21 de julio de 2019

Novo Brazil - Ipanema

Pues me compré esta lata de Novo Brazil pensando en precisamente eso, que sería de Brasil, para ampliar las referencias que tengo de este país -tan solo una de Tupiniquim y una colaboración de Domus con Cevada Pura- pero no, te jodes chaval que está hecha en California.

La cerveza se llama Ipanema y es de estilo Imperial India Pale Ale con un diseño guapísimo. Lleva altas dosis de lúpulos Galaxy, Citra, Amarillo, Simcoe y Mosaic.

De color acaramelado y bien gasificada. al olfato desprende un aroma bastante herbáceo y de pinito. En boca bastante resinosa, con la malta perfectamente perceptible, ese puntito de caramelo y un puntito de fruta por ahí a lo lejos. A tenor de los lúpulos que lleva me la imaginaba más afrutada y más tropical. Ha sido bastante bajonazo, para qué nos vamos a engañar. Final muy amargo (120 IBUs). 8,3%. Comprada refrigerada en Lupulove, creo que rondaba los 4€.

Basqueland - Txikia Baina Indartsua

Hoy os traigo una de las tantísimas cervezas que ha sacado Basqueland durante el año, la verdad es que ya les he perdido la pista de todo lo que sacan, que es una locura. En esta ocasión se trata de una Basque Table IPA -vamos a dejarlo en Session IPA- a la que han llamado Txikia Baina Indartsua, que vendría a decir algo así como "Chiquita pero matona".

Color dorado y escasísima carbonatación que me destrempa bastante, todo hay que decirlo. Aroma a melocotón muy agradable y a fruta tropical. En boca es una cerveza muy sabrosa, con todo el lúpulo dándonos sabores de fruta de hueso y fruta tropical muy ricos, pero falta de cuerpo, y conforme avanza la degustación, la sensación de que es una cerveza aguada va en aumento.

En general me ha parecido una cerveza rica de sabor pero con falta de cuerpo, y sobre todo falta de gas. Para combatir el calor puede ser una solución sin tener que acabar muy taja. 3,4%. Comprada en Wine Palace por 2,59€.

20 de julio de 2019

Catalan Brewery - Julián Gorospe

La primera vez que probé esta cerveza la compré en formato botella en Wine Palace por 1,99€. Estaba más pasada que una lechuga de Chernobyl y me cogí un rebote de tres pares de cojones. A raíz del incidente tomé dos decisiones: la primera que nunca de los jamases volvería a comprar cerveza lupulizada en Wine Palace, ya me ha palmado muchísima pasta en cerveza que está hecha una mierda y ha acabado por el fregadero. Y la segunda que me iría derechito al taproom de Catalan Brewery en Badalona a probarla in situ en mejores condiciones.

Así lo hice, me planté en Badalona un sábado al mediodía y pude conocer a uno de sus maestros cerveceros, Joan Saperas, que me estuvo enseñando sus instalaciones y su flamante taproom -al que han llamado Bones- y así pude degustar fresquísimas y en las mejores condiciones posibles, gran parte del catálogo de Catalan Brewery, que es como debe hacerse. Así que os animo a todos a ir a Badalona a probar sus cervezas y disfrutar de sus hamburguesas, tapas y bocadillos, que están de lujo.

El caso es que pude probar de nuevo la Julián Gorospe de tirador, y luego en casa la versión enlatada, ya que Joan me regaló esta lata recién envasada para que pudiera compararlas. Claro, la cosa no tiene color, la versión de tirador y la enlatada estaban en mejores condiciones y por tanto riquísimas. Allí en la fábrica tienen todo almacenado en una cámara frigorífica acojonante y eso se nota muchísimo.

Julián Gorospe es una India Pale Ale con lupulación monovarietal de Simcoe, que es un lúpulo que me encanta. La sirvo en vaso, presenta un color ambarino bastante bonito -más apetecible la versión en lata que la de botella- y un aroma a fruta de hueso bastante agradable. La carbonatación es abundante, persistente y de un color blanco roto.

En boca destaca la fruta de hueso y también sabores herbáceos bastante intensos. Se nota -y se agradece también- el sabor dulce de las maltas (Pale y Crystal) que aportan un punto acaramelado bastante agradable y nada empalagoso, y por último nos deja un amargor final bastante marcado (70 IBUs) aunque a mí personalmente no me ha parecido excesivo, quizás me he acostumbrado demasiado a este tipo de cervezas. 6,8%, el alcohol no se nota nada. Muy rica y muy recomendable. Desde aquí les mando un saludo a Joan y Manolo, que son unos cracks y espero que lo peten muchísimo con el Bones y con todas sus cervezas.

