18 de noviembre de 2017

Les Trois Mousquetaires - Kellerbier

El mes pasado el equipo de Ulabox -supermercado online- se puso en contacto conmigo para que probase sus servicios y su amplísimo catálogo de cervezas artesanales, con una gran variedad de cerveceras de altísimo nivel y con gran diversidad de estilos -sí, amigos de los vinagrillos, también tienen muchísimas cervezas Sour- a lo que acepté encantado de la vida como podéis observar.

Tuve serios problemas para decidirme, ya que había muchísimas cervezas de mi agrado, muchas de ellas las llevaba buscando bastante tiempo sin éxito en alguna tienda "analógica", de manera que finalmente decidí priorizar lo que me faltaba por probar de Les Trois Mousquetaires, que es mi cervecera canadiense fetiche. El resto más o menos he ido eligiendo porque eran cervezas clave que faltaban por aparecer en este blog y un par más que ya habían pasado por él y que no tenía intención de comprarlas, pero son los efectos de hacer la compra online a las 12 de la noche después de un duro día de trabajo y 3 críos en casa, nada que ver con el funcionamiento de la plataforma. Hice el pedido un miércoles a altas horas de la noche y me daban la posibilidad de recibirlo el viernes desde primerísima hora de la mañana hasta las once de la noche. Tal cual. Os estaréis preguntando que al igual un repartidor te trae las birras a las once de la noche, pues ya os digo yo que sí. El viernes sobre las 22:30 estaba el repartidor llamándome para hacerme entrega de mis tan ansiadas birras. Unos cracks. La verdad es que ha sido una experiencia muy satisfactoria por la comodidad y el compromiso de la empresa para que llegase todo perfecto. ¡Muchísimas gracias!

A lo que vamos. La primera cerveza del pack seleccionado que os voy a reseñar es la Kellerbier de la brasserie de Brossard, Quebec. Las cervezas Keller pueden llamarse también Zwickel. Son cervezas de bodega sin filtrar, muy turbias, como la que nos atañe hoy. De color dorado y de gasificación abundante, si tenemos paciencia al servirla podemos formar un bonito gorro de cremosa y persistente espuma. En boca destaca el saborazo a cereal impresionante, muy rico y que empapa la boca. Es una cerveza muy suave y con ciertos toques dulces que me recuerdan a la miel. Me ha parecido una grandísima Lager. La han boradado, como todo lo que hace Les Trois Mousquetaires. 5,5%.

17 de noviembre de 2017

Biribil - Tartalo

Durante nuestra visitaza por tierras pamplonicas también pudimos visitar la cervecería Manneken Beer, ubicada en el barrio de Iturrama, donde estuvimos disfrutando de sus 15 tiradores y su neveraza más que brutal.

Ignorante de mí no tenía ni pajolera idea de que la gente del Manneken son los mismos que elaboran la cerveza Biribil, así que a la que me enteré empecé a probar sus cervezas in situ. La primera en caer allí, y que luego se vino a casa en botella (la pude comprar posteriormente en El Retrogusto Es Mío en Sarriguren) fue Tartalo, su American Pale Ale, que a decir verdad me gustó un montón.

Elaborada con lúpulos Centennial, Cascade y Columbus. Según la mitología vasca Tartalo es un cíclope dedicado al pastoreo que secuestra a los jóvenes y se los come. Todo un pieza.

En vaso presenta un color dorado bastante clarito y una carbonatación muy abundante. Al olfato nos saludan notas herbáceas y cítricas. En boca el sabor sigue por el mismo camino: el primer sorbo me recuerda al limón, continúan las notas herbáceas con un saborcillo a pino muy rico y un puntito de resina muy suave. Finalmente nos llega un saborazo a pomelo brutal. Me ha resultado una cerveza muy sabrosa y muy ligera de trago, lo que la hace altamente disfrutable. 4,5%.

16 de noviembre de 2017

BeerCat - La Gata Rosa

Hoy en el blog tenemos una cerveza solidaria, donde el 5% de los beneficios se destinan a la lucha contra el cáncer de mama. Así que nada, a colaborar se ha dicho.

La cerveza la ha preparado BeerCat, con sede en Vilafranca del Penedès, una localidad tradicionalmente muy vinculada al mundo del cava. De BeerCat pese a que es una cervecera con un largo recorrido aquí en Catalunya, me estoy dando cuenta de que aún no habían pasado por aquí. Le hemos puesto fácil remedio.

La receta lleva malta de cebada y trigo, zumo de manzana ecológica de Lleida y vainas de vainilla. No indica el estilo, en Untappd la clasifican como Witbier (me falta la corteza de naranja, el cilantro y tengo mis dudas sobre la levadura), yo la iba a clasificar como Wheat Ale pero finalmente la dejaré como Fruit Beer a secas. Tampoco es una cosa que me vaya a quitar el sueño.

