23 de marzo de 2017

Lervig - Perler For Svin

Hoy os traigo una de esas cervezas que al parecer se han puesto de moda y la mayoría de cerveceras están sacando al menos una New England IPA en su catálogo. Al parecer la vorágine birruna, el hype, o como queráis llamarlo es tal que parece que si no te has tomado una New England IPA no eres nadie. Vamo a calman·no, que la cosa no es para tanto.

En todos estos tipos de elaboraciones lo que impera es el lúpulo por lo que -a mi parecer- pocas novedades nos puede aportar al mundo ya existente. La cerveza de hoy me ha parecido cojonuda, sí, pero debo añadir que yo al menos personalmente no me pasaría una noche birruna entera solamente a base de NEIPAs. Hay vida más allá del lúpulo, os lo aseguro.

No sé si llego tarde a todo este fenómeno pero de lo que sí estoy seguro es de que empecé por la puerta grande probando las cervezas de unos de los mejores brewers de todo el mundo: Hill Farsmtead. Luego hice lo propio en terreno nacional en las instalaciones de NaparBCN y por último lo hago con ésta de los noruegos Lervig, de sobras conocidos por todos nosotros. Es la primera New England IPA que pruebo embotellada, estaba fresquísima y jugosísima, una auténtica gozada.

Como podéis observar, por el aspecto parece un zumito de melocotón. Zumosol into your veins. Originalmente tenía más espuma -no demasiada, pero tenía- pero a causa del frenesí fotográfico y de todos estos tragines del bloguero de a pie la fue perdiendo hasta el momento en que saqué esta instantánea. Ya estáis viendo que es muy turbia, densa y con poso. Por lo que voy viendo en Instagram se ha puesto de moda llenar el vaso hasta el filo y dejar la cerveza sin ninguna espuma. Yo personalmente no le veo gracia alguna a esta práctica, pero en fin, el que lo hace sus motivos tendrá. Los lúpulos que han utilizado para la Perler For Svin son Mosaic, Simcoe y Azzaca.

De aroma tropical y sobre todo muy cítrico. En boca el carácter cítrico es muy marcado. Se pueden apreciar matices de corteza de naranja amarga, mandarina y sobre todo pomelo. El conjunto en general me ha parecido muy agradable. Entiendo que haya personas a que estos zumitos no les causen ningún tipo de fascinación, totalmente comprensible. Yo personalmente la he disfrutado mucho pero tampoco me pondría finito de Córdoba como he comentado anteriormente. Amargor muy agradable. 6,3%. Degustada en Cervesa Sobre Tot de Granollers por 4,90€.

21 de marzo de 2017

Rogue - 4 Hop IPA


¡Atención! ¡Redoble de tambores! La espera ha sido muy larga -2 añazos- pero ha merecido la pena. Dos años de sequía, dos años de penuria, dos años de oscuridad, dos años de letargo, dos años de tristeza y soledad. Pero todo eso se acabó, sí. Han vuelto, ¡están aquí otra vez! ¡Los  putos amos! ¡Mis ídolos de Newpoooooooort! ROGUE.

¡Qué grandes son! y cómo los he echado de menos. Los granjeros de Newport, Oregon, los que nunca fallan. Esta gente deja a la altura del betún a todos los que se consideran cerveceros artesanos. Cultivan sus propios cereales, sus propios lúpulos e incluso tienen sus propias cepas de levadura. Estos sí que son cerveceros artesanos. ¡Lo hacen absolutamente todo! Es por ese motivo que les tengo tanta adoración.

Hoy os traigo una Session IPA que han elaborado con 4 variedades de sus propios lúpulos: Rebel, Freedom, Yaquina y Alluvial. También con su famosa levadura Pacman y diversas variedades de sus maltas Risk y Dare. Son la caña.

Al olfato es muy herbácea -con mucho pino- y un poquito floral. ¡Ummm cuanto tiempo!. Lagrimones. En boca es una cerveza que entra muy bien, pero para ser una Session IPA es de sabor muy intenso, creo que a los que no os gustan las Sessions ésta va a ser la excepción, muy sabrosa y muy rica. En boca es herbácea, con notas cítricas. Estaba fresquísima y ha entrado brutal. Un punto de resina muy fina, delicada. Yo que no soy muy de sabores resinosos ésta me ha encantado. Se han pegado la vacilada de clavarla a una graduación de 4,44%. Los putos amos. Qué grandes son. Comprada en Cervesa sobre Tot de Granollers por 4,40€.

20 de marzo de 2017

La Calavera - The Walking Coeliacs

La cerveza de hoy es un birrote brutal, quiero dejarlo claro de antemano, pero desgraciadamente la botella que estáis viendo en la fotografía me salió chusquísima. 2,95€ que se fueron por el desagüe. ¿El lote estaba defectuoso (16/116)? ¿no estuvo almacenada correctamente?, la triste pregunta de siempre y con la misma respuesta: tus tres euros no van a volver nunca a la butxaca, y lo sabes.

