20 de enero de 2020

Synera & Sant Jordi - Pins & Palmeres

Pues uno va de calçotada con la familia y... "-hòstiaaaaaa! cervesa artesana! uuuuuh! que n'és de bona! m'encanta!". Me encuentro con una neverica en el restaurante con alguna referencia local. Pues a darle al tema.

Elijo esta colaboración entre las cerveceras Synera y Sant Jordi, ya que el resto de la nevera creo que ya lo había catado todo. Se trata de una American IPA elaborada con un double dry hopping de Idaho 7, Mandarina Bavaria, Citra y El Dorado a la que han titulado Pins & Palmeres. Los pinos van en referencia a la zona boscosa de Cardedeu y las palmeras por los de Arenys de Mar.

Me la abren y la sirvo en copa, presenta un color entre marrón y cobrizo (12 EBC), carbonatación media que genera una capa de espuma poco persistente. Ya al primer sorbo nos damos cuenta de lo acertado del nombre. Por un lado tenemos toda la carga tropical de melocotón, mango y piña que nos recuerda a las citadas palmeras, y por el otro lado una notable carga herbácea y resinosa que nos recuerda a los citados pinos. Todo con una buena base maltosa de fondo bastante notable y dulzona. Cierta sedosidad en boca, con cuerpo, intensa en sabores. Amargor moderado (52 IBUs). Me ha parecido bastante rica pero quizás no me bebería dos seguidas del tirón. De hecho luego continué con la Arrels de los vallesanos y por último le di al vino con gaseosa. Uno es humano. 6,5%.

19 de enero de 2020

Oud Beersel - Bersalis Sourblend Grand Cru

Cositas ricas que te tienen preparadas cuando vas de visita a casa de un amigo. Hoy tenemos una frikada que se han sacado los belgas Oud Beersel por la patilla. Si hay cerveceros que les da por hacer cosas raras con lúpulos, levaduras y adjuntos, a los de Beersel le ha dado por mezclar una Tripel con una Lambic. Con un par. Cosas más raras hemos visto, aviso.

La servimos en copa y presenta un color marrón y bastante turbidez. la carbonatación es abundante y genera una gruesa capa de espuma blanca y persistente. Al olfato encontramos la Lambic. Cuerazo, madera, manzanas... la cosa promete. En boca la cerveza tiene por una parte todo el sabor maltoso de la Tripel, que es riquísimo, y por la otra parte toda la parte añeja, de sidra, de madera y la frescura en boca de una Lambic. La verdad es que nos ha encantado, y creo que para los que no sean muy adeptos a cualquiera de los dos estilos les va a encantar, ya que no van a encontrar una Tripel excesivamente azucarada ni alcohólica (de los 8,0% ni rastro) ni con un cuerpo excesivamente cansino, y tampoco van a encontrar una cerveza Lambic excesivamente ácida. La verdad es que nos ha sorprendido en positivo, es una cerveza diferente, muy compleja pero altamente disfrutable y que se bebe con muchísima alegría. La maridamos con galletitas saladas.

18 de enero de 2020

Gaffel - Kölsch

Esto es lo más parecido a un vaso de Kölsch que he podido encontrar en casa, un vaso de tubo de The Beatles que me trajo un buen amigo tras un edificante viaje a Liverpool. Gaffel, la cerveza que reseñamos hoy, es un clásico del estilo alemán. Kölsch es una denominación de origen de un tipo de cerveza que se elabora en la ciudad de Colonia, y cuya asociación de cerveceros data de 1396. Pese a ello, muchas cerveceras se pasan por el forro esta regulación y denominan a sus cervezas como Kölsch. De hecho, esta es la primera Kölsch hecha en Colonia que aparece por el blog.

Las cervezas Kölsch son cervezas de alta fermentación, pero normalmente se suelen fermentar a temperatura más baja y durante más tiempo, factor que hace que sean más claras. Podríamos afirmar que son claras como las Pilsner pero afrutadas como las Ales.

La de hoy es una cerveza efectivamente clara, sin turbidez alguna, de color dorado y muy carbonatada. La espuma de color blanco desaparece rápidamente. En boca es todo malta, con un punto dulzón que nos recuerda a la miel, sin resultar empalagosa en ningún momento. Al olfato cebada y un punto cítrico. Tiene un punto sutil afrutado y el amargor final es muy suave pero perceptible (20 IBUs). Final un poquito seco y agradable. 4,8%. Comprada refrigerada en la General de Begudes de Valldoreix por 1,70€.

17 de enero de 2020

American Solera - Magic Jar

Otra de las cerveceras estadounidenses en boga es American Solera, especialistas en cervezas de fermentación mixta. Me apetecía probar algo de los de Tulsa (Oklahoma), y de todas las botellas disponibles que había en Mikkeller Webshop finalmente me decanté por la Magic Jar. Se trata de una Grisette a la que han añadido un dryhop de lúpulo Amarillo.

