20 de septiembre de 2019

Schöfferhofer - Hefeweizen Dunkel

El pasado viernes estuve pegando la gorra en casa de los viejunos, que me cuidan como a un rey, y además de unas fabulosas viandas y un café inigualable, de vez en cuando cae alguna birrita guapa. evidentemente comprada en Alcampo, que mi padre es muy fiel a sus tradiciones.

Se trata de la Dunkelweizen de la cervecera alemana Schöfferhofer. La sirvo en copa y presenta un color entre ámbar subido, caramelo y pardo. La corona de espuma es muy abundante -hay que controlar para que no se vaya de madre- tupida, cremosa y persistente.

En boca destaca el sabor del trigo, con un punto ácido. También encontramos sabores tostados y notas dulces de caramelo. La verdad es que me la esperaba mucho más oscura y de sabor más tostado. No es una cerveza que me haya sacado los lagrimones -tenía mejor recuerdo de su Hefeweizen a secas- pero al menos es agradable y cumplió con su objetivo de maridaje con la comida de mamá. 5,0%.

19 de septiembre de 2019

D'Equí - Janis

Finiquitamos hoy la remesita de birres asturianes que compré en Sr. Lúpulo de Gijón, fue bonito mientras duró.

Hoy nos trincamos la Janis de la cervecera D'Equí, de los que ya habíamos probado su magnífica Metal IPA. La de hoy es una Hazy IPA con double dry hopping (no especifica lúpulos).

La servimos en vaso y efectivamente observamos su aspecto hazy. Una cerveza muy turbia, de color anaranjado ( 12,5 EBC) con carbonatación abundante de color blanco y de aspecto jabonoso.

Al olfato encontramos muchos cítricos y fruta tropical. En boca encontramos un sabor delicioso a mandarina y a fruta de la pasión, aunque la balanza se decanta más hacia el lado de los cítricos. Finalmente tenemos un amargor en boca bastante marcado (50 IBUs). La verdad es que me ha resultado deliciosa, sabrosa y muy fácil de beber. 6,8%. Bravo por la cervecera asturiana. La compré refrigerada por 2,75€.

18 de septiembre de 2019

Birra del Borgo - Maledetta

Hacía varios años que no me tomaba una cerveza de Birra Del Borgo, la verdad es que no me resultan nada fáciles de encontrar. Finalmente di con este ejemplar en el BeerStore de Barcelona, no me lo pensé dos veces y para casita que se vino con papi.

Supongo que como ya sabréis los de Borgorose han sido otros -entre muchos- que se han dejado comprar por el gigante AB InBev. A mí personalmente este factor me echa para atrás a la hora de hacer mis compras, pero en este caso he decidido hacer una excepción.

La cerveza que catamos hoy se llama Maledetta, y se trata de una Belgian Ale un tanto... free style, por así decirlo.

De color cobrizo con tonos un tanto pardos (25 EBC) y carbonatación no excesiva de burbuja finísima que genera una capa de espuma de color hueso. Al olfato el olor me recuerda al de la manzana verde y las peras. En boca tiene un sabor tostado, maltoso, muy agradable, cero empalagosa y con un punto afrutado riquísimo. Echo de menos el toque característico de la levadura belga -en este sentido la cosa patina un poco- pero en general es una cerveza riquísima y altamente beberciable. De esas que se agradecen después de haber pasado un verano de sobredosis lupulil. 6,2%. Final muy suave (31 IBUs). Me costó 3,15€.

17 de septiembre de 2019

Casa Lúpulo - Gijón


Esto que sales del Sr. Lúpulo con una selección de birras asturianas brutales, acabas de dar una vuelta por el centro de Gijón comprando queso, sidra y artículos para guiris, te dan las seis de la tarde y a la cabeza te asalta el siguiente dilema: ¿Te vas a volver a Llanes sin visitar la Casa Lúpulo? No way! Hombre, es que acababan de abrir, y está justo aquí al lado. "-Una birrita rápida y nos vamos" le digo a mi mujer con ojos vidriosos. Ella saber ver en la profundidad de mis pupilas esa ilusión como de un niño por visitar las mejores cervecerías del país, y con la abnegación que la caracteriza de sienta en la terraza con los churumbeles mientras espera a que yo haga mis fotos de rigor y me tome mi media pinta. Las mieles del matrimonio.

Entro en Casa Lúpulo con emoción, al final la tarde ha dado para visitar la tienda y la cervecería ¡yuju! El local es muy grande y con forma de U. Nada más entrar nos topamos con la barra y sus 16 tiradores. Los taburetes correspondientes para apostarse allí mientras su experto equipo nos aconseja las mejores cervezas para tomar. Allí también hay unas cuantas mesas para disfrutar de unas buenas birras tranquilamente. En una de las paredes existe un ventanal donde podemos ver la cámara frigorífica donde tienen los barriles que hay pinchados, perfectamente conservados en frío. En la otra parte del local hay otra barra, donde está el pase de la cocina, un espacio muy amplio de mesas para la degustación y los lavabos. En el exterior tienen una terraza bastante amplia. La calle es peatonal y cuando hace buen tiempo es muy agradable disfrutar de unas cervezas al aire libre.

