24 de marzo de 2019

Naparbier & Soma - Giraffe!

Colaboración mayúscula de dos de las cerveceras más top del territorio nacional: Naparbier y Soma.

De Naparbier es la primera vez que tomo algo enlatado -les ha quedado brutal, qué os voy a decir- y de Soma como absolutamente todo lo que sacan es en formato lata pues como que ya tienen el cul pelat en este aspecto. Ahora que echo cuentas, de Napar creo que no probaba nada suyo -exceptuando de barril- desde hace dos años, cuando les hacía las ilustraciones Antonio Bravo, de hecho la chapa actual me falta en mi colección chapera. Ha llovido desde que la cambiaron, sí.

La colaboración iruñakocatalana se llama Giraffe!, se trata de una New England Double IPA y viene con su trigo y su avena caracterísiticos y cargadica de lúpulos como no podía ser de otra manera (no especifica cuales).

La sirvo en vaso de pinta -ole esa yonkilata- y presenta un aspecto muy turbio, propio del estilo, color de zumazo de piña y una carbonatación abundante pero sin excesos. Al olfato es una cerveza muy aromática, donde predominan los aromas a fruta de hueso, también se nota un pelín de alcohol. En boca es muy sabrosa, pese a lo hazy del aspecto entra espectacularmente bien, no me ha resultado especialmente densa. Nada amarga, todo fruta, una locura. 8,0%. Comprada refrigerada en La Bodega del Sol de Barcelona por 6,56€. La Skadoosh de The Alchemist, vino desde Vermont refrigerada todo el viaje y me costó menos en el NaparBCN -con el sobrecoste de pagar el servicio- pero claro, hay que pagarle la enlatadora a Napar.

20 de marzo de 2019

Jakobsland - You Here

Hoy me he decidido por esta New England DIPA de los gallegos Jakobsland, que en su día ya me dejaron muy flipado con su Dumbstruck y en éxtasis total con su Fix For The Fits. La receta de hoy se llama You Here, y está elaborada con malta de cebada, avena, trigo, levadura New England y Double Dry Hopping (DDH) de lúpulo Citra. Como ya sabéis que soy un yonki de los lúpulos Citra y Mosaic no lo dudé ni un segundo y se vino para casa rapidín.

La servimos en vaso de pinta, presenta un color anaranjado, ultra turbia y con escasísima carbonatación, que no tarda en desaparecer, dejándonos un zumazo total.

Ya al abrir la lata nos llega todo el aromazo del melocotón, espectacular, y que nos invita a darle ya el primer tiento. Al acercar la napia al vaso también se pude percibir el olor del alcohol. En boca es muy sedosa, resultando densita. De sabor muy afrutado, con muchísimo melocotón y fruta de hueso. Al final me deja una leve astringencia y la lengua irritada, con ese saborcillo desagradable de algunas NEIPAs -no es la primera vez que me pasa- que me recuerda al Dalsy o a algún medicamento, no es un sabor excesivamente pronunciado como para resultarme desagradable perosí me fastidia lo que estaba siendo un birrote épico. Este sabor yo lo atribuyo a la levadura, pero si alguien me corrige y me explica el porqué se da este tipo de sabor en este tipo de recetas se lo agradeceré eternamente. 8,0%. Comprada refrigerada en La Bodega del Sol de Barcelona por 3,42€. Teniendo en cuenta que la compré refrigerada, y el precio de las latas de algunas NEIPAs o DDH IPAs españolas -que parece que les tengamos que pagar la enlatadora a plazos- me ha parecido un precio más que razonable.

19 de marzo de 2019

Mikkeller - Beer Geek Brunch

Hoy es San José, el día del padre, fecha señalada para el negocio de las mercerías. Calzoncillos, calcetines y demás enseres son los regalos clásicos para el día de hoy. Si os queréis salir del típico regalo y asegurar la herencia una vez palme vuestro padre ya os lo podéis currar y tirar a la basura el pack de 3 pares de calcetines con raquetas cruzadas que le acabáis de comprar. Lo mejor será que os metáis en la web de Ulabox y os curréis un pack de birras como Dios manda.

Como soy padre por partida triple creo que me tengo bien merecida la birra de hoy. Me he pegado un buen homenaje abriéndome la Beer Geek Brunch de la celebérrima cervecera danesa Mikkeller. De esta cerveza existe la versión elaborada en San Diego (USA), y la versión europea. Normalmente las suelen elaborar en las instalaciones de la cervecera belga De Proef, pero en esta ocasión la han realizado en las instalaciones de Lervig, en Noruega. Intuyo que porque en De Proef no deben tener enlatadora.

De la cerveza de hoy había probado la versión con café cagado por comadreja envejedida en barriles de Calvados -Beer Geek Brunch Weasel Calvados Edition- pero hasta hoy no había probado la original. La de hoy también lleva café -indica que lleva café gourmet, pero no de qué tipo. Se trata de una Imperial Coffee Oatmeal Stout, al servirla presenta un color totalmente negro y una abundante capa de espuma de color beis no demasiado persistente. En boca es muy intensa, con el cafetazo explotando en la boca, sabrosísima. La avena aporta esa sensación sedosa en boca, no excesiva. Se percibe también un sabor muy rico a torrefacto y conforme se calienta aflora el chocolate negro. Tiene cierta sensación licorosa en boca pero no en demasía, se bebe bastante bien. Es una cerveza muy rica pero creo que me decantaría por la Beer Geek Breakfast. 10,9%.

