionadas en numerosas ocasiones en nuestros años de mocedad.

La de hoy me la enviaron las chicas del supermercado online Ulabox, que son un amor, se llama La Guillotine y viene embotellada en la característica botella de cerámica marca de la casa.

Se trata de una Belgian Strong Ale (Blond) de color dorado y con una abundante capa de espuma blanca muy compacta y persistente y burbuja fina. En boca es una cerveza muy maltosa y muy dulzona. Sabor a cereal, manzana, pera, mucho azúcar y con un final un tanto seco. La verdad es que no me ha entusiasmado mucho pero se agradece el detalle. A ver si toman nota en Hudson Valley. 8,5%. ¡Ojo! que se sube bastante a la cabeza.

27 de junio de 2019

Soma - I See Faces

Hoy nos toca nuestra dosis semanal de Soma. en esta ocasión han bautizado a la cerveza con el nombre de I See Faces. Se trata de la  énesima New England Double India Pale Ale de los de Girona, pero en esta ocasión han utilizado los lúpulos Idaho y Citra.

Color anaranjado, muy densita y muy turbia, como nos tienen acostumbrados. Aspecto de zumazo coronado por una copiosa capa de espuma blanca.

Al olfato ya nos vaticina que va a ser un zumazo tropical de los que nos molan. En boca es muy sedosa y efectivamente con un saborazo de fruta tropical impresionante. Podemos disfrutar también de sabores que nos recuerdan a la fruta de hueso y también a la piña. Final nada amargo, nada astringente. Una gozada como de costumbre. 8,5% perfectamente integrado. Comprada refrigerada en La Bodega Del Sol de Barcelona por 5,04€.

26 de junio de 2019

Hoegaarden - Grand Cru

Hacía muchísimos años que no me chuflaba una Hoegaarden (AB InBev) entre pecho y espalda y la verdad es que tengo un recuerdo muy lejano de su gama clásica. La de hoy venía en un pack de 4 que había preparado la empresa Hopt con motivo del día del padre, al haber pasado dicha fecha el pack estaba rebajado a 8,95€ en El Corte Inglés, así que decidí arriesgar a ver qué me encontraba aún a sabiendas de que en estos grandes almacenes suelen cargarse la gran mayoría de cervezas artesanales que pasan por sus manos.

Grand Cru, de entrada la cosa no pinta mal, se trata de una Belgian Strong Ale (Blond). De color dorado un tanto subido y con una carbonatación abundante, blanca y de burbuja fina.

En boca resulta maltosa y muy dulzona. Destaca el cereal, pero también podemos disfrutar de alguna nota de naranja y pera y finalmente algo especiada. No me ha resultado alcohólica pese a su 8,5%. Entra bastante bien.

25 de junio de 2019

Catalan Brewery - Easy Club

Hace unos días hice una visita al Wine Palace y compré una remesita guapa de cinco variedades diferentes de Catalan Brewery. Empezamos hoy con esta Easy Club y el resto las iré posteando a lo largo de este verano.

Debajo del logo de la cervecera nos indica que es una Eslovac Lager -no sé qué estilo es- pero en su página web la clasifican sencillamente como una Pilsner. Haber empezado por ahí.

La receta lleva las maltas Pilsner y Caramalt y el lúpulo Saaz.

De color ambarino, un poco tostado, dista mucho del color dorado de las cervezas Bohemian Pilsner. La carbonatación es abundante, de color hueso y de aspecto jabonoso.

En boca es una cerveza ligera de trago, sabrosa y fácil de beber. Destaca el sabor tostado de las maltas, también un punto acaramelado y el sabor bien presente de la cebada. Nos deja un ligero amargor final en el paladar suave y agradable. Me costó 1,59€. La relación calidad/precio está bastante bien.

20 de junio de 2019

Casa Dalmases - Aquelarre

Siempre que tengo ocasión compro alguna cerveza de Casa Dalmases, donde detrás hay un gran proyecto social muy bonito. La última vez que me topé con las birras de Cervera fue por partida triple, es decir, tres variedades que aún no había catado, y además estaban refrigeradas, razón de más para llevármelas a casa.

Comencé por la Aquelarre, que es la que más me apetecía.  Se trata de una India Pale Ale de color ámbar tirando a tostado (15 EBC) y sin demasiada carbonatación, escasa, pero sí suficiente como para crear una fina capa de espuma cremosa.

No es demasiado aromática. En boca tiene un perfil floral y herbáceo. Se nota también toda la carga maltosa, que aporta un sabor acaramelado. Final muy amargo (60 IBUs) y duradero. 6,0%. Quizás no sea la IPA de mi vida, pero sí la compraré las veces que haga falta para dar soporte a la gran labor que desempeñan los de Cervera. ¡Salud! Comprada refrigerada en una tienda de comida preparada por 3,55€.