Mikkeller - Weird Weather Gluten Free

Hoy os traigo un pepinaco enlatado de los daneses Mikkeller, creo que fue la primera New England IPA que sacaron -o al menos de las primeras- y de la cual se han hecho numerosas versiones: NEDIPA, NETIPA, Non alcoholic, Milkshake y la Gluten Free que es de la que nos ocupamos hoy.

Tuve la oportunidad de probarla el año pasado de tirador en el Mikkeller Bar de Barcelona justo cuando salió y cuando se me ha puesto a tiro no he dudado en traerla para casita.

Color dorado, muy hazy y con bastante carbonatación. Al olfato mucha fruta de hueso. En boca destaca el melocotón, los albaricoques y un punto de mango. Alguna nota cítrica por ahí y un final de pomelazo no demasiado amargo. Muy rica en general. 6,7%. Se la compré refrigerada directamente a Thomas Rohde, de la distribuidora Ola Chica, que me hizo un pack a un precio muy apañao.

19 de julio de 2019

Castelló Beer Factory & Espiga - Oat Milky Way

Hoy os traigo una joyaza de New England Double IPA fruto de la colaboración entre Castelló Beer Factory y Espiga. Ambas están haciendo birrotes épicos últimamente y con esta colaboración han acabado de petarlo.

La han bautizado como Oat Milky Way (yo tenía esperanzas de que la llamasen "Bachoqueta", pero al final no ha sido así, toda una lástima) utilizando una imagen de la Vía Láctea en referencia a la cantidad de lactosa que lleva la receta. También lleva su buena dosis de avena, y cómo no, hasta arriba de lúpulos Mosaic y Simcoe.

De color amarillento y bastante carbonatada, genera una gruesa capa de espuma blanca, cremosa y persistente. al olfato es un delirio total, con todos los aromas de cítricos y fruta de hueso que desprenden los dos lúpulos. En boca es bastante sedosa y con mucho cuerpo, poco amarga y sin que rasque absolutamente nada. Muy sabrosa, y con el Mosaic y el Simcoe pegando fuerte a la par, cada uno con sus características: por un lado toda la fruta de hueso, el melocotón y los albaricoques que aporta el Simcoe, y por el otro toda la carga de limón, limas, pomelo y sobre todo mandarina, bastante intensa, que aporta el Mosaic. Ninguno acaba eclipsando al otro, me ha gustado porque están los dos bastante intensos, y además son lúpulos que me encantan. Quizás algo también de fruta tropical, pero que vamos, un birrote brutal en toda regla. 7,5%. Comprada refrigerada en Beering Barcelona por 4,40€.

Castel - More Taste

De nuestro periplo por Teruel aún nos quedaba por abrir esta cerveza que compré en una tienda de souvenirs para guiris en Albarracín. Se trata de la More Taste de la cervecera de El Pobo Castel.

Se trata de una cerveza Tripel de color caramelo y abundante gasificación. En boca es una cerveza muy dulzona, con todo el sabor de la malta y un punto de caramelo. Se nota bastante el alcohol -8,5%- y la verdad es que te toña bastante. Es una cerveza que está rica, pero bastante plana y falta de bastantes matices. Me falta un puntito de tueste, me falta algún punto de fruta y sobre todo me falta ese punto que le aporta la levadura a las cervezas típicas de este estilo. La compré refrigerada y si no recuerdo mal costaba 2,35€.

18 de julio de 2019

Bodega Fermín - Barcelona


Este mes de julio, aprovechando que estoy de vacaciones y tengo a los churumbeles colocados en el casal, estoy invirtiendo parte de mi tiempo en descubrir negocios cerveceros que aún no habíamos visitado en el blog. No me lo estoy pasando nada mal, para qué nos vamos a engañar. Total, que nuestra última parada ha sido la emblemática Bodega Fermín, en pleno corazón de la Barceloneta, que ha conseguido posicionarse ya como uno de los referentes en la escena craft barcelonesa. Siete tiradores y una extensa carta de birras en lata y botella para satisfacer al más freak de los beergeeks. Además tienen vinillos, vermuts y una carta de tapas acojonante ¡y yo sin haber descubierto esto antes! Pues nada chato, cógete la Línea 4 que nos vamos para la Barceloneta. Hoy nos vamos a poner finos en la Bodega Fermín. Yes, we can!

