16 de agosto de 2018

Arriaca - Session IPA

Mi padre, el Señor Guolker Texas Ranlle, esta vez acertó de pleno al traerme un par de laticas de Arriaca que compró en su cita semanal ineludible de cada viernes en Alcampo.

De momento todo lo que he probado de los manchegos estaba muy bien y a unos precios increíbles. También ha sido grato comprobar que las cervezas que he comprado de Arriaca, tanto en LIDL como en Alcampo, no se habían estropeado tras un mal almacenaje. En estos sitios ya se sabe que se juega un poco a la ruleta rusa, pero a verdad es que hasta el momento hemos tenido suerte.

Hoy tenemos aquí la Session IPA de los de Yunquera de Henares, de color ambarino y no demasiado carbonatada. Bastante nítida, sin turbidez alguna y sin poso.

Al olfato nos saluda con un aroma a cítricos y de fruta de hueso agradable. En boca su sabor es cítrico con un toque de melocotón suave. Es muy ligera de trago y fácilmente bebible. Finalmente nos deja un saborcillo de corteza de naranja y pomelo en el paladar muy rico. El amargor es moderado (45 IBUs) y la graduación (3,6%) nos permite tomarnos unas cuantas sin tener que trujarnos y dar un esperpéntico espectáculo delante de la familia política. Muy indicada para el verano.

15 de agosto de 2018

Chimay - Dorée

La única birra que se vino a casa tras mi visita a la bodega del Notariat de Barcelona fue la Dorée de los Padres Trapistas de la Abadía de Chimay, que creo que debe ser de las pocas (por no decir la única) que me faltaban por catar de los monjes belgas.

De color dorado y carbonatación abundante, genera una capa de espuma blanca de aspecto jabonoso. El aroma nos recuerda a los limones, la manzana y la pera, y también notas de lavadura y cereal. En boca predomina el cereal y una buena dosis de levadura que le da ese sabor tan característico a las Ales belgas. Muy suave el limón, que le da un toque muy refrescante, y muy vivos los sabores a manzana y pera, dejándonos un final muy suave y agradable. Me ha parecido riquísima, aunque debo admitir que el resto del repertorio de Chimay es considerablemente mejor. 4,8%.

14 de agosto de 2018

Amager & Wicked Weed - Mandarina Man

Otra de las colaboraciones de Amager que pude adquirir recientemente fue la Mandarina Man, en colaboración con los célebres cerveceros americanos Wicked Weed, especializados en cervezas Sour.

Se trata de una India Pale Ale con adición de grandes cantidades de puré de mandarina y mango. Las maltas utilizadas son la Pilsner y la Cara-Pils, y los lúpulos son el Columbus, Centennial, Amarillo, Mosaic y Citra. Tampoco han escatimado en cannabáceas.

De color mandarina y bastante turdidez. La carbonatación es moderada. Al olfatoes bastante aromática, con todo el aromazo de la mandarina. En boca continúa siendo muy cítrica. Los registros son de corteza de naranja y obviamente de la mandarina. De los mangos ni rastro. Creo que la fruta se la ha comido la levadura y que los aromas y sabores cítricos son más por los lúpulos que no por la fruta en sí. No es una mala cerveza pero no negaré que he quedado bastante decepcionado, sobre todo porque me la esperaba más tropical y afrutada. Una pena. Comprada refrigerada en La Black Flag de Bescanó por 5,40€. Nos ha salido cara la broma.

13 de agosto de 2018

Craig Allan - Psychedelia

Bajando de Montmarte, ya con pocas esperanzas de encontrar alguna tienda craft especializada, me topé con la vinoteca Nysa, que es una franquicia. Mi sentido arácnido birruno se activó, de manera que entré en el local y efectivamente encontré un surtidito guapo de cerveza craft.

Para mi sorpresa me topé con esta botellita refrigerada de la Brasserie Craig Allan, que tiene el prestigio de haber ganado el permio a la mejor cervecera francesa de 2017 en una conocida web de rating cuñao recientemente adquirida por el gigante cervecero AB InBev. Coño, parece que estoy de suerte.

Como solo podía comprar una botella (al día siguiente nos íbamos y no facturábamos maletas y tenía algunas más en la nevera esperando) tampoco le hice mucho caso al resto del género, entre otras cosas porque estaba muy cansado y con ganas ya de llegar a algún sitio, sentarme e hidratarme un poco, así que elegí ésta y pa la saca. Se trata de la Psychedelia, una Golden Ale con flores de la brasserie gala. 4,20 pavos la broma.