Todo apunta a que fue lo segundo, ya que un amigo mío la volvió a comprar en L'Espumossa y la suya estaba perfecta. 

De lo que sí estoy seguro es de que no vuelvo a comprar más cerveza artesana en el Colmado Quílez-Lafuente de Sant Cugat, que es donde la compré. No es la primera vez que me pasa esto con alguna cerveza comprada allí y la verdad es que no me apetece continuar tirando mi dinero a la basura, que no me sobra en absoluto. Además tienen unos precios desorbitados, con cervezas hechas en el mismo Sant Cugat a más de 3€. ¡Vengaaaaaaaaaaaaaaaa! si ni siquiera deben tener gastos de distribución. Acaban de perder un cliente, lo digo muy cabreado y advierto que soy muy rencoroso.

Bien, después de la pataleta vamos con la reseña. Una American Pale Ale colosal elaborada por la cervecera La Calavera, ubicada en Sant Joan de les Abadesses (Girona), tuve la ocasión de probarla de tirador en el Coco Vail Beer Hall y nos encantó a todo el Beer Squad, por eso creí conveniente volver a comprarla en botella y escribir la reseña correspondiente. Además es una cerveza sin gluten, por lo que creí que sería muy útil para mis seguidoras celíacas. Si es que me desvivo por vosotras.

De color dorado The Walking Coeliacs presenta una moderada capa de espuma blanca, que en la versión embotellada no ha aparecido, cosa que me hizo pensar lo peor, y efectivamente así acabó siendo. La versión de tirador tenía un espectacular aroma a fruta tropical, fruta de hueso y cítricos muy agradable que invitaba a darle el primer trago de inmediato. Cítrica, fresca y muy ligera de trago, riquísima, no demasiado amarga (30 IBUs). La versión embotellada un fail total. Aroma maltoso y poco más. En boca es desagradable, dulzona, maltosa y los lúpulos ni verlos, salvo en el amargor, que es desproporcionado y desagradable. Horrible. 5,5%. En fin, me quedo con el recuerdo de la primera versión.

19 de marzo de 2017

Ballut

El pasado viernes estuve comprando en Alcampo y me topé con algunas cervezas artesanas en su sección birruna. Una de ellas fue esta Golden Ale de la cervecera Ballut, con sede en Badajoz. Como en su día los puse finos por su Jacha Jicho Jiguera -una Brown Ale  que no me gustó nada- decidí darles otra oportunidad comprándoles su Blonde Ale. De todas las que había seleccioné la que tenía el lote más reciente y estaba más al fondo de la estantería.

La receta lleva malta de trigo y miel de Fuenlabrada de los Montes. De aspecto dorado (12 EBC) y bastante turbia, con algunas partículas en suspensión. El aroma es claramente maltoso. Me viene un olor entre cítrico y sidroso que no atisba nada bueno. En boca es una cerveza claramente marcada por el trigo. Muy maltosa y muy dulzona. El dulzor creo que proviene más de las maltas que de la miel. Yo personalmente el sabor a miel no he sabido encontrarlo. El trigo aporta acidez al conjunto. Me ha recordado más a una Weizen que a una Golden Ale al uso. Le he echado de menos algo de presencia lupulil que le de algo de alegría al conjunto, en el aroma, en el sabor y en el amargor, que es prácticamente inexistente (18 IBUs). Me la he mirado con mucho cariño pero honestamente me ha parecido una cerveza muy justita. 5,3%. 1,99€.

18 de marzo de 2017

Vic - Oz Yankee

Por fin logré encontrar la Wheat Ale de la cervecera de Vic que me faltaba para completar todo su catálogo. Di con ella en el Wine Palace de Sant Cugat y me costó 2,09€. Un precio brutal para una cervecera que tiene un producto brutal. Insuperable. Así sí da gusto dejarse la pasta.

La Oz Yankee que os reseño hoy lleva maltas de trigo, centeno, Pale y Pilsner. Han utilizado también lúpulos Cascade, Vic Secret, Centennial, Simcoe y Citra. La receta viene cargadita.

Al servirla en copa TeKu nos genera una bonita corona de espuma blanca. El color de la cerveza es ambarino un tanto oscurecido. Al olfato resulta herbácea. El olor es intenso y agradable. En boca se nota cierta sedosidad que le aporta el trigo. El sabor es dulzón y maltoso, muy rico. El sabor que le aporta el lúpulo es también intenso, de carácter resinoso, que particularmente a mí es el que menos me agrada de todos los registros que tienen nuestras amigas cannabáceas, por tanto es la que menos me ha gustado de las 6 variedades de los de Osona. Eso en ningún caso va en detrimento de la calidad de la cerveza, ya que la cervecera trabaja con maestría todos los estilos que elabora, tan solo que a mi gusto es la que menos me ha agradado. Final muy amargo (30 IBUs), pensaba que eran muchos más. Espero con cierta ansiedad la ampliación de su catálogo. 5,6%.

