21 de enero de 2019

Heller - Aecht Schlenkerla Rauchbier Fastenbier

Uno cuando va de compras birrunas -almenos yo- y se va derechito al lúpulo, dejándo de lado otras joyazas. En nuestra última incursión a La Bodega del Sol, maese Yosemait coge una botella de Schlenkerla y me dice: "-Qué, ¿nos la partimos?". Y uno no sabe decir que no a este tipo de proposiciones, así que se vino para casa a la espera de una de nuestras veladas birrunas.

De los de Bamberg ya habíamos probado otras recetas, y hoy le ha tocado el turno a su Fastenbier (Lentbeer). La receta de la Fastenbier -según he leído en se web- solo se sirve entre el Miércoles de Ceniza y la Semana Santa, porque según los monjes de la Edad Media, el líquido no rompe el ayuno (liquida non frangunt ieiunium). Así que como os podéis imaginar se ponían finos a birra. La cerveza, para dicho propósito era más fuerte y muy nutritiva. Heller ha realizado una recreación de esta antigua receta Lager, bien cargadita de humo y beicon.

La servimos en vaso, genera una gruesa capa de espuma beis muy tupida y especialmente persistente. El olor de la cerveza es marrón muy oscuro, casi negro. Al olfato ya nos llega todo el aromazo de la panceta, solo me falta a Georgie Dann cantándome "La Barbacoa". Mucho humo y una facilidad de trago brutal. La he pillado con muchísimas ganas y me la he fundido rapidín. No se hace nada cansina, de hecho es la que más me ha gustado de todas las que he probado. 5,5%.

20 de enero de 2019

Lanchar - Pa'Mipolla

Pa'Mipolla. Uno ve una cerveza con este nombre y la pone en busca y captura. Es algo pueril, lo admito, pero es así. Seguramente cervezas Lanchar -con sede en Lanjarón- habrá vendido más cervezas por el nombre que no por la calidad de su producto. Han sido ingeniosos y les ha salido bien la jugada.

Mi prima Carmen, que está al quite, no dudó en comprarme un par de ejemplares y enviármelas por correo. ¡Te quiero prima!. La primera me la fundí a los pocos días de recibirla, pero cometí el error de no fotografiarla, así que hasta después de Navidad no me he abierto esta segunda, que ahora sí, inmortalicé para la ocasión.

Admito que por el aspecto me daba más miedo que montar una rave en el palacio de Linares, pero bueno, a veces uno se lleva agradables sorpresas. La sirvo en vaso, muestra un color dorado bastante claro y carbonatación muy abundante que genera una gruesa capa de espuma blanca de aspecto jabonoso. Se me va la mano y le echo un buen chorrín de levadura sin pretenderlo. ¡Ups!. Al olfato cereal y nada chirriante, no va mal la cosa. En boca es una Lager rica, con sabor a cereal, no está mal la cosa. El punto amarguete final característico de las cervezas Pilsner, no demasiado acentuado pero sí presente. Quizás no sea una cerveza excelsa, pero rica y perfecta para un aperitivo, con eso ya me vale. 4,9%. ¡Gracias Carmen! ¡Te mando un fuerte abrazo!

18 de enero de 2019

Galotia & La Pirata - Gossadera

Vamos completando nuestro mapa birruno. Primera cerveza artesanal que bebo de las Islas Canarias y solo me faltan por probar las de Ceuta y Melilla -ya las tengo localizadas- para haber probado cervezas de toda España. La de hoy la ha elaborado la cervecera Galotia junto con los catalanes La Pirata.

Se trata de una cerveza de estilo Gose a la que han bautizado como Gossadera. Como diría Barragán: "¿Comprende?". La receta lleva maltas de cebada y trigo,sal de Tenefé, Tuno Indio, Lactobacillus Plantarum y levadura.

Al servirla en copa presenta un color bronce y sin apenas carbonatación, la cerveza se queda completamente desbravada en un momento. Al olfato el olor me recuerda al mosto Greip. En boca destaca el sabor a higo chumbo, bastante rico y que aporta dulzor a la receta. El punto salino de la sal de Tenefé prácticamente inexistente y el punto ácido tampoco es nada pronunciado. Como cerveza Gose en mi opinión es un supenso (no es ni ácida ni salada), esto no quiere decir que el sabor sea malo ni muchísimo menos. A mí personalmente los higos chumbos me gustan mucho y la cerveza estaba rica, pero como cerveza Gose no me encaja por ningún lado. 4,6%. La trajo un colega a casa, no sé donde la compró ni cuanto le costó.

17 de enero de 2019

Península - Hop On

De las últimas cerveceras españolas que han irrumpido con fuerza destaca Península, con sede en Madrid. He visto muchas de sus cervezas en las redes sociales y cuando tuve oportunidad me hice con un ejemplar para conocer su producto.

De momento compré su Hop On, una American Pale Ale elaborada con las maltas Best Pale Ale, T-50, Imperial y English Caramalt. Los lúpulos empleados son en Cascade y el Crystal.