La Bodega Fermín ya desde fuera evoca a lugar entrañable. Ese cartel viejuno, esos barrilacos de vinacho y vermut y esas neveracas del año la pera. Ya mola con solo poner un pie allí. Está ubicada en la plaza del mercado de la Barceloneta, y por ende la clientela que entra allí es de lo más variopinto: guiris gamba semicalcinados suplicando por una jarra de sangría, la senyora Antònia que viene a rellenar la garrafa de vino, el senyor Pep que viene a su ritual del vermut de mediodía con el Sport bajo el brazo y luego algún que otro beergeek como el que suscribe, que viene a ponerse fino de birras. La pizarra de la puerta reza "Craft Beer", no nos hemos equivocado, es aquí. Una vez dentro, nos encontramos en la típica bodega de barrio de toda la vida, que han tuneado colgando todo tipo de latas y botellas de birra craft a las que acompañan sus coloridas pizarras, más que nada para que la gente sepa que sí, ¡que estamos en una cervecería craft!

Me atiende Roger, que se afana por tenerlo todo a punto. Son las doce del mediodía y empiezan a llegar guiris sofocados por el asfixiante calor. Uno pide ya una jarra de sangría. Roger hace el gesto de negación con la cabeza. "-La quitamos de la carta hace tiempo" -me comenta mientras enjuaga los mini nonics en el lavavasos. Supongo que era la manera de buscar un perfil de clientela más centrado en la cerveza artesanal. Me aposto en la barra, pido la primera Soma y entablo conversación con Roger. El negocio comenzó hace unos cinco años y medio, evidentemente no comenzaron con los siete tiradores, sino con unas cuantas referencias en botella. La cerveza artesana tuvo muy buena acogida entre la parroquia del barrio y no tardaron en ampliar la carta de birras y poner su primer tirador craft. Al cabo de un tiempo Moritz les colocó la T que tienen ahora, hasta llenarla con 8 grifos, 7 de birra craft y 1 de vermutillo. Le confieso a Roger que eso de servir cerveza artesana en una T instalada por la Moritz tiene su morbo, quèvolsquithidigui. El guiri que pedía sangría le dice a Roger que quiere una birra como la mía. ¡Joder, si ahora va a resultar que soy influencer!

El local es pequeño pero muy agradable. Hay diferentes rincones con algún taburete y una pequeña barra para tomarte allí tu cervecita, tu vermutillo con sus tapitas y tal, el local me resulta muy acogedor. Como diría Kiko Veneno: "Hase musho caló", menos mal que tienen un buen ventilador a todo trapo. Al estar ubicada en la plaza, la Bodega Fermín cuenta también con una amplia terraza. Quizás se está más fresco fuera porque corre el aire y la brisa marinera, pero entonces nos perdemos todo el encanto de estar dentro, así que decido quedarme. Me dan las doce y media y hay que empezar a pensar en algo de jamercio, ya que antes de las 3 tengo que estar recogiendo al enano. Pues venga, que vamos a comer en horario europeo. Roger me acerca la carta para que estudie la gran multitud de tapas que dispone la Bodega. Todo pinta bastante bien. Mientras me decido entra una colla de guiris que resultaron ser unos brewers de UK que venían de La Fira del Poblenou, todos sin excepción se piden Soma. ¡Este Ramon se va a forrar!

Bueno, pues ya lo tenemos claro, para abrir boca me pido una gilda que estaba triunfal. Sigo con las anchoas del Cantábrico que sirven con su pan de coca con tomate que estaba brutal. Como plato fuerte me pido la morcilla de cebolla con mermelada de manzana y piparra. Cum laude. El resto de tapas básicamente son encurtidos, embutidos, tablas de queso, boquerones en vinagre y cosas por el estilo. Ojito con lesos boquerones, me los pedí en nuestra segunda visita -no tardé en volver con la family- y estaban de soltar la lagrimita. A tener en cuenta para ocasiones venideras: el taco de sobrasada con queso azul y chocolate, la cazuelita de Cheddar, chistorra y salsa chipotle o las berenjenas con queso de cabra y chutney de cebolla.