17 de marzo de 2017

Elav - No War

Continuamos con la linea Rye IPA, esta vez nos trasladamos a la localidad italiana de Comun Nuovo, muy cerca de Bergamo para reseñar esta joyita del Birrificio Indipendente Elav,  que ya había pasado por el blog anteriormente, y lo cierto es que tanto las dos cervezas que ya catamos en su día como ésta nos parecieron colosales. Muy grandes.

La Rye IPA de hoy es extraordinaria, pero un tanto diferente a la de Adnams que reseñamos ayer, ésta es de carácter más lupulizado -muy agradable- pero con el centeno muy intenso y perfectamente perceptible. Tremenda.

Bastante carbonatada pero tampoco como para montar un gaseoducto en Ucrania. De color tostado. El aroma es espectacular. Nuestros amigos los lúpulos nos saludan dándonos la bienvenida con un espectacular aroma a mango, nítido, intenso, fresco. Le suceden toda una serie de aromas a fruta de hueso: melocotones, nísperos, un perfume sublime. En boca es más maltosa, con el centeno muy marcado que aporta ese sabor tan característico. Un tanto cítrica y herbácea, pero no en demasía. Final amargo, intenso pero agradable. 6,9%. Grandísima Rye IPA. Grandísimos Elav. Comprada en el colmado Quílez-Lafuente por 3,45€.

16 de marzo de 2017

Adnams - Crystal Rye IPA

Atención muchachada porque acaba de entrar en el blog la que posiblemente sea la mejor Rye IPA que nos hemos bebido, una maravilla de Adnams que nos ha encantado a todos, ultra sabrosa y ultra bien balanceada para mi gusto.

Los de Southwol han irrumpido con fuerza en nuestras tierras, de momento hemos probado dos de sus cervezas y ambas nos han parecido magníficas. El resto del catálogo también promete bastante.

Los ingleses también se han subido al carro de la lata para envasar esta IPA de centeno, y corroboramos que estaba en unas condiciones extraordinarias. La receta lleva lúpulos Columbus, Centennial, Cascade, Amarillo y Citra. De color ámbar oscuro, moderada carbonatación, espuma de color marfil. Todo el conjunto bastante apetecible.

Al olfato nos saluda un aroma bastante maltoso ¡Aleluya! ¡una IPA que huele a malta! y también a lúpulos que le aportan un carácter herbáceo. En boca es excepcional. La base de centeno le aporta solidez y cuerpo al conjunto, además de un sabor absolutamente delicioso, dulzón, acaramelado, un tanto afrutado, y los lúpulos aportan frescor, con un sabor floral y herbáceo muy agradable que acaba de redondear el conjunto, y lo mejor de todo: que no enmascaran la excelente base maltosa. Si alguien se pregunta a qué sabe el centeno puede empezar por esta cerveza. el resto de Rye IPAs que he probado los lúpulos eran los protagonistas (algo totalmente esperable en todo lo que vaya etiquetado como IPA) y en mayor o menor medida acaban por solapar el sabor del centeno. Es una gran cerveza para los amantes de las maltas, con cero estridencias. Amargor perfecto (60 IBUs). Yo personalmente no la he visto excesivamente lupulizada como para denominarla IPA, pero que vamos, lúpulos haberlos, haylos. 5,0%. Comprada en L'Espumossa. No sé lo que costaba porque se la gorreé a un colega que me invitó a cenar.

15 de marzo de 2017

L'Espumossa - Barcelona


Tenía guasa que todavía no hubiesemos visitado el primer local birruno del beerxample, abierto allá por el año 2011 -Cristina, ¡contigo empezó todo!- así que hace unos días decidimos ponerle remedio y nos fuimos hacia L'Espumossa, todo el Beer Squad al completo, para echar unas birras antes de la cena y realizar algunas compras para tener la neverita de casa en condiciones.

Tras la barra nos atiende Cristina, con sus tres tiradores high quality. A la pobre le entra la risa viendo cómo está el panorama en el barrio: 30 tiradores por allí, 24 por allá... una auténtica locura, ¡está rodeada por todas partes! La competencia es muy grande pero no por ello hay que desmerecer a este pequeño local del ensanche barcelonés. Precisamente el hecho de que sea un local pequeño y acogedor le da más encanto. El ambiente es cálido y la relación entre los dos lados de la barra es más estrecha. Sin bien a unas pocas manzanas hay locales con más tiradores repletos de guiris que lo primero que han hecho al aterrizar en El Prat ha sido coger un taxi hacia el beerxample para ponerse finos de birra, en L'Espumossa es más bien todo lo contrario. La clientela se compone básicamente por los mismos vecinos del barrio, que después de trabajar se pasan por allí para relajarse, comprar y dejarse recomendar por Cristina e irse contentos a sus casas. El ambiente es tranquilo e invita a ponerse cómodo y disfrutar.