Tras llegar al apartamento la puse en el congelador un rato mientras me fundía las otras birras que me quedaban en la nevera. Cuando consideré que había alcanzado la temperatura óptima decidí abrirla mientras daban el Croacia-Rusia. Presentaba escasa carbonatación y un color dorado (8 EBC), un tanto pajizo, y con cierta turbidez. Aparecía también por ahí bastante poso flotando. Al olfato no gran cosa.  En boca un sabor herbáceo y resinoso que no me resulta demasiado agradable. Me da en la nariz que pese haberla comprado refrigerada no estaba nada fresca, vete a saber cuantos meses llevaría allí muerta de risa. Nada se sabor a flores, nada del sabor extraordinario del Motueka, nada de la fruta de hueso que pudiese aportar el Simcoe y nada de Tomahawk. Todo bastante resinoso y plano. Final amargo muy marcado (37 IBUs). Me he quedado con la sensación de que seguramente era una gran cerveza, pero que la he encontrado en unas condiciones pésimas, perdiendo así mi tiempo y mi dinero. 5,0%. A ver si tengo suerte y me puedo quitar la espinita.

12 de agosto de 2018

La Parisienne - Blanche

Durante nuestra corta estancia en París pude hacer una mínima prospección birruna de su panorama (creo que pude aprovechar bastante para tan poco tiempo libre). Como íbamos pocos días no facturábamos maletas. Eso fue un inconveniente, ya que me hubiese gustado comprar muchas más botellas y poder acabar bebiéndomelas con calma en casa, pero al no poder llevar líquidos en la maleta tenía el hándicap de tener que comprar solo lo que me fuese a beber.

El primer día tras un viaje extenuante -sí, viajar con 3 críos, uno de ellos de un año acaba con cualquiera- y comer a las cuatro de la tarde (si era tarde para nosotros para los parisinos ya ni os cuento) decidimos llevar a mi madre a las galerías Lafayette. Allí es donde me hice con este ejemplar de La Parisenne. Me costó 3,50€, pero para ser París y el lugar donde me encontraba me pareció un precio razonable, y de esa manera aseguraba el tiro de que esa noche al menos iba a tener una bière artisanale esperándome en la nevera.

De las tres o cuatro variedades disponibles elegí la Blanche, que por estilo -una Witbier- podía casi con toda certeza asegurar que nos iba a gustar (a mi mujer también le van las Wit). En copa carbonatación media, color amarillento, un tanto pajizo y la turbidez característica del estilo. Se trata de una Witbier correcta, rica pero tampoco como para tirar cohetes. Con el sabor a trigo rico, un tanto dulzona, el sabor dulce de la naranja muy acertado y el puntito especiado que le da ese toque especial. Estuvo bien como primera toma de contacto con el panorama craft parisino.

11 de agosto de 2018

Brussels Beer Project - Jungle Joy

Cuatro añazos sin catar nada de Brussels Beer Project son demasiados. Una colega me trajo de Bruselas la Delta, y desde entonces las he estado buscando por Barcelona sin ningún éxito. Curiosidades de la vida, en Francia la pude conseguir en un supermercado de la cadena Monop', justo el que había delante del apartamento donde nos hospedamos el mes pasado en París.

Jungle Boy es una Fruit Beer con base de Dubbel elaborada con fruta de la pasión y mango. Lleva las maltas Pale, Munich I, Pilsner, Vienner y Cara-Munich. Los lúpulos empleados son el Hersbrucker, Magnum y Mosaic.

En copa presenta un color entre dorado y ambarino (21 EBC) y una gasificación media. Es una cerveza muy aromática que enseguida nos deleita con los aromas a las frutas anteriormente mencionadas. En boca es un zumazo. Dulce, y con el saborazo impresionante del mango y el maracuyá. Sabrosa, intensa -en mi opinión quizás incluso demasiado- pero apenas se percibe la Dubbel que hay debajo. Es una cerveza que está riquísima pero me ha quedado esa espinita de poder disfrutar más de una cerveza como tal que no de tanta fruta, es el único pero que le pongo. Final suave (20 IBUs, me han parecido incluso menos). 6,6%. Para fans de Carmen Miranda.

10 de agosto de 2018

Brussels Beer Project Pigalle - París

 

Por el puente de San Pedro estuvimos haciendo el guiri por tierras parisinas, se trataba de un viaje familiar. Pero no familiar de esposa hijos y el menda, no. Familiar con los antes mencionados, mis padres, mis hermanos, cuñada y sobrina, el pack completo.