19 de junio de 2019

Rogue - Outta Line

Outta Line es otra de las últimas novedades de Rogue que nos ha llegado recientemente. Es una pena que solo nos llegue una pequeña parte de lo que saca esta gente, ya que las cervezas de los de Newport suelen ser garantía de calidad.

En esta ocasión se me ha quedado el cuerpo regulero, ya que creo que la cerveza no estaba en óptimas condiciones. En la lata aparece una estrella de cinco puntas, donde en cada una de ellas se puntúa sobre cinco alguna cualidad de la cerveza en cuestión. La cosa queda repartida de la siguiente manera: Tropical 4, Cítrica 4, Pino 1, Amargor 2, Malta 2.

Pues bien, ni tropical ni cítrica, un zumito de pino de los guapos. resinita por un tubo y algo de fruta muy, pero que muy lejana. Enlatada el 12 de febrero de este año a las 10h58'25''. La compré refrigerada en La Bodega Del Sol por 3,28€. La Bodega del Sol las almacena y vende siempre en frío, por lo tanto o se les ha estropeado a CondalChef o se la sirvieron ya así. Un putadón. 6,9%.

18 de junio de 2019

DosKiwis - Heartbreaker

De nuestra visita al DosKiwis Brewing de Rupià -aseguramos que no será la última- nos trajimos esta latica tan maja que le compramos al mismo Michael Jones, que fue quien nos atendió.

La cerveza se llama Heartbreaker y es un chute de 44cl de endorfinas. Se trata de una cerveza Sour elaborada con avena, trigo y una buena dosis de frambuesas, fresas y limones.

De color dorado y no excesivamente carbonatada. En boca la encuentro perfectamente equilibrada, sin que resulte demasiado ácida pero a la vez sin que las frutas del bosque sean las únicas protagonistas. Ligera en boca, muy sabrosa, el puntito ácido agradable y las frutas del bosque deliciosas. La yonkilata es el tamaño perfecto, te la fundes rapidín. Muy bebible y perfecta para el verano. 4,7%.

17 de junio de 2019

L'Estupendito - Sant Cugat


¡Está Sant Cugat que lo peta! Ya le gustaría a más de una capital de provincia contar con el panorama birruno de esta localidad vallesana. Sus 90.000 habitantes cuentan con el brewpub La Fem!,  el brewpub y restaurante Xarlot -donde solo se elabora y se sirve la cerveza Ilda's- el restaurante Matilda- de los mismos propietarios que el anterior y donde se sirve Ilda's de tirador, lamentablemente se cargaron la excelente selección en botella con la que contaban- la cervecería Tragaldabas -ahora con 8 grifos y mayor y mejor selección enlatada- y por si no tenían suficiente aterriza ahora en pleno centro la cervecería L'Estupendito, que como os podéis imaginar es el taproom de la cervecera santcugatenca L'Estupenda.

¡Así da gusto! Un panorama muy apetecible para el beergeek de a pie, que lo que sí echa MUY en falta en la ciudad es una tienda especializada (a ser posible con todo el producto refrigerado). A falta de tienda especializada ¡habrá que tomarse las birras fuera de casa! Así que un domingo por la tarde, pusimos rumbo a L'Estupendito para disfrutar de una cena en familia -nos llevamos a los tres churumbeles, of course- y catar buena parte de sus tapas y bocatas regados con unas buenas pintas de la casa.

L'Estupendito se ubica en pleno centro de Sant Cugat, muy cerca de la parada del ferrocarril. Si venís de fuera os recomiendo la opción del ferrocarril, ya que desde el mes de mayo impera la cacicada de la zona verde y azul en prácticamente la totalidad del municipio. La cervecería se sitúa en una calle peatonal y cuenta con una pequeña terraza donde poder tomar el aire mientras se disfruta de unas buenas birras artesanas. El interior es muy pequeño pero acogedor, con paredes de obra vista y madera. Cuenta con 6 tiradores, donde evidentemente pinchan las cervezas de L'Estupenda, y también de su línea más gamberra: El Brètol. Por si alguien echa de menos alguna novedad también tienen cervezas invitadas de proximidad que van rotando.

En L'Estupendito el leitmotiv son sus birras, pero han querido mimar la oferta gastronómica. Cuentan con una pequeña cocina pero muy cañera. Ya sabéis lo que pienso de maridar una cerveza de 100/100 en Ratebeer con un triste plato de quicos Hacendado.

Además de los 6 grifos cuentan con una buena oferta de tapas y bocatas bastante apetecibles, que nos van a servir de cojín para tanta cerveza.