De color pajizo, un tanto velada y sin apenas gasificación. en boca es una cerveza con un sabor ácido y notas de cítricos. Destaca el sabor del trigo, cosa que me agrada. Puntito también suave sidroso y un final bastante seco. La vainilla la verdad es que no he sabido encontrarla. No es una cerveza que me haya entusiasmado en demasía pero sí que hay que reconocer es que en verano bien fresquita es una receta que puede funcionar muy bien para tomarse unas cuantas con los amigos. La labor benéfica de la cerveza es realmente loable. 5,0%. La compró un colega en Carrefour para una de las catas del Beer Squad. No sé cuánto le costaría.

15 de noviembre de 2017

Napargar - Pamplona



Durante la primera mitad de este año se han visto frustradas muchísimas de las incursiones birrunas que tenía en mente (Valencia, Castellón, Madrid, Pamplona...) porque la verdad es que con mi mujer embarazada y dos churumbeles más pululando por casa la verdad es que no estábamos como para realizar muchas filigranas. Tras el nacimiento de nuestro tercer hijo nos hemos tenido que pasar el veranito en casa (ya habéis visto en el blog que han sido unos meses muy prolíficos con entradas a diario) y los locales que hemos visitado eran todos de Barcelona.

Así que después de nuestro encierro monacal de estas vacaciones hemos decidido aprovechar el tiempo, y después de tantos meses sin hacer grandes desplazamientos y nos propusimos pasar el puente del Pilar en Pamplona visitando a familia, amigos y haciendo una prospección birruna bastante intensa, para qué nos vamos a engañar. Han sido cuatro días muy pero que muy bien aprovechaos. Había mono oigan.

La visita al Napargar en la capital navarra es obligatoria. Su ubicación es inmejorable, en plena Plaza del Castillo (mi plaza), así que te vas a dar de bruces con él lo quieras o no. Tiene una amplia terraza con unas vistas muy bonitas de la plaza y donde la verdad es que se está en la gloria. Si a eso les sumamos su oferta de 20 tiradores a ver quién es el guapo que dice que no a una propuesta así. La cervecería en un  origen se llamaba Naparbier, ya que era el taproom de la cervecera de Noáin. Después no me preguntéis qué sucedió pero ahora se llama Napargar, no os sé explicar el motivo. El caso es que en sus 20 grifos siguen pinchando unas cervezas de una calidad excepcional, apostando por cerveceras de proximidad (Brew & Roll, Laugar, Basqueland Brewing Project, Mala Gissona...) y de joyazas del resto de Europa como Amager, Weihenstephan, Verhaeghe, De Molen, Tempest, De Dochter Van De Korenaar y una infinidad más, todo con una calidad excepcional y un frescor inmejorable, cosa que se agradece.

Durante nuestra estancia por tierras navarricas nos dio para hacerles dos visitazas, ambas de lujo y ambas en la terraza. Nos hizo un tiempo veraniego que en Pamplona en el mes de octubre es una auténtica rareza, así que lo aprovechamos al máximo. Para el resto del año (allí pega rasca de lo lindo) en su interior hay una amplia sala con numerosas mesas en el fondo, tras subir las escaleras que dan acceso a la cervecería. Si uno es más de apostarse en la barra también puede hacerlo pese a que el paso es un tanto estrecho. No obstante es un espacio bien aprovechado. Si decidís visitar la cervecería durante los sanfermines ya podéis contar que con bastante probabilidad no va a caber un alfiler, de todos modos podéis probar suerte, nunca se sabe.

Además de la selección de cervezas de tirador cuentan con una nevera con una notable selección en botella, con alguna Lambic y alguna trapista, varias cervezas sin gluten y alguna sin alcohol, vinos y refrescos. Mientras disfrutábamos de las cervezas en su magnífica terraza fuimos observando el ambiente del local, de lo más variado. Público de todas las edades, personas que van allí a tomarse unas cervecitas (como fue nuestro caso), tomarse el aperitivo en la plaza, con un vermutito y unos pintxos o los que van a comer allí directamente. Del tema gastronómico lo siento pero no puedo daros mucha información, ya que ni comimos ni cenamos allí (tampoco pudimos consultar su carta). Lo que sí pudimos probar fueron sus pintxos (la cerveza abre el apetito). De entrada probamos su croquetón, que estaba impresionante, y más adelante mi mujer no pudo contenerse de pedir el pintxo de txistorra. Mira que a mí la txistorra no me gusta pero en cambio la del Napargar estaba impresionante. Así que de lo poco que pudimos probar estaba todo riquísimo. A destacar un muy buen servicio. Eneko estuvo amabílisimo y muy atento ante cualquier demanda, asesorándonos en todo momento y haciendo que estuviésemos muy a gusto. Sin duda es un lugar como para repetir las veces que haga falta cada vez que visitemos Pamplona. Sin más les colocamos su merecidísimo pin en nuestro Mapa Birruno. ¡Hasta pronto!

Balance de daños:

-Amager - Jezebel Juice. Nada más llegar y consultar sus pantallas tuve muy claro lo que quería: la impresionante New England IPA de la cervecera danesa. Es una brutalidad. Muy juicy, muy hazy, muy sabrosa, muy sedosa, supertropical, cítrica, un festival del sabor en la boca. Me encantó y con el solecito, la terracita y las vistas a la plaza fue un momentazo épico. Lagrimones. 4,5%.