La sirvo en copa TeKu. Presenta un color dorado bastante claro sin turbidez alguna y sin partículas en suspensión. La carbonatación es abundante y forma una generosa capa de espuma blanca de moderada persistencia. La burbuja es fina y agradable en el paladar. Al olfato el aroma me sugiere peras y manzana. En boca es una cerveza ligera y armoniosa, de matices sutiles. Encontramos un puntito cítrico muy sutil muy agradable, que le da un toque refrescante. Tiene un sabor suave de cerveza Saison pero muy suave y elegante, con las notas de pera y manzana frescas que son gloria en el paladar. Conforme se calienta la cerveza aparece un sabor fino pero espectacular de naranja y melocotón que atribuyo al lúpulo. Lagrimones. Como colofón final un toque seco muy suave que acaba de dejarme flipado del todo. Una cerveza finísima que me ha dejado completamente loco. Una delicia. 5,0%. Botella de 37.5cl.

15 de enero de 2020

Side Project - Smooth

Durante estos día navideños cayó un regalo que me hizo especial ilusión: una botellita de Side Project. La cervecera en cuestión es una de las más valoradas en la app de rating cuñao Untappd. A sabiendas de que este tipo de puntuaciones hay que valorarlas con cierta cautela (¿Son útiles? Sí, en cierta medida. ¿Son verdades absolutas? No, en absoluto) pues quevolsquitihidigui, me hacía especial ilusión catar algo de los de Maplewood, por la escasa producción y por lo difíciles que son  de encontrar.

Para los que vivimos en Barcelona tenemos la suerte de tener el BierCaB ShoP, que está especializado en este tipo de cosas, pues lo tenemos más fácil. No conozco el panorama madrileño pero diría que joyitas así se pueden adquirir en el Be Hoppy. Dio la casualidad que durante estas fechas habían algunos ejemplares en la tienda del ensanche antes mencionada -vaya usted a saber cuando las volverán a tener disponibles- y mi hermano y mi cuñada se percataron de que es de ese tipo de cervezas que quizás yo nunca me hubiese comprado -por lo desorbitado de su precio- pero que resultan el regalo perfecto para un beer hunter como el que suscribe.

La cerveza en cuestión se llama Smooth, es una American Wild Ale -de fermentación espontánea gracias a la microflora de Missouri- envejecida durante dos años en barrica de roble francés y a la que se le han añadido nectarinas locales. Se trata del segundo blend que se realiza de esta cerveza. Abro la botella y la sirvo en copa TeKu. Presenta una carbonatación abundante, de burbuja muy fina y efervescente que crea una gruesa capa de espuma de color blanco roto que no tarda en desaparecer. Al olfato me llega un olor a cuerazo, algo de barrica y ciertas similitudes olfativas con las cervezas Lambic.

En boca es una cerveza muy ácida, con la balanza totalmente decantada hacia el lado de la acidez, solapando por completo el sabor de la fruta. Mucho sabor a limón, nada de barrica, y finalmente, con la cerveza ya caliente aparece la nectarina, muy sutil pero deliciosa. Personalmente me agradan más las Lambic belgas con frutas, como Fou' Foune o Rosé de Gambrinus de Cantillon, porque las encuentro más equilibradas y la fruta tiene más protagonismo. En mi opinión esta cerveza me parece rica, pero sobrevalorada. Es un claro ejemplo de hype cervecero. Creo que por el precio que tiene hay cervezas bastante mejores. De todas maneras estoy muy agradecido a mi hermano y cuñada -que son los que me la regalaron- porque de lo contrario nunca la hubiese podido probar. ¡A vuestra salud! 6,0%. Botella de 37,5cl.

14 de enero de 2020

General De Begudes - G.D.B. IPA

Pues hace unos días, al hacer mi compra semanal birruna, me encontré con la agradable sorpresa de que el equipo de la General de Begudes de Valldoreix -establecimiento donde últimamente hago mis compras- se había animado a sacar su propia cerveza, la G.D.B. IPA.

Se trata de una IPA -efectivamente, por el nombre ya intuíamos que no iba a ser una Belgian Strong Dark Ale con aloe vera y reducción de Pedro Ximénez- que han elaborado en las instalaciones de La Florestina. La receta lleva malta Pilsner y copos de avena y los lúpulos Citra y Mosaic.