18 de marzo de 2019

O'Hara's - Irish Stout

Pues con el lotezaco de Porters y Stouts que me llegó a casa a través del supermercado online Ulabox para celebrar San Patricio me dio para darme una sesionzaca birruna bastante guapa. Ayer os reseñé la Peché Mortel de la cervecera québécois Dieu Du Ciel! y hoy hago lo propio con la Irish Stout de la cervecera irlandesa O'Hara's (Carlow Brewery). Es una cerveza que he probado en varias ocasiones pero ¡oh, Dios mío! al echarle un ojo al blog me di cuenta de que ni la tenía reseñada, ni siquiera subida al Untappd, así que hoy me he puesto manos a la obra.

La sirvo en vaso de Stout, creando una bonita capa de espuma de color beis bastante cremosa. En boca predomina el sabor a torrefacto. De cuerpo ligero, me ha sorprendido porque entraba pasmosamente bien -el 4,3% de volumen de alcohol ayuda- no por ello resultando insulsa o aguada. Bastante sabrosona y con un final amargo marcadísimo que a mí personalmente me ha agradado bastante. La podéis comprar en Ulabox por 2,18€, un precio más que asequible.

17 de marzo de 2019

Dieu Du Ciel! - Péché Mortel

Se acerca el día de San Patricio y estás en casa con escasez de birra y con más mono que Kike San Francisco en los 80, ¿qué vas a hacer? ¿resignarte a abrirte una Steinburg y ponerle sirope verde? ¡no me jodas! Para estos casos existen supermercados online como Ulabox, con varios centenares de cervezas artesanales en su catálogo, así que tienen birras para todos los gustos. Pues nada, click click click y arsenalazo de Porters y Stouts asomando por la puerta de casa. Rápido y cómodo.

Pues eso, por fin ha llegado el día de San Patricio y he decidido comenzarlo con este birrote al que le tenía muchísimas ganas, además lo tienen a un precio brutal, en la tienda suele rondar los 5 leuros y en Ulabox lo tienen a 3,69€. Se trata de la Péché Mortel de una de las mejores brasseries de todo Canadá: Dieu Du Ciel! Por el blog ya habían pasado un par de ejemplares y ésta es la primera Imperial Stout de los québécois en aparecer triunfalmente por aquí. Se trata de la versión original, ya que sobre ésta se han elaborado numerosas versiones, algunas de ellas un tanto bizarras, de las que más de una y de uno puede dar cuenta, pues se pincharon simultáneamente en BierCaB durante el Péché Mortel Day -sí, creédme, el evento existe- evento que por cierto me perdí, cosas de la paternidad (cuanto sacrificio y abnegación). Suerte que la vida te brinda otra oportunidad y este 23 de marzo se vuelve a realizar.

Como ya he comentado anteriormente es una impy de 9,5% y lleva café (no indica procedencia). La vierto de manera poco fina en el correspondiente vaso de Stouts para generar una copiosa capa de espuma de color beis. La cerveza es totalmente negra y con aspecto de petrolaco, al vertirla se nota que tiene cierta densidad. La espuma al tacto es cremosa y agradable en boca, muy persistente y mantiene la carbonatación hasta el final de la degustación. Al olfato es un cafetazo épico. Le damos el primer tiento. Beervana. Exquisita, con todo el saborazo del café y el sabor tostado de las maltas, todo perfectamente integrado, sin que aparezca nada de alcohol ni en sabor ni en aroma, finísima. Un tanto sedosa en boca pero entra realmente bien, nada empachosa. Me ha parecido una obra de arte. Magnífica.

16 de marzo de 2019

Humble Beer - Barcelona


Hace unas semanas tuvimos una de nuestras reuniones cerveceras con el Beer Squad, con nuevas incorporaciones al frente. La idea era ir al Racó d'en Cesc de Barcelona para cenar, reservando el menú con maridaje de cervezas, pero decidimos quedar antes para ir calentando motores, así que se nos ocurrió que podríamos acercarnos al Humble Beer de la calle Rosselló, -que era una cervecería que aún no habíamos visitado- para tomarnos las primeras birras de la tarde. Al comprobar la dirección de la cervecería me di cuenta de una cosa, ¡aquí yo ya he estado antes!, y es que el Humble Beer está ubicado en el mismo local que antes ocupaba la tienda cervecera Zythos Beer, que regentaba Óscar Fuentes y que tristemente tuvo que cerrar sus puertas. Al menos me alegro de que no vayan mermando el número de negocios cerveceros del beerxample, aunque hayamos tenido recientemente las bajas de los dos Hopposite, L'Espumossa y el Zythos Beer ahora contamos con el Chivuo's Eixample, el Humble Beer y el Conesa, este último estrenado el día 1 de este mismo mes.