Si alguien echa de menos alguna cerveza más en su pizarra puede echarle un vistazo a su pequeña nevera. La oferta no es muy extensa, pero sí cuenta con algunas referencias que pueden resultar interesantes para los freaks que siempre estamos a la caza de cervezas nuevas. Si hay algún hereje que no quiere tomar cerveza también hay refrescos y otro tipo de bebidas sin alcohol.

¡A la pitanza! Los papis estamos muy tranquis dándole a la birra, pero nuestra descendencia no parece estar muy entusiasmada contemplando a sus progenitores pimplando toda la tarde, así que hay que decidimos darles la cena en horario europeo. Para abrir boca se pidieron los nachos con guacamole, que tienen gran aceptación en nuestra familia. Churumbel 2 opta por los fingers de pollo, churumbel 1 opta por el Pepito de ternera, y churumbel 3 opta por arrasar con todo lo que haya encima de la mesa sin reparos.


El sector senil optamos por compartir nuestros bocatas y así probar un poco de todo: Un Calamardo Mexicano, con calamares a la andaluza, pico de gallo y mayonesa de chipotle; un Frank el enrollado, que es un Frankfurt enrollado en pan de molde; y por último un Tirao, que es el pulled pork de la casa con col agridulce.


Estaba todo muy rico y lo devoramos en nanosegundos. Las birras abren el apetito, qué queréis que os diga. Mis hijos aún tenían ganas de más y de postre se pidieron un cremoso de nubes cubierto con crumble de bownie. No me dejaron probarlo, así que ya os podéis imaginar cómo estaba.

La chica que nos atendió muy maja, muy atenta en todo momento y con más paciencia que el santo Job. Tuvo que sufrir en sus carnes viendo a churumbel 3 correteando por los bancos del local toda la tarde. El mozo estuvo a punto de despeñarse en varias ocasiones pero finalmente no hubo que lamentar bajas en la familia.

En cuanto a las cervezas del local sí eché de menos algo más de variedad cervecera, máxime con el recuerdo del Lupulove tan a flor de piel, pero hay que darles un margen de tiempo porque acaban de abrir y habrá que tener paciencia hasta que haya un rodaje suficiente como para poner más variedad en los grifos y sobre todo en sus neveras. Esperamos que en breve estén a pleno rendimiento birruno. De momento les colocamos su correspondiente pin en nuestro Mapa Birruno y le mandamos un saludo a todo su equipo. ¡Hasta la próxima!

Balance de daños:

-As - Escape. Doble IPA muy maltosa, muy acaramelada y con un punto herbáceo y resinoso. Es el tipo de DIPA que intento evitar, no obstante entró divina acompañada de Calamardo. Ultra amarga (130 IBUs) y con el viaje del 8,0%.

-El Brètol - Table IPA. Session IPA ultra afrutada, muy turbia, muy aromática y muy sabrosa. Todo fruta: melocotonazo, fruta tropical y con un final nada amargo. Para beber a litracos. Me encantó y me fundí el vaso de pinta en un tres i no res. 2,9%.

-L'Estupenda - Rossa. Muy fácil de beber, muy ligera y perfecta para newbies. Es bueno contar con Golden Ales facilonas para ganarse a un público acostumbrado a la Lager industrial. 4,8%.

-Senglaris - Blat. Nuestra vieja conocida de la cervecera de Les Planes. Me gustan más las novedades de esta marca, como por ejemplo su Nicorella. Pero que vamos, tampoco le hacemos ascos a su gama básica. Podéis volver a leer la reseña que publicamos hace años pinchando aquí. 4,8%.

L'Estupendito               Sant Bonaventura 47, Sant Cugat del Vallès (Barcelona)              625   110   111

16 de junio de 2019

O'Hara's - Irish Pale Ale

Después del descalabro de la IPA de la cervecera Lybica os reseño la IPA de la cervecera irlandesa Carlow. Ambas compradas una aciaga tarde en Carrefour. Afortunadamente ésta ha salido bastante mejor parada.

Efectivamente se trata de una IPA y no de una Pale Ale, la movida está en que O'Hara's ha querido hacer la gracia de desglosar el acrónimo IPA en Irish Pale Ale en lugar de en India Pale Ale por eso de somos irlandeses y nos molamos a nosotros mismos. Podría dar lugar a confusión si no fuera porque debajo especifica Dry Hopped IPA. Efectivamente en Ratebeer la han cagado y la han clasificado como American Pale Ale. Nada nuevo.

De color dorado, con algún destello cobrizo, muy clara y bien carbonatada. En boca es una IPA de perfil herbáceo. Algún puntito cítrico que aporta algo de alegría y poca cosa más. Final amarguete y gracias. Justita pero correcta, que ya es mucho a tenor del lugar donde la he comprado. 5,2%. Es bastante probable que sea la última cerveza que compre en Carrefour debido a los ñordos que me he comido, pero basta que escriba esto para que acabe picando otra vez. Todo se verá.