Yo voy a pedirme mi media pinta. Tengo en mente algo ligero porque luego tengo que conducir hasta Llanes, así que me pido la cerveza con menos graduación de la pizarra, la Session IPA single hop de El Dorado de Dougall's, de solo 3,7%. Me salgo fuera con la familia. Los mayores los tenemos entretenidos pintando, pero el enano nos ha salido futbolero -no sé de donde habrá sacado ese fervor- y está pegando pelotazos de aquí para allá mientras les hace ojitos a unas mozas que hay sentadas en la mesa de al lado. El colega nos ha salido ligón ya tan pequeño. La cerveza es ligera de trago pero tarda en caer por todo lo que llevo en el cuerpo, así que durante ese rato me dedico a mirar su carta. Hoy lamentablemente no nos vamos a poder quedar a tomar unas tapas, pero va bien saberlo para cuando volvamos a Gijón, que espero que sea pronto porque la verdad es que nos ha encantado.


Además de sus 16 grifos en Casa Lúpulo cuentan con una buena carta de jamercio para acompañar dignamente nuestras birras. Variedad de perritos calientes (vegano de tofu, frankfurt y berlinés), sandwich de pastrami, bao de pulled pork, guacamole, hummus, ajvar, poutine de champiñones, chili con carne, cecina de Astorga, la sempiterna tabla de quesos y para finalizar, por si te has quedado con hambre, tienen brownie de chocolate. Tenía todo una pintaza brutal, lástima que habíamos comido recientemente porque hubieramos disfrutado como gorrinos. Yo personalmente valoro muchísimo en una cervecería craft que tengan una carta en condiciones, y en Casa Lúpulo la verdad es que cumplen de sobra con este requisito.

Una vez finalizada mi birra entro a pagar. Detrás de la barra me encuentro con Abel Miranda, copropietario del negocio. "-Me han chivado que venías", me dice sonriente mientras nos estrechamos las manos. Abel es copropietario del Sr. Lúpulo -de donde acabamos de venir- y desde hace un año regenta también la cervecería. Tienen mucho curro, pero aún así, me dedica unos minutos de conversación. Hablamos del panorama birruno gijonés -aquí el playu tiene para ponerse finos de lo lindo- y además me recomienda algunas cervecerías asturianas que no tenía controladas. Total, que entre una cosa y la otra nos dan las siete de la tarde, creo que si le insinúo a mi santa esposa de ir a tomarnos la última al Zio Pig -que justo acaba de abrir- me va a costar el divorcio, así que ponemos rumbo hacia el parking y nos despedimos entre dolor y lágrimas de esta maravillosa ciudad. ¡Volveremos! Mientras tanto les colocamos su merecidísimo pin a Casa Lúpulo en nuestro Mapa Birruno y les mandamos un fuerte abrazo a Abel y a todo su equipo. ¡Hasta pronto!

Balance de daños:
-Dougall's - El Dorado. Os pongo en situación. Pasadas las tres y media de la tarde aún estábamos en la sidrería El Globo tras meternos entre pecho y espalda un cachopo y un bonito con pisto. Todo esto regado con sidrina guapa. A las cinco de la tarde estaba tomándome una IPA de Vento Forte en Sr. Lúpulo, y cuando llegamos a Casa Lúpulo la verdad es que no tenía muchas ganas de birra, así que hice el esfuerzo (jojojojo). Decidí tomarme una Session IPA, de trago fácil y baja graduación. Se trata de una de las cervezas de la Single Hop Series que ha elaborado la cervecera de Liérganes. De color dorado y sin turbidez. Predominan los sabores herbáceos. Mucho pino, pero también podemos disfrutar de algún registro cítrico y de fruta tropical suave. 3,7%. Una cerveza ligera pero reconozco que me costó acabármela dadas las circunstancias.








Casa Lúpulo                Calle de la Merced 4, Gijón             984  183  573

16 de septiembre de 2019

Caleya - Milenta

Soy muy fan de la Goma 2 de la cervecera asturiana Caleya, pero lamentablemente, durante nuestro viaje a Asturias todo lo que compramos de ellos fue en el supermercado: recetas accesibles para el gran público y vete a saber tú en qué condiciones de almacenamiento y durante cuanto tiempo. Resumiendo, que todo lo que hemos probado de Caleya durante las vacaciones no ha sido ni lo mejor de su catálogo ni en su punto óptimo.

Muestra de ello es esta Lager que compré en un supermercado de la cadena Alimerka por 1,48€, obviamente sin refrigerar. Alguien me dirá que por este precio no pida milagros, pero qué queréis que os diga, un yogur vale mucho menos y bien que se vende refrigerado. Pues eso.

De color dorado, bastante turbia y con carbonatación abundante de color blanco y aspecto jabonoso. Para ser una Lager me ha parecido que tenía bastante cuerpo. El sabor bastante dulzón, con la cebada como protagonista y el saborcillo del trigo, que le da un toque característico. Rica, barata, no para entrar en éxtasis pero puede servir de puerta de entrada para que mucha gente se acabe enganchando a la cerveza artesana. 5,0%.

15 de septiembre de 2019

Ārpus - DDH Citra IPA

Aquí continuamos -y lo que te rondaré morena- con el material letón que me trinqué en el BeerStore de Barcelona una lluviosa mañana de julio. Y sí, me saqué el badge del Untrapper.

Hoy con nosotros tenemos esta DDH Citra IPA -como veis no se han dejado mucho los cuernos en pensar los nombres- elaborada con levadura London Fog, cebada, trigo, avena y únicamente el lúpulo Citra BBC. Como no sabía qué eran los lúpulos BBC lo he buscado en internet. Los lúpulos BBC Pure Hop Pellet -BBC viene de Boston Beer Company- son unos lúpulos específicamente diseñados para el uso intensivo durante el dry hopping. Son lúpulos que confieren a la cerveza mayor intensidad tanto en aroma como en sabor.