L'Espumossa es un negocio que apuesta firmemente por el producto local. Pudimos disfrutar de la Mosaic single hop de la cervecera Espiga de Sant Llorenç d'Hortons con muy pocos días de envasado que estaba de escándalo. En sus estanterías tienen gran variedad de latas y botellas, muchas de ellas de cerveceras de aquí, pero también hay una gran selección internacional y multitud de variedades, en total más de cien referencias. El hecho de que solo tengan tres tiradores para mí personalmente no me supone un problema. Mirándolo por el lado positivo eso va a suponer que los barriles van a rotar a gran celeridad y por tanto vamos a poder disfrutar siempre de cerveza recién pinchada, y también que no nos vamos a aburrir, porque siempre va a haber algo nuevo on tap. En el hipotético y extraño caso de que no nos agradase algo de sus tres tiradores podemos recurrir al formato botella o lata. Cristina tiene allí una neveraza repletita de cositas bastante apetecibles. Entre sus estanterías a nivel nacional destacaría a La Pirata, Espiga, BIIR, Tro, Vic, La Calavera, Montseny, Pochs y Arriaca, y a nivel internacional Siren, Adnams, Magic Rock, Coronado, Sierra Nevada, Stone, Black Market, Firestone, Oakham, Ayinger, Kees, Põhjala y un larguísimo etcétera.


Nos sorprendió gratamente su carta de tapas. ¡Pintaza! Desgraciadamente no pudimos degustar nada, ya que nuestra visita fue para hacer las birras antes de irnos a cenar y comprar algo, pero después de consultar su carta nos quedamos con ganas de volver pronto. Os pongo los dientes largos: anchoas del Cantábrico, boquerones en vinagre, variedad de olivas y Gildas, mejillones en escabeche, berberechos, variedad de croquetas y empanadillas, nachos con queso y salsas, canelones, bombas de patata y carne con salsa picante, tortillas, champiñones al Oporto, patatas con salsa romesco, chorizo a la miel, surtidos de embutido ibérico, surtidos de quesos exquisitamente seleccionados, y finalmente una brutal selección de tostadas para fliparlo bastante: de sobrasada, de quesos, de cecina, jamón, escalivada y por último -con la que me quedé con la copla para el día que vuelva- la de pastrami con chucrut, queso cheddar, pepino, mousse de rábano y mostaza a la miel, ¡toma ya! Vamos, que uno va allí en plan picoteo y lo peta. ¡Ofertaza! También es una opción perfecta para tomarse un buen beermut un mediodía soleado.

Una de las cosas que más me agradó fue que los vasos pequeños son de 30cl. Yo normalmente no suelo pedir el formato pinta porque me gusta más pedir más variedad que no cantidad, pero lo cierto es que el formato 20cl se me queda muy corto, què vols quetidigui, así que me pareció un gran acierto, la medida perfecta, y que equipara más o menos la medida lata/botella a la que tenemos acostumbrado al cuerpo. También os anuncio que recientemente L'Espumossa ha decidido ampliar los horarios un poquito, especialmente los fines de semana. Por último un enorme saludo para Cristina, a la que esperamos ver durante muchísimos años más tras la barra de L'Espumossa. ¡Ya tienes tu pin en nuestro mapa birruno!


Balance de daños:

-Espiga - Mosaic. IPA Single Hop de Mosaic. Espectacular. Pomelazo, cítricos, muy ligera, entra a litracos, sabrosa y amarga en su justa medida. Tuvimos la gran suerte de pillarla con muy pocos días de envasado, ¡estaba fresquísima! De lo mejorcito de Espiga. Nos encantó. 5,5%. A la que tenga ocasión la vuelvo a comprar en botella.

-Elav - Indie Ale. Amber Ale del birrificio italiano que ya reseñamos en su día. Podéis volver a leer la reseña clickando aquí.







L'Espumossa                                                                        Provença 171, Barcelona                                                         661     895     622

7 de marzo de 2017

La Quince - Hops for Hope

Hace unos días tuvimos la suerte de pasarnos por The Growler Barcelona y coincidir con Benjamín de La Quince, que estaba allí realizando un meet the brewer. Nosotros nos perdimos el evento, pero al menos llegamos a tiempo para conocerlo en persona y probar algunas de sus cervezas en tirador como la que nos atañe hoy.

La Hops For Hope es una cerveza cuyos beneficios van a ir a parar íntegramente a la Fundación Caíco, que ayuda a las familias que se ven afectadas por el cáncer infantil. Era imperativo tomarnos algunas medias pintas de tirador y llevarnos una botella a casa para aportar nuestro pequeño granito de arena a tan noble causa.