El hándicap con el que contaba el que suscribe es que aquella semana mi mujer estaba en Estambul por motivos de trabajo y no volvía hasta esa misma tarde, de manera que yo dependía totalmente de la hora de regreso de mi esposa para poder salir alegremente de birreo cual colegial con mis queridos compañeros del Beer Squad, ya que estaban los tres niños a mi cargo. Mis temores se confirmaron cuando vi en la web del Prat que el vuelo de mi señora esposa iba con retraso. Ante tales circunstancias me vi obligado a sacrificarme por el equipo y les dije que partieran sin mí, que yo ya llegaría (o no). Finalmente mi amada esposa llegó a casa, me dio tiempo de chocarle la mano cual luchador de la WWF para darle el relevo de los niños y salir cagando virutas hacia la cervecería en cuestión. En efecto llegué un poco tarde, pero al menos me dio tiempo suficiente para tomarme una cervecita y sacar las fotografías pertinentes para la reseña de hoy.

Bien, después de haberos pegado este rollaco acerca de mis dramas familiares procedo a la reseña de la cervecería en cuestión. Como he comentado anteriormente el Humble Beer ocupa el mismo local donde antes estaba ubicado el Zythos Beer, aunque no tienen ningún tipo de relación. Óscar cerró su tienda y ahora estos chicos han montado una cervecería en el mismo lugar, aunque sí se puede observar que han mantenido parte del mobiliario. La barra continúa en el mismo lugar pero ahora hay 10 tiradores en vez de los 3 que tenía el Zythos. Obviamente han eliminado todas las estanterías de la tienda y en su lugar han colocado unas mesas para poder tomarse unas pintas tan a gustito. También es bastante destacable las dos neverazas que han colocado por si a algún cliente no le parece suficiente las cervezas de barril, tiene variedad en lata y botella para ponerse fino.

El Humble Beer cuenta con una pequeña terraza para el sector fumeta en invierno y también para poder disfrutar del aire y del solecito cuando hace buen tiempo. Dentro podemos disfrutar de sus cervezas en los taburetes de la barra, mientras podemos charlar con el personal, en los taburetes que están pegados a la pared de la izquierda, o sentados más tranquilamente en alguna de las mesas o en su cómodo sofá rojo. Nosotros estuvimos allí un viernes a última hora de la tarde y había bastante ambientillo. Los fines de semana cierran a la 1:00h AM, así que supongo que después de cenar debe haber incluso más gente. Curiosamente abren los lunes -es un dato relevante, porque ese día casi todo está cerrado- pero eso sí, cierran los domingos que toca descansar.

Y bien, con lo minado que está el beerxample, ¿qué aliciente tiene ir al Humble Beer? Pues bien, el primer motivo es que suelen tener pinchada casi siempre alguna Soma de barril, que para mí ya es motivo más que suficiente para hacerles más de una visitilla. El segundo motivo es que el resto de las cervezas que tienen pinchadas no son menos brutales, echadle un ojo a su Instagram, hay canelita en rama. Su selección en lata y botella para mí es excelente. Cuentan con lúpulo para dar y vender, de todas las novedades nos llegan, siempre fresquísimas, también con una buena selección de los clásicos belgas para los amantes del estilo y finalmente -cómo no- con una selección de petrolacos bastante brutal. Me consta que hicieron una cata vertical de la Dark Lord de Three Floys en la que más de una y de uno echaron la lagrimita. Otra ventaja que tiene el Humble Beer es que pilla bastante cerca de las paradas de metro de Diagonal, Hospital Clínic y de los ferrocarriles de la Generalitat. Mi visita fue breve pero estoy seguro de que volveré pronto. De momento les colocamos su pertinente pin en nuestro cada vez más nutrido Mapa Birruno. ¡Hasta la próxima!

Balance de daños:
-O/O - Muscles. Dije anteriormente que casi siempre suelen tener pinchada una Soma de barril. Pues te jodes que esta semana no les ha llegado el de TV IPA. Precisamente la semana que vamos nosotros, ya es mala suerte. En fin, que tampoco le hicimos ascos al resto de la pizarra, que era brutal. Mis colegas se decantaron por la Northern Monk y yo por esta New England Double IPA sueca de mis bienamados O/O, que todo lo que hacen me parece colosal. Es de las pocas cervezas de su linea regular que aún no había probado y la verdad es que no lo dudé ni un segundo. Además les había llegado hacía muy poco, estaba fresquísima. Como podéis apreciar muy turbia, a la par que aromática y sabrosa. de color anaranjado y no especialmente carbonatada. Sedosa en boca pero pese a lo denso y lo alcohólico -8,2%- entra divinamente bien. Saborazo a mango y melocotón, un zumazo riquísimo, nada amarga. Perfecta para los yonkis del estilo. Si la encuentro en botella me la volveré a comprar y la veréis por aquí otra vez seguramente. Soy muy fan de esta cervecera, qué se le va a hacer, me parecen de lo mejorcito del panorama cervecero sueco, que es de lo más cañero del planeta.



Humble Beer                Rosselló 185, Barcelona              93  858  58  10

15 de marzo de 2019

La Sagra - Bohío

El año pasado me hice con una remesita de cervezas en una vinoteca de Benicàssim, entre ellas este Barley Wine. Como este tipo de cervezas requieren de su tiempo para disfrutarlas con tranquilidad -factor que escasea en casa- no la he podido abrir hasta hace unos días.

La cerveza la ha elaborado La Sagra para sus vecinos del restaurante Bohío, del célebre chef Pepe Rodríguez, que también es presentador del conocido concurso de cocina MasterChef.