Me lo zampo todo como si no hubiese un mañana -la birra abre el apetito, es lo que tiene- mientras voy charlando con Roger, que con todo el trajín que tiene hace todo lo posible por darme conversación. Salí muy contento de allí, tanto por el encanto del lugar, como por la bebida, la comida y el trato. No tardé en volver. Al cabo de una semana estábamos allí toda la familia tras salir de la exposición de Van Gogh que había montada por allí cerca. El arte da mono de lúpulo. Les colocamos su merecidísimo pin en nuestro Mapa Birruno y les mandamos un saludo a todo su equipazo. ¡Volveremos prontísimo!

Balance de daños:


Soma - Hypebeast: NEDIPA con DDH de Cashmere, Citra y Mosaic. Una brutalidad. Fruta tropical y cítricos por un tubaco, fruta de hueso, locura. Sedosísima, entró como la seda. Lagrimones, exaltación de la amistad... subidón. 8,0%.

Klanbarrique - Bang Bretta: Farmhouse IPA de Trentino (Italia) hasta arriba de Brettanomyces. Toma como base una American IPA elaborada con los lúpulos Cascade, Centennial, Chinook y Simcoe y se deja envejecer en barrica de roble durante 6 meses. El resultado es una cerveza más Sour que IPA, de lúpulo nada, todo acidez y saborazo. Muy refrescante pero es una pena que se pierda todo el lupulazo. 7,8%. Embolia at 2 o'clock.

Cyclic - Fresita. Muy Saison, muy bebible, muy refrescante, con su puntito Sour pero las fresas no aparecen ni en el color ni en el sabor. Como Saison me ha parecido muy rica, pero la verdad es que me esperaba bastante más fresas. 5,6%.

Naparbier - Disorder. APA con DDH de Simcoe y Cascade. Cebada, trigo y avena. Muy cítrica, mucho limón, lima, mandarina y corteza de mandarina. Brutal. Entraba sola. 5,5%.

Bodega Fermín                Sant Carles 18, Barcelona              93  435  51  73

Cigar City - Jai Alai

Hoy traemos uno de esos clásicos modernos, la Jai Alai de la cervecera de Tampa (Florida) Cigar City. Se da la paradoja de que nunca había probado la Jai Alai original, sino la Aged on White Oak, que me pareció brutal, así que a la que se me ha puesto a tiro no he dudado en llevármela a casita.

La sirvo en vaso, presenta un color ambarino y mucha carbonatación que genera una gruesa corona de espuma blanca y duradera, bastante cremosa, por cierto.

Al olfato cítricos y aromas herbáceos. En boca destacan los cítricos (mandarina y pomelo) y los sabores herbáceos. También se nota la base maltosa y acaramelada de los cereales. Nos deja un final amargo marcado y un poco resinoso. Me ha parecido una cerveza muy rica, pero me gustó muchísimo más la White Oak, no porque sea mejor cerveza (que a lo mejor también) sino por haberla bebido muchísimo más fresca. Aquella la pillé en un punto tan brutal que aún estoy soltando lagrimones. 7,5%. Comprada en 2D2Dspuma por 3,15€.

17 de julio de 2019

Dieu Du Ciel! - Solstice D'Été Framboises

Tengo especial predilección por las cervezas de Dieu Du Ciel! que hasta la fecha me han parecido todas pepinacos absolutos. Bordándolo en todos los estilos que tocan, y la de hoy no ha sido una excepción, me atrevería a afirmar que es la mejor Berliner Weiße que me he bebido hasta la fecha.

Se da la paradoja de que pese a haber advertido en todas las cervezas de esta brasserie québécois que la chapa se sacaba a rosca, siempre se me olvidaba y la acababa sacando con el abridor, y eso que en teoría soy coleccionista de chapas de cerveza. Ésta ha sido la primera que he abierto correctamente.

Dejando mi corteza de lado, centrémonos en la cata de la cerveza. Se trata de la Solstice d'Été. De esta cerveza existen dos versiones en botella: la de cerezas y la de frambuesas, que es la de la que nos ocupamos hoy. En barril se han realizado múltiples versiones con multitud de frutas: mango, ciruelas, fruta de la pasión, moras... La etiqueta es una maravilla, añado.