15 de junio de 2019

Goose Island - Goose 312

A veces uno visita el supermercado de El Corte Inglés y se lleva sorpresas. La mayoría de las veces que he comprado cerveza artesana allí estaba hecha una mierda -motivo por el que he estado años sin comprar en el mismo- pero al encontrarme con un pack de 4 cervezas -dos de ellas de Goose Island- por 8,95€ decidí correr el riesgo.

La cerveza que reseñamos hoy es la Goose 312 dela célebre cervecera de Chicago que se vendió a AB-InBev. Se trata de una Wheat Ale elaborada con malta de cebada de dos carreras y trigo y con los lúpulos Cascade, Millenium y Hallertau.

La servimos y presenta un color dorado un tanto velado y una moderada capa de espuma de color blanco. Al olfato destaca el aroma a trigo, bastante agradable. En boca tiene un perfil donde la balanza se decanta más hacia el lado del cereal. Muy sabroso el trigo, también destacable el de la cebada y por último ese punto muy suave de limón que le aportan los lúpulos y que la hace más refrescante. No es una Wheat Ale que me haya flipado -por ser un tanto plana y con un final un tanto aguado- pero sí al menos tiene el mérito de que aparece el trigo, ya que en la mayoría de las American Wheat Ales que he probado queda totalmente sepultado por el sabor de los lúpulos. 4,2%.

14 de junio de 2019

Lybica - IPA

Uno de los últimos ñordobeers que me ha tocado sufrir en mis carnes es la IPA de la cervecera Lybica, con sede en Llívia. La compré en Carrefour, aún a sabiendas de que se mascaba la tragedia, como efectivamente así fue. Otra cerveza artesana que se echa a perder en el almacén de una gran superficie comercial.

Yo no sé si a los cerveceros artesanos les sale a cuenta vender su cerveza a bajo precio a las grandes superficies, sabiendo de antemano que casi con toda certeza les van a arruinar el producto. Ésta en concreto creo que no llegaba a los dos euros, costaba uno y pico, así que imaginaos el margen que puede ganar el productor. ¿Por ese margen vale la pena cargarse la reputación de tu cerveza?

Muy carbonatada, de color tostado, bastante turbia y con un olor a retestín que tira para atrás, también algo de sidra y manzana. En boca el lúpulo más que sabor aporta astringencia dejando la lengua destrozada bajo un amargor insoportable. Ha acabado en el fregadero. Me ha jodido la tarde. 6,3%. L046-03/2020.

13 de junio de 2019

Soma - Supra

Era una tarde tranquila hasta que Xavi de La Bodega Del Sol logró sacarme de casa posteando en instagram todo el arsenalaco que le acababa de llegar, entre ellas dos Somas recién enlatadas: la Cocoland que reseñé hace unos días y la Supra que reseño hoy mismo.

Pues total, que puse rumbo hacia el barrio de Gràcia. Cualquier día alguien pone su coche a nuestro servicio para llevarnos a comprar Somas en una especie de "cundabirras". Yo creo que ahora que han vetado a Uber y Cabify en Can Fanga se iba a forrar.

Se trata de la enésima New England Double IPA, en esta ocasión cargadita de los lúpulos Mosaic y Simcoe, muy apreciados por el que suscribe.

Otro zumazo típico de los de Girona. Aromazo a melocotón y mango. En boca mucho melocotón, mucha piña, mucho mango, algo de cítricos y no excesivamente sedosa. Me ha parecido riquísima. Así tiene Ramon de enganchada a toda la parroquia ¡si todo lo que hace es brutal! 8,0%. Comprada refrigerada en La Bodega Del Sol por 4,99€

12 de junio de 2019

Beernat - We Are One

En mi última visita a La Floresteca me pedí esta IPA para maridar con un delicioso hummus y unas riquísimas patatas bravas.

La ha elaborado Beernat, hasta la fecha una cervecera desconocida para mí. A falta de instalaciones propias se ha realizado en la fábrica de Cervezas Dougall's en Liérganes (Cantabria).

Me la abre la camarera y contemplamos el géiser. De color dorado y muy carbonatada. Cuando logra bajar aquello consigo tomar la instantánea.

En boca muchísima fruta de hueso y fruta tropical, todo muy rico. Conforme avanza la degustación la resina se va comiendo toda la cerveza y solo nos queda eso. Toda una lástima. 6,3%.

11 de junio de 2019

Basqueland - Loose Juice

Hoy os traigo la Loose Juice de la cervecera de Hernani. Se trata de una Session IPA elaborada con mango elaborada por Basqueland. De color amarillento, con bastante turbidez y prácticamente sin carbonatación.