Dicho esto vamos a la cerveza en cuestión, una New England IPA cargadica de Citra BBC hasta arriba. La servimos en vaso de IPA, presenta un color entre dorado y anaranjado con cierta turbidez. En boca muy rica, con sabores de perfil cítrico como protagonista: pomelo, mandarina y piel de cítricos. También pulula por ahí algo de fruta de hueso muy rico. Entra muy suave, final amarguete bastante soportable 7,0% de volumen de alcohol muy bien integrado. Si sois yonkis del Citra vale la pena. Comprada refrigerada por 4,75€.

14 de septiembre de 2019

Stu Mostów & Zagovor - Art 21

A mi regreso de las vacaciones me estaban esperando en la neverita gran parte de las birras que me compré durante mi visita al BeerStore de Barcelona (de viaje solo nos llevamos las latas refrigeradas en nuestro bolso nevera, las botellas las dejamos en casa).

Amadas mías, el verano ha sido intenso birrunamente hablando pero os he pillado con unas ganas como si llevara varios años sin pimplar. Una de las primeras en caer fue esta colaboración entre la cervecera polaca Stu Mostów y la rusa Zagovor, que recientemente pasó por el blog precisamente en otra colaboración con los lituanos Ārpus.

La cerveza se llama Art 21, se trata de una Sour Ale elaborada con piña y fruta de la pasión. De color dorado, burbuja muy fina y carbonatación no excesiva que genera una efímera corona de espuma de color blanco.

En boca es una cerveza claramente ácida, donde el maracuyá acapara prácticamente todo el protagonismo, con un sabor absolutamente delicioso. Al principio no encontraba la piña por ningún lado, pero ¡ay amigo!, cuando he dado con él lo he flipado. Un sabor dulce a piña absolutamente delicioso, con ese punto de la piña colada que le confiere a la cerveza un rollo brutal. La he disfrutado como un enano. Muy buena toma de contacto con Stu Mostów, los seguiremos muy de cerca. Se tenía que notar esa incorporación de Beinat en sus filas. 6,5%. Me costó 3,55€.

13 de septiembre de 2019

Indiano - Cañera

Continuamos con nuestro repertorio asturiano, reseñando todo lo que nos trincamos durante nuestras vacaciones de agosto. Hoy le toca el turno a la cervecera Indiano, de la que había leído muy buenas cosas acerca de su "Turbia". En Sr. Lúpulo de Gijón -que es donde compre esta lata- no hicieron más que confirmarme la buena fama de la cervecera de Biedes, y me recomendaron con especial entusiasmo esta DDH DIPA, que les había llegado fresquísima, con muy pocos días de enlatado.

La cerveza se llama Cañera y su receta lleva malta de cebada, copos de avena y double dry hopping de los lúpulos Ekuanot, Mosaic y El Dorado.

La sirvo en vaso nonic y presenta un color anaranjado, muy vivo y con muchísima turbidez -esto promete- y carbonatación no especialmente abundante. En boca es un mango brutal. Todo fruta, el sabor a mago intensísimo y delicioso, un poquito de piel de mandarina que le da un toque muy guapo. Rasca un poquito, sin llegar a resultar desagradable, pero tiene ese punto, y con un cuerpazo bastante brutal. Estaba deliciosa pero reconozco que me ha costado un poco acabarme la lata porque me ha saciado bastante. Con 33cl yo creo que ya tirábamos guay. 7,7%, yo casi que la dejaría en IPA a secas. Me costó 4,90€ refrigeradita.

12 de septiembre de 2019

Sr. Lúpulo - Gijón


"La vida ye mui corta pa beber puxarra", reza el cartel que hay pintado en el ventanal del Sr. Lúpulo, el despacho de cervezas más selecto de todo Gijón. Y no les falta razón. ¿Para qué te vas a gastar el dinero en beber mierda? Entra, échale un vistazo a sus estanterías y prepárate para flipar. Tienen de lo mejorcito del globo. Y no exagero.

Nosotros así lo hicimos. La familia Castle se planta en Gijón una gloriosa mañana del mes de agosto, y después de recorrer la playa de San Lorenzo, visitar el centro de la ciudad y meternos un cachopo, un bonito con pisto y una botella de sidrina (que también cuenta para el Untrapper) nos plantamos poco después de las cinco de la tarde (hora de apertura del Sr. Lúpulo) para hacer una buena prospección birruna del panorama asturiano y realizar nuestras compras veraniegas en la capital asturiana, que había que llenar la mermada nevera del apartamento que alquilamos. Sr. Lúpulo, ¡Vamos allá!