La servimos en copa, presenta un color muy oscuro y una carbonatación prácticamente nula. En boca no resulta excesivamente densa. El alcohol está muy bien integrado (10,4%), carece de esa sensación licorosa, por lo que entra bastante bien. De sabor maltoso, dulzona y con notas de caramelo. Me la esperaba más compleja y con más matices, pero aún así me ha parecido una cerveza rica. Comprada en La Viña de Benicàssim por 1,80€.

14 de marzo de 2019

Dos Kiwis - ANZAC Spirit

En mi última expedición a La Bodega del Sol de Gràcia me hice con una buena remesita de cervezas nacionales. Escudriñando en sus neveras me llamaron la atención unas coloridas latas de una cervecera empordanesa llamada Dos Kiwis, así que le pregunté a Xavi para que me diera su veredicto. Me estuvo explicando que es una cervecera con sede en Rupià y que se caracteriza por utilizar primordialmente lúpulos neozelandeses y australianos en la mayoría de sus recetas. De entre las tres que tenía  me recomendó la ANZAC Spirit que reseñamos hoy.

La ANZAC (Australian and New Zealand Army Corps) Spirit es una New England Pale Ale elaborada con malta de cebada, avena y trigo. Presenta un color anaranjado claro y baja carbonatación, quizás algo más abundante que la de la fotografía, que ya llevaba un ratín, pero tampoco mucha más. Como se puede observar es una cerveza bastante hazy.

Al olfato es bastante herbácea y con algún registro de fruta. En boca es muy agradable, bastante sabrosa, pero muy fina y equilibrada, sin excesos. Se pueden disfrutar de sabores herbáceos, de fruta de hueso y también de algún cítrico. Tiene también un amargor bastante marcado pero sin resultar nada excesivo. Me ha parecido una cerveza bastante rica. 4,8%. Comprada refrigerada en La Bodega del Sol por 4,94€.

13 de marzo de 2019

Balate - Islay

Por el día de mi cumpleaños mi cuñado y mi suegra me regalaron un lotecico de birras de la cervecera Balate. Dos de ellas ya las había probado -y reseñado en su día- y esta última era la única de las tres que me faltaba por probar. La cerveza se llama Islay, lleva una base de cerveza Märzen. La peculiaridad de esta cerveza es que han utilizado turba en el secado del cereal como si de un güisqui se tratase.

De color cobrizo, genera una gruesa capa de espuma de color marfil. Al olfato se puede disfrutar del olor ahumado de la turba. En boca es una cerveza muy peculiar, por un lado tienes la sensación de ligereza en boca de una cerveza Märzen mientras que por el otro tienes el saborazo de la turba, que le confiere ese peculiar sabor ahumado y que te da esa sensación como si te estuvieras metiendo un güiscazo. Evidentemente carece de esa sensación licorosa -5,5%- pero el sabor es bastante intenso. Me ha parecido una cerveza muy curiosa y que vale la pena probar.

12 de marzo de 2019

Cervesa Sobre Tot - Cream In Ale

Hace unas semanas hice una visitilla rápida a Norma y Oriol del Cervesa Sobre Tot porque tenía la nevera más vacía que una sala de cine el día del estreno de Supernova de Marta Sánchez.

Entre las cervezas que me compré seleccioné una de la casa, hecha por ellos, para hacer aprecio de la cerveza local. En esta ocasión Oriol y Norma han preparado una Pale Ale a la que han bautizado como Cream In Ale, que puede dar lugar a confusión, como ha ocurrido en Untappd, donde la han clasificado como Cream Ale.

Elaborada con las maltas Pale Ale, Melanoidine, Cara-Pils y copos de cebada y los lúpulos East Kent Golding, Citra y Cascade.

De color ambarino y escasa carbonatación. En boca es una cerveza donde predomina el sabor de las maltas. Los lúpulos aportan sabores herbáceos agradables y el Citra le da un toque de melocotón muy rico. El amargor final es bastante fuertecico. 4,6%. Comprada en Cervesa Sobre Tot de Granollers por 3,20€.

11 de marzo de 2019

La Plaga - Laika Virgin

El pasado viernes estuvimos cenando en casa de unos amigos y me tenían preparada en la nevera esta IPA que me habían comprado expresamente en el Mar de Birres 2018 que se celebró en Palamós el pasado mes de septiembre. Ha pasado bastante tiempo, pero al menos la han tenido en la nevera y la verdad es que aún estaba muy buena.

La joyita la ha elaborado la cervecera catalana La Plaga, que tiene sede en La Bisbal de l'Empordà. Dicha cervecera aún no había pasado por el blog y la verdad es que lo han hecho con muy buen pie.

Laika Virgin -ya era hora de encontrar cerveceras que se curren los nombres, estaba hasta el mismísimo pubis de encontrar nombres estilo la rubia, la tostada y la negra- tiene un nombre y una etiqueta bastante cachondas, con la perruqui haciendo un paseo espacial. Me gustaría ver el careto de Madonna mientras se bebe una de éstas.

Pues bien, la sirvo en copa, presenta color dorado y una carbonatación correcta, que no se puede apreciar en la fotografía porque ya llevaba un ratito servida. Al olfato huele muy bien a melocotón y fruta de la pasión. Le doy el primer sorbo a la Laika Virgin ¡au! touched for the very first timeeeee... En boca está muy rica, resulta muy ligera de trago e invita a seguir bebiendo. Los lúpulos aportan sabores de fruta de hueso y fruta tropical que ya nos había adelantado el aroma, y finalmente nos deja un amargor bastante marcado pero muy rico. 7,2%. La verdad es que me ha gustado mucho.