La sirvo en copa TeKu, presenta un color rojizo muy vivo e intenso precioso. La carbonatación es escasa y no tarda en desaparecer, sí deja una sensación picante en la lengua durante toda la degustación (me refiero a que las burbujas pican en la lengua, no a que lleve chili ni nada parecido). Al olfato ya huele a frutas del bosque que alimenta. En boca es frambuesa pura. Una absoluta delicia. Todo fruta, pero dejando un margen para ese puntito Sour que nos recuerda que efectivamente nos estamos tomando una Berliner Weiße. Maravillosa. 5,9%. Comprada en 2D2Dspuma por 4,95€.

Cervesa del Montseny & Zmajska - Juicy Pale Ale

No me ha hecho falta investigar mucho para darme cuenta de que Croacia, ahí donde los ves, tiene un panorama cervecero craft bastante potente. Tengo bastante interés por probar varias marcas croatas, especialmente de The Garden, pero lamentablemente aquí no nos llega nada, ni de ésta ni de ninguna otra, al menos que yo conozca. A ver si algún distribuidor me está leyendo y se anima a traer una cajica, gracias majos.

Estando así la cosa lo único que he podido hacer para consolarme ha sido comprar esta lata de la colaboración entre Cervesa del Montseny y la cervecera croata Zmajska, con sede en Zagreb. Cada vez soy menos de colaboraciones, pero en ocasiones es la única manera de probar cosas de ciertos países o de marcas que nunca han llegado a España.

Se trata de una American Pale Ale a la que han bautizado como Juicy Pale Ale. La receta lleva malta de cebada, copos de avena y un double dry hopping de los lúpulos Amarillo, Simcoe y Lolita. Este último es una variedad autóctona catalana que han desarrollado en Biolupulus (Crespià), empresa de la que ya os hablé en la reseña de la Rupianum de DosKiwis. La lata parece un cuadro de Mondrian.

De color entre dorado y ambarino y con carbonatación abundante. En boca es una cerveza ligera y fácil de beber. No es una cerveza especialmente intensa, ni mucho menos sedosa, pero destaca el sabor de la fruta de hueso que es bastante rico. Final no demasiado amargo. La encuentro perfecta para beber en grandes cantidades, pero la verdad es que me esperaba algo más. 5,5%. Comprada en 2D2Dspuma por 3,00€.

16 de julio de 2019

Espiga - High Five

El pasado 11 de mayo, los amigos de la cervecera Espiga celebraron su quinto aniversario celebrando una fiesta por todo lo alto en su fábrica de Sant Llorenç d'Hortons. Me hubiese gustado acercarme al evento pero me pilló en Teruel, en uno de esos maravillosos viajes en familia donde el rumbo lo pone mi padre, el Señor Guolker Texas Ranlle.

Para paliar la depresión que me produjo me acerqué a La Bodega del Sol de Barcelona para comprarme la cerveza que habían sacado para la celebración: la High Five.

Se trata de una Session IPA elaborada con maltas Pilsner, Pale Ale, dextrina y copos de avena y lúpulos Galena y Citra a la que le han metido un double dry hopping de lúpulos Azacca y Cryo Citra.

De color dorado y muy clara, sin turbidez alguna y con una carbonatación abundante pero no excesiva. Al olfato nos llega el agradable aroma de la fruta tropical. En boca es una cerveza muy ligera de trago y ultra bebible, entra como el agua. No por ello pierde un ápice de sabor, sino todo lo contrario: Muy intenso el sabor a fruta de la pasión, el saborazo riquísimo del melocotón y un puntito de pino que le puede aportar el Galena. Notas cítricas muy vivas que aportan frescor y animan a seguir bebiendo y finalmente un toque suave de pomelo que nos deja un amargor de 30 IBUs. A mi mujer y a mí nos ha encantado. Además encuentro que es una cerveza perfecta para celebraciones donde puedes beber mucho sin coger una castaña guapa. 5,0%. La compré refrigerada por 4,04€.

Pink Boots Society Spain - Pink Revolution

La Pink Boots Society es un colectivo de mujeres cerveceras que buscan dar visibilidad al papel de la mujer en un mundo tan masculinizado como el de la cerveza. Desde este blog hemos puesto nuestro pequeño granito de arena para lograr este propósito.

Hace unos meses Pink Boots Society España volvió a reunirse en diferentes puntos de nuestro país para elaborar varias cervezas. La de hoy -la Pink Revolution- se realizó el pasado 6 de marzo en las instalaciones de Cervezas Alegría (en Massanassa, Valencia) y se elaboró con el personal femenino de Cervezas Alegría, Althaia, Cervezas Abadía, Sáez & Son, Lluna y Bierwinkel (Espero no haberme olvidado de ninguna).