De color cobrizo (28 EBC), sin apenas turbidez y con una corona de espuma muy abundante de color hueso. Al olfato nos llega el aroma de los lúpulos, de registros herbáceos bastante marcados. En boca la cosa continúa en la misma dirección, con sabores herbáceos muy intensos, y con un punto resinoso suave soportable. Se aprecia también -debajo de tanto verde- el sabor dulce de las maltas, cosa que valoro positivamente. En general me ha parecido una APA muy rica, yo soy de sabores más afrutados pero aún así la he disfrutado. Buen comienzo. 5,5%. Final amargo muy marcado 40 IBUs. Comprada refrigerada en La Bodega del Sol por 2,61€. Me parece un precio excelente viendo los desvaríos de algunas cerveceras/distribidoras que cobran 7€ por cervezas españolas.

16 de enero de 2019

Mica - Micaña Indian Pale Ale

Hace varias semanas mi mujer me compró un par de cervezas de la cervecera Mica en un supermercado de la cadena Aldi a sabiendas de que estábamos jugando a la ruleta rusa. Por 1,70€ (aprox) decidimos probar suerte. La Micaña Pilsen nos sorprendió gratamente, nos salió bien la jugada. En cambio, con la Micaña Indian Pale Ale que reseñamos hoy nos ha salido el tiro por la culata. En grandes superficies comerciales no es aconsejable comprar cervezas artesanales lupulizadas, porque tienes todos los números para que te salga un fiasco, como efectivamente nos ha sucedido.

La servimos en vaso, el color es ambarino, bastante bonito, muy clara, sin turbidez alguna, parece filtrada. La carbonatación no es muy abundante pero genera una fina capa de espuma blanca. Al acercar la nariz huele raruno. Hay un olor desagradable que me recuerda al de las latas de olivas. En boca la cosa no mejora, sabor metálico, y con ese sabor fuera de lugar que me tira bastante para atrás. Algo herbáceo de fondo, muy tenue. Para ser una IPA me ha faltado muchísimo más lúpulo. Me ha sobrado ese sabor y aroma desagradable y la n de Indian. 6,7%.

15 de enero de 2019

Mikkeller - Inked #2

Volvemos con la cervecera "danesa" craft más célebre. Y lo pongo entre comillas porque menos en Dinamarca hacen cervezas en cualquier sitio. Ésta en concreto está hecha en la fábrica de De Proef, en Lochristi (Bélgica) y ahora también hacen lo propio en San Diego y Nueva York.

Del inacabable catálogo de Mikkeller hoy traemos su Inked #2, una hazy IPA. De color pajizo y evidentemente muy turbia. Carbonatación muy abundante y persistente de color blanco. Al olfato  nos llega un aroma a fruta tropical y cítricos bastante agradable.

En boca se nota demasiado el alcohol, cosa que me destrempa bastante teniendo en cuenta que solo tiene 6,6% de volumen. Se pueden disfrutar del sabor del mango y los cítricos. Nada sedosa, y de cuerpo excesivamente ligero. La verdad es que me esperaba mucho más. Comprada en Wine Palace por 3,09€.

14 de enero de 2019

Agullons - Aurora

En una de nuestras incursiones al A-Go-Go de Terrassa nos encontramos con la sorpresa de que tenían material de Ales Agullons, así que nos hicimos con la Pura Pale que reseñé el mes pasado y con la Aurora, que reseñamos hoy.

Por 4,15€ tienes medio litraco de una de las cerveceras catalanas más insignes, de las que han estado ahí desde el principio, antes de que toda esta locura craft eclosionase.

La servimos en su correspondiente copa -es la que comprabas en el Zwanze Day 2018- y presenta un color dorado, bastante clara y sin turbidez alguna. La carbonatación es correcta, sin idas de madre.

Al olfato nos llega un intenso aroma a lúpulos. En boca los lúpulos son los protagonistas. Tanto en Ratebeer como en Untappd la clasifican como English Pale Ale, pero su elevada lupulización me ha recordado más a una American Pale Ale. En la etiqueta no indica nada y en la web de Agullons directamente no aparece esta cerveza. El sabor es muy herbáceo y con notas resinosas, el lúpulo muy fresco y vivo, sabe a verde. El final es bastante amargo y muy seco. 5,0%. Bastante rica.

13 de enero de 2019

Senglaris - Bosc

Esta es la última de las cervezas de este verano que me quedaban aún por reseñar. Espero poder darle caña al blog este mes de enero y finiquitar todo lo que me queda pendiente para estar al día. Suena un poco utópico pero al menos vamos a intentarlo.

Traemos a la cervecera Senglaris otra vez por estos andurriales digitales. La verdad es que las últimas veces que he revisadosu gama clásica (Pale Ale y Blat) me lamentaba de que los de Les Planes no hubiese sabido evolucionar. Pero ¡ah,amigo! Con su nueva línea me han dejado muy flipado. Ya dí cuenta de ello con las reseñas de su Floresta y su Marinada, que me han parecido muy top. La Bosc que reseño hoy no se queda atrás. La pude disfrutar en La Floresteca y me dejó muy, pero que muy extasiadete.

Siento no poder daros más información acerca de la cerveza pero aquella noche me quedé sin batería en la cámara y al hacer las fotos con el móvil la etiqueta trasera me quedó borrosa. Creo que era una Imperial Stout envejecida. En la web de Senglaris no aparece esta cerveza ni ninguna otra de su nueva gama. La servimos en una copa de cuya marca no quiero acordarme -¡no pronunciéis Voldemort!- y presenta un color muy oscuro, opaco y una abundante corona de espuma de color beis. Al olfato nos llega el aroma de la madera y del café, muy intenso. En boca es sedosa, muy sabrosa, de sabor contundente. En boca muchísima madera, mucho café, cacao y finalmente algo de regaliz. Me ha parecido impresionante. 9,5%. Pelotazus maximus.