Al servirla presenta color ambarino y carbonatación media. Bastante poso y partículas en suspensión. No muy turbia. El aroma a mango resulta muy agradable. En boca los sabores no son muy intensos pero sí ricos, y nos recuerdan al melocotón y resto de frutas de hueso, algo de fruta tropical y un punto cítrico refrescante. Es una cerveza muy bebible -a mí personalmente me gustan un poco más intensas- pero de sabor rico y sepuede beber perfectamente en grandes cantidades, especialmente los días de mucho calor. El amargor final es bastante moderado -para los que estamos acostumbrados a las sobredosis lupuliles- y 6,4% de alcohol perfectamente integrado. 50 IBUs. Estoy deseando que llegue ya el verano para beberla de tirador en su jardín.

13 de enero de 2020

Indiano - Turbia

Este verano, en el Sr. Lúpulo de Gijón, descubrí a la cervecera asturiana Indiano, con una Double IPA brutal -Cañera- que la verdad es que me dejó muy flipado, así que a la que me he vuelto a topar con otra joyita suya no he dudado en traérmela para casa.

En esta ocasión tenemos a Turbia, que es la primera cerveza que sacaron al mercado, de la que había leído cosas muy buenas. El nombre está más que justificado -a la vista está- ya que es un zumazo en toda regla.

En este caso tenemos una DDH IPA. La receta está hecha con malta de cebada, copos de avena y un double dry hopping de los lúpulos Citra, Amarillo y Loral.

De color naranja y efectivamente turbia, muy carbonatada pero con espuma de aspecto jabonoso y poco persistente. Aroma a maracuyá. En boca es sedosita pero entra con alegría. Muy sabrosa, con sabores que nos recuerdan al melocotón, la naranja, la fruta dela pasión y el mango. Riquísima, nada amarga. Llevé tres latas para una cena con amigos y acabé comprándome una cuarta para disfrutarla en casa. Teniendo en cuenta que rara vez suelo repetir cerveza con esto creo que os lo digo todo. 6,0%. Lata de 44cl comprada refrigerada en la General de Begudes de Valldoreix por 4,60€.

12 de enero de 2020

Omnipollo - Squares

Traemos de vuelta a los suecos Omnipollo, los Crockett y Tubbs de la birra. Casi un año desde su última incursión en el blog, la verdad es que había mono ya. En esta ocasión traemos su Squares, una American Pale Ale muy turbia -de primeras cualquiera diría que es una New England Pale Ale- cargadica de lúpulos Citra e Idaho 7. Ha sido enlatada en las instalaciones de De Proef, donde acaparan la producción sus colegas de Mikkeller.

La sirvo en vaso y presenta un color amarillo pálido, es bastante turbia y bien carbonatada. La espuma es abundante, persistente y de color blanco. Al olfato mucho cítrico y algo de melocotón. En boca es una cerveza muy sabrosa donde predominan los cítricos. Resulta bastante refrescante en boca y se bebe con facilidad. Tiene algún punto de fruta de hueso e incluso alguna nota tropical. Final no demasiado amargo y una graduación de 5,3%. Bastante crushable. Comprada refrigerada en la General de Begudes de Valldoreix por 3,80€.

11 de enero de 2020

Barna Brew - Barcelona


Cualquiera que consulte nuestro Mapa Birruno podría afirmar que no nos queda ninguna cervecería por visitar en Barcelona. ¡Ay amigos del alma! ¡Pues no nos queda nada! Os juro que el panorama es inacabable. Así que desde el blog, no sin cierta resignación, doy por imposible la misión de plasmar en esta bitácora cervecera TODO lo que se está cociendo a día de hoy en Barcelona. Sin embargo, cual hormiguita, creo que granito a granito, visita a visita, más o menos puedo dejar constancia de la buena forma birruna que vive actualmente la Ciudad Condal.

Hoy traigo una nueva aportación, y en esta ocasión no ha sido una visita casual. Como dispongo de poco tiempo libre debido al trabajo y mis obligaciones familiares, suelo ser muy cuidadoso a la hora de seleccionar mis próximos objetivos cerveceros, y el de hoy ya llevaba mucho tiempo en el punto de mira. A principios del año pasado me fijé como objetivo recorrer todos los brewpubs que me fueran posibles. El resultado no fue todo lo satisfactorio que yo quisiera, pero siempre estamos a tiempo de redimirnos en la medida de lo posible, así que el día 3 de enero estaba poniendo mis pies dirección al Barna Brew, un pequeño brewpub ubicado en el barrio de Sant Antoni que abrió sus puertas hace casi 3 años.