La tienda es bastante luminosa y sin ser especialmente grande da sensación de amplitud. En el centro cuentan con una gran mesa y bancos tipo biergarten para tomarse alguna cerveza y supongo que también debe ser donde realizan las catas y todas las actividades relacionadas con nuestra bebida favorita. Una vez dentro, a nuestra espalda, entre la puerta y el ventanal hay una neveraca bastante grande con buena parte del género refrigerado. A mano izquierda, toda la pared de punta a punta, está llena de estanterías hasta arriba de botellas de cerveza. A mano derecha hay otra nevera más pequeña, unas mesas altas para tomarse algo y ¡atención! una máquina recreativa para echarnos unas partidicas al Street Fighter mientras nos ponemos finos. Yo esta idea me la quité de la cabeza porque seguro que acabo esturreando la cerveza por el suelo, debido a los viajes que les suelo meter a este tipo de máquinas, que suelen ponerme bastante atacao de los nervios. Al fondo se encuentra el mostrador, que también hace de barra. Allí tienen 7 tiradores rotatorios para amenizar nuestras compras. Un lujazo. ¡Ah!, y si alguien prefiere tomar el aire fresco mientras le da al frasco, hay unos pequeños banquitos en su ventanal para disfrutar de unas buenas birras. La calle es bastante tranquila e invita al drinking.


¿Qué vamos a poder encontrar en Sr. Lúpulo que no tenga cualquier otra tienda de cervezas de España? Pues por ejemplo cervezas de los neoyorquinos Grimm, y alguna joyaza de Hill Farmstead imposible de encontrar aquí, así como de su proyecto paralelo Grassroots. También una buena selección de The Bruery, Cascade, Side Project, Cigar City, Hoppin' Frog, Anchorage, American Solera, Epic, Brasserie des Franches Montagnes, Separatist Beer Project, Alesmith, Fifty Fifty, Perennial, Crooked Stave, Almanac, Old Nation, Leelanau, Les Trois Mousquetaires, Terroir y Lost Abbey. Si nos va el rollo belga podemos babear con 3 Fonteinen, Cantillon, Oude Beersel, Westvleteren, Owa, De Ranke, De Struise, Tilquin, Hanssens y De Dolle entre muchas otras. Y por supuesto una buenísima selección europea, española y asturiana.

Como es habitual en mí me aturullo y me entra el síndrome de Stendhal birruno. Pido ayuda para que me hagan una buena selección local. El chico que me atiende -muy majo- me escoge las cervezas asturianas más cañeras y con más frescura: Indiano, D'Equí y Tolibier's. Por pocas horas no consigo una lata de la Románica de Caleya, toda una pena. Mi mujer se pira con los niños a tomarse un helado en la heladería de enfrente porque huele que la cosa va para largo. Yo aprovecho para pedirme media pinta, mientras converso con el tendero, que me va explicando un poquito la historia del Sr. Lúpulo y cómo ha ido evolucionando Asturias, y más en concreto Gijón, a nivel birruno a lo largo de estos últimos años. La verdad es que estuve flipando mucho con todo el arsenalaco que tienen allí, que es como para que te ingresen allí la nómina directamente. El rato que pasé fue muy agradable y la selección local que me hicieron excelente. ¡Espero volver muy pronto a Gijón! ¡Aún estoy con el subidón! Mientras tanto les colocamos su merecidísimo pin en nuestro Mapa Birruno. ¡Hasta la próxima!

Balance de daños:
-Vento Forte - Follower. Pues como he comentado antes a las 3 y media de la tarde estábamos saliendo de una sidrería con un cachopo y un bonito con pisto entre pecho y espalda, y la verdad es que no había mucho apetito birruno, máxime cuando llevas también en el cuerpo una botella de sidra y hay que conducir de vuelta desde Gijón hasta Llanes. Hicimos un paseíto para bajar la comida y pasadas las cinco me pedí esta IPA de los italianos Vento Forte, de los que aún no conocía su producto. Me pareció riquísima, con sabores que nos recuerdan a la fruta tropical y los cítricos. Muy refrescante, muy ligera de trago y entró divina pese a que no tenía mucha gana. 7,1%. Comprar así es un gustazo, qué queréis que os diga. Volveremos.










Sr. Lúpulo                San Antonio 5, Gijón             984  183  573

11 de septiembre de 2019

Catalan Brewery - Hazy Chica

Hoy os traigo este zumazo de mango absolutamente brutal que se ha currado Catalan Brewery. Se trata de una New England Milkshake IPA a la que han añadido mango. Pepinaco.

Los de Badalona han empezado a enlatar sus últimas tres creaciones -Duck Dive, Beach Bunny y Hazy Chica- y el resultado de las tres es brutal.

La sirvo en su vaso correspondiente, presenta un aspecto muy turbio y color anaranjado. La carbonatación es muy abundante, generando una gruesa capa de espuma blanca y persistente. Al olfato es puro mango, todo fruta tropical. Delirio. En boca es muy sedosa, no por ello cansina, entra divinamente. El sabor del mango es bastante notable, pero también deja que asomen los lúpulos, que nos saludan con sabores tropicales y de fruta de hueso. Me ha parecido riquísima y felicito a Joan y Manolo por su trabajo. ¡Deliciosa! 6,8%.

10 de septiembre de 2019

Mikkeller - Splat

Pues uno se va a la playa y lo hace en plan campeón. Con su bolso nevera, su cristalería adecuada y sus latitas craft, que con la edad uno se va volviendo más sibarita.

Pues nada, Splat, otra IPA de entre los millares que ha elaborado Mikkeller, ésta en formato yonkilata de medio litraco, ideal for the beach.

La sirvo con cuidadín, no vayamos a acabar comiendo tierra. Presenta color dorado y cierta turbidez. La carbonatación es muy abundante, de color blanco. En boca es una IPA suave y muy bebible, con el calorazo de la playa ya os podéis imaginar que entró de lujo. De sabores herbáceos y cítricos agradables, con un punto resinoso notable pero que no resulta en ningún momento desagradable. Pomelazo, amargor suave al final... muy rica. 6,8%. Entró de lujini. Se la compré refrigerada directamente a la distribuidora Ola Chica, que me hizo un pack a un precio muy apañao. ¡Gracias Thomas! ¡A tu salud!