12 de enero de 2019

Il Birrino - Barcelona


En la mayoría de nuestras salidas familiares por Barcelona para realizar alguna actividad, mi mente suele actuar con diurnidad, premeditación y alevosía para buscar algún bar, cervecería o restaurante -esta última es la mejor opción por nuestras circunstancias- con cervezas craft para nuestras pitanzas en familia. Porque oigan, uno ya va teniendo una edad y cuando sale, pues quiere hacerlo en condiciones.

En esta ocasión fuimos una bonita mañana de diciembre al CaixaForum -además por la patilla- para ver una exposición de Toulouse-Latrec y el espíritu de Montmarte. No sé a vosotros, pero yo me empapo de tanto artisteo y tanto ambiente bohemio y, joder, me entran unas ganas de birra que lo flipas, así que había que buscar un lugar adecuado para la ocasión. Al ser domingo y por el mediodía no os creáis que había mucha cosa para elegir -este factor ya me limitó bastante el asunto- así que me fijé en un pequeño restaurante italiano ubicado en el barrio de El Fort Pienc, que hacía meses que iba siguiendo por Instagram y que tenía muy buena pinta. 6 tiradores craft y una nevera más que decente. ¡Adjudicado! Los Castle ponen rumbo a Il Birrino.


No se os ocurra hacer como nosotros e ir con el coche. Coged el metro, os lo digo yo que me tiré media hora buscando aparcamiento para al final acabar pagando parking. Tenéis la parada de Marina al lado, o la de Monumental, que se hace tras un agradable paseo. Por si alguien viene a Barcelona en autocar está justo al lado de la Estación del Norte. Bajarse del autocar y meterse unas birras craft de tirador es lo máximo a lo que un beergeek puede aspirar tras un viaje. A eso aquí lo llamamos "arribar i moldre".

Bien, ¿y además de las cervezas artesanas cuál es el aliciente de Il Birrino? Pues su cocina italiana de mercado. El chef, Emanuele de Angelis, te hará sentir como en casa de la nonna. Emanuele trabajaba antes en los fogones del Mikkeller Bar de Barcelona, pero finalmente decidió abrir su propio negocio, ofreciendo comida de su país -toda la pasta la hace él de manera totalmente artesanal- sin renunciar a la opción de tomarse unas buenas birras craft. Todo hecho en plan casero, y con la carta que va cambiando constantemente, siempre utilizando productos de temporada. Vamos, que nos podemos pegar unos cuantos homenajes en Il Birrino que no nos vamos a aburrir, siempre nos van a acabar enganchando con alguno de sus platos del día. ¿Y qué tal la selección de cervezas? Pues solo os diré que cuando fuimos nosotros tenían pinchada la Combo de Soma en uno de sus tiradores, así que con esto ya creo que aclaro todas vuestras dudas.

El local es muy chiquitico y conviene reservar con antelación, porque por poca gente que venga ya se llena. En la calle tiene una pequeña mesa y un barril para beberse unas birras tomando el fresco. El interior es un tanto ecléctico, con una pared en rojo, otra de pizarra, el resto en blanco... el mobiliario también es de lo más variopinto. La decoración también tiene su rollo. Cuadros viejunos que te hacen sentir efectivamente en casa de la abuela, ¡incluso tienen esos cuadros de cazadores! Todo muy loquer. El espacio es estrecho. A mano derecha queda la barra con sus taburetes, para tomarse unas birritas o unas tapas y a mano izquierda quedan las mesas para grupos de cuatro personas. Al fondo se ensancha la cosa y hay una pequeña sala donde hay una mesa más grande, que es donde nos pusimos nosotros con toda la muchachada. La verdad es que nos sentimos muy cómodos. Siamo arrivati a casa della nonna. Empezamos a estudiar la oferta del día no sin antes pedirnos la primera birra.

De entrantes hay carpaccio de ternera, alcachofas con almejas y tomates secos, caponata con verduras, salteado de chipirones con habitas y verduras salteadas, burrata y provolone gratinado. No está mal. La oferta de pasta fresca cuenta con: Lasagna casera, parmigiana al horno, tagliatelle nero di sepia, spaghetti con almejas y tomate o botarga, risotto con scamorza ahumada y limón, spaghetti putanesca, ravioli rellenos de alcachofas y mascarpone y por último spaghetti con parmesano y vodka. El plato estrella de la semana eran los gnochhi con ragù de liebre.


Nos decidimos claramente por los chipirones, que estaban de soltar los lagrimones. Una locura. Para continuar la pitanza mi mujer optó por los ravioli rellenos de alcachofas y mascarpone, que estaban muy ricos (le gorreé un poquito) y yo me pedí los tagliatelle, que estaban muy sabrosos y con la pasta al dente. Para los enanos pedimos un plato de espaguetis con tomate para compartir. Al final nos trajeron 2 y nos crujieron 21€, eso nos hizo pupita. La próxima vez los traemos comiditos de casa. Menos mal que el bebé ayudó a sus hermanos a finiquitar el tema. El resto de platos me parecieron tener un precio bastante acorde.