La cerveza en cuestión es una American Pale Ale elaborada en las instalaciones de Bidassoa Basque Brewery (La Quince son cerveceros nómadas) y como no podría ser de otra manera viene cargadita de nuestras amigas cannabáceas, tan amadas por estos cerveceros madrileños. Al servirla genera una gran cantidad de espuma de color blanco.

La cerveza presenta un color pajizo bastante clarito. Al olfato predominan los cítricos y cierto aroma herbáceo. En boca mucho limón, pomelo y lima. De tirador me resultó más ácida y cítrica, en cambio en botella me resultó un poco más amarga y donde predominaba el pomelo. Supongo que eran del mismo lote, juro que no tomo psicotrópicos pero me resultaron un poco diferentes la una y la otra. Amargor final nada estridente (36 IBUs). Muy rica, muy ligera y para beber a litracos, más aún sabiendo el propósito que hay en esta cerveza. 4,7%, suavesito mi amol. Creo que costaba unos 3,30€ pero no estoy seguro.

19 de febrero de 2017

La Grúa & M.I.A. - Coffeebomb

Los cerveceros cántabros de La Grúa estuvieron de parranda por Miami e intuyo que se lo estuvieron pasando muy pero que muy bien. Allí visitaron a la gente de M.I.A. Brewing y probaron varias de sus recetas. Quedaron fascinados con una American Milk Stout (Sweet Stout para los sectores más ultraortodoxos), tanto que se trajeron con ellos a Piero Rodríguez para elaborar esta Milk Stout en Pontejos y compartirla con todos sus seguidores de este lado del charco.

La receta lleva avena, café de Papúa Nueva Guinea, cacao, vainilla y obviamente lactosa. Al servirla es un petrolaco densito que genera una bonita corona de espuma bastante tupida, de color beis, muy cremosa y muy agradable al tacto. Al olor el cafetal de Juan Valdés, muy intenso.

En boca el café es muy intenso, yo personalmente no he sabido encontrar ni la vainilla ni el cacao. La lactosa aporta cierta sedosidad en el paladar. Lo mejor es el final largo, dejando en el retrogusto todo el saborazo del café, muy amargo, delicioso. Perfecta para una sobremesa. Mi padre, que es un coffeegeek empedernido es muy fan de este tipo de café, y yo estoy encantado de sus aplicaciones birrísticas. Yo me la casqué por la noche y no me quitó el sueño, con sus 5,8% te toñan guay. Un regalazo de cervezas La Grúa. ¡Qué grandes! Muchísimas gracias.

18 de febrero de 2017

Mikkeller - Drink'in the Sun

Nuestro amigo Brian no puede tomar alcohol y cada vez que lo veo tomarse una Free Damm se me revuelven las tripas. Así que el fin de semana pasado fuimos a hacerle una visita y le llevé una botellita de la Drink'in the Sun para acabar así de una vez por todas con ese acto de masoquismo atroz.

Otra botellita se quedó en casa para mi mujer, que está en estado de buena esperanza, y poder así rememorar nuestras andanzas por tierras danesas. La versión de 1,4% de esta cerveza ocupa el puesto #16 en el ranking de mejores cervezas de baja graduación del mundo de Ratebeer, y pudimos degustarla en 2013 en el Mikkeller Bar de Viktoriagade. La versión que hoy nos ocupa tiene incluso menor graduación (0,3%) y ocupa el puesto #36, y para ser una Low Alcohol me ha parecido colosal.

Se trata de una American Wheat Ale, con malta de trigo y con lúpulos a tutti, aunque no especifica de qué tipo. De color pajizo y con una buena corona de espuma blanca bastante persistente y con burbuja fina de aspecto efervescente. Al olfato es una locura. Muy floral y cítrica, un auténtico espectáculo. Como las cervezas sin alcohol suelen ser más insulsas que la comida de los hospitales aquí le han añadido lúpulos por un tubo para suplir todas estas carencias, y lo consiguen, porque si bien nos falta algo de cuerpo y de consistencia maltosa tanto el sabor como el aroma son espectaculares. En boca es un festival para los sentidos, todo tipo de cítricos, naranjas, limones, limas, mandarinas y pomelos, también algo floral, a mí me ha recordado a los hibiscos, uva blanca, también fruta tropical, mango y maracuyá, y con un final amargo nada estridente. Una gozada. Para la graduación que tiene me ha parecido excelente. Comprada en Cervesa Sobre Tot de Granollers por 3,50€.