-La Pirata - Lab nº008. Mi mujer optó por la Berliner Weiße de la cervecera de Súria elaborada con nísperos. Muy fina, muy ligera, muy suave, no excesivamente ácida para ser una Berliner Weiße, lo que la hace muy bebible, un puntito cítrico de limones y el toquecito de los nísperos muy suave pero muy rico. Entraba como el agua. 2,9%.

-De Dochter Van De Korenaar - Belle Fleur. Estos belgas me dejaron muy flipados con una de sus Belgian Strong Ales y no quise perderme la oportunidad de probar su IPA. Unos belgas haciendo IPAs me parece lo suficientemente curioso como para probarlo. Muy floral, herbácea y amarguita, Muy rica y muy suave, con un toquecito dulzón y maltoso perceptible. Altamente disfrutable. 6,0%.

-Basqueland Brewing Project - Chocolate Tooth. El sábado mis hijos se pusieron hardcoretas con la comida hartos de tanto pintxo, así que no tuvimos más remedio que ceder y llevarlos al Tagliatella de la Plaza del Castillo. ¿Adivináis dónde me tomé el postre? ¡Bingo! Para después de comer una impresionante Imperial Stout. Muy sedosa, con un saborazo a cacao colosal, café suave, algo de regaliz, muy tostada, intensa pero entró de vicio. La disfruté muchísimo mientras mis hijos hacían el cabra por la plaza. 8,5%.

Napargar                       Plaza del Castillo 32, Pamplona                            www.napargar.com                                 948   59   16   65

14 de noviembre de 2017

Rogue - Paradise Pucker

Redoble de tambores. Aquí vuelven mis ídolos de Newport, Oregon, USA. La cervecera de John Maier en esta ocasión se atreve con una cerveza Sour, a la que han añadido una buena dosis de fruta para contrarrestar la carga ácida. El resultado es excepcional como todo lo que hace Rogue, que tienen un catálogo impresionante y nunca defraudan. Vamos allá.

La Paradise Pucker ha sido elaborada con fruta de la pasión, guayaba, piel de naranja y yogur, trigo McKercher de las granjas Rogue, maltas Pilsen y aciduladas, lúpulos Amarillo y Liberty y por último levadura de cerveza Kölsch. Todo hecho en casa.

De color dorado y gasificación moderada. Burbuja fina y efervescente. En boca es una cerveza ácida (obvio). De entrada te viene el saborazo de la fruta de la pasión, riquísimo e intenso. Más adelante aparece el zumazo de naranja que es espectacular. Se percibe también cierto toque láctico, notas de mandarina, y sobre todo una ligereza en boca que hace que entre como el agua. Nos hemos fundido la botella de 66cl entre dos en nanosegundos. Gloria. Final nada amargo (5 IBUs). 6,0%. Comprada en Wine Palace por 6,59€. Yo de vosotros volaría a por una.

13 de noviembre de 2017

La Pirata & De Molen - Smashing & Grapes

No es la primera vez (ni la última) que los grandes colosos La Pirata y De Molen aúnan sus fuerzas para elaborar una cerveza. De estas colaboraciones ésta es la única que de momento ha pasado por el blog (espero que caigan muchas más de los hermanos León y el Señor Olivier), utilizando el sistema de dos palabras para denominar cervezas de los neerlandeses la han bautizado como Smashing & Grapes.

La cerveza -según reza la etiqueta- es de estilo Grisette y lleva mosto de uva (intuyo que la green grape es el equivalente de nuestra uva blanca). Hasta la fecha no tenía constancia de este estilo, pero desde que me bebí la cerveza -hace unos meses- me he ido fijando de que cada vez hay más cervezas Grisette nuevas.

Como no tenía ni idea de lo que era una cerveza Grisette, me fui a consultarlo en "El libro de la cerveza" de Michael Jackson, pero no hubo éxito. Lo mismo sucedió en el manual de Steve Huxley y en la guía del BJCP 2015. así que no me quedó otro remedio que lanzarme a google a ver qué salía. Por lo que he ido leyendo sería una suerte de cerveza Saison, pero no de naturaleza agraria (Farmhouse) sino más bien minera. Según Yvan De Baets de la Brasserie De La Senne hay muy poca información (a veces incluso contradictoria) acerca de este estilo, no son cervezas bien documentadas y no hay una información fiable, de manera que las Grisettes que están surgiendo ahora son más bien una interpretación de lo que debieron ser este tipo de cervezas.

Lo que el Señor De Baets sí deja claro (link aquí) es: Que son cervezas que originalmente se elaboraron para los mineros de la provincia de Hainaut (Bélgica). Que son cervezas de baja graduación alcohólica. Que la receta lleva trigo malteado y que su lupulización es bastante notable. Supongo que a raíz del revival de cervezas de este estilo que está aconteciendo en Estados Unidos, de rebote nos está llegando este fervor por revivir las Grisettes, cosa que aplaudo.