El broche de oro lo pusimos con los postres. Tiramisù casero para papá y mamá, que estaba tremendo, pero para ser honesto me gustaba más el birramisù que preparaba en Mikkeller con cerveza Stout. Los peques triunfaron a lo grande con el bizcocho con trocitos de chocolate y helado de ídem, que estaba impresonante. Mención aparte merecen sus birras, que detallaremos a continuación. La verdad es que estuvimos muy a gusto -¡como en casa!- con un ambiente muy tranquilo y casero, y la comida estaba muy rica. Les colocamos ya su merecido pin en nuestro Mapa Birruno -¡ya nos queda menos para completarlo!- y esperamos volver muy pronto. ¡Hasta la próxima!

Balance de daños:
Quer & Il Birrino - Bacio Selvagio. La primera en caer fue esta Saison  de la casa elaborada conjuntamente con la cervecera del Berguedà. El beso salvaje. Cuando yo llegué mi mujer ya se la había pedido y estaba ahí dándole a cara de perro. Yo finiquité la faena porque la muy traidora acabó pidiendo vino. Estaba muy rica y con un punto seco muy marcado. Entraba muy fina, la verdad es que me la fundí en un tris. También la tenían disponible en botella, pero quevolsquithidigui, teniéndola de tirador era un pecado no pedírsela de barril.

Soma - Combo. La nota de calidad la puso este tremenda New England IPA de la cervecera gironina. Para mí es la mejor de su catálogo. Si pensabais que de lata era perfecta la de tirador es otra dimensión. Estuve toda la tarde flotando en una nube. Insuperable. 6,0%.


Il Birrino        Alí Bei 123, Barcelona         686   690   988

11 de enero de 2019

Lervig - Supersonic

Traemos esta joyita de Lervig, que no es una novedad, ya que salió al mercado si no recuerdo mal hace dos años, y que siempre dejé en las estanterías de las tiendas debido a su elevado coste. Pero oiga, uno lee según qué cosas y se acaba animando. 7,50€ la broma. Apoquine y vamos a ver qué tal.

La cervecera de Stavanger lleva una temporadita sacando cosas muy guapas y esta Double Dry Hopped Double IPA de lúpulo Citra tenía pinta de ser un pepinaco. Como yonki del lúpulo Citra que soy, no me la podía perder.

La servimos en vaso (el de IPAs lo asesinó mi lavavajillas traidor) y presenta un color anaranjado y gran turbidez debido al DDH. Al olfato nos llega un aroma a fruta tropical bastante potente que ya nos pone muy hornies. Prepara el CD de Barry White.

En boca saborazo a mango muy intenso y delicioso, le viene detrás el sabor a fruta de la pasión y un toque de piña muy guapo. La sensación en boca es de cierta sedosidad pero sin llegar a resultar empachosa, la verdad es que entra con mucha facilidad. Es una cerveza riquísima, no vamos a decir lo contrario, pero el precio me parece excesivo, máxime habiendo aquí DDH DIPAs brutales a precios más asequibles. El 8,5% de alcohol no se nota en absoluto en el sabor, pero sí en el viaje que te vas a llevar. Pega guay. Comprada refrigerada en La Bodega del Sol de Barcelona. Compartida duele menos.

10 de enero de 2019

Barcino - Gracia Amber Ale

Escudriñando las estanterías cerveceras del Carreful -que, al loro, tiene infinidad de neveras para cualquier chorrada excepto para la cerveza artesanal- encontré con alguna cosa -poca, pero algo había- que despertó algún tipo de interés en mí. El bajo precio también ayudó a ello, para qué nos vamos a engañar.

Me llevé a casa esta Gracia Amber Ale de la cervecera Barcino, que ya había pasado por el blog con su Gòtic Ale. También pude hacerme con su IPA, pero a decir verdad, no me apetece nada perder mi pasta jugando a la ruleta rusa de la birra comprando cervezas muy lupulizadas en una gran superfície comercial sin refrigerar, porque tengo todos los números para llevarme un chasco.

La sirvo en vaso, la cerveza presenta un color más tirando a dorado que ambarino y nada de turbidez, es bastante clara. Genera una correcta capa de espuma blanca compacta. Al olfato poca cosa. En boca predomina el sabor a cebada. Aparece algún toque floral y herbáceo no demasiado intenso y un punto acaramelado. El final no me ha gustado mucho, es más, me ha recordado más al de una Lager industrial. La verdad es que me esperaba mucho más. 4,5%. Costó 2,59€.

9 de enero de 2019

Lord Hobo - Angelica

Recientemente la cervecera estadounidense Lord Hobo ha desembarcado en nuestro país con todo su arsenal birruno.

Hace unos meses comenté los desvaríos de algunas cerveceras ante la fiebre de las New England IPAs y los de Woburn (Massachusetts) no han querido quedarse atrás, así que se han sacado de la chistera una New England Wheat Ale. ¿Saldrá algún día alguna American Wheat Brut Ale? Al tiempo.

Angelica es una cerveza de color pajizo, bastante velada y turbia, con carbonatación abundante de aspecto jabonoso, aunque sin parecer a simple vista un zumazo de frutas.