En boca predominan los cítricos, donde destaca el limón. Algo herbácea y con el mango muy, pero que muy de lejos. Final muy amargo. Me esperaba algo mucho más tropical y con el mango como protagonista. 4,9%. Comprada en Wine Palace por 2,39€.


10 de junio de 2019

Mikkeller - I Wish Gluten Free IPA

Otra de las cervezas que se venden en Wine Palace con el lúpulo más pasado que los jerseys con hombreras es esta cerveza sin gluten de los daneses Mikkeller. Siempre me juro a mí mismo no comprar cerveza lupulizada en esta cadena de vinotecas pero al final acabo picando, como ha sido el caso.

I Wish Gluteen Free IPA. De color cobrizo y con mucha carbonatación de color hueso. Muy resinosa, nada fresca, herbácea, muy amarga y con algo de fruta de fondo que deja entrever que en un inicio en esa botella hubo una buena cerveza antes de que alguien se la cargase en algún almacén.

A la espera de poder probarla fresca. Comprarla en este estado es tirar la pasta. Si eres celíaco mejor dale al agua. 5,5%. 3,09€ al peo.

9 de junio de 2019

Castelló Beer Factory - Nebula

¡¡¡Tremendaaaaaaaaaaaaaa!!! La lata que reseño hoy la compré en el Lupulove de Castelló de la Plana y me la tomé en casa con la calmeta. Estaba brutal y me gustó muchísimo más que la Jano Hop, que es la que ha ganado el premio a la mejor New England IPA del Barcelona Beer Challenge.

La Nebula que reseño hoy también es una NEIPA, pero en esta ocasión han utilizado los lúpulos Mosaic, Simcoe y Magnum y las maltas Extra Pale Ale, Dextrina, trigo y copos de avena. Las levaduras empleadas son la Windsor y la New England de Lallemand.

Muy turbia, de color amelocotonado y muy gasificada. Al olfato muchísimo mango. En boca es muy sedosa, con todo el saborazo de la fruta tropical y de verano, también se pude disfrutar el sabor de la cebada, todo sabrosísimo y todo espectacular. Me ha encantado. Esto no se hace en Vermont chicos, esto se hace en Castelló. 6,5%.

8 de junio de 2019

Edge - Voila!

La primera birra que me tomé durante nuestra maravillosa velada en Koku Kitchen Buns -que no la primera de la noche- fue la Voila! de la cervecera barcelonesa Edge Brewing. Tuve la opción de pedirla de tirador, y tras sopesar las dos opciones preferí la de botella para hacer la ficha correspondiente que estáis leyendo hoy.

Se trata de una Golden Ale de color dorado, bastante clara y sin excesiva gasificación. Quizás no pude disfrutarla al 100% porque previamente me había metido en el cuerpo la Festa Major de Cyclic -también barcelonesa, barriendo para casa- que venía cargadita de lúpulo hasta arriba pese a ser una Saison. Total, que claro, después de tomarme aquella ésta me pareció insulsa.

Muy ligerita de trago y de sabor, que la hacen perfecta para el público neófito que se arriesga a salir de su zona de confort lageril y se aventura en la jungla craft. Los lúpulos aportan quizás algo de gracia dándole un toquecito floral y cítrico que la hacen refrescante y agradable, pero todo bastante tenue y en general bastante plano. Habría que probarla otra vez con el paladar limpio. Mala no estaba desde luego, y entró de muerte con el kimchi y los dumplings. 5,6%.

7 de junio de 2019

Koku Kitchen Buns - Barcelona


El día 17 del pasado mes mi mujer y yo cumplimos 11 años de casados. Niños tarifados con la canguro, es viernes, la noche es joven y todo parece fluir. Nos vamos a cenar al Koku Kitchen Buns de la calle Comerç de Barcelona -justo al ladito del antiguo mercado del Born- lugar seleccionado por unanimidad para tan magno evento. Nos lo recomendaron varias amigas sin ninguna relación entre ellas y la cosa pintaba muy bien. Pero ¡ojo! que al mirar su instagram me doy cuenta de que tienen 8 tiradores de birra ¡¡¡adjudicado!!!

El Born es un barrio que nos encanta a mi mujer y a mí, así que llegamos un poco antes para poder dar un paseo por su callejuelas, y curiosamente sibilinamente acabamos en el Ale&Hop tomando unas birras previas, qué le vamos a hacer, soy incorregible. Se acerca la hora y nos vamos dirigiendo parsimoniosamente -qué relajado es pasear sin las 3 criaturas- hacia nuestro destino.