10 de marzo de 2019

Maquis - Emboscada

Tengo una colega muy maja que estuvo visitando el Mar de Birres de Palamós en septiembre del año pasado y la mujer se acordó de un servidor y me compró un par de birras en los stands de dos de los productores que había por allí. Puso especial interés en que las cervezas seleccionadas no las hubiese probado nunca, así que buscó los más underground de lo underground: Cervesa Maquis, elaborada en algún garaje de Catalunya -ya empezamos con los secretismos- y es que no indica en ningún lugar la base de operaciones de esta gente. De cualquier manera le agradezco a Judith el detallazo y brindo a su salud.

La cerveza en cuestión se llama Emboscada, y en teoría iba a ser una Amber Ale. Lo cierto es que la abrí con muchas ganas, porque llevaba unos días tomando NEIPAs y DDH IPAs y ya me salía el lúpulo por las orejas, y esa noche me apeteciía algo más maltosito. Joder, y tan maltosito. La sirvo en vaso de pinta y prácticamente lleno el vaso de espuma de color marfil, excesiva y duradera. Olvídate de la Ámber Ale, esto está más tostao que un bosque griego en el mes de agosto. Dejémoslo en Brown Ale. De aspecto oscuro y muy turbia, presenta muchísimo poso y sedimentos, a simple vista parece bastante densa.

Al olfato se percibe el aroma de las maltas, con un punto tostado. Tras unos minutos esperando a que baje la espuma le doy el primer sorbo. En boca es muy maltosa y dulzona, resultando empachosa. El toque tostado tampoco me resulta agradable, sumado a un puntito ácido que pulula por ahí la cosa no acaba resultando de mi agrado. Es una cereveza basta y porrona, el tipo de cerveza que intento evitar a toda costa. Tengo amigos homebrewers que elaboran Amber Ales bastante mejores que ésta, y con esto quiero decir que estos cerveceros tendrían que hacer un planteamiento de mejora notable (lo digo con todo el cariño del mundo). Está muy bien que hagas este tipo de cervezas para consumir en casa con tus amigos, pero cobrar dinero a la gente por algo así me parece que no toca. Lo siento por mi amiga que se gastó un dinero y me la regaló con toda la ilusión. ¡Muchísimas gracias Judith!

7 de marzo de 2019

Cervesa del Montseny - Mala Vida

Hace unas semanas tuve escasez total de lúpulo en mi nevera y tuve que ir tirando de cervezas más oscuras, que también están muy ricas -todo hay que decirlo- pero yo personalmente me decanto hacia el lado más lupulil de la birra, què vols quitidigui.

En una de esas noches invernales me fui a abrir esta Imperial Stout de 11% para disfrutarla con calma acompañada de una de las series a las que nos hemos enganchado en una plataforma digital. Con mantita y todo, oiga.

Se trata de la Mala Vida -la receta básica- de Cervesa del Montseny. Digo lo de básica porque sobre esta receta han elaborado multitud de variedades. Ésta me la compré en el Carreful y si mal no recuerdo no llegaba a los 3 leiros, así que se vino pa la saca. Estas cervezas suelen aguantar bien y supuse que no se la habrían cargado en el almacén. Afortunadamente supuse bien.

La sirvo en vaso de Stout, a simple vista se nota untuosa, totalmente negra y densa y con una buena capa de espuma de color beis bastante cremosa y persistente. Al olfato cafetazo, algo de alcohol, y un pelín de regaliz. En los primeros sorbos no me ha acabado de flipar, pero ¡ay, amigo...! conforme se ha ido atemperando la birra se ha convertido en un birrote total. En boca es muy sedosa, con sabores que nos recuerdan al café y el regaliz. Más tarde aflora el cacao, un sabor a chocolatazo brutal, que la hace altamente disfrutable. Entra fina fina y la verdad es que aún teniendo un 11,0% entra fina fina.

6 de marzo de 2019

Soma - Citra Latte

El viernes pasado, aún estando muy cansado tras estar currando toda la semana, Ramon y todo el equipo de Soma lograron sacarme de casa. Vi que habían sacado una New England Milkshake Double IPA monovarietal de lúpulo Citra y la verdad es que me apetecía mucho probarla, la habían envasado el miércoles 27 de febrero y estaba fresca fresca, así que me fui cagando virutas hacia La Bodega del Sol, y ya de paso veía a Xavi y hacía una compra de las guapas.

La receta lleva avena, trigo, lactosa y cantidades ingentes de lúpulo Citra. Como soy muy yonki de este lúpulo y muy fan de la cervecera de Girona no me quería perder esta lata por nada del mundo.

La sirvo en vaso y me aparece una buena cantidad de espuma blanca, no sé porqué pero me esperaba mucha menos, la verdad es que me ha resultado muy gratificante, ya que cada vez llevo peor lo de las cervezas sin carbonatación alguna. A simple vista la cosa parece densita. El color es un tanto anaranjado y como podéis apreciar totalmente turbia.

Mientras estoy haciendo las fotografías me llega todo el aromazo de lejos del lúpulo Citra, que es maravilloso. En boca es todo lupulazo. Con muchísimo cuerpo, muy sedosa y cremosa en boca, un Biofrutas de los bestias, con todo el saborazo de la fruta tropical y de hueso. Final nada amargo. Riquísima, eso sí, al ser tan densa es para tomarse una y basta, yo no creo que pudiese con dos latas del tirón. 8,5% muy bien integrado. Comprada refrigerada en la tienda antes mencionada por 4,95€.