A mi madre -que sale poco de casa, todo sea dicho- siempre le había ilusionado la idea de visitar París, así que entre mis hermanos y yo decidimos regalarle el viaje en familia y disfrutarlo entre todos. Este tipo de cosas las recuerdas toda la vida. Como solo estábamos 4 días (si descontamos el día de la ida y el de la vuelta se te queda en 2 y poco más), con tanta cosa por ver y con el hándicap de tener que ir con mis 3 críos, uno de ellos en cochecito, la verdad es que el tema del birreo lo veía prácticamente imposible. De todos modos -por si las moscas- yo me preparé el mapa de cervecerías y tiendas a visitar como hago siempre por si ocurría el milagro. Y ocurrió.

El primer día nada, solo pudimos ver la zona de Galerías Lafayette, ópera y plaza de la Vendôme. Nada de nada por allí cerca. El segundo día torre Eiffel y bateau mouche. Ahí tampoco pudimos beberciar rien de rien. Pero atención, el tercer día lo pasamos entero en Montmartre y ahí sí se vislumbraban posibilidades de rascar algo. A eso de las 4 de la tarde, medio moribundo debido a la ola de calor que azotaba Francia -37 grados a inicios de julio, poca broma- llegamos a la plaza Blanche, donde se ubica el Moulin Rouge. Después de hacer el guiri y las fotos de rigor, mi familia se mete de pleno en el Starbucks de dicha plaza. Miro el reloj, miro mi Google Maps y me encomiendo a San Lúpulo y a su santa obra. En esa zona tengo tres pins, decido empezar por L'Intrépide Bar, que es el taproom de la Brasserie Demory (París), con la idea de catar el producto local. Cerrado. Empezamos mal. Continuamos a ver si tenemos suerte en La P'tite Mousse, que es una tienda, pero se puede hacer degustación. Cerrado. Ahí ya lo di todo por perdido. No obstante me quedaba el último cartucho, el taproom de la Brussels Beer Project, recién estrenado en marzo de este año, y que precisamente está ubicado en el local colindante al Starbucks donde se quedó mi familia. No negaré que alguna lágrima cayó cuando lo vi abierto. Es la única cervecería que abre a las 16:00h, cosa que agradecí, así que para allá me metí, para tomarme mi birra de rigor y hacer una mínima reseña del fabuloso panorama birruno parisino, que os aseguro es excelente. Lástima que el tiempo ni diera para más.

Entro con el subidón que te producen este tipo de situaciones. Saludo con alegría al camarero que regenta su curiosa barra de hormigón y acero. El chico, muy amable, me responde no sin preguntarse qué me habré fumao para aparecer a tan temprana hora con tanto entusiasmo. Me presento y le pregunto si puedo hacer las fotos y tal y Pascual. No hay ni el tato, así que vía libre. El local es muy agradable. Muy luminoso como me gusta a mí, con una galería que en invierno se puede estar calentito con vistas a la calle, pero que en verano está abierta y hace de terraza con unas plantas exóticas que le dan un rollo muy tropical. El interior combina la calidez de la madera y la obra vista con toques más modernos, como el hormigón y el acero. En el interior paredes de colorines y también muros desconchados que tanto se llevan ahora. La tiradores me parecen muy originales, son como de peli de Blade Runner y parece que estén flotando. Cuentan con 20 de ellos, donde pinchan las cervezas de la brasserie belga -en su mayoría- pero también reservan algunos para artistas invitados. Entre sus cervezas cuentan con 5 cervezas que elaboran durante todo el año, las que hacen una vez al año -entre ellas varias colaboraciones con otras cerveceras, como por ejemplo Laugar, La Pirata, De Molen o Weird Beard- y también puntualmente alguna cervecera experimental, que solo se comercializan en los taprooms de Bruselas y París. Con uno de sus tiradores tienen la picardía de no anunciar nunca loque tienen pinchado en sus redes sociales y la única manera de saberlo es acudiendo allí ¡una buena forma de llamar a la parroquia!