Además de la Pink Revolution, otras cerveceras de la asociación se reunieron en la fábrica de As -en Montornès del Vallès- para elaborar la Sor Bubble, una Hoppy Porter, y también en Galician Brew -Ponteareas- para elaborar Rosa Vermella, una Red IPA.

Nos centramos pues en la Pink Revolution, que es la que hemos comprado y que además viene enlatada. La servimos en vaso y presenta un color dorado y una carbonatación no excesiva. Al olfato es una cerveza muy herbácea. En boca los sabores predominantes son de corte herbáceo, pero también podemos disfrutar de notas cítricas y de fruta de hueso que aportan más frescor y riqueza al conjunto. Es una cerveza muy ligera de trago y muy bebible, con un final muy amargo. La compré en 2D2Dspuma por 3,10€. Considero que está muy bien de precio teniendo en cuenta que viene enlatada y que son 44cl. ¡Bien por las chicas! 6,6%.

15 de julio de 2019

Catalan Brewery - Die Berliner

Traemos de vuelta a Catalan Brewery, la cervecera de  Badalona que recientemente ha inaugurado su taproom, que tuve el gusto de visitar y os aseguro que es brutal (post en breve) y además pude conocer a Joan Saperas y Manolo Aguilar, sus maestros cerveceros, que son encantadores y tienen un proyecto cervecero muy guapo. ¡Desde estas lineas les deseo muchísima suerte con todo!

En esta ocasión os traigo la Die Berliner, la Weizen de los de Badalona. ¿Alguien hace Weizens en tiempos de adicción al DDH? ¡Sí! Y además de estar muy rica está teniendo mucha salida. Todavía hay una amplia clientela que se decanta por los estilos clásicos.

La sirvo en el vaso correspondiente y genera mucha espuma, como era de esperar. El color pálido característico del estilo y esa turbidez también propia de las cervezas de trigo alemanas. Al olfato destaca el aroma a trigo y pan, quizás se echa de menos el olor a banana. En boca es una cerveza muy sabrosa, pero a la vez muy fácil de beber y de sabor muy rico. Les ha quedado una birra muy apañada y es perfecta para beber a litracos en el biergarten de su taproom, que se está de lujo. 4,5%. La compré en Wine Palace por 1,59€.

14 de julio de 2019

Casa Dalmases - Bruixa

Continuamos degustando las cervezas de la Casa Dalmases, un gran proyecto de integración social en Cervera, que además hacen unas birras bastante decentes. 

En esta ocasión os presento a Bruixa, que es una Pale Ale elaborada con malta de cebada, trigo y lúpulos nobles (no los especifica).

De color marroncete y bastante turbia. Al servirla se genera una capa de espuma de color hueso bastante gruesa. En boca es maltosa, con ese punto dulce y acaramelado. Los lúpulos le confieren un sabor floral bastante agradable y quizás un punto cítrico. Nos deja un final bastante amargo pese a que solo tiene 25 IBUs. La compré refrigerada por 3,20€ en una tienda de comida preparada. 5,5%.

13 de julio de 2019

DosKiwis - Rupianum

Hoy reseño con cariño la última de las cervezas que compré en DosKiwis tras nuestra visita a su fábrica y brutal taproom + terraza. Estuvimos de lujo.

La han bautizado como Rupianum -en honor a la localidad donde se ubican- y la han elaborado con copos de avena y altas dosis de lúpulo ecológico ampurdanés -Cascade, Centennial y Chinook- concretamente cultivado en Biolupulus (Crespià). Se trata de una (Hazy) American Pale Ale muy intensa y sabrosona. La levadura es de Pale Ale por tanto no la podemos clasificar como New England Pale Ale, Judit y Michael prefieren clasificarla como Empordà Pale Ale.

Muy turbia y de carbonatación notable. En boca es muy intensa y muy sabrosa. Las notas herbáceas son muy intensas -ya nos lo imaginábamos por el tipo de lúpulo que lleva- con bastante pino, pero también afloran sabores que nos recuerdan a la piña y a la fruta tropical. Final bastante amargo. 5,9%. Ya estamos tardando en volver.