5 de marzo de 2019

Bevog - Zo

Hace unas semanas sufría de escasez de lúpulo en mi nevera, así que en una de mis visitas al Tragaldabas de Sant Cugat me pedí esta Session IPA enlatada. Al no tener ninguna fría en la nevera opté por tomarme otra cerveza de tirador y ésta me la llevé para tomármela en casa.

De los austríacos Bevog ya habían pasado varias cervezas por el blog y todas con éxito, así que de esta Zo no me esperaba menos. Es la primera referencia en lata que disfruto de la cervecera de Bad Radkersburg.

La sirvo en vaso de pinta (el de IPAs murió) y resulta bastante carbonatada, con mucha espuma de color blanco de aspecto jabonoso no especialmente duradera. Es bastante clarita y de color dorado, no presenta poso.

Al olfato nos llega un agradable aroma a cítricos. En boca continúa el festival del cítrico, con sabores muy ricos de lima, limón y un final de pomelo. El amargor final es marcado pero no excesivo. La he disfrutado mucho en invierno, así que en verano debe ser de esas que con el calor la pillas con ganas y te crujes 2 latas en un tris. Muy ligera de trago y muy facilona. 4,3%.

4 de marzo de 2019

La Cervesera Artesana - Barcelona


Bien, antes de nada vamos a pedir perdón. No puede ser que un blog con casi 6 años de trayectoria, después de haber visitado tantas cervecerías no hubiésemos reseñado todavía La Cervesera Artesana. Desconozco los motivos, Gràcia es uno de mis barrios favoritos de Barcelona para pasear, tomarme unas birras y hacer mis compras cerveceras, pero es así de triste, hasta ahora nunca habíamos puesto un pie allí. El caso es que por fin -más vale tarde que nunca- hemos puesto fin a esta carencia y hemos realizado nuestra primera visita, y después de hacerla se abre una nueva era, os puedo asegurar que no va a ser la última, La Cervesera Artesana es sin duda uno de los brewpubs de referencia de todo el panorama cervecero de España, quizás no fuera el primero (creo que fue Naturbier en Madrid allá por 1980) pero sí el que plantó la semilla del movimiento homebrewer en este país y por consiguiente el precursor de toda la movida craft. Gracias La Cervesera Artesana, contigo empezó todo.

La Cervesera Artesana se crea en 1996 por Steve Huxley -supongo que el hombre añoraba los pubs de Liverpool- pero previamente Mr. Huxley ya había fundado en abril de 1993 la Barcelona Brewing Company, donde se empieza a cocer el movimiento del homebrewing en Barcelona. Posteriormente, en 1997, se fundan las asociaciones Humulus Lupulus y Catalunya Home Brewers. Posteriormente el maestro Steve se desprende de La Cervesera Artesana -desconozco el año y los motivos- y desde entonces lo lleva Olaf Martí. El negocio lleva más de 20 años fermentando sin pausa para alegría y disfrute de todos los vecinos de Gràcia y visitantes como nosotros, que por fin lo hemos podido acudir allí para disfrutar de sus tiradores.

La Cervesera Artesana fabrica sus cervezas bajo el nombre de Iberian. Disponen de siete grifos de sus propias cervezas, que van rotando según la época del año, y donde pinchan gran variedad de estilos diferentes. Nosotros tuvimos la suerte de visitarlos a principios de invierno y pudimos disfrutar de su cerveza elaborada con setas, que solo elaboran una vez al año, dicha receta varía dependiendo de las setas que encuentren en el monte esa temporada. Además de los siete grifos de Iberian disponen de siete grifos más de: Oud Beersel, Kwak, Hoegaarden, Bourgogne Des Flandres, Paulaner, Pilsner Urquell y un último donde tenían pinchada su Mama -también elaborada por ellos- sumando un total 14 grifazos. A todo esto hay que sumarle sus dos neverotes cargaditos de alegría líquida, por si uno no tiene suficiente con la selección de tirador y quiere pasar a tomar algo embotellado.

Entramos a última hora de la tarde tras unas compras birrunonavideñas en La Bodega Del Sol -es una buena combinación ir primero a hacer tus compras y luego acabar tomándote unas birras aquí- y ya hay ambientazo. Como somos dos, un joven nos acomoda en una pequeña mesa esquinera donde tenemos el ángulo perfecto para disfrutar del ambientazo en ambas direcciones, la de la entrada y la del interior. Se nota que es un local consolidado en el barrio, aquello es un sitio muy concurrido donde se ve gente de todas las edades disfrutando de buenas birras. Le comentamos al chico que nos ha atendido si podemos hacer fotos y si alguien nos puede explicar un poco el negocio con el objetivo de escribir una reseña para el blog y sin problema se va a buscar a Jeff, que es el encargado, y que elabora también buena parte de las cervezas del brewpub.