Koku Kitchen tiene dos sucursales: una en el Gòtic y otra -de la que nos ocupamos hoy- en el Born. Aclaro esto para que no os confundáis de lugar. La peculiaridad del restaurante del Born es que en realidad son dos restaurantes.

El restaurante del Born tiene dos plantas: En la planta de arriba se sirven Buns y platos asiáticos variados. Es más amplio, más luminoso, con una decoración más cálida y agradable y -dato importantísimo- hace falta reservar.

En la planta de abajo está el Ramen & Gyoza Bar, donde solo se sirve ramen y gyozas. No se aceptan reservas, de manera que entran a cenar los más rápidos, así que hay que llegar bastante temprano o corréis el riesgo de quedaros sin mesa. La decoración de la planta de abajo es más mucho más oscura y evoca una estación de metro. Tiene un rollo especial muy guapo que a mí me recordó al Neo Tokyo de Blade Runner. Son dos ambientes y dos cartas diferentes, así que podremos elegir uno u otro dependiendo de nuestros gustos.

Es importante aclarar la diferencia entre el Buns y el Ramen & Gyoza Bar, porque cada planta tiene su cocina independiente y no pasan platos de una planta a la otra, de manera que si cenas arriba no puedes pedir ramen y si cenas abajo no puedes pedir buns. A nosotros nos apetecía mucho cenar ramen, pero al tratarse de una cena especial decidimos ir a lo seguro y cenar arriba reservando mesa. La verdad es que fue un acierto, estuvimos muy a gusto y nos encantaron todos los platos sin excepción alguna. De todas maneras, como no queremos perdernos su ramen, estoy seguro de que pronto volveremos para disfrutar de la planta de abajo y su ambiente especial.

El tema birras es una cuestión que no hay que pasar por alto cuando se sale de casa. En Koku Kitchen tenemos la suerte de que vamos a cenar de lujo y además lo vamos a poder regar con una buena selección birruna. Tienen 3 tiradores fijos de Edge Brewing (Barcelona), uno de Weihenstephan, uno de Leffe Blonde, uno de Basqueland, uno de Kozel y el último de la tradicional Pilsner Urquell. Había un noveno pero no estaba operativo, eso dependerá de la caña que les demos. También tienen selección en botella. De cerveza artesanal embotellada había básicamente Edge Brewing y Espiga. Desconozco si habían más referencias craft, tampoco quise insistirle mucho a la camarera. Si alguien no está familiarizado con el mundillo craft pero le va lo exótico, puede pedirse Asahi o Kirin en formato botella. Descartada esta última opción, durante el ágape hice un monográfico de Edge. Como de Edge tenían las mismas referencias tanto en botella como en tirador decidí hacer una de cada para probar, aún a sabiendas que de tirador seguramente estaría más fresca y mucho más rica.


Pasamos a lo sólido. Comenzamos con el kimchi especial con secreto ibérico y alga nori ¡estaba brutal! Una vez aniquilamos el kimchi nos llegaron los dumplings de cerdo al vapor, que estaban riquísimos. Para acabarlo de petar nos pedimos el pad thai de fideos de arroz, tamarindo, cilantro, cacahuetes y gambas ¡Dios mío cómo estaban las gambas! absolutamente delicioso todo. Lagrimones como puños.


Por último pedimos los Angry Chicken Baos, con pollo a la parrilla y salsa de cacahuete picante, con sus verduritas y tal para ponértelo bien repletito. El panecillo taaaan blandito, el muslo de pollo taaaan jugoso y la salsa taaaan sabrosa. Un lujazo. No queríamos despedirnos de Koku Kitchen sin pedir alguno de sus postres. Nos apetecía algo refrescante, así que nos decantamos por el Koku Lime Pie, que es un cremoso de lima con crujiente de galleta de jengibre. Impresionante.

Todo de 10. Todos los platos deliciosos y todas las personas que nos atendieron durante la noche fueron muy, muy amables. Y lo mejor... ¡todo regado con cerveza artesanal! ¡Así da gusto salir de casa!

Nos van a quedar varias visitas pendientes para acabarnos el resto de su carta, que tenía una pintaza espectacular, y por supuesto ¡volveremos a por ese ramen! ¡Y al local del Gòtic! ¡Las veces que hagan faltaaaa! De momento les vamos a poner su merecido pin en nuestro Mapa Birruno ¡Nos vemos muy pronto equipazo! Desde aquí os mandamos un saludo.



Balance de daños:

-Plzeňský Prazdroj - Pilsner Urquell. Mi mujer tiró de clásico imperecedero y se pidió una Pilsner Urquell checa de toda la vida (filtrada). Podéis leer la comparativa que escribí entre la versión sin filtrar y la filtrada pinchando aquí. 4,4%.