La Smashing & Grapes que tratamos hoy en copa es una cerveza bastante pálida y de color velado, de carbonatación abundante, burbuja finísima y espuma blanca no excesivamente persistente. En boca es una cerveza áspera y de final seco a mi gusto no muy agradable. El sabor es un tanto ácido, muy similar al de las cervezas Saison, notas de sidra, pera, quizás algo de membrillo (la fruta, no el dulce). Me esperaba encontrarme el dulzor de las uvas que equilibrase un poco el conjunto pero no ha sido así. Lo cierto es que no me ha gustado, qué le vamos a hacer. Después de tantas alegrías como nos han dado los de Súria y los de Bodegraven nada que reprochar. De todos modos sigo con curiosidad por probar otras cervezas de este estilo para tener una idea más rica y amplia. Además, si al menos esta cerveza ha servido para aprender algo bienvenida sea. (6,2%). Comprada en Cafestes Gourmet Experience de Sabadell por 3,14€.

11 de noviembre de 2017

L'Être - La Gouroux

Continuamos con el catálogo de la Brasserie de l'Être, con sede en París, que han tenido el detallazo con un servidor de enviarme un lotaco guay. Tomad nota The Alchemist.

Hoy os traigo La Gouroux. en esta ocasión la degusté en casita y no en la cata con el Beer Squad. Se trata de una Belgian Blond Ale bastante rebajada. Como podéis observar, la brasserie parisina trabaja mucho con recetas franco-belgas, dejando de lado las modernuras lupulizadas americanas. La receta lleva maltas y azúcar bio, provenientes de la agricultura ecológica.

De color ambarino bastante subidito, tirando a pardo y una carbonatación abundante y jabonosa, no demasiado persistente. Al olfato nos llega un aroma muy agradable a cereal. En boca me ha resultado una cerveza ligera pese a sus 6,5% e incluso un tanto aguada. El sabor a cereal es muy rico, nada dulzona y con un puntito ácido agradable. Quizás se salga un tanto de la típica Belgian Blond pero es una cerveza bastante fácil de beber. Merci beaucoup mon amis parisiennes!

10 de noviembre de 2017

L'Être - Salamandra

La tercera en caer durante nuestra velada birruna fue la Salamandra, también de los parisinos Brasserie de l'Être, que fueron tan amables de mandarme un lotaco de los guapos. Desde aquí les damos las gracias. Toma nota Hill Farmstead.

Se trata de otra cerveza de estilo Saison, ésta con un pelín más de graduación que la Sphinx que reseñamos hace un par de días. La malta que han utilizado, -al igual que en el resto de sus cervezas- proviene de la agricultura ecológica.

De color caramelo y carbonatación muy abundante. En boca tiene un sabor cítrico y afrutado, donde destacan la manzana, la pera y cierto saborcillo a membrillo. El final es un tanto seco. La sensación en boca es de más cuerpo e intensidad que la Sphinx (la de hoy tiene un 6,5% de graduación), aunque a decir verdad me gustó más la versión suave. De todas maneras también es una Saison bastante disfrutable.

9 de noviembre de 2017

L'Être - Cerberus

La segunda birra gala en caer durante nuestra velada birruna del pasado beernes fue la Cerberus, cortesía de la Brasserie de l'Être que han sido tan majos de enviarnos un lotaco de los guapos. Russian River, ¡tomad nota!

Estos brasseurs tan generosos le han echado un par de huevos y se han montado su cervecera en pleno cntro de París, con la inversión económica que ello supone. Desde aquí les mando un abrazo enorme y les volvemos a agradecer el detallazo. ¡Os deseamos muchísima suerte con vuestro proyecto cervecero!

La receta de hoy es una Belgian Tripel. Quizás no una receta demasiado ortodoxa pero sí altamente disfrutable. A destacar la utilización de maltas provenientes de la agricultura ecológica.

En copa presenta un color marrón claro, acaramelado quizás, y el aspecto es claramente turbio. La gasificación es abundante sin irse de madre. El aroma es excepcional: festival de la uva y la ciruela. Muy agradable. En boca es dulzona, con sabor a caramelo y también un tanto afrutada, donde sigue destacando la ciruela. Tiene ese punto licoreta de las cervezas Tripel belgas (7,5%) y el punto de la levadura en este caso a mi parecer me ha parecido demasiado suave. Conforme se va calentando la cerveza gana en compejidad y carácter, de manera que se disfruta más y más. Me ha gustado mucho aunque se sale un poco de mis esquemas de las Belgian Tripels.

8 de noviembre de 2017

L'Être - Sphinx

El viernes pasado hubo festival birruno con el Beer Squad más un acoplado. Cada miembro trajo su aportación birril al cónclave, la mía fueron las cervezas que me enviaron los brasseurs parisinos de L'Être a través de mis amigos Javi y Chloë. Me he bebido las cervezas a su salud. El resto de cervezas de la velada ya las había probado en su mayoría, de manera que me centré básicamente en el producto galo.

La primera en caer, para ir abriendo boca antes de cenar, fue la Sphinx. La decisión fue debida a la baja graduación de la cerveza (4,5%), se nos antojó como la más adecuada para empezar con el estómago vacío. Se trata de una Saison suavecita.