9 de septiembre de 2019

Tyris - Trigo

No te digo Trigo por no llamarte Rodrigo. Fíjate tú que curiosamente ésta fue la primera cerveza de Tyris que probé -hace casi ya 10 años, cuando esto de la cerveza artesanal era algo raro- pero aún no había publicado la reseña en el blog. Más vale tarde que nunca.

Después de tantos años la etiqueta ha cambiado (antes creo que salía un puente o una paranoia así) y si no me equivoco la receta también. La actual lleva miel de azahar y naranja valenciana.

La sirvo en vaso escanciándola cual sidrina asturiana para que me genere los dos dedos de espuma que aparecen en la foto, que no tardan en volatilizarse y dejar la cerveza totalmente desbravada. En boca sabor a trigo rico, pero no le encuentro el sabor ni a la miel ni a las naranjas. La verdad es que en ese sentido la he encontrado bastante plana. También es cierto que la compré en un supermercado y ya se sabe, en lugares donde se almacenan mal las cervezas artesanas durante tiempo prolongado las compras no suelen acabar bien. Así que aún suerte de que no haya acabado en el fregadero. Habrá que repetir en el taproom de Paterna que seguro que allí está mucho mejor. 4,5%. Creó que costó poco más de un euro en el Consum de Benicàssim.

8 de septiembre de 2019

Stone - Enter Night

No entraba dentro de mis planes comprarme esta cerveza pero al final ha acabado cayendo. La tuve a tiro en varias tiendas que he visitado desde que salió (sinceramente preferí comprar otras cosas), también la pude catar durante el concierto de Metallica en Barcelona el pasado cinco de mayo (ahora profundizo en esto), pero finalmente me la compré en una visita inesperada al Va De Cervesa de Castelló tras salir de urgencias con mi hija por una otitis este verano. Joder, estaba al lado del hospital, a ver quien es el guapo que no cae en la tentación.

Hagamos un inciso con lo del concierto de Metallica. Por lo visto Damm tiene la exclusiva de vender cerveza dentro del Estadi Olímpic. ¿Qué tuvo que hacer Stone para colocar el chiringuito de la cerveza de la banda? Pues ponerlo fuera, entre el primer y el segundo control de seguridad, en mitad de la nada. Evidentemente nadie se queda en esa zona expresamente, allí no había ni el Tato. Nosotros una vez pasamos el tercer control nos dio mucha pereza salir fuera para ir expresamente a tomarnos la cerveza en cuestión. Yo acabé bebiendo agua -me niego a dar mi dinero a unos delincuentes como los Carceller- que por cierto no era Aigua de Veri.

A lo que vamos. Enter Night es como Metallica ha bautizado a su Hoppy Pilsner en referencia al estribillo de su celebérrimo hit "Enter Sandman". No sé a vosotros, pero a mí en 1991 me cogió muy fuerte con Metallica. Recuerdo que mis padres me regalaron el CD y lo primero que hice fue pasarlo a cinta. Lo puse tantas veces que mi madre se sabía las canciones de memoria y el cassette al final se acabó rompiendo por el desgaste. Igual suerte corrió el CD, que erosionado por el láser me dejó inservibles las pistas "Holier Than Thou" y "The Unforgiven".

Sigamos. La lata es de medio litraco y ha sido elaborada en la fábrica de Berlín. A partir de ahora supongo que la tendrán que elaborar en San Diego, ya que como sabéis Stone Brewing ha tenido que vender la fábrica de la capital teutona. Es lo que tiene vacilar a la clientela local el día de la inauguración. Teniendo en cuenta esto, si sois muy frikis de la banda y queréis tener la lata de recuerdo yo me haría con una por si las moscas. La mía ya se la he regalado a un amigo coleccionista porque ya tengo suficientes mierdas en casa como para ir ampliando el inventario. De color dorado y carbonatación bastante abundante. En boca bastante ligera y de sabor maltoso suave. Los lúpulos aportan sabores cítricos bastante agradables. En general es una cerveza muy bebible, supongo que concebida para las masas que acuden a sus conciertos y poder beberla en grandes cantidades. Para el público más sibarita quizás se nos quede bastante corta. El negocio es el negocio. Habrán pensado que más vale vender una Hoppy Pils a cascoporro que no que te tengas que comer con patatas una cerveza muy lupulizada o muy alcohólica porque el público solo se tome una y andando. De cualquier forma es una cerveza bastante digna. 5,7%. Me costó 3,60€.

7 de septiembre de 2019

BeerStore - Barcelona


A finales del mes de julio estaba yo en casa, era sábado por la mañana, y me dio uno de esos arrebatos que me hacen salir corriendo a comprar birras. El objetivo eran unas cervezas letonas que habían traído al BeerStore de Barcelona, ya que hasta la fecha el panorama birruno de Letonia era un auténtico desconocido para mí. La verdad es que la mañana pintaba chunga y salí con paraguas de casa. "Serán cuatro gotas", pensé. Pero la triste y la cruda realidad es que estuve unos cuantos minutos retenido en la estación de Sagrada Familia, entre centenares de guiris, porque se inundó toda la parada de metro. Por un momento pensé que aquello iba a acabar peor que el rodaje de Water World, pero conseguí armarme de paciencia, y tras unos minutos allá en el andén con el paraguas abierto, finalmente pude salir y llegar a la tienda. A mi regreso no creáis que fue mejor, por momentos asaltaron mi mente indelebles fotogramas de "Los Albóndigas en Remojo". En fin, no me extiendo más con mis desvaríos. Tras salir de la estación y después de caminar unas manzanas llego por fin a una de las tiendas cerveceras más insignes de Barcelona, el BeerStore, que lleva vendiendo alegría líquida en la Ciudad Condal desde 2013, que se dice pronto.