Como voy bien de tiempo decido recorrer a pie todo el trayecto desde Plaza Universidad hasta la cervecería, por la Ronda de Sant Antoni. El paseo es muy agradable y el ambiente del viernes por la tarde pide a gritos empezar con el birreo cuanto antes. Si venís en metro os deja en la parada de Sant Antoni de la linea lila, tardáis un par de minutos en llegar. Yo personalmente recomiendo el paseíto. Allí me encuentro con Alex Lazarowicz, uno de los socios fundadores del local. Londinense de nacimiento, belga de adopción, y finalmente vecino de Sant Antoni. Durante su juventud, Alex estaba ya bastante aburrido de las Lagers y de las Ales inglesas, y durante sus estudios en Bélgica se abrió un mundo nuevo ante él. Le atrajo la infinidad de cervezas distintas y la gran cantidad de estilos diferentes, con un sinfín de sabores dispares, y también le llamó mucho la atención que a la cerveza se la tratase como al vino. Con la eclosión del craft también se abrió a las Ales más frescas, y cuando puso un pie en Barcelona -con el panorama que ya había en marcha- acabó convirtiéndose en un auténtico fan de los estilos americanos cargadicos de lúpulo.

Así que en marzo de 2017 decide abrir un brewpub en Sant Antoni, en vez de una cervecería craft al uso, tras varios años de pruebas en Bélgica. Querían tener de primera mano ese feedback con el cliente y ver esa sonrisa de felicidad tras beberse una cerveza bien hecha. Alex sostiene que su decisión fue acertada, ya que el brewpub ha tenido gran aceptación entre los vecinos del barrio. Sant Antoni vive actualmente un momento de auge, y también se nota la afluencia de turistas. En el obrador tiene cuatro fermentadores, de mil litros cada uno, que dan de beber a los ocho tiradores que tiene en la barra. Normalmente suele tener pinchadas sus cervezas, pero de vez en cuando se cuela algún artista invitado. Cuando nosotros realizamos la visita tenía la Tropical Torpedo de Sierra Nevada, por citar un ejemplo. Los estilos que suelen elaborar son: Pilsner (normalmente dirigido a un público que suele pedir una cerveza "normal" y lo acaba flipando), Dubbel, Tripel, Belgian IPA, Belgian Strong Ale, Dunkelweizen, Witbier, Saison y Belgian Blond. También se han lanzado a hacer cervezas más americanas como alguna New England IPA y una Double IPA, e incluso se han animado a hacer una Rauchbier. La idea del Barna Brew es coger los clásicos belgas y darles un pequeño twist añadiendo ingredientes locales. Se atreven con todo, esta semana ha salido una Cascadian Dark Ale y en un futuro no descartan hacer una Flanders Red Ale. Un dato indicativo de la calidad de sus cervezas son los premios que han ganado en el Barcelona Beer Challenge. Bronce para su Moreneta Brune en el certamen de 2016 y otro para su Moreneta Rossa, en el de 2018.

El local es amplio en la entrada y se estrecha en la parte de la barra. Al fondo está el obrador. Mesas y barra de mármol, y sillas de madera -cada una de su madre y de su padre- todas distintas. La iluminación y el ambiente de la gente que lo visita hacen del Barna Brew un sitio cálido y acogedor, perfecto para disfrutar de unas buenas cervezas en buena compañía. El hilo musical -en nuestro caso rock setentero- ayuda a la deglución y a continuar birreando. En el exterior disponen de una pequeña terraza donde se puede tomar el fresco, perfecta para el sector fumeta. Como hacía biruji se estaba mejor dentro, pero en verano seguro que es una gozada disfrutar de un buen beermut dominguero sentado al solecito. Conviene llegar prontito porque  por la noche se suele poner bastante a reventar. ¡Ah! y no sirven pintas! Aquí solo hay una medida única de 33cl. En la nevera también tienen alguna referencia en botella, con cervezas sin gluten, sin alcohol y alguna joyita Lambic. No tienen demasiada competencia en el barrio, pero sí se puede organizar una ruta cervecera en el curioso rombo que configuran con el Lambicus, Le Sec y Abirradero, cruzando la Avenida del Paralelo.

Merece la pena también mencionar su carta, con gran cantidad de comida para maridar con las cervezas locales. Para picar durante el beermut suelen tener aceitunas, gildas, boquerones, sardinas en lata, berberechos, mejillones, navajas, patatas chips, cortezas de cerdo y ensaladilla rusa. También muy a destacar sus tablas de embutidos, cecina, quesos y jamón ibérico. Para compartir se puede disfrutar de su guacamole, su hummus y el hummus de remolacha. Como tapas tienen alcachofas a la brasa en conserva, magret de pato marinado con su Moreneta Bruna y soja, salmón marinado, tartar de salmón nikkei, ceviche de corvina y tacos de pollo. El hardcore viene con su hamburguesa Moreneta y su sandwitch de pastrami. Para acabar de petarlo disponen de diferentes helados y pasteles como postre. Nosotros tuvimos mala suerte, porque el cocinero estaba de baja y tenían cerrada la cocina, así que nos contentamos con un surtido de quesos bestial, pero lo suyo hubiese sido quedarse a cenar para probar su sandwitch de pastrami. ¡Será la excusa para volver!