De color dorado y muy gasificada, aparece muy clara al servirla en un inicio y resulta muy turbia, una vez se sirve el final de la botella (incluso evitando el poso). La maltas de trigo y cebada utilizadas provienen de la agricultura ecológica. En boca es una cerveza ligera y refrescante. El trigo aporta una acidez suave que aporta frescor al conjunto. El sabor es rico y muy fino, con notas suaves de cítricos, ligera de cuerpo y todo bastante armonioso. Final seco bastante agradable. Personalmente es la que más me ha gustado de momento de la brasserie gala.

5 de noviembre de 2017

Casa Bruja - Chivoperro

Segunda cerveza de la cervecera panameña Casa Bruja que pasa por el blog y creo que con esta ya hemos tenido suficiente.

En esta ocasión lo hace con su Chivoperro, India Pale Ale que a decir verdad no me ha gustado. Tal vez no le haya sentado bien el viaje y atravesar todo el Atlántico.

De color dorado y gasificación moderada.
Al olfato desprende un aroma a cítricos muy agradable y también algunas notas herbáceas. en boca la cosa se va de madre. Sabor muy fuerte a resina, demasiado intenso, muy estridente. A mí particularmente me ha resultado desagradable, quizás a algún hophead le agraden este tipo de elaboraciones, a mí personalmente me agradan cervezas más armoniosas. Final amargo pasadísimo de rosca. Por suerte creo que me costó 2,50€ como máximo en Wine Palace. 6,1%.

2 de noviembre de 2017

Morlaco - Estafeta

Hoy se celebra mundialmente el International Stout Day. Como cada año, cuando se aproxima el 2 de noviembre el compañero José Benedicto, del blog Mis Aventuras Cerveceras (Rubias, morenas, negras,... hablo de cerveza) nos convoca a todos los birreros de turno que queramos participar en el noble acto de cascarnos una birra de la familia de las Stout y compartirlo en la blogosfera y redes sociales. Es la excusa perfecta para darle al alpiste un jueves por la tarde. Yo habitualmente no suelo pegarme este tipo de pelotazos a las cinco de la tarde, mis merendolas suelen ser de un café con leche y unas magdalenas como mucho, pero hoy hemos hecho una excepción. ¡El mineralismo va a llegar!

La cerveza escogida para la ocasión ha sido la Estafeta de la cervecera navarra Morlaco, con sede en Mutilva (Baja). Mutilva es una localidad al sur de Pamplona fruto de la unión de Mutilva Alta y Mutilva Baja, que se fusionaron como Songoku y Vegeta. La cerveza es de estilo Imperial Stout y su receta lleva malta de cebada y avena, lúpulo, levadura,  panela y raíz de regaliz. Durante este puente del Pilar estuvimos pasando unos días en Pamplona y me hacía ilusión reseñar algo del género que se vino a casa para hacer aprecio al producto nacional.

De color más oscuro que el futuro discográfico de Leticia Sabater (79 EBC), al servirla nos genera una abundante cantidad de espuma, de manera que hay que servirla con cuidado si no queremos acabar montando una fiesta de Pacha Ibiza en casa. Veo que no han escatimado en panela. La espuma es de color beis, cremosa y muy persistente. En boca, al principio, con la cerveza fría me ha venido un saborazo a torrefacto demasiado intenso. A medida que se ha ido calentando aparece el regaliz, muy rico, y con la sedosidad que le aporta la avena la hacen altamente disfrutable. Algo de chocolate negro por ahí, café y un amargor final agradable y que perdura en boca (60 IBUs). Alcohol bastante bien integrado (8,5%). No sé cómo no he acabado doblao. Comprada en el puestecico de Morlaco en la Plaza del Castillo de Pamplona por 2,25€. Maridada con unos panellets de piñones y coco riquísimos.

1 de noviembre de 2017

Caleya - Goma 2

Comenzamos el mes de noviembre abriendo la sección asturiana del blog. Justo ahora me he dado cuenta de que no teníamos ninguna cerveza del principado de la sidra y les fabes. La mejor manera de hacerlo ha sido con esta magnífica cerveza de Caleya, con sede en Langreo.

Me la he tomado a la salud de Eduardo de OMA Bistró, que me la ha enviado a través de mi mujer, que estuvo la semana pasada comiendo en su magnífico restaurante, del que somos unos incondicionales, tanto por la calidad y variedad de sus platos tanto por su nevera birruna, y más aún de su excelentísimo servicio, que suelo valorar muchísimo.

Llevaba muchísimo tiempo detrás de esta cerveza sin éxito alguno, ya que no llegaba por estos lares. Algún ávido distribuidor ha acertado de lleno apostando por traerla a Catalunya, donde el panorama birruno es absolutamente demoledor. Se trata de la Goma 2, la joyita de la cervecera asturiana. Es una IPA riquísima elaborada con los lúpulos Citra y Mosaic -que son mis lúpulos favoritos- y malta Maris Otter, que también es una de mis maltas favoritas y funciona realmente bien. Obviamente, partiendo de una receta así la cosa no podía fallar, íbamos sobre seguro.