La Brussels Beer Project comenzó su andadura en 2013 como cerveceros nómadas. A partir de una campaña de crowdfunding lograron el capital necesario para montar su propia micro, y a partir de ahí despegaron y han abierto sendas sedes en el barrio de Pigalle de París, en Bruselas y en Shinjuku, en Tokio. Sus cervezas son modernas y no se dedican únicamente a elaborar las clásicas recetas belgas, su lema es "Leave the abbey, join the playground". Utilizan mucho el lúpulo y elaboran recetas de rabiosa actualidad. Yo los conocí en 2014 gracias a una buena amiga que me trajo una botella de su Delta, tras un viaje a Bruselas. Me quedé tan flipado que siempre tuve ganas de más, pero en Barcelona se dejan ver muy poco. Me consta que alguna vez los han tenido en Lambicus, pero cuando yo los visité no había nada, de modo que llevaba cuatro añazos sin probar nada de la cervecera belga. Todo un drama. Afortunadamente la suerte se pudo de mi lado y encontré el local abierto.

Por si a alguien le saben a poco sus veinte tiradores -con estilos para todos los gustos- siempre puede pedir alguna botellita de las que guardan en sus neveras. Por poner algunos ejemplos tenían la gama Barrel Aged de la casa, los Barley Wines Lune, Terre, Xyauyù Kentucky y Xyayù Fumè de Baladin, alguna joyita de Northern Monk, la Questche de Tilquin, la Abbaye de Saint Bon-Chien de la Brasserie des Franches-Montagnes y alguna joyita guapa más.

Sin intención de comer nada -no hace mucho me acababa de meter una olla de mejillones con una bandejaca de patatas fritas en Montmartre- le eché un vistazo a su carta por si alguna de mis lectoras está de paso por Pigalle y le interesa el tema jamercio. Para acompañar tan ricas birras tienen bocatas de pulled pork, tacos (veganos y de pollo), perritos calientes, patatas fritas y aros de cebolla. Que es una oferta mucho más digna que un plato de quicos. Me comentó el encargado que la carta la van cambiando con cierta regularidad.

También cuentan con un proyector para ver el fútbol. Cuando fuimos nosotros era pleno mundial y se habían customizado el local con banderitas y movidas de éstas. En el BBP organizan eventos tap takeover -donde han pasado ya Beavertown, Cloudwater, La Debauche o tVerzet entre muchas- y también ¡atención! kitchen takeover, donde un cocinero invitado toma el mando de su cocina para sorprender a la clientela con su propuesta de maridaje a tan rica birra. También organizan eventos meet the brewer y noches locas con tatuadores o DJs. Por supuesto cuentan con un rinconcito de tienda, para comprar alguna botella de BBF y degustarla en casa, o algún objeto de su merchandising.

La visita dio solo para una birra rápida, pero qué queréis que os diga, a mí me supo a gloria bendita. Sin duda es un local muy a tener en cuenta por encontrarse tan cerca de un destino turístico tan visitado como el Moulin Rouge, el metro al lado y un amplísimo horario. Colocamos con emoción nuestro primer pin en tierras galas (y mira que hemos visitado en numerosísimas veces el país vecino) en nuestro Mapa Birruno. Muchísimas gracias al amable chico que me atendió y a Massimiliano -el encargado- por su tiempo, que vía e-mail me ha contestado a todas las cuestiones que en su día se quedaron en el tintero.

Balance de daños:
Brussels Beer Project & Weird Beard - Juice Junkie. Lamentablemente la única birra de la visita, aunque como os dije anteriormente, a mí me supo a gloria. Más que nada por el hecho de volverme a casa sin poder explicar nada del excitante movimiento birruno en la ciudad de la luz. De entre los veinte tiradores posibles descarté la Delta y la Jungle Joy -que ya había probado-  y elegí ésta. Se trata de una New England IPA que han elaborado en colaboración con los londinenses Weird Beard. De color naranja subidito (8 EBC) y con la turbidez que caracteriza a este tipo de recetas, un zumazo en toda regla. Ultra aromática, con aromas a furta tropical que nos van a poner en éxtasis en un tres i no res. Sedosa en boca pero muy bebible - os lo digo yo que a esas horas y mucho menos en esas condiciones suelo pimplar- con un saborazo a mango y a maracuyá absolutamente espectaculares adecerazo con un toque cítrico muy refrescante. Lagrimones. Entró sola. 6,8% de graduación y un amargor final muy suave como manda el estilo (30 IBUs) pero muy duradero y agradable. Lo llevé todo el camino de vuelta en la boca, cosa que me produjo una sonrisilla muy tonta de felicidad absoluta. A los pocos minutos vino mi hermana a sacarme de allí. Le pregunté si quería tomarse alguna birrita rica (con la idea de buitrearle algo y hacer la reseña más extensa) pero la muy ladina me dijo que se acababa de cascar un frappuccino, así que mi gozo en un pozo.