-Edge - Voila! Blonde Ale muy ligerita y suavecita para público neófito. Me falta más aroma y más sabor. Algo floral, quizás algo cítrico, todo muy tenue y muy plano. Venía de tomarme la Festa Major en el Ale&Hop, que es una locura, y ésta me resultó insulsa. 5,6%.

-Edge - Hoptimista. Ya la había probado de tirador en The Beer Shop de la calle Amigó y no me flipó. Esta vez me ha gustado un poco más, pero tampoco para quitarme el sueño. IPA muy intensa, cargadita de lúpulo a reventar, muy sabrosa, muy herbácea, muy resinosa y amarga. No es el perfil de IPA que me entusiasma, no obstante es una buena IPA. 6,6%.

Koku Kitchen Buns / Ramen & Gyoza Bar                Comerç 29, Barcelona              www.kokukitchen.es             93  269  65  36

6 de junio de 2019

CR/AK & Lervig - Party Animals


Otra colaboración europea -la verdad es que la compré sin saberlo, me di cuenta al darle la vuelta a la lata, una vez abierta- pero esta vez sí que me ha gustado muchísimo y la cosa ha valido la pena.

Bien, ponte el tanga de leopardo a conjunto porque tenemos aquí una birra bestial. Se trata de una Rye IPA con avena y centeno cargadica de lúpulos Citra, Ekuanot y Mosaic (Double Dry Hopped), así que como os podéis imaginar estaba sabrosona sabrosona.

De color entre anaranjado y dorado, sin prácticamente turbidez y con carbonatación abundante pero no excesiva. Al olfato muy tropical, te viene todo el aromazo del mango que lo flipas. 

En boca la experiencia continúa en la misma dirección, predominando los sabores tropicales. También aparece bastante fruta de verano y el saborcillo característico del centeno de fondo, nada pronunciado, pero sí perceptible. Muy bebible y muy sabrosa La yonkilata se queda corta. Birrote. 7,0%. Comprada refrigerada en La Bodega del Sol por 5,51€.

5 de junio de 2019

Beerbliotek & SixºNorth - Better Late Than Never

Hoy traemos una colaboración entre los suecos Beerbliotek y los escoceses SixºNorth. Por lo visto no es la primera que realizan, en este caso se trata de una New England IPA a la que han decidido llamar Better Late Than Never. Pues ahí vamos.

La receta de esta NEIPA lleva el trigo y la avena característicos y los lúpulos Citra y Ekuanot.

De color dorado y prácticamente sin turbidez alguna. La verdad es que me esperaba un zumazo brutal y no ha sido así para nada. La única turbidez que puedes sacarle es al servir la levadura del fondo de la lata, nada  más.

Muy aromática, con aromas que nos recuerdan a la fruta de la pasión. En boca resulta muy tropical y muy bebible. Sí tiene cierta sedosidad en boca, no como para cortar la cerveza con un cuchillo pero se nota cierto cuerpo y esa sensación sedosa en la lengua. Se pueden saborear ciertas notas de frutas de hueso y finalmente n sabor herbáceo con un poco de pino, que nos aporta un amargor notable, totalmente fuera de lugar en una cerveza de este estilo. Estaba rica pero quizás es la Beerbliotek más floja que he probado, y mira que los tenía en un pedestal. De los escoceses es la primera toma de contacto que tengo. Cada vez me gustan menos las colaboraciones, me quedo con la sensación que ni chicha ni limoná. 6,8%. Comprada refrigerada en La Bodega Del Sol de Barcelona por 3,90€.

4 de junio de 2019

O/O - Carismatico

Retomamos nuestra actividad lupulil con otro de los birrotes épicos de la cervecera sueca O/O. En esta ocasión lo hacemos con Carismatico, una impresionante Imperial IPA cargadita hasta arriba de lúpulos Citra y Mosaic.

De color amelocotonado y bastante turbia. De carbonatación no muy abundante, genera una mínima corona de espuma de color blanco que dura menos que un cogollo en un concierto de los Black Crowes.

Al olfato es espectacular. Nos llega muchísima fruta de hueso y fruta tropical. En boca es muy sedosa, entra como el terciopelo. La sensación es magnífica. Te estalla en la boca el saborazo de los melocotones, y cuando se atempera aparece el mango, sabrosísimo y delicioso. Entra suavísima, no resulta nada cansina, y te fundes la yonkilata de 44cl en un tres i no res.  Final cero amargo. BRU-TAL. De lo mejorcito que he probado de los de Gotemburgo. 8,5% perfectísimamente integrados. Comprada refrigerada en La Bodega del Sol de Barcelona por 8,65€. Un lujo caro, pero de vez en cuando hay que darse un homenaje.