En boca es muy sedosa y con un sabor afrutado muy rico. Destaca el sabor a piña, pero también muy notables los sabores cítricos, como la mandarina, la cáscara de naranja y ese final amargo que nos recuerda al pomelo. Me ha parecido muy rica, ha entrado de lujini, y la verdad es que el invento les ha quedado bastante niquelao. 5,5%. Comprada en La Bodega del Sol de Barcelona por 3,37€. Por calidad/precio es bastante recomendable. Habiendo cerveceras estadounidenses así no veo la necesidad de gastarme 9 pavos en una IPA de los states.

8 de enero de 2019

Rogue - Marionberry Sour

Traemos de vuelta a una de mis cerveceras favoritas: la estadounidense Rogue. El hecho deque cultiven sus propia malta, sus propios lúpulos y tengan sus propias cepas de levadura para mí es un plus muy a tener en cuenta a la hora de comprar sus cervezas, que además son de una calidad indiscutible.

Los de Newport le están pillando el gustillo a esto de elaborar cervezas Sour y nos han preparado una con moras de la variedad Marion. En su día ya elaboraron una cerveza Braggot con esta fruta del bosque, cerveza que nunca llegué a probar por el mal funcionamento de la venta online de Condal Chef. Mejor pasemos página.

La servimos en copa. Presenta un color rojizo un tanto oscuro y una escasa carbonatación. En boca es evidentemente ácida, pero no en exceso. Queda bastante compensada por el dulzor de las moras, que dan un sabor suave y agradable. Rica, fácil de beber y sin excesos de ningún tipo. 6,5% Comprada refrigerada en La Bodega del Sol de Barcelona por 3,25€. Tengo una amiga en Pamplona que me lee a diario y que le encantan las moras y estoy seguro de que le va va a  encantar.

7 de enero de 2019

Spike - Mango Fandango

Aquí estamos otra vez, tras las vacaciones navideñas, empieza otra vez la rutina y como podéis observar a mí lo del dry january me la trae bastante al pairo, de hecho estas vacaciones he llevado un ritmo "bastante veraniego", con mi birrita cada mediodía. Lástima que lo bueno se acabe y con la reentré laboral este ritmo se va a ver mermado considerablemente.

La cerveza de hoy nos llega desde Suecia, de la mano de la cervecera Spike, que no tuve el gusto de encontrar en ningún establecimiento que visité durante nuestras pasadas vacaciones de verano en Estocolmo.

Los de Gotemburgo nos han preparado una American Pale Ale elaborada con néctar de mango a la que han bautizado con el nombre de Mango Fandango, que me ha parecido bastante cachondo. He visitado la web de la cervecera para conocer el resto de ingredientes de la receta pero no indica nada. Tampoco es que haga mucha falta saber qué lúpulos lleva porque la fruta se come toda la cerveza.

La servimos en vaso y presenta un aspecto de zumazo de mango bastante carbonatado. Muy turbia, con el color del zumo antes mencionado y la espuma de aspecto jabonoso. En boca me ha recordado muchísimo al sabor del melocotón en almíbar, dulzón en exceso. También de aprecia el sabor a mango, pero no el de la fruta, me ha recordado más a zumo de mango de tetrabrick. En general me ha parecido un zumisol excesivo, y si no fuera por la carbonatación no sabríamos si nos estamos tomando una cerveza. Hubiese preferido una cosa más equilibrada. 5,6%. Comprada refrigerada en La Bodega del Sol por 4,13€. ¡Viva el Systembolaget!

5 de enero de 2019

De Struise - Tsjeeses Reserva Porto Barrel Aged Vintage 2011

Hemos vuelto de la cabalgata de los Reyes Magos, hemos cenado prontito, hemos puesto los zapatos al lado del árbol y hemos provisto de avituallamiento a Reyes, pajes y camellos. Todo listo para la gran noche.

Papá ha aprovechado para pegarse un homenaje y poner el broche de oro a las fiestas navideñas, así que se ha abierto esta magnífica Tsjeeses Reserva Porto Barrel Aged Vintage del año 2011. Una maravilla de la -siempre bien recibida en casa- brasserie belga De Struise. Fue un buen regalo que me hizo mi hermano y mi cuñada por mi cumpleaños y no he dudado ni un segundo en abrirla en una noche tan especial.

En la etiqueta nos saluda una especie de duende con gorro de Papá Noel que se está fumando alguna sustancia alucinógena, cosa que nos indica más o menos cómo vamos a acabar con el 10,0% de volumen de alcohol.

La servimos en copa y presenta un color pardusco, tirando a caoba, con una generosa, tupida, cremosa y persistente corona de espuma de color beis. En boca estalla la locura. Saborazo de las maltas, aunado con el potentísimo y más que evidente sabor a vino de Oporto, que le confiere un sabor extraordinario pero sin darle demasiado rollo licoroso al asunto. Lo que más me ha sorprendido es que una cerveza de estas características haya entrado tan pasmosamente bien. Normalmente estas cervezas las suelo disfrutar con calma y tomándome un tiempo considerable pero la verdad es que no me ha durado ni cinco minutos. Deliciosa, la he pillado con muchas ganas y la verdad es que no me ha resultado tocha en ningún momento. Se perciben también los sabores de los añadidos -azúcar de caña, sin llegar a resultar empalagoso, y las especias- también todos los sabores característicos del estilo: uvas y ciruelas pasas, higos secos... un subidón. Le agradezcomuchísimo a mi hermano y cuñada este regalazo porque es una cerveza que seguramente yo no me hubiese comprado, y que me ha recordado lo buenas que son las Belgian Strong (Dark) Ales, sobre todo por esta época del año. ¡Un lujazo! La compraron en BierCaB ShoP. ¡Gracias también a Andrés por la excelente recomendación! ¡Y feliz noche de Reyes a todxs mis lectorxs!