Jeff tiene muchísima faena, pero aún así encuentra un momento para  sentarse con nosotros y explicarnos un poco cómo es La Cervesera Artesana y cómo elaboran las cervezas allí. Evidentemente los problemas que tienen en el brewpub son básicamente de espacio, que les limita mucho a la hora de elaborar según qué volúmenes de cerveza y la cantidad de recetas diferentes. Nos enseña orgulloso las fotos de este año cuando fueron a buscar al monte los camagrocs para que veamos que no hay trampa ni cartón. Normalmente suelen elaborar la cerveza de setas con níscalos pero este año solo encontraron uno, así que tuvieron que hacerla con trompetas amarillas. También nos estuvo explicando que en La Cervesera Artesana realizan muchas actividades a banda del tema cervecero. En muchas ocasiones vienen cantautores y grupos de música que realizan jam sessions de Blues, Rock y Pop. También se realizan recitales de poesía y exposiciones de arte. Como buen pub cervecero no podían faltar sus pantallazas para ver los deportes.

Se va haciendo tarde y nos entra la gazuza, así que le echamos un ojo a la carta para maridar las siguientes cervezas. Como snacks tienen chips de bacalao con wasabi y salsa tártara, patatas chips, olivas, morro frito y frutos secos. Si uno está más animado puede pedir un surtido de croquetas, un surtido de ibéricos de Guijuelo, una tabla de quesos, buñuelos de bacalao, patatas bravas, patatas de Olot, alitas de pollo con salsa barbacoa, provolone o carpaccio de buey. Si quieres algo más ligero también dispones de una buena variedad de ensaladas. Si vas con hambre tienen un buen surtido de tostas, y para finalizar e irte a casa en plan triunfal puedesfinalizar con el pastel de queso o el brownie de la casa.

Lamentablemente no nos podíamos quedar a cenar -mis obligaciones como padre me lo impedían- pero no nos queríamos ir sin catar algo de jamercio, así que nos pedimos las patatas de Olot. Como se habían acabado no lo dudamos mucho y nos decantamos por las bravas, que quisimos acompañar con el surtido de croquetas, que estaban de echar la lagrimita. Todo delicioso. Tranquilos que volveremos para aniquilar el resto de la carta.

La tarde dio al menos para tres birras y buena conversación. La verdad es que de haber podido nos hubiésemos quedado un rato más, porque el ambiente era muy agradable y las cervezas estaban muy ricas. Esperamos volver pronto para acabar de catar todas las recetas de Iberian que nos sean posibles y por supuesto, el resto de su carta también, ¡que hay que hacer cojín para tanta birra! Les colocamos su correspondiente pin en nuestro Mapa Birruno, que ya está tomando unas dimensiones considerables y les mandamos un saludo a Jeff y a todo el resto del equipo de La Cervesera Artesana. ¡Hasta la próxima!


Balance de daños:

-Iberian - Boletus. Ale elaborada con setas. Muy sabrosos los camagrocs (rebozuelos amarillos o trompetas amarillas en castellano) sin resultar empachosa. Muy curiosa. Para amantes de lo diferente. No van a encontrar una cerveza igual. 3,9%. Habrá que volver a finales de año para probar la de rovellons.

-Iberian - Fruit. Sour de uvas. Saborazo muy Lambic ¡brutal! Todo el saborazo ácido de las Lambic pero con ese pequeño dulzor de la uva, que es una fruta que no se porqué no acaba de ligar muy bien con la cerveza (lo digo por mis propias experiencias). Creo que no exagero si afirmo que es una de las mejores Sour patrias que he probado. ¡Traéte tu growler! 10%.

-Iberian - IPA. Muy equilibrada, muy floral y herbácea. Muy alejada de los zumos de fruta y de ese tipo de IPAs ultra cargada de lúpulo. Es una IPA de toda la vida, muy bien equilibrada y donde se puede disfrutar por igual de los sabores de las maltas y de las cannabáceas. 4,9%.

La Cervesera Artesana                Sant Agustí 14, Barcelona              www.lacervesera.net              mestrecerveser@lacervesera.net          93  237  95  94

27 de febrero de 2019

Omnipollo - Hypnopompa Rum

Otro chasquete de los guapos que me he llevado recientemente ha sido con la versión de la Hypnopompa envejecida en barriles de ron de los suecos Omnipollo. Y además os digo que cada vez tengo menos confianza en lo "especial" -vamos a llamarlo así- de sus recetas. La verdad es que la Hypnopompa original me pareció brutal, pero en este caso no puedo afirmar lo mismo.

La sirvo en vaso, tiene aspecto untuoso, de petrolaco total, muy oscura y parece densita. Genera muy poca espuma, de color beis, que desaparece rápidamente. Al olfato, nada más acercar la tocha ya nos saltan todas las alertas de que va a ser una cerveza muy alcohólica. Olvídate del resto de aromas, todo alcohol y algo de café por ahí en medio. En boca la cosa lleva la misma línea: cubatazo de ron. Olvídate de la Hypnopompa original, olvídate de los malvaviscos, nubes, marshmallows o como quieras llamarlo, olvídate de la vainilla de Tahití, olvídate del cacao. Olvídate de todo. Cójete una Steinburg negra, métele un chorreonzaco de Cacique y... ¡equilicuá! Para mí un barrel aged tiene sentido si le vas a aportar más riqueza a la receta original, pero si te la vas a cargar en mi opinión no vale la pena ¡déjala como estaba!. No tiene nada que ver con la Hypnopompa original porque queda totalmente oculta bajo todo el alcohol. Ha sido una gran decepción. Fue un regalo de mi hermano y mi cuñada por mi cumpleaños y fue la única cerveza del lote que no me gustó. 11,0%.