Antes de marcharnos Alex quiso acompañarme para enseñarme el obrador, con sus cuatro fermentadores. Disponen también de una potente máquina de desinfección a la que dan caña para ahorrarnos contaminaciones y mierdas varias. Para preservar su producto en óptimas condiciones también tienen una cámara frigorífica que nos va a mantener los barriles en el mejor estado posible. La verdad es que salimos encantados del local y con muchas ganas de volver. Drink fresh, and drink local!

Pues esto ha sido todo por hoy. Desde aquí quiero mandarle un fuerte abrazo a Alex y agradecerle su tiempo y amabilidad con nosotros. También a las chicas del Barna Brew que nos atendieron, muy atentas y muy rápidas. Tienen un servicio impecable. Procedemos a colocarles su merecidísimo pin en nuestro Mapa Birruno. ¡Hasta pronto! Sant Antoni rocks!

Balance de daños:

-Barna Brew - Moreneta Rossa. Belgian Blond con un puntito hoppy muy molón que le otorga el dryhop de lúpulo. La adición de miel de azahar del Perelló acaba de balancear la receta. Afrutada, con notas herbáceas, muy sabrosa y fácil de trago. No me resultó nada dulzona. 6,5% muy bien integrados.

-Barna Brew - Ceci n'est past une IPA. Belgian IPA de carácter herbáceo y un puntito resinoso. Algo dulce, sin llegar en ningún momento a resultar empalagosa. El puntito belga no lo he sabido encontrar. No excesivamente amarga. entra bien. 6,0%.

-Barna Brew - La Fumée. Rauchbier suave, con todo el saborazo de la malta ahumada, las notas de panceta a la brasa pero sin llegar a resultar cansina en ningún momento. Para los que no hayáis probado nunca una Schlenkerla ésta es un buen comienzo para introducirse en terreno smokey. 6,5%.

-Barna Brew - La Sant Antoni. Belgian Tripel con mucho cuerpo y muy sabrosona. Predomina el sabor a cereal, no es una cerveza excesivamente azucarada como algunas del estilo. Birrote. Cuidadito que se sube. 8,0%.

-Barna Brew - Moreneta Blanca. Witbier muy bien conseguida. Pálida y turbia como manda el estilo. Muy sabrosa, predomina el trigo y con un punto muy rico de laurel que han utilizado como sustitutivo de las semillas de cilantro propias del estilo. Con cuerpo, pero nada cansina, entró con mucha alegría. 4,5%.

-Barna Brew - Moreneta Bruna. Belgian Dubbel que hará las delicias de los amantes de las cervezas tostadas. Dulzona, no en exceso, predomina el cereal, un punto tostado suave y acaramelado. Un punto de canela especiado le da un rollo brutal y finalmente notas afrutadas de cáscara de naranja acaban de redondear la cerveza. Riquísima. 5,5%.

Barna Brew               Parlament 45, Barcelona             93  706  52  29

10 de enero de 2020

Anchor - Fog Breaker IPA

Hacía muchísimos años que no traíamos al blog una cerveza de Anchor Brewing. La última que probé fue su IPA con moras justo hace un año (de tirador), pero la última que reseñé en el blog en formato botella data de 2016. Ha llovido un poquito. La verdad que la oferta en el mercado es tan abrumadora que he dejado bastante de lado a los de San Francisco, pese a que me quedan algunos clásicos por probar de la cervecera californiana. Otra vez será.  

En esta ocasión traigo su Fog Breaker IPA. Se trata de un homenaje a la típica niebla de la ciudad. Para ello han utilizado malta de cebada de dos carreras, trigo malteado, lúpulos Citra Cryo, Denali y Cascade.

La sirvo en vaso de IPAs, presenta un color anaranjado y bastante turbidez. La carbonatación es muy abundante y genera una buena corona de espuma blanca y persistente. Al olfato me llegan aromas herbáceos. En boca es bastante resinosa, herbácea y con notas de pino. El lúpulo la verdad es que no está demasiado fresco. Conforme se calienta aparece algo de fruta de hueso muy lejano que nos da una idea de lo que debió ser cuando salió del fermentador. Final muy amargo. 6,8%. Comprada refrigerada en la General de Begudes de Valldoreix por 3,09€.

9 de enero de 2020

Zeta - Lluvia Dorada

Y desde Alboraya, tierra de horchatita rica, traemos a Zeta Beer. Siempre que veo algo de Alboraya me viene a la memoria una épica tarde de invierno con nuestra amiga Ana en la horchatería Daniel, con una horchata semigranizada y unos fartons a la altura de las circunstancias. Lagrimones.