4 de enero de 2019

Amager & Three Floyds - Arctic Sunstone

Con la reseña de hoy finiquito ya de una vez por todas las cuatro colaboraciones de Amager con los AllStars estadounidenses, la Arctic Sunstone que describimos a continuación la realizaron junto con el equipo de Three Floyds (Munster, Indiana).

Se trata de una American Pale Ale elaborada con maltas Pale, Munich y Melanoidin  y con la adición de los lúpulos Tomahawk, Citra, Centennial y Simcoe. La etiqueta me ha recordado a un horripilante filme ochentero titulado "Erik el vikingo" que en su día me hizo gracia pero al revisarlo hace escasos años me produjo vergüenza ajena. Cosas que pasan.

Al servirla en vaso presenta un color entre caramelo y ámbar. La carbonatación es abundante generando una gruesa capa de espuma blanca. En boca es ligerita de trago, entra muy bien y con las calores (me la bebí el 4 de agosto) invita a empinar el codo con alegría y entusiasmo. Nos deja sabores florales y herbáceos, pero también todo un registro de cítricos muy rico que comprende desde la mandarina y la naranja para acabar en ese regustillo amargo del pomelo. También aparece cierto sabor a fruta de hueso que le puede aportar el Simcoe. El final es bastante amargo pero agradable. En general me ha parecido una cerveza muy rica y fácil de beber pero tampoco nada excepcional como nos tienen acostumbrados estas dos cerveceras por separado. 6,0%. Envasada el 23 de julio de 2018. Creo que la compré refrigerada en el A-Go-Go de Terrassa y si no recuerdo mal debía rondar casi los 5€.

3 de enero de 2019

Soma - Haze Game

Volvemos a la carga con una de mis cerveceras predilectas, Soma de Girona, especialistas en New England IPAs en todas sus variedades. Este fin de año ha sido de locura en cuanto a novedades. Yo he tenido suerte y he podido comprar a tiempo algunas de ellas, ya que suelen agotarse el mismo día que llegan a las tiendas.

Hoy traemos su Haze Game, otra New England Double IPA de la cervecera gerundense. de color anaranjado muy bonito y con una buena capa de espuma blanca.

En boca es muy intensa, con todo un recital de fruta de fiestaca en el paladar: melón francés, papaya, fruta de hueso y piña.Por el registro de sabores no es del tipo de DIPAs que me suelen entusiasmar, pero eso es una cuestión personal. Me ha parecido demasiado intensa y un pelín pasada de rosca. El alcohol se nota, y se sube aún más (8,7%). Comprada refrigerada en La Bodega del Sol por 4,70€. Si alguien se quedó con las ganas aún las puede comprar en A-Go-Go de Terrassa.

2 de enero de 2019

CR/AK - Giant Guerrilla

Comenzamos las reseñas de cervezas de este 2019 con esta colosal Double IPA de mis bienamados CR/AK -¡Claudio sei un grande!- He probado auténticas brutalidades de esta cervecera italiana, pero sin duda, la de hoy, me ha parecido la cerveza más brutal que jamás hayan hecho ¡¡¡¡y lo dice uno que no es muy amigo de las DIPAs!!!

Giant Guerrilla nació como un experimento, es una cerveza a caballo entre su Giant Step y su Guerrilla. No he probado ninguna de las dos anteriores, pero con ésta los de Campodarsego han logrado enamorarme por completo. Consiguieron ganar el premio de la Unionbirrai al mejor birrificio de 2018 y para 2019 les auguro lo mismo.

La servimos en copa y muestra un color anaranjado y cierta turbidez propia del double dry hopping. En boca es una explosión de mango, melocotón y un regustillo de mandarina. Es realmente espectacular. 8,5% con el alcohol muy bien integrado, no se nota nada -la toña sí- y entra de una manera vertiginosa. Capolavoro. Comprada refrigerada en La Bodega del Sol por 5,27€.

1 de enero de 2019

La Fem - Sant Cugat


Este 2018 ha sido especialmente prolífico birrunamente hablando en la localidad vallesana de Sant Cugat del Vallès. En el mes de julio, con un corto lapso de apenas pocos días de diferencia, abrieron sus puertas la cervecería Tragaldabas y el brewpub La Fem. Creo que pocas localidades pueden sacar pecho de tener 8 marcas de cerveza, así que santcugatencs i santcugatenques, ya podéis estar orgullosos de vuestro panorama birruno (ahora solo hace falta una tienda especializada en condiciones).

Este verano visité ambas cervecerías (de Tragaldabas ya hice su reseña), pero en cambio dejé la reseña de La Fem para finales de año, pues aún no habían acabado las obras de la planta de abajo y no tenían el obrador en marcha. A mediados de diciembre, Ivó Castells -alma máter del proyecto- me invitó a la inauguración del obrador, que ya está listo para ponerse en marcha. En cuanto tengan los permisos del ayuntamiento empezarán a fermentar a tope, y previsiblemente en febrero es posible que ya tengamos listas sus primeras cervezas. De momento están pinchando birrotes de cerveceras amigas.