Tras el mostrador me atiende Miquel, gran entusiasta cervecero que además de hacerme muy buenas recomendaciones me da palique birruno ¡por fin! Como veo que la cosa va a ir para largo me pido una cervecita -disponen de cuatro tiradores rotatorios- para amenizar la compra. Así da gusto, oiga.

Al frente del negocio Jorge Expósito y Curro Pomares, que fundaron el negocio hace 6 años, originalmente en la calle Castillejos y actualmente en la calle Provenza. Jorge además es el creador del blog cervecero Cerveza Artesanal en Catalunya (ya extinto), cofundador de La Gacetilla Cervecera y además ha escrito varios libros: "Catálogo de Breweriana Catalana" junto a Jorge Bort, "Guía de Cervezas Españolas" junto a Andrés Masero y "Guia de Cerveses de Catalunya" junto a Joan Villar-i-Martí (AKA Birraire). Jorge en el momento de mi visita no se encontraba en el negocio y no tuve el gusto de poder conocerlo en persona, pero sí ha respondido muy amablemente a mi correo electrónico y seguro que no tardaremos mucho tiempo en estrecharnos la mano.

La tienda es bastante grande y muy alargada,  sus estanterías recorren de punta a punta prácticamente la totalidad del negocio, factor que ya nos da a pensar en la gran cantidad de cervezas que vamos a encontrar allí. En la otra pared se encuentra el mostrador, una estantería donde cuentan con variedad de cristalería cervecera y libros birrunos, y finalmente sus cuatro tiradores. También cuentan con cuatro neverazas donde mantienen fresco parte del género, listo para degustar. Al fondo del espacio hay un par de toneletes que cumplen con la función de mesa y unos cuantos taburetes a modo de zona de cata. No quisiera extenderme demasiado dando marcas concretas que se venden allí, pero como os podéis imaginar había de todos los estilos y todas las nacionalidades, así como para todos los bolsillos. Un delirio total para cualquier amante cervecero. A mí en estos casos me suele entrar una especie de síndrome de Stendhal birruno y al final tiene que venir el tendero a echarme una mano, como hizo Miquel.

En BeerStore además de vender cervezas realizan todo tipo de actividades de manera quincenal: catas a ciegas, catas de estilos para iniciarse en el mundo cervecero, eventos meet the brewer, presentaciones de productos y maridajes. Están a punto de abrir su página web de venta de cervezas online y además se dedican a la distribución bajo el nombre de Salamander. El negocio es bastante completo.

Nada más. Tan solo agradecer el tiempo y el interés de Miquel y Jorge por atenderme. Lo dicho, ¡espero poder pasarme de nuevo muy pronto! De momento ya cuentan con su pin en la calle Provenza de nuestro Mapa Birruno, cada vez más glorioso y más extenso. Da gloria verlo. ¡Hasta la próxima!

Balance de daños:
Santo Cristo - Fresa & Lima. Era un día muy lluvioso, la verdad es que el tiempo no acompañaba nada, pero como hacía tanto bochorno (el calor y la humedad en Barcelona durante el verano son insoportables) decidí apostar por esta Sour de los galleguiños Santo Cristo elaborada con fresa y lima, ya que pintaba muy refrescante. Así fue. Ácida, como cabía esperar, ligerita de trago, con el sabor suave de las fresas, perfectamente perceptible pero sin restar protagonismo al resto de elementos de la cerveza. el punto de la lima agradable y refrescante y nunca sin ponernos la cara como la del Fary. O quizás yo es que yo ya me he acostumbrado demasiado a las cervezas ácidas, que también podría ser. 3,8%. Perfecta para el verano y sin necesidad de acabar muy taja.


Solo me tomé una cerveza durante mi visita, que tampoco era cuestión de acabar bailando el twerking con Miquel allí en medio de la tienda.




BeerStore                Provença 495, Barcelona              www.beerstorebcn.com             info@beerstorebcn.com             93  116  87  14

6 de septiembre de 2019

Ārpus - DDH Mosaic Pale Ale


Sigo impresionado con el panorama birruno letón, de momento solo he catado producto de la cervecera Ārpus, y las cinco que he probado estaban brutales, así que al lorete con lo que nos llega de Letonia, que hay que tenerlo muy en cuenta.

Se trata de una New England Pale Ale elaborada con cebada y avena, los lúpulos Mosaic y Citra y la levadura London Fog. Muestra un color anaranjado, muchísima turbidez y una abundante carbonatación que genera una gruesa capa de espuma persistente de color blanco.

En boca muy tropical, deliciosa, también mucha fruta de hueso y cítricos. Me ha dado la sensación de que cobraba más protagonismo el Citra que el Mosaic. Sabrosísima, agradable en boca, sin estridencias, final suavísimo... gloria bendita. 6,0%. Comprada refrigerada en BeerStore de Barcelona por 4,60€.