17 de febrero de 2017

Omnipollo - Onda

Volvemos a la carga con una de mis cerveceras favoritas que ha cocinado una American Pale Ale single hop de uno de mis lúpulos favoritos: el Mosaic. Se trata de Onda, y como habréis podido adivinar observando la etiqueta es otra joyita de los suecos Omnipollo. Existe otra versión de esta cerveza de estilo India Pale Ale y en la etiqueta aparece el ladrillo que falta en este muro flotando en el espacio sideral, como cuando la peña tripaba con "2001: Una odisea en el espacio". El mismo rollito guay.

Les he cogido mucho cariño a los cerveceros de Estocolmo y el otro día hice una fugaz visita al BierCaB Shop y me hice con una remesita guapa de la bryggeri sueca.

La APA de hoy presenta un color dorado bastante claro, no es una cerveza demasiado carbonatada, pero la poca espuma que genera es bien recibida. Al olfato, pomelo, cítricos y algo que no he identificado que no me ha molado (el vaso parecía bastante limpio). En boca muy agradable, con el Mosaic muy sabroso, muchísimo pomelo, muy refrescante, bastante amarga y con un final bastante seco. Muy rica. No es de lo mejor de Omnipollo, tampoco es una de las mejores cervezas Mosaic single hop que he bebido, pero sí es una gran cerveza, además muy bebible, por tanto no le vamos a quitar el mérito. Omnipollo siempre geniales. 5,50€.

16 de febrero de 2017

Buxton & Omnipollo - Yellow Belly

Hoy toca birrote. Pero birrote de los gordos. Cosa bestia. Nace fruto de la colaboración entre los ingleses Buxton y los suecos Omnipollo. Ambas cerveceras nos han dado muchísimas alegrías, qué os voy a contar yo que no sepáis ya. Grandiosos los dos.

La Yellow Belly es una cerveza Imperial Stout riquísima y con muchísimos matices. A priori lo que más nos sorprende es su presentación, que hablemos claro, parece un encapuchado del Ku Klux Klan. En la etiqueta interior viene explicado el porqué. Si os pica la curiosidad también podéis leerlo en su ficha de Ratebeer.

Al servirla tiene un aspecto de petrolaco total, pácticamente sin espuma, pero una auténtica bomba en aroma. Colosal. Todo un torrente de café, galletas y frutos secos asciende por nuestras fosas nasales, pero lo mejor de todo es que no lleva ni galletas, ni mantequilla de cacahuete, ni frutos secos. ¡Magia! A mí el olor me sugiere el de las galletas Chips Ahoy, y los más fuerte de todo es que no es una cosa nada sutil, es un olor muy evidente. Lo mismo pasa con los cacahuetes, ¡ahí estan! Es una de esas cervezas para pasarse toda la tarde esnifándola. Lagrimones.

En boca es un cervezote como para poner a la peña de pie. Muy completa, muy sabrosa. Sabor a café -que es lo más evidente- frutos secos tostados (los cacahuetes siguen ahí), chocolate negro puro, nibs de cacao y algo de regaliz muy sutil. Es un pepinaco que entra demasiado bien, y con sus 11,0% gradacos la hacen más peligrosa que organizar una procesión de nazarenos en el Bronx. Cierta sedosidad que nos aporta la lactosa y un saborazo delicioso con final genial. Obra maestra. Un regalazo de mis hermanos por mi cumpleaños, cada año se superan. ¡A su salud!

15 de febrero de 2017

Cervesa Sobre Tot - Pou

El equipazo de Cervesa Sobre Tot, además de hacer muy felices a los habitantes del Vallès Oriental vendiéndoles cervezas, también se dedican a hacerlas. Llevan ya unas cuantas variedades, en una ocasión me regalaron la Cream Ale que elaboraron para la Festa Major de Granollers del año pasado, que me resultó muy rica, y en la última visita que les he hecho he podido probar de tirador su Amber Ale, que también me ha parecido muy rica, incluso repetí.

La Pou me ha parecido una Amber muy sabrosa, de carácter maltoso, con un punto dulzón pero sin resultar en ningún momento nada empalagosa. Un punto tostado aporta más redondez al conjunto. Los lúpulos intervienen en su justa medida, aportando cierto frescor, que hace que la cerveza entre mejor y un amargor final bastante agradable (26 IBUs). No es que sea una cerveza muy hoppy pero nuestras amigas cannabáceas son perfectamente perceptibles. Me alegra encontrar recetas así, sencillas y ricas, sin necesidad de frikadas e idas de madre. Grandes Norma y Ori. 6,2%.

14 de febrero de 2017

Beerbliotek - Single Hop Mosaic Apricot

Obra maestra. La de hoy es uno de esos birrotes de los que hacen saltarse los lagrimones. Endorfinas en vena por un tubo. Beerbliotek es uno de las cerveceras suecas más reputadas, hasta el punto que han tenido el honor de ser los encargados de elaborar la cerveza oficial del GBG Beer Week de este año que se celebra el próximo mes de marzo. La cerveza del festival del año pasado la elaboró Stigbergets (que reseñé ayer mismo) y está colocada en el Top 10 de mejor IPA del mundo según Ratebeer, así que el encargo es un auténtico honor para los de Gotemburgo y a la vez dice mucho del prestigio de la bryggeri escandinava.