Bien es cierto que La Fem no es el primer brewpub de la ciudad, pero estoy seguro de que tendrá mucho más éxito que el que ya existía. Primero porque funciona como una cervecería y tiene horario de tal -cosa que no pasa en el Xarlot, el primer brewpub que hubo (y por ende tampoco en el Matilda)- segundo porque su personal sabe lo que está sirviendo, y tercero por la ubicación, ya que está situado en pleno corazón de Sant Cugat, justo delante de su imponente monasterio milenario.

Cuando visité las instalaciones del Instituto de la Cerveza Artesana y el Abirradero en Barcelona durante el verano de 2016, Ivó ya me habló de que tenía en mente un proyecto para Sant Cugat. Por fin ha llegado el día. Veo que Ivó tiene su línea de negocio muy clara y la verdad es que le auguro mucho éxito con su proyecto cervecero.

El local no es demasiado grande pero está muy bien aprovechado. Ahora han ganado mucho más espacio tras la inauguración del sótano. Se agradece la terraza que hay en la entrada. En primavera y verano se está de lujo. En invierno han tenido la gracia de colocar unas estufas muy majas para tener a la clientela calentita. El sector fumeta está de enhorabuena.

El interior es muy luminoso, cosa que se agradece. Toda la parte que da a la calle es un ventanal y nos entra toda la luz del exterior, aportando mucha claridad al espacio. Las paredes en blanco ayudan a maximizar este efecto. Los muebles de madera aportan calidez al lugar y la pizarra nos da ese toque de contraste. Nada más entrar nos encontramos con la barra y sus ocho tiradores rotatorios. Allí podemos apostarnos en un taburete y dejarnos aconsejar por el personal. Desde julio he realizado varias visitas y el servicio siempre ha sido excelente. Cuentan con pequeños tasters para el cervecero neófito y temeroso, para que puedan probar el producto. Siempre hay varias cervezas pinchadas con las que te van a enganchar, la selección es realmente buena.

A mano izquierda hay un pequeño rinconcito muy bien aprovechado para una pequeña reunión cervecera entre colegas. A mano derecha los bancos y las mesas donde poder disfrutar cómodamente de unas buenas cervezas acompañadas de un buen picoteo. Han tenido la gracia de poner unos cojines muy monos que aportan algo de color al espacio. Si nos adentramos un poco hay unos estrechos estantes en las paredes con sus correspondientes taburetes para poder aprovechar el espacio al máximo. Al fondo ya encontramos las escaleras que bajan al obrador.

En la planta de abajo nos encontramos con una sala con más mesas, por si se acaba el espacio en la planta de arriba. La sala es confortable. Allí abajo también se encuentra el obrador, con un macerador y dos fermentadores, el molturador y dos cámaras frigoríficas: una pequeña justo debajo de la barra de la planta de arriba donde se pinchan los barriles, y una segunda mucho más grande, donde se almacenan los barriles aún por pinchar y todo el material birruno que necesite refrigeración. Todo perfectamente conservado en frío, así da gusto.

Como ya hemos dicho anteriormente La Fem en breve comenzará a funcionar como brewpub, pero no por ello dejarán de pinchar cervezas de otras marcas. Su obsesión es poder ofrecer el producto lo más fresco posible y en su punto óptimo de maduración, por tanto sus cervezas invitadas vienen de muy cerca. Normalmente suelen tener pinchadas las de Fermún (I.C.A.), obviamente también de La Maltista, La Sitgeana, Minera, Tensina, La Pirata o Espiga, por citar algunos ejemplos. Cervezas muy alejadas del hype y de todo lo que nos llega de fuera, pero de una calidad brutal, todas las que he probado me han parecido excelentes. En La Fem apuestan muy fuerte por el producto local. Ivó también me comentó que tenía pensado realizar una selección de joyazas en formato botella de algunos birrotes (Imperial Stouts, Barley Wines y diversas extravaganzas) para guardar en las neveras por si algún cliente no acaba de encontrar su cerveza entre los 8 tiradores.

Como no solo de birra vive el hombre también cuentan con una pequeña selección culinaria para acompañar toda su gama de cervezas. Como aperitivos tienen las típicas patatas de bolsa, olivas, cortezas, boquerones en vinagre, berberechos y ventresca de bonito. Para picar cuentan con nachos, guacamole, tablas de embutidos, tablas de quesos, jamón ibérico, sardinas y pan con tomate (pa amb tomàquet, eviten escribir pantumaca, daña la vista). Si el hambre arrecia puedes pedir alguno de sus frankfurts XL, sus tostadas (de escalivada, de jamón o la mallorquina de sobrasada y queso.) También cuentan con algunas ensaladas (de escalivada, de ventresca, de sardinas o de carpaccio de pies de cerdo). Creo que es una oferta más que satisfactoria para acompañar a nuestra bienamada birra. Para los clientes no cerveceros -siempre hay alguna oveja negra en la familia- cuentan con algunos vinos y refrescos bio (Fritz-Kola y demás). También tienen cerveza sin gluten para los clientes celíacos.