A lo que vamos Javier que te nos vas. La cervecera ché lleva ya muchos años de recorrido en el panorama craft español. Yo ya había probado alguna cerveza suya -siempre de tirador- y ese es el motivo de que se estrenen hoy en el blog. Lo hacen con una cerveza de peculiar nombre, Lluvia Dorada, que agradable, lo que se dice agradable, no es. De todas maneras, después de haber visto etiquetas de cerveza con una perra menstruando creo que ya lo he visto todo. No, no lleva orina humana, gracias a Dios, lo que sí lleva es zumo de yuzu, que es un cítrico de origen japonés. Cultivado en la terreta, eso sí. Es una cerveza de estilo India Pale Ale elaborada con los lúpulos Citra y Simcoe.

La sirvo en su correspondiente vaso para cervezas de este estilo. Presenta un color dorado (obvio) sin turbidez alguna. Carbonatación muy abundante, de color blanco y bastante persistente. Al olfato cítricos, donde ya puede percibirse el olorcillo del yuzu. En boca es una cerveza ligera, muy bebible, de trago fácil, con sabores cítricos muy refrescantes que animan a seguir bebiendo. El yuzu es bastante notable, pero sin llegar a resultar cansino ni otorgar a la cerveza un sabor ácido. A parte de los cítricos no he sabido encontrar otros matices, me ha parecido bastante plana en ese aspecto. Final nada amargo. 5,5% perfectamente integrados. Lata de 44cl comprada refrigerada en la General de Begudes de Valldoreix por 3,80€.

8 de enero de 2020

Mikkeller - Henry & His Sisters

Traemos de vuelta a Mikkeller, que desde el verano no habíamos catado nada de ellos y ya los empezábamos a echar de menos. Mikkeller es una cervecera que saca cientos de recetas diferentes al mercado al cabo del año, y con sus más y sus menos, qué queréis que os diga, a mí me suelen agradar bastante la mayoría de sus cervezas, que no son pocas, así que deposito en ellos mucha confianza.

La de hoy no es una excepción, sabía que no me iba a defraudar y efectivamente ha sido así. Se llama Henry & His Sisters, en clara referencia al filme de Woody Allen, y es una Brut IPA a la que han añadido mosto de uva Riestling de los propios viñedos de Mikkeller. Todo queda en casa. Ah, ¿que no sabíais que Mikkeller hacía vino? Pues sí hijos míos, sí. Y destilados también. Le dan a todo, a pelo y a lana.

La servimos en su correspondiente copita -a la que por cierto, le tengo mucho cariño, ya que es un souvenir que me traje del Mikkeller Bar de Viktoriagade en Copenhague- y presenta un color dorado, sin turbidez, escasa carbonatación (haberla, hayla, pero no la reflejé en la instantánea) que genera una pequeña capa de espuma blanca que no tarda en desaparecer. Al olfato cítricos básicamente. En boca entra muy bien, es de trago fácil, de cuerpo ligero pese a su 6,0%. Matices cítricos muy refrescantes, el puntito del Riestling, no muy evidente, pero sí sutil y perfectamente perceptible, y finalmente el amargor y la sequedad característica del estilo. La receta lleva también copos de maíz y arroz. Pero en este caso no son para abaratar costes como en la Estrella que todos conocemos. En general me ha parecido una cerveza muy rica y muy bebible. Crushable a tope. Yonkilata de 50cl comprada refrigerada en General de Begudes de Valldoreix por 5,50€.

5 de enero de 2020

LIC Beer Project - Higher Burnin'

Continuamos el año con buen ritmazo, en esta ocasión traemos por primera vez a los neoyorquinos LIC Beer Project, con sede en el distrito de Queens.

La joyita se llama Higher Burnin', es una India Pale Ale elaborada con los lúpulos Belma (no lo conocía), Mosaic y El Dorado. La verdad es que muy hazy, además de sedosa, podría pasar perfectamente como New England IPA.

De color naranja y con bastante carbonatación, blanca y persistente. Al olfato nos llega un aroma increíble a melocotón. La cosa pinta bien. Le doy el primer sorbo y es terciopelo en boca. Muy sedosa, entra suavísima y con un sabor intenso a mango y melocotón que me pone en éxtasis. Esto es otro nivel. Cero amarga, sí se nota un pelín el alcohol (7,0%). La verdad es que si os gustan los zumazos ésta es una muy buena compra. En mi caso me la regalaron mi hermano y mi cuñada y no sé lo que les costaría. Intuyo que barata no era. Desde aquí les quiero mandar mi agradecimiento y dedicar esta reseña. ¡Va por vosotros familia! Para el resto, que tengáis una feliz cabalgata y que los Reyes Magos os traigan muchas birras de calidad.