3 de junio de 2019

Soma - Cocoland

Que si solo sabían hacer NEIPAs, que si siempre hacían la misma cerveza y les cambiaban la etiqueta... ¡pues toma! ¡en toda la frente! Por fin Soma se ha animado a sacar una Imperial Stout. Y añado que les ha quedado brutal.

Me molan los bombones de coco, me flipa el granizado de café con una bolaca de helado de coco dentro, y cómo no, estaba a la búsqueda de la Porter/Stout con coco que me dejase extasiadico vivo. La de Maui me dejó tibio, la de Nómada me superó la sobredosis de coco, a la de Põhjala tampoco acabé de pillarle el punto, pero sí, por fin sí, la de Soma es un birrote brutal.

No se han fundido demasiado las neuronas buscándole un nombre y finalmente le han puesto Cocoland. La receta lleva cebada, trigo, avena y coco tostado.

La sirvo en una copa que se asemeja a un snifter (el vaso que tenía para las Stouts diseñado por John Maier murió en el fregadero) y presenta un aspecto de petrolazo brutal. La escancio con el estilazo que me caracteriza con la intención de provocar una bonita cascada, pero finalmente consigo generar una fina capa de espuma nada abundante de color beis que no tarda en desaparecer. Al olfato nos llega el aroma a coconut. En boca predomina el coco tostado, muy intenso, siendo el protagonista absoluto, pero -en mi opinión- sin resultar ni empalagoso ni cansino. Cerveza muy densa, muy sedosa en boca, se puede disfrutar a la vez del cafetal y de la tremenda Imperial Stout que hay debajo, me ha parecido encontrar también algo de chocolate -o ya mi imaginación volaba alto- y un regustillo entre dulzón y amargo muy adictivo. Me ha encantado. Felicito a Ramon y a su equipo por dar el paso. 11,3% peligrosísimamente bien integrados. Comprada refrigerada en la Bodega del Sol de Barcelona por 6,46€.

2 de junio de 2019

Gamma - Vacuum

Continuamos con la nueva hornada de cerveceras danesas que más lo están petando. Antes de ayer hablábamos de Alefarm, ayer hacíamos lo propio con Dry & Bitter y hoy le toca el turno a Gamma, que tiene un catálogo brutal. Hemos comenzado con esta yonkilata de Vacuum.

Los de Gørløse -deben ser vecinos de Dry & Bitter- nos han dejado muy flipados con esta IPA -un tanto hazy- muy aromática y brutalmente sabrosa.

De color dorado y no muy carbonatada. Al olfato nos llega un aroma a mango brutal. En boca entra con alegría. El sabor a mango te empapa toda la boca, está tremenda. Continúa con un poquito de pomelo y ese toque cítrico que la hace aún más bebible. Conforme se atempera aflora un sabor a papaya que acaba de dejarte en éxtasis total. Me ha parecido un birrote bestial. 6,2%. Comprada refrigerada en la Bodega del Sol de Barcelona por 5,42€. De las tres últimas cervezas danesas que he reseñado ésta es la que más me ha gustado de todas y además es la más barata. Al tantu. Seguiré muy de cerca a esta gente.

1 de junio de 2019

Dry & Bitter - Double Dippy Doo

La cervecera Dry & Bitter ya lleva mucho tiempo dando alegrías por estas latitudes, pero incomprensiblemente aún no había pasado por el blog. Todo llega en esta vida.

Empezaron distribuyendo su gama básica en botella,pero las novedades más frescas las están sacando en formato yonkilata de 44cl. Admito no haber catado nada de sus referencias habituales, me estreno con ésta, que me ha parecido una New England Double IPA tremendísima.

Me llamó la atención lo colorido de la lata, què vols quithidigui, así que se vino para casa. Tenía buenas referencias de esta marca y decidí aflojar la pasta pese a que no era precisamente barata.

La joyita se llama Double Dippy Doo y está elaborada con los lúpulos Citra y Simcoe, así que todo apuntaba a que iba a ser de mi agrado. No me defraudó. Por el aspecto parece un zumazo de piña con espuma. Muy turbia y con una carbonatación muy abundante sin resultar excesiva. Al olfato mucha fruta tropical, apunta a birrote.

En boca resulta muy sedosa y con mucho cuerpo -con la yonkilata te quedas más que saciado- y muy sabrosa. Predominan los sabores tropicales tal y como nos anunciaba su olor. Mucha piña, muchos cítricos, sí resulta un pelín astringente y finalmente nos deja un final nada amargo. 7,5%, estaría muy ajustada en la línea entre la IPA y la Double IPA, supongo que la cervecera tira más hacia el Double como estrategia comercial. Comprada refrigerada en la Bodega del Sol de Barcelona por 6,13€.