La verdad es que da gusto cuando uno ve las cosas bien hechas desde el principio. Les deseamos muchísimo éxito con su proyecto cervecero y les colocamos ya su merecido pin en nuestro Mapa Birruno, que cada día está más repletito y nos está quedando muy majo. ¡Hasta la próxima!

Balance de daños:

En primer lugar debo aclarar que todas estas cervezas no me las he bebido del tirón. Son fruto de varios días de duro trabajo de campo. Comenzamos.

La Maltista - IPitA. Session IPA ligera de trago sin renunciar a un ápice de sabor. Registros cítricos y afrutados. No excesivamente amarga. Entró como el agua. 4,5%

Tensina - Peña Roya. Amber Ale aragonesa. Espectacular, con todo el saborazo de maltas y un punto hoppy muy agradable, que aporta frescor en boca y esos matices afrutados que acaban de redondear la cerveza. Buenísima. 5,7%. 

La Fem - Saison de Coriandre. Saison de la casa elaborada con trigo y cilantro. En boca se percibe todo el saborazo del trigo, con el plus del toque del cilantro. Me recuerda en cierta manera a una Witbier belga pero más ligera de trago. Muy rica, entró divina. Una de las favoritas de mi amada esposa. 5,2%.

La Sitgeana - Trinitat. West Coast IPA. Muy hoppy, herbácea y con un saborazo a albaricoque espectacular. Muy amarga al final. Me ha encantado. Tremendísima. Un lujazo poder disfrutarla de tirador. 6,5%.

La Sitgeana & Espiga - Collab Series #3. New England IPA no tan turbia como los zumazos propios del estilo y bastante ligera de trago, no tan sedosa y densa como el resto. Espectacular en aroma. En boca mucho maracuyá y frutas tropicales. Final nada amargo. 5,5%.

La Pirata & Kees - Nutcase. Imperial Milk Stout aromatizada con cacao, toffee y avellana. Un cacaolat en toda regla. Mucho cacao, muy densa y sedosa, muy agradable en boca. Nada ácida, poco amarga y mucho cafetazo sin llegar a resultar churrascada. Un bombonazo. Espectacular. No he sabido encontrar la avellana. 9,0%. Al loro con la torrija.

Fermún - Hi-Potion. Brut IPA con un agradable aroma a melocotón. Sabor a maracuyá. Muy seca, muy sabrosa y muy aromática. Ultra bebible. Perfecta para el verano. 6,0%.

Fermún - Mosaic Passion. Fruit IPA single hop con Mosaic por un tubaco. En boca el sabor a maracuyá es espectacular, más el plus de todos los matices cítricos que nos aporta el lúpulo Mosaic. Brutal. Muy refrescante y sabrosa, te sale la fruta por los poros. 6,0%.

I.C.A. - IPAral·lel. West Coast IPA muy herbácea y rica que ya bebí en su día in situ en las instalaciones del Abirradero. Siempre es buen momento para revisar buenos clásicos. 8.0%.

La Sitgeana & Birres Ribes - Collab Series #5. Brut IPA pálida muy ligera de cuerpo. Ultra bebible, sin lúpulo en cocción, todo en dryhopping. He tenido la suerte de podérmela beber brindando con Markus, su brewer. ¡A su salud! 5,7%.

La Fem                 Major 31, Sant Cugat del Vallès                 617  539   054

30 de diciembre de 2018

Grado Plato - Chocarrubica

Durante el crucero por el Mediterráneo de mi hermana sufragado por su jefe, la mujer se acordó de su hermano y en una tienda gourmet -ay, madre- de Génova, asesorada por el tendero -Dios mío de mi vida- le recomendó esta cerveza porque llevaba el sello conforme había sido galardonada con la medalla de platino en el mundial de la birra de Estrasburgo de 2010 -Vírgen de las angustias, ¡socórreme!- así que no dudó en traérmela como presente, cosa que le agradezco enormemente.

Me voy a ahorrar el comentario acerca de dichos sellos y galardones en según qué certámenes. En la gran mayoría de los casos suelen oler a azufre.

La cerveza en cuestión se llama Chocarrubica, está elaborada con un 1,6% de cacao y un 7,8% de algarrobas. La ha elaborado la cervecera italiana Grado Plato, con sede en Turín, a los que he escrito directamente para preguntar acerca del estilo de la cerveza base, ya que me parecía un tanto vago clasificarla como una Spice/Herb/Vegetable sin ni siquiera saber si era una Ale o una Lager. No he obtenido respuesta alguna.

La sirvo en copa TeKu y presenta un color muy oscuro con destellos parduscos y una alta carbonatación, que desaparece al poco tiempo dejando la cerveza totalmente desbravada. En boca mucho torrefacto, con el sabor churruscado como protagonista. Muy aguada en boca, al estar completamente desbravada la sensación crece exponencialmente. El cacao no lo encuentro por ningún lado y la algarroba sí que se intuye debajo de todo ese sabor a calcinación. Me quedo con el acto de amor fraternal de mi hermana que no con la calidad de la cerveza. 7,0%. 10 IBUs.

Bien, con esta cerveza despedimos el año 2018, que ha sido muy intenso birrunamente hablando. De hecho durante los meses de enero y febrero voy a estar posteando cervezas de este año por acumulación de trabajo. Espero que tengáis una muy buena entrada de año y que el 2019 os depare muchísima felicidad. ¡Salud y birras!