12 de julio de 2019

Beering - Fast Jab

Tras mi visita al Beering Barcelona Xavi me regaló una muestra de la cerveza de la casa, desde aquí quiero mandarle las gracias. Normalmente en la tienda suelen tener pinchada alguna cerveza hecha por ellos mismos, en esta ocasión se trata de una IPA a la que han llamado Fast Jab, y a falta de instalaciones propias la han elaborado en la fábrica de La Calavera, de la que son también distribuidores.

La cerveza está elaborada con las maltas Pale, Cristal, Maris Otter y copos de cebada. También lleva los lúpulos Cascade, Chinook y Amarillo.

De color ámbar y muy carbonatada. Al olfato nos llega un aroma herbáceo intenso. En boca muy herbácea -tal y como nos imaginábamos tras leer los lúpulos que lleva en la etiqueta- muy sabrosa e intensa y evidentemente muy amarga (60 IBUs). Se pueden apreciar también notas tostadas de las maltas, que acaban de darle más intensidad a la receta. 5,9%.

11 de julio de 2019

Beering - Barcelona


El pasado viernes, aprovechando que tengo vacaciones y los churumbeles en el casal, aproveché para visitar tiendas y cervecerías que no suelo visitar normalmente. La vida de un padre de tres hijos y la actividad cervecera es dura, creédme. Decidí empezar por los lugares que me pillan poco de paso, así que el primero al que fui fue al Beering, que está ubicado en la Calle Navas de Tolosa de Barcelona, a un paseillo de la estación de metro de Camp de l'arpa y de La Sagrera (el año que viene ya podréis venir en AVE). No me fui tocando el arpa ni la bandurria, pero llegué allí alegremente deseoso de descubrir nuevos horizontes birrunos. Allí me estaba esperando Xavi, que acababa de fibrar, para explicarme un poco su negocio y enseñarme todo el arsenalaco cervecero con el que cuentan. Canelita en rama.

Beering es una tienda cervecera orientado a una clientela de barrio, por su zona lo tienen bastante bien porque la cosa no está muy masificada, lo más cerca que hay es el 2D2Dspuma, así que hay mercado para todos. También se dedican a la distribución de algunas marcas locales.

Para alegrar la compra a los clientes se han instalado una barra con cinco tiradores estupendos para sofocar la sed mientras vamos babeando con todo lo que tienen en sus neveras y estanterías. Esto es muy buena idea porque un buen ratico nos vamos a pasar si queremos estudiar bien nuestra compra y no dejarnos nada, que luego ya se sabe. El Beering no tiene cocina -es una tienda- pero sí tienen algunas cosillas para acompañar las birras, como gildas y bolsas de patatas fritas.

El espacio es amplio y luminoso. En la barra cuentan con varios taburetes, y en el resto de la tienda hay algunas mesas dispuestas de diferentes formas para realizar las degustaciones. En la pared izquierda se encuentran las estanterías con las cervezas y en la derecha tienen tres neverazas con gran parte del género de la tienda refrigerado.

A nivel nacional tienen cervezas de Agullons, Gora, U Hops, Malandar, La Quince, Castelló Beer Factory, Senglaris, L'Estupenda, Naparbier, Hopsters, Montseny, Cyclic, Espiga, Garage, Gross, Dougall's, La Pirata, Guineu, Drunken Bros, Tibidabo, Rec, Soma, Caleya, Basqueland, Almogàver, Beerretans, Redneck, Zulogaarden, CTretze y un largo etcétera.

A nivel internacional se desata la locura con Rogue, Tilquin, Cantillon, Clown Shoes, Toppling Goliath, Lervig, Fraugruber, Stone, To Øl, The Kernel, Magic Rock, Cloudwater, Amundsen, Weihestephan, Verhaeghe, 3 Fonteinen y Oskar Blues entre muchas otras. Además el Beering cuenta con su propia cerveza, que elaboran en las instalaciones de La Calavera. La verdad es que fue un placer charlar con Xavi, que me estuvo aconsejando en todo momento teniendo en cuenta mis gustos y me recomendó algunas cerveceras que aún no conocía. ¡Espero volver muy pronto! De momento les colocamos su merecido pin en nuestro tremendísimo y repletísimo Mapa Birruno.


Beering                 Navas de Tolosa 355, Barcelona              www.beeringbarcelona.com             info@beeringbarcelona.com            93  534  94  33

10 de julio de 2019

Timmermans - Framboise Lambicus

Y seguimos con nuestro festivalaco de birras Lambic que se pueden encontrar en el supermercado, en este caso online, ya que me la ha enviado Ulabox, a los que les doy las gracias por el detalle. A ver si van tomando nota en De Garde.