26 de febrero de 2019

Schneider Weisse - Tap 5

Hoy nos toca un fiasco total que no me ha gustado absolutamente nada, cosa que me extraña, pues de Schneider Weisse todo lo que había probado me había gustado bastante, y además había leído cosas muy buenas de esta cerveza. En la web de rating cuñao propiedad de AB InBev le dan un 98/99, así que la cosa me tiene bastante mosca.

Como se puede apreciar en la etiqueta se trata de una cerveza Weizendoppelbock muy lupulizada. Me gustan las cervezas muy lupulizadas, me encanta el trigo ¿qué podía salir mal? pues algo salió derechito del averno para joderme la degustación, ya que aquello no estaba nada fino.

La sirvo en vaso, presenta un color dorado y la turbidez característica del estilo. La espuma es de color blanco, muy abundante y tupida, bastante persistente. Hasta aquí ningún problema. La movida ha comenzado al asomar la napia por el vaso. El aroma era bastante chusco, me ha recordado a alguna verdura en conserva, no me atrevería a afirmar que se trataba de DMS, me extrañaría que se le contaminase a una cervecera como ésta una cerveza por dimetil sulfuro, pero aquello no era nada agradable. Afortunadamente se aprecia también algo de trigo y plátano.

El sabor es totalmente decepcionante. Por un lado tenemos la parte agradable del trigo, que nos equilibra hacia el lado positivo la cerveza, por el lado negativo el lúpulo está más pasado que los discos de Glenn Medeiros. El lúpulo tiene un sabor retestinado y desagradable, muy amargo, con la sensación de que no estaba nada fresco (la cerveza estaba dentro de fecha pero le faltaba un par de semanas para caducar). Total, que tendré que volver a probarla más fresca para contrastar. Ésta desde luego no me ha gustado nada, de hecho no me la he podido acabar. 8,2%. Comprada en Cervesa Sobre Tot de Granollers por 3,50€.

25 de febrero de 2019

Maisel & Friends - Pale Ale

Durante una de esas incursiones de mi señor padre - Guolker Texas Ranlle- al Alcampo,cita ineludible cada viernes, llueva, truene o haya ciclogénesis explosiva, el hombre, que es un sibarita del buen vino, tuvo en consideración a su hijo mediano, el que le ha salido rana -el cervecero- y le trincó unas cuantas cervecitas que a su juicio le parecieron que me iban a gustar.

La primera fue esta American Pale Ale de la cervecera teutona Maisel & Friends, de la que ya conocíamos su Marc's Chocolate Bock, que por cierto, nos gustó mucho. en esta ocasión nos vamos a una receta más lupulizada. Al comprarla en Alcampo surgieron, todos mis temores. A saber cómo la tendrían allí almacenada y durante cuanto tiempo. Salimos de dudas nada más sacar la chapa, desprende un aroma muy agradable a frutas.

La servimos en una copa cervecera de casa de mi padre. Presenta un color anaranjado y está bastante carbonatada, así que la servimos con cuidado para que la cosa no se desmadre. Al olfato nos llega todo el aromazo de los lúpulos -Herkules, Chinook, Amarillo, Simcoe y Citra- con notas de melocotón y fruta de hueso. En boca destaca el sabor del citra y el Simcoe, que nos aportan sabores que nos recuerdan al melocotón y el albaricoque. Es una cerveza facilona y de trago fácil, perfecta para neófitos -los más experimentados quizás echen en falta algo más de tralla- y no muy amarga (32 IBUs). Además a un precio muy bueno, según mi progenitor 1 salió por menos de 2 leuros, así que si la pillas mínimanente fresca es bastante recomendable. 5,2%.

18 de febrero de 2019

Crooked Stave - St. Bretta Valencia Orange

Ha llovido ya desde la última Crooked Stave que pasó por el blog, en esta ocasión le debemos su regreso a mi hermano y mi cuñada, que me regalaron un buen lote del BierCaB ShoP.

La única referencia que teníamos de la cervecera de Denver (Colorado) era la Surette Provisional Saison, que a decir verdad no supe disfrutar en su día por no estar demasiado familiarizado con cervezas Sour. En esta ocasión, la St. Bretta Valencia Orange que traemos hoy la hemos disfrutado muchísimo más.

De la St. Bretta hay que estar muy atentos porque hay gran número de variedades, la que nos atañe hoy lleva naranjas de Valencia, pero también existen versiones con pomelo, mandarina y un larguísimo etcétera.

De color dorado y escasa carbonatación que desaparece en breve. La fotografía no hace justicia, ya que al final se me fue la olla y serví todo el poso, que le da ese color anaranjado y ese aspecto mucho más turbio. Cosas que pasan. Burbuja muy fina y efervescente. Al olfato nos llega mucho cítrico. En boca es una cerveza muy ácida como cabía esperar. El sabor a limón es el que destaca, así como el del membrillo. Las naranjas valencianas muy de lejos y echándole imaginación. No sé si debe haber mucha diferencia entre las diferentes versiones de esta cerveza, desde luego si el toque característico de ésta se lo tenían que dar las naranjas de Valencia ya os digo yo que mucha diferencia no vamos a encontrar. Aún siendo muy ácida si uno está familiarizado con las cervezas Sour la puede disfrutar totalmente. 5,5%.