5 de septiembre de 2019

Tolibier's - Yiiihaaa

Uno de los grandes descubrimientos de este verano ha sido la cervecera Tolibier's, de la que no tenia constancia alguna de su existencia. Me la recomendaron en Señor Lúpulo de Gijón y la verdad es que les estoy muy agradecido de la gran selección local que me hicieron.

Se trata de una IPA a la que han llamado Yiiihaaa. En el logo de la marca aparecen las calaveras de el greñas de Locomía, Bigote Arrocet, Walter White, Tom Araya y Antonio Ferrandis. Grupazo. La receta lleva malta Maris Otter y lúpulos Chinook, Cascade y Mosaic.

De color dorado, sin turbideces y con una carbonatación abundante. Desde el principio la degustación ha sido una gozada porque he tenido la suerte de pillarla fresquísima (es lo que tiene comprar en tiendas especializadas, máxime si la pillas de la nevera). Muy herbácea, muy cítrica, con el sabor a limones muy marcado y refrescante, riquísimo. De trago muy fácil, te la fundes rapidín, y con un final bastante amargo, muy marcado, pero que entra divine (68 IBUs). 6,5%. Muy grata sorpresa. 2,65€.

4 de septiembre de 2019

Scone - Urraca

Continuamos reseñando todo el arsenal birruno que ha dado de sí durante las vacaciones estivales. La de hoy nos la trincamos en una pizzería de Posada de Llanes (Asturias) y la ha elaborado la cervecera de Gijón Scone para el equipo de fútbol local, que es de donde saca el nombre: Urraca.

Se trata de una Golden Ale de color dorado, aspecto muy limpio y carbonatación vigorosa que genera una buena corona de espuma blanca. Al olfato nos llega un aroma floral muy agradable. En boca es de trago fácil, con el sabor rico de las maltas y el punto lupulizado que aporta matices florales muy refrescantes. Nos ha gustado mucho e incluso hemos repetido un par de veces. ¡Puxa Asturies! 5,0%.

3 de septiembre de 2019

CR/AK, Civil Society & Collective Arts - Do They Like New Zealand Hops?

Y uno de esos birrotes épicos que han caído este verano ha sido sin duda la Do They Like New England Hops? que ha elaborado la cervecera italiana CR/AK. Al llegar a casa y empezar a escribir la reseña ha sido cuando me he dado cuenta de que era una colaboración a tres bandas, junto con la cervecera de Florida Civil Society y los canadienses Collective Arts.

A los estadounidenses les tenía muchas ganas, ya que no se encuentra nada de ellos ni aquí ni en todo el estado de Florida, sus cervezas solo se encuentran en Jupiter, donde tienen la fábrica. Todo esto lo sé porque el año pasado una compañera de trabajo estuvo en Miami y le encargué una lata de ellos y al ponerme en contacto con la cervecera para informarme de donde las podía encontrar fue cuando me lo dijeron. Sé que no es lo mismo, pero al menos podemos consolarnos con esta colaboración, que es magnífica.

Los de Campodarsego se han currado el diseño de la lata con las ilustraciones de los cerveceros y cerveceras que han participado en la elaboración al más puro rollo "¿Quién es quién?" y la pregunta en cuestión ha sido la que da nombre a la cerveza: "Do They Like New Zealand Hops?". Se trata de una New England IPA con double dry hopping elaborada únicamente con Nelson Sauvin.

La sirvo en vaso nonic y presenta un color anaranjado, mucha turbidez y una generosa corona de espuma blanca. En boca es una brutalidad. Todo fruta, donde destaca la piel de cítricos, la fruta tropical y un punto de uva suave. Cero amargor y pese al cuerpo no se hace nada cansina, entra divina. Lagrimita. La compré refrigerada en Sr. Lúpulo de Gijón. 7,0%. 5,25€.

2 de septiembre de 2019

La Capra - Barcelona


Una de esas calurosas tardes del mes de julio en las que no sabes por qué pero acabas dando vueltas a la noria del Drim del centro comercial Glòries. Antes de que me pete la vena comienzo a hilvanar un sibilino plan para encarrilar la tarde hacia el terreno craft. Miro mi mapa Google para ver qué pins me pillan más cerca. Mmmm... en La Capra Cerveseria Artesana aún no hemos estado. Hay que entrar en acción.

"-Cariñito mío.
-Sí, mi amor.
-He pensado que como se está haciendo tarde podemos picar algo por aquí cerca porque si no cuando lleguemos a casa ya será muy tarde para preparar la cena de los niños.
-Tienes razón, pichón. Tú lo que quieres realmente es ir a una cervecería craft, ¿no?
-Vale, me has pillado, pero ¿a que es buena idea?
-Como si te hubiera parido..."

...y los Castle ya bajan alegres y contentos por Roc Boronat hacia dicha cervecería.

Roc Boronat, cómo ha cambiado la cosa. En mis años mozos se llamaba Calle Luchana y aquello parecía la localización del rodaje de Mad Max. Los mejores baretos heavyolos de la ciudad estaban por aquí. Ahora hay unos rascacielos dignos de Matrix.