4 de enero de 2020

Omer Vander Ghinste - Omer

Continuamos el año con mandanga belga. Ésta en concreto me la ha regalado mi amiga Judith, que estuvo este verano de viaje por Bélgica y la mujer es tan amable que siempre se acuerda de un servidor y allá donde va me trae una birra. ¡Muchas gracias Judith!

La cerveza en cuestión es la Omer, un clásico belga. Se trata de una Belgian Strong Ale de 8,0%, que la convierten en un pelotazo total. La cerveza se refermenta en botella.

De color dorado y muy carbonatada. La espuma es muy abundante, persistente y decolor blanco. Hay que servirla con mucho cuidado porque tiene muchísimo poso y partículas en suspensión. En boca es maltosa, dulzona, azucarada, pero dentro de lo soportable. Obviamente es alcohólica y la verdad es que se sube bastante. Se nota el punto de la levadura belga que le aporta ese sabor característico. El final es bastante suave, a mí particularmente me hubiese gustado un pelín más seca. A los amantes de los pelotazos belgas os va a encantar.

3 de enero de 2020

La Quince & Spike - Dankey Kong

Comenzamos el año con una New England IPA de nuestros amigos de La Quince. Se trata de una colaboración con los suecos Spike. La cerveza tiene dos latas diferentes dependiendo si es la edición española o la sueca.

La cerveza se llama Dankey Kong y la  receta lleva los lúpulos Citra, Mosaic, Simcoe y Columbus. También trigo y avena propios del estilo.

La sirvo en vaso, presenta color albaricoque, bastante turbidez y carbonatación abundante pero muy poco duradera. Aspecto de zumazo total.

Al olfato cítricos básicamente. En boca los sabores me recuerdan a la piña, la fruta de hueso y los cítricos, donde predomina el pomelo. Rasca un pelín, no demasiado, y tiene un amargor suave al final. En general bastante rica y un zumazo en toda regla. Comprada refrigerada en la General de Begudes de Valldoreix por 5,10€.

31 de diciembre de 2019

Gora & Refu - Forever

Acabamos el año con una colaboración entre los donostiarras Gora y los de la Val d'Aran Refu. Este último año he manifestado en varias ocasiones mi rechazo a las colaboraciones, pero al tratarse de los de Vielha, a los que tengo mucho aprecio, me decidí a comprarla. Otra de las razones es que hace más de un año que inauguraron la fábrica en Bossòst y por lo que estoy viendo aún no han enlatado ninguna de sus creaciones, así que es muy difícil poder disfrutar de sus creaciones para los que vivimos fuera del valle.

La cerveza es de estilo American IPA, a la que han bautizado como Forever. En la ilustración se pueden ver a los integrantes de la banda musical The Kelly Family. está elaborada con los lúpulos Summit y Mosaic en las instalaciones de Byra.

De color dorado,sin turbidez alguna, bastante carbonatada, con una corona de espuma bastante gruesa de color blanco. Al olfato me llega un aroma que me recuerda al de la fruta de hueso. En boca predomina el Mosaic, con los sabores cítricos que le caracterizan. Muy ligera de trago, entra con alegría, para mi gusto me hubiese gustado algo más de intensidad. Finalmente nos deja el regustillo típico del pomelo y un amargor bastante marcado. 6,0% perfectamente integrados. Comprada refrigerada en la General de Begudes de Valldoreix por 4,70€.

30 de diciembre de 2019

BRLO - Baltic Porter

El otro día fui a visitar a un buen amigo mío y entre una cosa y la otra acabamos de birras, cosa muy extraña en mí. El lugar donde nos reunimos fue el Tragaldabas de Sant Cugat del Vallès, y entre las birras que cayeron una ue de la cervecera alemana BRLO, de los que aún no había probado absolutamente nada.

Como era ya de noche y hacía fresquete me apetecía algo blackie, así que elegí esta Baltic Porter de esta cervecera de Berlín de la que os hablo. Está elaborada con las maltas Pilsener y Caramel y con los lúpulos Herkules y Tettnanger.

La sirvo en copa con la delicadeza que me caracteriza generando un dedito de espuma de color beis bastante compacto. Al olfato malta tostada y cafetazo. En boca me ha parecido dulzona, con notas acarameladas sin llegar a resultar empalagosa. También tiene un sabor intenso a regaliz. y finalmente podemos encontrar notas de café bastante agradables. Me ha parecido una cerveza muy rica, pero tengo muy reciente el recuerdo de la Baltic Porter de La Débauche y comparándolas entre ellas la verdad es que me gustó más la de los galos. 7,0%. 35 IBUs.

29 de diciembre de 2019

Río Azul - Super Simmetry

Pues aquí seguimos, apurando lo que queda de año con una cerveza en la mano. Hoy también se estrenan en el blog -llevamos una temporadita cargada de novedades- los sevillanos Río Azul. Al frente Eloy del Río, que había trabajado en cervezas Son.