La de hoy es una cerveza que no sé si será mejor o peor que la GBG Beer Week 2017, el caso es que a mí en particular me ha parecido espectacular. Yo además soy un yonki reconocido del lúpulo Mosaic y cuando veo elaboraciones de este calibre empiezo a sudar, me entra el baile de San Vito y tengo que tomarme un par de trankimazines hasta que consigo hacerme con algún ejemplar. La birra que hoy nos ocupa es una variedad de la IPA Single Hop Mosaic, con la peculiaridad de que le han añadido albaricoques a la receta. La Single Hop Mosaic Apricot de hoy es un claro ejemplo de que la cerveza artesanal enlatada no pierde un ápice de calidad, por tanto no seáis temerosas de comprar cervezas en este tipo de formato, porque es incluso mejor que la embotellada.

De color dorado con ciertos reflejos anaranjados y con bastante carbonatación, de color blanco y un tanto persistente. Al olfato es una orgía de pomelo y cítricos. El Mosaic fresquísimo y en pleno esplendor funcionando a pleno rendimiento. En boca es colosal. Finísima, sabrosa, con todo el saborazo del pomelo empapando toda la boca, un tanto amargo, en su justa medida. Por debajo van apareciendo tímidamente los albaricoques. Al principio no son demasiado evidentes, pero a medida que va avanzando la degustación van emergiendo de manera proporcional a nuestro éxtasis. Naranjas, fruta de hueso, fruta tropical... increíble. El amargor que nos produce el lúpulo contrastado con el dulzor de los albaricoques produce una explosión en boca insuperable. Tan sabrosa, tan bien balanceada, todo en su sitio, todo genial. Una cerveza de quitarse el sombrero. Primera toma de contacto con Beerbliotek y algo me dice que hoy, por ser día de San Valentín, esto va  a ser el comienzo de una larga, larguísima y bonita historia de amor. 6,5%. Comprada en BierCaB Shop por 4,60€, bien vale dejarse la pasta, os lo aseguro.

13 de febrero de 2017

Stigbergets - GBG Beer Week 2016

El jueves pasado aterrizó en BierCaB Shop un cargamento de cervezas suecas que pondrían muy palote a Alfredo Landa. Entre todas las joyitas que vinieron (que fueron numerosas) se encontraba la reputada GBG Beer Week 2016 elaborada por la cervecera de Gotemburgo Stigbergets con motivo de la celebración del festival cervecero que se organiza en dicha ciudad. Actualmente ocupa el puesto #8 como mejor IPA del mundo según Ratebeer.

Al servirla nos aparece una cerveza bastante amarillenta y traslúcida, con mucha gasificación que genera una gran corona de espuma de color blanco inmaculado notablemente persistente. Por el aspecto podría pasar perfectamente por una New England IPA.

Al olfato nos llega una sinfonía de cítricos muy agradable. Es como pasearse por la huerta valenciana acompañado de Naranjito, Citronio y Clementina, nuestros héroes del 82. En boca la cosa va en aumento. De entrada pomelazo brutal. Es una cerveza muy sabrosa pero a la vez entra pasmosamente bien, con una ligereza brutal. A medida que se va calentando van aflorando sabores a piña y maracuyá. Final muy elegante, con el amargor justo y con retrogusto de corteza de naranja. Muy sabrosa, muy fina, muy armoniosa y sin estridencias. Es de esas cervezas que cuando las bebes parecen sencillas pero supongo que lo complicado debe ser hacer que sea tan armonioso todo, pero de sencillo no debe tener absolutamente nada. 6,5%, hasta la graduación es perfecta. Me ha resultado una cerveza excelente, pero honestamente, yo en particular no la colocaría en el Top 10 mundial, es una valoración personal sin querer restarle mérito a la bryggeri sueca, que ha hecho un trabajo espectacular. 5,10€ en BierCaB Shop.

11 de febrero de 2017

La Grúa - Hops & Cops

El pasado lunes recibí un alegría y alboroto un paquete desde Pontejos (Cantabria) que me enviaron los amigos de Cervezas La Grúa. Fue derechito a la nevera y dejé el tiempo justo para que las botellas se enfriasen y se fuesen asentando tras el traqueteo del viaje.

Cuando los visité en 2015 tan solo contaban con 3 cervezas en su catálogo, pero durante este tiempo han ido ampliándolo con novedades, y lo que es mejor, que han mejorado muchísimo. Si bien por aquel entonces sus cervezas me parecieron buenas ahora tengo que reconocerles que hacen birras colosales como la que nos ocupa hoy. Me alegro muchísimo por Alejandro y todo su equipo, habéis hecho un gran trabajo, estoy muy contento.