Se trata de la Framboise Lambicus, de la brasserie belga Timmermans. Los de Itterbeek sacan pecho de ser la brasserie de cervezas Lambic más antigua del mundo. Bien, cervezas como la de hoy, más que un orgullo son una vergüenza para la HORAL. No me extraña que cerveceros con tanta reputación como Cantillon hayan tomado la determinación de no formar parte de esta asociación visto lo visto.

La servimos en copa TeKu y presenta un color rojo vivo y carbonatación media de burbuja fina y efervescente. En boca es sirope de frambuesa, y nada queda de la cerveza Lambic. Etiquetar esto como cerveza Lambic a mí personalmente me daña la vista, ya que no representa para nada el estilo. Otra cosa es que a alguien le pueda gustar o no, eso ya es otro cantar y bastante respetable. 4,0%. 

9 de julio de 2019

Lindemans - Faro

Seguimos con la selección birruna del súper, en esta ocasión con la Faro de la brasserie belga Lindemans. Abrimos la sección Faro en el apartado de estilos birrunos, ya que es la primera cerveza de este estilo que aparece por el blog.

Para explicarlo resumidamente, las cervezas Faro son cervezas Lambic, que para balancear la acidez, en vez de fruta o sirope, se les añade azúcar. Nunca he sido muy amigo de las cervezas de Lindemans, la cantidad de siropazo que les echan me tira para atrás, pero en esta ocasión, por curiosidad y por el atractivo precio decidí darle una oportunidad.

La sirvo en copita y presenta un color cobrizo y carbonatación abundante pero muy poco duradera. Burbuja muy fina y efervescente. Finalmente la cosa no ha ido tan mal como me esperaba. Tiene el saborcillo característico de las cervezas Lambic, no demasiado complejo pero al menos sí agradable para los que estamos familiarizados con él. No demasiado ácida, por tanto bastante bebible, y efectivamente dulzona y azucarada. La verdad es que me la esperaba aún más azucarada, así que la experiencia ha sido mejor de lo que me pensaba. Bastante bebible y bueno, seguramente no será la mejor cerveza Faro del mundo ni la más indicada para abrir esta sección o representar el estilo, pero sí es una cerveza relativamente fácil de encontrar y a un precio muy barato. Vale la pena probar cosas nuevas. 4,5%. Comprada en el Alcampo de Sant Quirze por 1,56€ (botella de 25cl).

8 de julio de 2019

Rodenbach - Grand Cru

Una de esas joyazas que podemos encontrar en el supermercado a precio de risa es la Grand Cru de la brasserie belga Rodenbach, que pude comprar en el Alcampo de San Quirico por 1,05€.

Se trata de una cerveza Sour -por lo tanto, quien no esté familiarizado con este tipo de cervezas es posible que no sea de su agrado- concretamente del estilo Flanders Red Ale. El BJCP mete en el mismo saco a las Flanders Red Ale y las Flanders Brown Ales (Oud Bruin) como si la única diferencia entre ambos estilos fuese el color. Esto no es así.

Según Michael Jackson la diferencia más significativa entre las Brown y las Red (a parte de las maltas empleadas) es que las Flanders Red Ales realizan la fermentación primaria en recipientes de metal y la guarda tiene lugar en madera sin recubrimiento alguno (no en barriles, sino en grandes cubas, tal y como indica la etiqueta). Al contrario que ocurre con las Brown más famosas, las Red se estabilizan mediante pasteurización.

La servimos en copa TeKu. Presenta un color oscuro con destellos rojizos y carbonatación viva y efervescente que deja una notable capa de espuma de color hueso que no tarda en desaparecer. Al olfato nos llega un aroma agradable a sidrita. En boca destaca su sabor dulzón, así como la manzana y las uvas. La acidez queda perfectamente balanceada por el dulzor, y además tenemos ese toque pro que aporta la madera. Podemos apreciar también un toque de fruta madura que aporta más complejidad. Es una cerveza peculiar y es posible que no agrade a todo el mundo. Yo la encuentro muy rica y refrescante, la he disfrutado muchísimo, y aún siendo una cerveza compleja es altamente bebible. Por un leuro es una brutalidad, qué más quieres Baldomero. 6,0%.