De color dorado (14 EBC) y carbonatación justa, no demasiado abundante pero suficiente para que se forme la capa de espuma deseada que va a preservar a nuestra preciada birra de una oxidación temprana. Aroma a cítricos demoledor, también fruta tropical... colosal. En boca el Mosaic empapa la boca, dejándonos sabores que nos recuerdan al pomelo, el limón y la mandarina. El Citra nos aporta sabores tropicales y de fruta de hueso magníficos. Sin ser una Session IPA entra de miedo, con una ligereza pasmosa, muy fina sin perder un ápice de sabor (6,3%). Muy refrescante y para beber a litracos. Final amargo perfecto (42 IBUs). Me ha encantado. ¡Puxa Asturies!

27 de octubre de 2017

Hoppiness - Barcelona


Este verano/otoño ha sido especialmente prolífico en cuanto a inauguraciones de cervecerías nuevas en Barcelona. Yo personalmente aún poniéndole mucho empeño no doy abasto, pero en fin, dentro de lo que cabe voy dejando constancia del panorama birruno barcelonés, pese a que soy consciente de que mi Mapa Birruno solo refleja una pequeña parte de lo que realmente existe actualmente. El panorama realmente es de locura total, con grifos de cerveza artesana por doquier. Uno de los últimos en llegar ha sido el Hoppines, ubicado en el distrito del Poblenou. Así que decidí visitarlo con la compañía más adecuada, mi amigo Bobjop, que es un vecino del Carrer Taulat de toda la vida y un beergeek de los de toda la vida, de muchísimo antes de que se desatase todo este fervor craft. Para allá nos fuimos los dos, rememorando viejos tiempos de garitos metaleros, mucho sudor y headbanging salpicado de cutrecerveza industrial (a finales de los 90/principios del 2000 la cosa estaba chunga, os lo aseguro).

Nada más llegar al Hoppiness nos da la bienvenida su amplísima terraza, perfecta para tomar el fresco y tomarse unas birras tranquilamente. La cervecería está ubicada justo en el chaflán que forman las calles de Ramon Turró y Roc Boronat (mucho leather, mucho cuerno y mucha crin recorrieron estas calles antaño) y como no hay ningún otro bar ni restaurante tienen toda la acera entera para ellos. Cuando fuimos nos apetecía estar fuera, pero como estaba a reventar de gente tuvimos que buscar mesa dentro, donde también estuvimos muy a gusto. Una vez dentro pudimos babear con sus doce grifazos de canelita en rama. Este mismo fin de semana han puesto en marcha dos bombas de mano más, así que la oferta asciende a catorce, de manera que creo que pueden satisfacer satisfactoriamente a un público de gustos cerveceros muy dispares. Un lujazo. El local por dentro es muy acogedor, con iluminación cálida y combina las texturas de la piedra, la madera y la pizarra, aportando ese confort que aquí denominamos caliu.

En sus pizarras tenían pinchadas variedad de IPAs, DIPAs y APAs, así como alguna Weizen, una Smoked, una Gose, una Sour y una Pils para los amantes de las Lagers. La mayoría de barriles de producto nacional -apostando por el frescor y el producto de proximidad- salvo por alguna cerveza de Lervig, ABK o Magic Rock, que eran los únicos grifos de cerveza de allende nuestras fronteras. Desconozco si tienen oferta en botella o lata, a la vista no había ninguna nevera, pero quizás tienen algo dentro, como la oferta en grifo era bastante buena tampoco me preocupó demasiado. De cerveceras nacionales tenían pinchado Jakobsland, Fort, BeerCat, Populus, Tro, Lo Vilot y Zeta, todo de por aquí cerquita, salvo el barril de los gallegos, que estaba brutal de fresco y de bueno, damos fe de ello (cayeron varias pintas).

Especial mención merece el tema pitancil, con gran variedad de tapas y hamburguesas. Me alegro de que en Hoppiness hayan apostado por un maridaje de calidad. Tienen muy buena cocina. destacamos sus patatas bravas, los berberechos, las croquetas de la iaia y las de ceps (hongos), el hummus, su guacamole, los nachos y la tabla de quesos. Cuentan también con numerosos bocadillos,  bikinis, fajitas, hamburguesas y wraps. Una carta variada y por lo que pudimos catar de bastante nivel.


Nos decidimos por las patatas bravas para ir abriendo boca. Muy ricas y con dos salsas a elegir: la picante y el all i oli. Ambas ricas y sabrosonas. Para continuar la cosa se pone seria, optamos por unas hamburguesas de una calidad brutal. Bobjop optó por la Olivia, que lleva rúcula, cebolla caramelizada y queso de cabra. Yo opté por la Hoppiness, que juega en otra liga: canónigos, manzana caramelizada y un medallón de foie que se deshacía en la boca. Brutal. Una oferta más que digna para maridar con las cervezas más top.