Enganchamos ya con Sancho de Ávila y nos asomamos por La Capra. Ubicada en el Poble Nou, La Capra es una pequeña cervecería ubicada en la parte alta de su rambla que cuenta con ocho tiradores rotatorios y una pequeña nevera para producto embotellado y enlatado. Regentada por Francesco y Chiara, en La Capra son especialmente sensibles con el movimiento Slow Food, el producto artesano de alta calidad, ecológico y de kilómetro cero. Además de las cervezas ofrecen una oferta gastronómica muy cuidada de producto italiano. Ellos mismos elaboran sus propias tigelle, piadine y foccacie y las rellenan al instante, y utilizan productos de proximidad para elaborarlas, como la harina, el aceite bio, los embutidos y los quesos. En sus grifos dan prioridad a las cerveceras de proximidad que ofrecen un producto fresco y de alta calidad.

El local es muy luminoso y cuenta con diferentes espacios. En el exterior cuentan con una terraza muy tranquila (la "Superilla" ayuda a ello). En el interior puedes disfrutar de unas pintas apostado en uno de los taburetes de la barra, hacer lo propio en las mesas altas que dan a los ventanales o tomarse algo relajado en alguno de los sillones que se disponen por toda la sala. El ambiente es cálido y relajado, y la selección musical nos transmite mucha serenidad, nos invita a disfrutar de su slow food. Francesco nos explica su proyecto de negocio y nos muestra con mimo la carta, con todos los productos de su tierra: tablas de parmigiano reggiano, pecorino sardo (bio), mortadella, salame bresciano, frutos secos y encurtidos para picar. Para continuar tienen una excelente burrata acompañada de diferentes maneras, hummus y porchetta. Y si uno tiene pensado quedarse a cenar puede ir pensando en pedirse unas piadine, tigelle y foccacie preparadas de mil maneras: con mortadella, rúcula, ricotta, espinacas, champiñones, gorgonzola, salame, chorizo, prosciutto, stacchino... hay para todos los gustos.


Nosotros abrimos boca con la burrata e friggione di Cesare (pisto de cebollas y calabacines en salsa de tomate) que estaba exquisita. Para continuar, como nos gusta probar cosas nuevas nos decantamos todos por las tigelle, que no las habíamos comido nunca. Son unos panecillos caseros típicos de la Reggio Emilia que se sirven calientes y se suelen rellenar con quesos y embutidos. Para los críos pedimos los de mortadella y queso, y para nosotros los de friggione di Cesare, queso de cabra ricotta y salame. Vienen preparados en unos paquetitos muy monos que elaboran ellos mismos con mucho mimo al instante.

Mi mujer y los niños muy contentos con la comida y yo rebosante de alegría con la comida y las birras. La verdad es que pasamos un rato muy agradable y la conversación con Francesco fue muy placentera. Estamos seguros que volveremos muy pronto. De momento les colocamos su merecido pin en nuestro Mapa Birruno. Ci vediamo!

Balance de daños:

-Espina de Ferro - Ephemeral. Mi mujer se pidió esta Farmhouse IPA de los de Vilanova del Camí. Elaborada con maltas Lager y t-50 y los lúpulos Columbus, Simcoe, Mosaic y Citra. Es muy ligera de trago y suave al paladar, con un puntito ácido muy agradable y un amargor final suave (42 IBUs). 5,2%.

-Castelló Beer Factory - A.C.E. Beer. Yo opté por esta Pale Ale de los de Castellón de la Plana. Se trata de una cerveza solidaria que dona sus beneficios a la Asociación Conquistando Escalones para la investigación de la distrofia muscular y el SIDA. Está elaborada con malta Pale, lúpulos Citra y Nelson Sauvin, azúcar panela y miel de naranjo. Es una Pale Ale bastante lupulizada y amarga, pero entra bien, en general rica y muy bebible.

-Brew & Roll - Chaplin. Para finalizar el ágape me pedí esta Double IPA de los de Barañáin, que han elaborado en colaboración con el equipo del Pub Charles Chaplin de Azpeitia y que ganó la medalla de oro a la mejor Double IPA en el Barcelona Beer Challenge 2019. Bastante alcohólica, muy herbácea y resinosa. Carga de malta alta, muy potente y de lúpulo hasta arriba. A mí personalmente nunca me han ido este tipo de Imperial IPAs tan idas de madre, pero eso es cuestión de gustos. 137 IBUs. 8,5%.

La Capra                Sancho de Ávila 173, Barcelona             cervecerialacapra@gmail.com

1 de septiembre de 2019

Catalan Brewery - Florian Schweinsteiger

Hoy toca producto de proximidad, la Maibock de la cervecera Catalan Brewery a la que han llamado Florian Schweinsteiger. Telita con el nombre.

La cerveza de hoy he tenido el gusto de probarla tanto en botella como de grifo, en el Bones, el espectacular taproom y restaurante que tiene la cervecera en Badalona.

Joan Saperas me confesó el amor que profesa por la Dead Guy Ale de Rogue (y quien no) y que por supuesto ha intentado clonar en su fábrica con las maltas Pale Munich y Cara-Malt y los lúpulos Perle y Liberty.

Les ha quedado una cerveza de color cobrizo con ese toque tostado y una carbonatación abundante de color hueso. En boca es deliciosa, con todo ese saborazo a malta y el toque tostado, las notas de caramelo... entra de lujini, y eso que tiene un 7,2% de volumen de alcohol, que no se nota absolutamente nada. Un trabajo muy fino, la verdad es que lo han bordado. Me costó 1,99€ en Wine Palace. 49 IBUs que nos dejan un final amargo muy agradable. Yo no tardaría en pasarme a probarla en su taproom.