Brussels Beer Project Pigalle               Rue de Bruxelles 1, París (Francia)                 www.beerproject.be/fr/taprooms/2161-pigalle               pigalle@beerproject.be          +33  788  593  472

9 de agosto de 2018

La Sagra - Premium

Hoy traemos de vuelta a La Sagra. Un colega trajo varios ejemplares de la cervecera manchega durante una cena con unos colegas -ya birraevangelizados previamente- en la que ya comenzamos a prescindir de estrellas y mierdas de estas, ya directamente lo compramos todo craft.

Premium es la Golden Ale (o Blonde Ale, como queráis) de los de Numancia de La Sagra. Joder, es que eso de Rubia Ale se me hace muy raro, máxime poniendo el adjetivo delante del sustantivo.

La servimos en el vaso y presenta un color durado y carbonatación media. No es la mejor fotografía del mundo pero las circunstancias eran las que eran y solo tenía el móvil a mano. En boca es muy ligerita de trago, un pelín aguada incluso. El cereal rico y con un saborcillo a lúpulo de registro floral que le da algo de alegría al asunto. Para iniciados en la materia está bien, para los que no quieran gastarse un dineral en beberse una certeza artesanal, también. 5,4%.

8 de agosto de 2018

La Pirata - Lab Nº010 DDH IPA

Volvemos a traer a La Pirata, los hemos echado de menos desde la última vez que aparecieron por el blog y por fin están aquí con la última de sus creaciones para la serie experimental Lab.

Lab Nº010 DDH IPA. Este verano nos estamos hinchando a cervezas con double dryhopping -e incluso algunas con triple- y no hemos querido perdernos la que ha preparado el equipo de Súria. Para la receta han utilizado maltas Golden Promise y Extra Pale Ale. En la kettle han utilizado los lúpulos Ekuanot y extracto de Y-CO2 y para los dryhoppings Loral y Citra. La levadura es la Lalbrew New England.

De color ámbar (8 EBC), sin excesiva turbidez y no muy carbonatada. El aroma es muy agradable. Destaca la fruta tropical, el mango y el maracuyá. En boca entra sola, con una suavidad pasmosa. El Citra tiene bastante protagonismo, desfilan por el paladar notas cítricas, fruta tropical y melocotón. Deliciosa y perfecta para estas temperaturas. Final amarguete (75 IBUs, aunqu eno me han parecido tantos). 7,4%.

7 de agosto de 2018

To Øl - 3x Thirsty Citra


Esto es impresionante. Creédme. Si os tuviera que definir lo que es para mí la Session IPA perfecta os diría que ésta. No soy imparcial, soy muy yonki del lúpulo Citra -mucho más que del Mosaic, que también me encanta- y la verdad es que viniendo de To Øl no podíamos esperar menos. Normalmente se suelen salir en todas sus elaboraciones, pero con esta han realizado una obra maestra.

3x Thirsty Citra. En su día ya reseñamos la versión con Mosaic y sin duda alguna la que más nos ha flipado ha sido ésta. A mi mujer aún la tengo con los ojos en blanco. Nos dejó, muy, pero que muy flipados.

Lleva maltas Cara-Crystal, Melanoidin, Pilsner, trigo y copos de avena. Y por supuesto el triple dryhopping de lúpulo Citra.

De color ámbar y bastante carbonatada, genera una generosa capa de espuma blanca compacta y persistente. al olfato es espectacular. El aroma a melocotón y mango nos lleva al beervana, el paraíso birruno. El sabor es increíble. Muy sabrosa, y para ser una Session IPA nada aguada. Cuerpo ligero, eso sí, que hace que la yonkilata entre en nanosegundos. Toda una oda al Citra, fruta tropical y fruta de hueso que nos va a tener en éxtasis un buen rato para finalmente dejarnos con un final suavísimo, nada amargo. Clap, clap, clap. 5,5%. Comprada en La Black Flag por 5,85€.

6 de agosto de 2018

Cervesa del Montseny - NEIPA

Qué gustazo da sentarse en uno de esos bares de confianza, donde tienen unas tapas brutales (bravas, hummus, incluso tataki de atún) y donde además vas con la seguridad de que en el tema birras no te van a fallar. La Floresteca en ese sentido es brutal, con una cuidada nevera de producto de proximidad. Fuimos un día con los padres de una compañera de clase de mi hija y nos pusimos finitos de birras -todas de aquí- y fue taaaaaaaaan reconfortante comprobar que el producto era tan brutal. Sí, queridas lectoras, ha llegado ese momento en el que nos suda la polla lo que venga de importación.