Estuve en Sevilla el pasado mes de septiembre, pero mi prospección birruna en tierras hispalenses fue totalmente nula. Lo único que pude tomar fue Cruzcampo, es más, la gente me miraba mal cuando preguntaba si tenían otra cosa. Esperemos que el trabajo de Eloy sirva para introducir más el producto craft en más bares y tiendas andaluzas.

Comenzamos abriendo su Super Simmetry, que en teoría es una New England IPA con un double dry hopping de lúpulos Simcoe y Mosaic, que son de mis favoritos. Digo lo de en teoría porque ni por el aspecto ni por el sabor me han parecido una New England IPA. No obstante la cerveza estaba bastante rica. De color entre dorado con un punto de ámbar y prácticamente sin la turbidez característica del estilo. La verdad es que me esperaba un zumazo. Al olfato predomina el Simcoe, muchísima fruta de hueso y también cítricos. En boca más bien gana el Mosaic, muchos cítricos y algo de fruta de hueso. Es una cerveza muy bebible, con bastante sabor a pomelo y bastante amarga, cosa que no me cuadra con el estilo. Tampoco he encontrado el cuerpo y la sedosidad que me esperaba. De todos modos la cerveza está muy rica, aunque yo la dejaría en IPA a secas. 6,1%. Comprada refrigerada en la General de Begudes de Valldoreix por 4,13€.

28 de diciembre de 2019

Segarreta - Mores

Acabo de darme cuenta de que he batido mi propio récord de publicaciones en un año, dato que pone de manifiesto que le hemos dado al alpiste cosa fina. Lo mejor de todo es que he cumplido con el objetivo primordial que me marqué en enero, que era el de que  no se me acumulasen demasiadas reseñas y se dilatase en demasía el tiempo entre degustación y publicación de la reseña. Objetivo conseguido.

Bien, hoy os traigo una cervecera de dilatada trayectoria, Segarreta, que llevan ya muchísimos años en el panorama cervecero de Catalunya. Paradojas de la vida ésta es la primera cerveza que posteo de ellos. Eso no quiere decir que sea la primera cerveza que pruebo de los de Santa Coloma de Queralt, pero sí la primera en formato botella, y aquí está su correspondiente reseña.

La cerveza se llama Mores, es una Sour elaborada con moras del bosque y envejecida en barrica. La abro y la sirvo en copa TeKu. Presenta un color rosado, escasa carbonatación pero de burbuja muy fina. En boca evidentemente es ácida como esperábamos. Tiene un puntito avinagrado, salvando las distancias, algunos matices me recuerdan a las cervezas Lambic, es refrescante y con un punto afrutado, pero la verdad es que las moras no las he sabido encontrar. La verdad es que aún me rondaba el buen recuerdo de una Tupiniquim con moras que probé hace 4 años y la verdad es que en el aspecto de la fruta me he sentido un poco defraudado. Por el resto la cerveza es una Sour muy rica y refrescante, sin ser extremadamente ácida, se bebe con alegría. 5,0%. 5 IBUs. Comprada refrigerada en la General de Begudes de Valldoreix por 3,95€.

27 de diciembre de 2019

Rec - Psychedelic Bike Ride

Otra de las cerveceras que ha entrado con fuerza este año ha sido Rec, que son unos cerveceros nómadas de Igualada. Han sacado varias cervezas en formato botella, todas de corte lupulil, y parece que ahora se han animado al formato lata.

La de hoy es una New England IPA con triple dry hopping de los lúpulos Citra y Mosaic (20g por litro). También lleva malta de cebada, así como el trigo y los copos de avena típicos del estilo. A la joyita la han llamado Psychedelic Bike Ride, y han ilustrado la etiqueta con un dibujo bastante picassiano. Siempre me ha rondado por la cabeza la idea de sustituir la botellita de agua de la bici por una lata de birra. El inconveniente es que se acabaría calentando y la degustación no sería todo lo satisfactoria que uno quisiera, así que finalmente nunca la he llevado a cabo. Pero molaría.

La abro y la sirvo en el vaso adecuado al estilo. Presenta un color dorado con cierta turbidez pero sin llegar a ser el zumazo que esperábamos. La carbonatación es abundante y genera una buena capa de espuma blanca. Al olfato es un delirio: fruta de la pasión y melocotones. Impresionante. En boca tiene cierta sedosidad pero es muy bebible y pasa con facilidad. En boca los sabores nos recuerdan al pomelo, que nos deja cierto amargor final, el melocotón y el maracuyá. Final bastante amargo para el estilo. En general es una cerveza bastante bebible y muy rica. 6,0%. Comprada refrigerada en la General de Begudes de Valldoreix por 4,04€