Balance de daños:

-Jakobsland - Fix for the Fits. DIPA espectacular. Muchísimo lúpulo. Intensa, fruta tropical, fruta de hueso, riquísima y amarga. Alcohol muy bien integrado. No soy muy de DIPAs pero ésta estaba tremenda, hasta tal punto que cayeron varias (y eso que siempre me gusta probar cosas nuevas). 9,0%. Ahí es nada.

-Tro - Peach Gose. Saladita, muy ligera, con el puntito muy suave del melocotón. Entra muy fina. 4,5%. Riquísima y para beber a litracos.

-Populus - IPA. De entrada maltosa, dulzona y ligera, muy fresca entra fina filipina. A medida que avanza la degustación se vuelve cada vez más herbácea y amarga. Resinita final, pero muy rica con final seco e intenso. 6,3%. Muy buena propuesta de los maños.

Hoppiness                                          Ramon Turró 180, Barcelona                           93  807  41  59

26 de octubre de 2017

Basqueland Brewing Project - Arraun

¡Atención, atención! Presten mucha atención porque hoy traemos una euskaljoyaza de Basqueland Brewing Project. Me ha flipado tanto que a mí particularmente me ha gustado más que su Imparable, ahí lo dejo.

Los estadounidenses con sede en Hernani nos han preparado una Hoppy Amber Ale acojonante, a mí me ha parecido de 10, a la que han bautizado como Arraun (remo en euskera, no el hermano de Rómulo, el palo pa remar).

La servimos en nuestro maravilloso vaso y presenta un color ambarino precioso y una corona de espuma del tamaño perfecto para que no se oxide pero que nos deja darle el primer tiento sin problemas. al olfato desprende un brutal aroma a melocotones y fruta de la pasión realmente impresionante. Locura.

En boca me ha parecido una cerveza muy completa en cuanto a matices y absolutamente deliciosa. Por un lado las maltas nos dan un sabor intenso y acaramelado, con un puntito tostado riquísimo. Por el otro los lúpulos nos ofrecen matices cítricos (pomelo) fruta de hueso (melocotones, quizás albaricoques también), fruta tropical y algún registro herbáceo suave. Un puntito de resina mínima acaba de petarlo por completo. Amargor final perfecto (37 IBUs). Me ha parecido perfecta, sin ningún defecto, sin ningún pero, sin ninguna tontería que apuntar por buscarle algo. 5,0%. Lo mejor de todo: 2,39€ en Winepalace. ¡Por favor!, con cervezas de este calibre a este precio ¡se me quitan las ganas de probar cervezas nuevas!

25 de octubre de 2017

LoverBeer - BeerBera

El otro día tuve invitados en casa y aparecieron con una joyita guapa. Han puesto el listón muy alto. Colegas y familiares ¡id tomando nota que aquí hay nivelón! jajajaja.

La joyita en cuestión fue la BeerBera, de la cervecera italiana LoverBeer. La cervecera de Marentino aún no había pasado por el blog, pero había oído maravillas a través de las redes sociales del BierCaB, donde la suelen pinchar. Por fin ha llegado el día en que aparece por el umbral de mi puerta para iluminarnos a través de la senda de las cervezas Sour.

La cervecera piamontesa nos ha preparado una cerveza ácida de fermentación espontánea con uva Barbera -una de las variedades más plantadas en Italia- que es la que da el nombre a la cerveza. La edición es la de 2016 y como peculiaridad he descubierto que han tapado con una estrella de cinco puntas el racimo de uvas barbera que sostiene el hipster de la derecha de la ilustración, desconozco el motivo.

De color rojizo, un tanto oscuro y con poca carbonatación. Genera muy poca espuma nada persistente. La burbuja es muy fina. En boca es excepcional. Nos recuerda a las cervezas Fruit Lambic, con ese sabor tan peculiar que nos da la fermentación espontánea. Muy ácida pero se contrarresta con el dulzor de la uva, de manera que queda una cerveza bastante bebible dentro del estilo. Muy sabrosa, sin demasiadas estridencias para lo que es el estilo, no es una acidez extrema, o al menos eso me ha parecido, quizás me esté acostumbrando demasiado a este tipo de cervezas. Me ha parecido una cerveza exquisita. 7,2%, bastante subidita de alcohol para ser una Sour, pero muy bien integrado, entra divina. Lo mejor de la experiencia ha sido el redescubrir cervezas que trabajan con uva y dan un resultado excelente, ya que las que había probado últimamente me habían parecido unos ñordos abominables. Muy grata primera experiencia con la cervecera italiana. Los seguiré de cerca.

24 de octubre de 2017

Casa Dalmases - Ondara

Me da muchísima alegría volver a traer al blog las cervezas de la Casa Dalmases. Se trata de una Fundación cerverina (Lleida) que trabaja para la integración de personas discapacitadas, que son las que han elaborado esta fantástica Weizen.

De los de Cervera ya habíamos reseñado su Pale Ale. También disfrutamos de su Red Ale pero no pude postearla, ya que me petó el PC con las fotos y las anotaciones dentro. Otra vez será.