Hoy con nosotros la New England IPA de la cervecera de Seva, Cervesa del Montseny. La receta lleva los lúpulos Simcoe, Mosaic y Galaxy. No se han quebrado mucho la cabeza con el nombre de su obra -NEIPA, sin más- que directamente han enlatado. La CCM cada vez está apostando más fuerte por este formato. La verdad es que da gusto comprobar que esta cerevcera, después de tantos años no se ha apoltronado en sus recetas clásicas -que son las que venden y funcionan- y va sacando novedades tan brutales como ésta. Ya nos dejaron muy flipados con su Double IPA, y la verdad es que con éstan no han hecho más que subir aún más el listón.

La servimos en la copa -estoooo, preferimos no dar más detalles- y presenta un color anaranjado, no demasiado carbonatada y con un aroma espectacular a fruta tropical. Después de estar esnifando un buen rato procedemos a darle el primer tiento. Espectacular. Es una explosión de sabores en el paladar: mango, maracuyá, cítricos, melocotón... lagrimones. Por la apariencia parece un zumazo -ya era lo que esperábamos- pero la verdad es que el sabor es tan impresionante que entra solita. Me ha parecido absolutamente deliciosa. ¡Ojo! ¡que puede resultar altamente adictiva! 5,5%.

5 de agosto de 2018

Birra & Blues - Amber

Volvemos a traer a la cervecera de Alboraya -tierra no solo de horchatas, sino también de las cervezas artesanales- Birra & Blues. En una de mis incursiones al Wine Palace me trinqué 3 de sus cervezas de su extenso repertorio, la de hoy es la última que me quedaba.

Se trata de Amber, una Fruit Beer a la que han añadido piña asada. De color ambarino y carbonatación generosa. En boca es una cerveza dulzona, con fondo maltoso bastante presente al que se le suma el sabor de la fruta. La piña no me ha resultado muy intensa, sospecho que se la ha comido la levadura, pero sí presente, dejando un sabor agradable. Tiene un punto ácido que junto con el saborcillo de la levadura me ha sugerido más una Belgian Ale que no una Amber Ale con piña. El lúpulo no se percibe, nada de amargor final. Me costó 1,69€, sin duda un precio muy competitivo. 6,0%.

4 de agosto de 2018

Bocq - Gauloise Christmas

Pues sí, estamos en pleno agosto, ¿pero quién es el guapo que le dice que no a una Christmas Ale? ni calores ni leches, la pones a tres grados en la nevera y entra divina. Y sí, estás cervezas se disfrutan con una temperatura más elevada, cosa que con la que está cayendo no tardó en suceder, así que don't worry my friends.

Color caoba, carbonatación abundante de color hueso. Al olfato se perciben las maltas tostadas, la fruta madura y también el alcohol (8,1%). En boca es una cerveza rotunda y con mucho cuerpo. Malta tostada intensa y sabores que nos recuerdan a las ciruelas pasas y los higos secos. No he sabido encontrar las especias. Es una cerveza sabrosa y muy rica y disfrutable cualquier época del año como podéis comprobar.

3 de agosto de 2018

Soma - It's All About Fermentation

Menudo ritmazo lleva esta peña sacando birras, es un no parar. Lo mejor de todo es que las sacan del fermentador, las envasan de inmediato y al día siguiente las tienes fresquísimas en tu tienda especializada. Esta manera de trabajar es la que ha catapultado a la cima a Ramon y a todo el equipo de Soma.

Hoy -con bastante retraso, se nos acumula la faena lectores- os presentamos su It's All About Fermentation, la enésima New England IPA de los de Girona. En este caso una New England Imperial India Pale Ale (o Double, como os guste más). 8,5% gradacos que entran como la seda.

De carbonatación media y color entre dorado y ambarino. Un tanto turbia pero sin resultar tan opaca como algunos zumazos del ramo. Al olfato nos llega un bofetón de cítricos, aromas que nos recuerdan a frutas tropicales, melocotones y albaricoques. Espectacular. En boca las notas cítricas cobran más fuerza que el resto. Mucha mandarina, corteza de naranja y un toque final de pomelo. Me ha resultado impresionante, de lagrimones. Un punto juicy pero sin resultar nada pesada, muy sabrosa y con el alcohol perfectamente integrado ¡cuidado que engancha! Comprada refrigerada en el A-Go-Go de Terrassa por 4,65€.