Hoy vamos a empezar con su Hops & Cops, como la etiqueta reza que va cargadita de lúpulos hasta arriba. Consideré bebérmela la primera para que conservase todo su frescor primigenio. Se trata de una American IPA elaborada con lúpulos Mosaic, Citra y Amarillo, que son mis lúpulos favoritos, y creo que hasta la fecha, todo lo que toca el Mosaic lo convierte en oro líquido. Me ha parecido una cerveza colosal.

Al abrirla y servirla me ha venido un bofetón de fruta espectacular. Ha sido como coger un melocotón, pelarlo y esnifarlo. Pura fruta. Os juro que yo pagaría solo por oler esta cerveza sin necesidad de bebérmela, porque por el nivel de endorfinas en sangre que me ha hecho segregar bien vale la pena. Primer sorbo. Éxtasis total. Ríete de Chimo Bayo. Ojos en blanco. Levitación. Saborazo a melocotón y fruta de hueso, algo de maracuyá y fruta tropical y también un punto cítrico de pomelo. Muy afrutada a la par que balanceada, un final amargo perfecto (60 IBUs), todo en su sitio, sabrosa, completita y sin idas de madre. Un birrote para quitarse el sombrero. ¡Gran trabajo de los cántabros! 6,3%.

6 de febrero de 2017

Bripau - Ràfega

Tras este fin de semana huracanado os traigo la Ràfega (ráfaga), una Amber Ale de la cervecera Bripau, con sede en Sant Pere de Riudebitlles, y que es, a mi parecer, la mejor de las cuatro cervezas de su catálogo que he tenido oportunidad de probar.

En la etiqueta aparece el hijo de Robert Smith una tarde de tramuntana. Bastante despeluchao, por cierto. La receta lleva maltas Pale, Cara-Munich, Melanoidin y malta de trigo. Los lúpulos que han utilizado son el Simcoe y el Centennial.

En copa presenta un aspecto rojizo y escasa gasificación. En boca es una cerveza donde predomina el carácter maltoso, delicioso. Cierto punto dulzón y afrutada, algo floral y con un punto hoppy que le da más alegría al asunto y acaba de redondear la cerveza. Muy rica. Altamente recomendable y a precio asequible a tutti. 6,5% de graduación. 2,49€ en Wine Palace.

5 de febrero de 2017

Chimay - Rouge

Chimay es uno de esos birrotes que se pueden encontrar fácilmente en cualquier supermercado. La de hoy, la versión Rouge, es una cerveza Dubbel de Abadía Trapense que ocupa el puesto #5 a nivel mundial en su categoría según Ratebeer. Es uno de esos lujazos que uno puede permitirse a un precio bastante asequible. Yo la compré por 2,45€ en Caprabo, tras haberla visto en Eroski a bastante más de 3€, que son de la misma cadena. Esta peña se pasa más con sus clientes que los Rolling Stones con sus fans cuando sacaron Dirty Work.

De color pardusco y muy, pero que muy carbonatada, genera una abundante capa de espuma compacta y cremosa. Al olfato nos llega un olorcillo a malta tostada agradable. En boca el sabor a malta tostada es muy intenso a la par que delicioso. Se nota el puntito de la levadura belga y el toque licoreta que se agradece con este temporal. Ciruelas pasas, higos secos y todo este tipo de frutos recorren nuestro paladar. Un gran clásico siempre bien recibido en nuestra nevera. 7,0%.

4 de febrero de 2017

Coopers - Best Extra Stout

La verdad es que tenía mucho mejor recuerdo de esta cerveza, que hacía años que no probaba y al hacer el revival me he llevado un pequeño chasco, la verdad sea dicha.

Anteriormente habían pasado por el blog las otras dos referencias de la cervecera australiana Coopers. Lamentablemente nos llegan pocas referencias de este país, aunque estoy convencido que deben tener un grandioso panorama craft. En cambio de Nueva Zelanda de vez en cuando sí aparece alguna cosa de 8 Wired o de Renaissance. Es curioso.

Cerveza de estilo Foreign Extra Stout totalmente oscura y opaca, un petrolaco total. Genera una tupida corona de espuma de color beis bastante agradable. Me cuesta creer que esta cerveza esté en el puesto #6 de Beer Advocate de las mejores cervezas australianas. Más que Extra Stout me ha parecido extra chamuscada, el sabor es de quemado, muy pasada de tueste. Torrefacto a tutti, cafetazo quemado que no me ha parecido nada armonioso en el paladar y finalmente un ligero sabor final suave a regaliz que sí me ha agradado. 6,3%. Lo dicho, tenía mejor recuerdo. Comprada en Wine Palace por 2,59€.