Ondara es su receta de trigo de estilo alemán perfectamente ejecutada. De color rubio un tanto turbia y carbonatación abundante como manda el estilo. Al olfato desprende aromas de pan, trigo y algo sutil de plátano.

En boca es una cerveza suave, rica y agradable. Perfectamente perceptible en el sabor tanto la cebada como el trigo. Tiene también un puntito afrutado agradable y un punto cítrico ligero. Me ha gustado mucho. ¡Bravo por la iniciativa de la asociación! Me ha costado 3,50€ en una tienda naturista, aún sabiendo el crujidón la he comprado porque creo que es una iniciativa que bien vale la pena. 5,0%.

20 de octubre de 2017

De Molen & Omnipollo - SitiS

De los dos colosos cerveceros De Molen (Países Bajos) y Omnipollo (Suecia) nos llega esta frikada para paladares arriesgados. Se trata de SitiS, una Imperial Pineapple IPA, con mucho lúpulo y mucha piña.

A priori la receta podría parecernos una  ñordicbeer (o no), pero tratándose de dos cerveceras de este calibre trabajando juntas valía la pena jugársela y comprobar por uno mismo el resultado de la colaboración. La etiqueta es un reflejo perfecto de la fusión del artwork de ambas cerveceras.

De color dorado y carbonatación media de aspecto jabonoso. Aroma herbáceo. Antes de probarla nos esperamos de todo. Añadirle piña a la pizza para muchas personas es una mierdaca, pero en este caso, en la cerveza la cosa no ha sido apocalíptica, para mi gusto incluso placentera. Se trata de una Imperial IPA de corte herbáceo, muy lupulizada y con un saborazo muy intenso. El toque de la piña le da un rollo especial, qué queréis que os diga. El sabor de la fruta es lo suficientemente intenso y nítido para detectarlo y disfrutarlo pero en ningún caso -al menos a mi parecer- se acaba convirtiendo en una suerte de kalimotxo de birra y zumo de piña. La proporción perfecta. A mí personalmente no me ha parecido ni dulzona ni empalagosa, e incluso el toque de la piña le aporta frescor al conjunto. Sobre todo, lo más me ha gustado es que en todo momento tienes presente que te estás tomando una Imperial IPA y la experiencia no acaba siendo el zumito de piña de la merienda. Quizás no es una cerveza para repetir con asiduedad pero al menos por curiosidad vale la pena probarla. 8,5%. Degustada en el Manneken Beer de Pamplona.

15 de octubre de 2017

Brekeriet - Picnic Sour Ale

Brekeriet es una maravilla de cervecera y esto es una muestra de ello. Una Sour de 2,2% súper ligerita y perfecta para los calores otoñales que nos azotan.

Hoy os traigo la Picnic Sour Ale, un detallazo que se ha currado mi amigo David, que ha sido el que me ha regalado, ¡a tu salud compadre!

Elaborada con agua, maltas de maíz, trigo y centeno. Ruibarbo, azúcar, lúpulo, bacterias del ácido láctico y levadura. Toda la materia prima es ecológica.

De color pajizo y carbonatación escasa. La burbuja desaparece rápidamente, dejando la cerveza totalmente descarbonatada, sin burbujitas efervescentes ni nada de nada.

En boca es una cerveza ácida, pero para ser una Sour la he encontrado muy suave y de sabor delicado. En boca predomina el sabor de los limones, que es delicioso. Hay un saborcillo afrutado muy rico, que no sé si lo aporta el ruibarbo porque la verdad es que nunca lo he probado. Hay un sabor que me recuerda a alguna baya o fruta del bosque que es delicioso. Para los que no sean muy fans a las cervezas ácidas ésta me ha parecido colosal y bastante moderada para el estilo. En algunos aspectos me ha recordado a una Berliner Weiße, por lo ácida y por lo ligerísima de trago, entra como el agua. Os la recomiendo totalmente.

14 de octubre de 2017

Cervesa del Montseny - Blat

Otra de las joyitas a muy buen precio (1,89€) que pude comprar en uno de los supermercados Aldi este verano ha sido la Blat de la cervecera del Montseny, con sede en Seva.

Se trata de una Weizen muy rica, y la verdad es que me alegro de que haya cervezas de esta calidad rondando por este tipo de superficies comerciales. De momento en este establecimiento no me ha salido ninguna cerveza chusca, cosa que es de agradecer.

Elaborada con malta Pilsen, malta de trigo y malta caramelizada. Los lúpulos empleados son: Perle, Fuggles, Celeia y Saaz.

De color pajizo (10 EBC), un tanto turbia y muy carbonatada, con la espuma muy abundante, cremosa, muy tupida y persistente. El aspecto es el de una cerveza Weizen perfecta. Aroma a trigo y un toque sutil de plátano, también perceptible la cebada.

En boca es una cerveza sedosa. Tiene un punto ácido, pero agradable. El sabor del trigo es muy intenso, rico y agradable. Final nada amargo (19 IBUs). Por ese precio tienes una cerveza muy rica dentro del estilo, artesanal y hecha aquí ¿qué más quieres?. 4,0%.