2 de agosto de 2018

Cervesa Sobre Tot - Ambrosia

Hoy se celebra el IPA Day 2018, como cada primer jueves del mes de agosto y nosotros no podíamos ser menos. No ha sido difícil encontrar una IPA en nuestra nevera. Pero eso sí, si ya estáis saturados de tanta New England IPA, NEDIPA, NESIPA, DDH DIPA y todas estas movidas es hora de volver a la IPA clásica de toda la vida.

El equipo de Oriol y Norma del Cervesa Sobre Tot nos presentan su Ambrosia (no del nombre Ambrosia, sino de ambrosía en catalán, que no lleva tilde), una India Pale Ale equilibrada y sin idas de madre.

Elaborada con maltas Pale Ale, Cara-Malt, Cara-Pils, copos de avena y los lúpulos Cascade, Centennial y Amarillo.

De color ámbar y carbonatación media. Al olfato nos llega el aroma herbáceo que desprenden los lúpulos. También se puede disfrutar de un fondo maltoso agradable. En boca es una IPA bastante balanceada, donde los lúpulos cobran efectivamente su protagonismo pero con las maltas presentes en todo momento, cosa que me agrada. El sabor del cereal no resulta ni dulzón ni empachoso, está muy rico. Los lúpulos, de sabores herbáceos y un toque cítrico aportan frescor a la receta. Rica y sencilla. Final amargo perfecto (55 IBUs) y una graduación de agradecer con este calor. 5,8%. Muchísimas gracias a Oriol por el detallazo. ¡A tu salud!

1 de agosto de 2018

Evil Twin - Every Day, Once a Day, Give Yourself an IPA

En mi último viaje al A-Go-Go de Terrassa me traje a casa un par de laticas de Evil Twin, cervecera que echábamos de menos en el blog. Hacía tiempo que no traíamos nada del Señor Jeppe Jarnit-Bjergsø, así que le pusimos remedio, con la I Always Felt Closer To IPAs Than I Did To People y la de hoy, la Everyday, Once a Day, Give Yourself an IPA.¡Pero si le ha quedado un pareado! Este Jeppe es un poeta.

Yonkilata de pinta. Se trata de una Imperial IPA con double dryhopping -últimamente salen DDH IPAs hasta de debajo de las setas- con adición de lactosa y extracto de vainilla.

De carbonatación media y color amarillento. Al olfato destacan los cítricos, básicamente el limón. En boca continúa en la misma línea que el aroma, muy cítrica, con sabores que nos recuerdan a los limones y también algo de piña. Me ha resultado muy alcohólica (9,0%), el alcohol se nota tanto en aroma como en sabor. Me hubiese gustado una Imperial IPA más rebajada de graduación y con el alcohol mejor integrado. Resulta una cerveza muy intensa, donde personalmente no he sabido encontrar la vainilla. La lactosa tampoco aporta esa densidad que intuía podía aportar. En general me ha sobrado alcohol y 14cl. En lata normal de 33 ya está bien. Comprada refrigerada por 6,55€, hay que subvencionarle a Jeppe su vida de Rockstar en el Hotel Les Cols de Olot y que nos restriegue en su Instagram a donde va a parar nuestra pasta.

30 de julio de 2018

Notariat Nº1 - Barcelona



Cuando paseo por Barcelona no puedo evitar ir con el móvil en mano mirando el Google Maps. Me siento como Son Goku cuando iba con aquel artefacto que detectaba cuando tenía una bola de dragón cerca. Pues así voy yo por la calle, mirando si hay alguna tienda o cervecería cerca de mí y que me pille de paso. Así es como fui a parar a la bodega del Notariat Nº1.

Andaba yo ravaleando una calurosa tarde de julio y al salir de comer del Caravelle, que está justo al lado, miro el mapa y me digo a mí mismo: "¿Qué hago? ¿me paso o no me paso?". Pues aquí tenéis la respuesta, soy incorregible, ¡qué le vamos a hacer! Fui solo a sacar la cabeza para ver qué era aquello por mera curiosidad y al final el tema me dio para una reseña entera. ¡Allá vamos!

Me atiende una agradable chica -no recuerdo el nombre- que no le importó que le pisase lo fregao para meterme a echar en vistazo (en cualquier otro lugar de Barcelona de entrada me hubiesen echado una mirada asesina, creédme). La chica ve que estoy un tanto obnuvilado ante una pared repleta de cervezas y enseguida se acerca para echarme una mano. Con acento argentino me pregunta por mis gustos birrunos, y me invita a echarle un vistazo a su nutrida selección. De inmediato me doy cuenta de que solo hay selección belga, cosa que me sorprende, debido al panorama extraordinario que se da actualmente en gran parte del globo, así que le pregunto por qué. Me explica que el dueño es belga y es un gran entusiasta de la cerveza de su tierra -también del vino y el cava- y me invita a sentarme y quedarme un rato y probar alguna de sus cervezas. "-Tengo todas las neveras de abajo repletas y de tirados tengo la Dougall's 942 y la De Ranke Simplex que es muy refrescante". El local era muy agradable y muy cálido, todo en madera y muy luminoso. Me encantan las cervecerías luminosas. El local es un remanso de paz, y aún habiendo comido ya, decido sentarme a disfrutar de este oasis de paz en el centro de Barcelona. La compañía es agradable y ofrece grata conversación, ¡me conformo con poco! ¡a los locales que visito solo les pido cerveza fría y buena conversación! Así que dejo mi bolsa, coloco nuevamente la cámara con el trípode y me aposento en una coqueta mesa de madera dispuesto a sofocar otra vez mi sed.

Después de haber pasado la comida sudando como un pollo entre el griterío guiri y con una musiquilla machacona esta bodega me parece el paraíso. Me encanta la tranquilidad de la calle, sin coches y con palmeras incluidas. Aquello realmente es mi oasis particular. La música es suave y sosegada, de ritmos brasileños. Al instante aparece la camarera con mi cerveza y ¡oh, sorpresa! ¡me pone una tapa! un poquito de queso con dulce de membrillo y unas olivitas. Estaba delicioso. Creo que no me ponían una tapa con una cerveza desde la última vez que visité Granada en septiembre de 2016. En Barcelona esto es extremadamente poco frecuente. Así que quedé muy agradecido con el detalle. Maridaba a la perfección con la Simplex que me pedí.

Notariat Nº1 es un negocio muy versátil. Por un lado es una bodega donde comprar botellas de cerveza belga, vino y cava y también vino a granel. Por el otro hace la función de bar. Con su cálida barra y diferentes espacios donde poder degustar todas sus bebidas  acompañadas de algunas tapas. El que más me llamó la atención fue un rinconcito con cojines con una guitarra española por si a alguien con mucho arte en un arrebato de pasión se arranca y te toca la de Patience

Pero la cosa no se acaba aquí. En la planta de abajo disponen de una amplia sala donde se realizan conciertos, catas de cervezas y clases de tango entre otras muchas actividades. Tiene pinta de que mal no se lo pasan. La camarera me comentó que sobre todo en invierno es cuando más animación hay, ya que el local desprende mucho caliu.

Por si os habéis quedado con las ganas de saber qué cervezas podemos encontrar os hago un pequeño resumen: Chimay, De Ranke, Lindemans, Achouffe, Bocq, Brunehaut, Westmalle, Lupulus, Rochefort, Moinette, Van Steenberge, Tilquin, Dupont, Duvel, St. Bernardus, Orval, La Caracole, Rulles, Silly y muchas marcas más, algunas incluso desconocidas para mí.

Sobre los excelentes vinos y cavas que guardan en sus estanterías y neveras no puedo opinar , no soy muy diestro en la materia, y como ya sabéis en este blog nos centramos solo en la cerveza, pero si sois igual de amantes de la birra que de la uva fermentada este local sin duda se va a convertir en uno de vuestros favoritos. Desde estas líneas mando un saludo y mi agradecimiento a la agradable chica que me atendió. Sin más pasamos a colocar su merecido pin en nuestro cada vez más extenso Mapa Birruno.

Balance de daños:
-De Ranke - Simplex. De los dos tiradores que tienen en Notariat Nº1 me decanté por el de De Ranke. En el otro tenían pinchada la 942 de Dougall's, que me entusiasma, pero como ya la he probado en numerosas ocasiones decidí explorar nuevos mundos (birrunos). De la cervecera de Dottignies solo había probado la XX Bitter, que me encantó, así que era imperativo ampliar el repertorio.

La Simplex se trata de una Belgian Blond súper fresca y súper ligera de baja graduación (4,5%), que ayuda aún más a beberla con una alegría desmesurada. Entra como el agua, aviso. Estaba fresquísima y al hacer tanto calor me la tomé con un gusto increíble. El sabor del cereal muy rico, el punto funky que le da la levadura belga y unas notas cítricas que me recuerdan a los limones que la hacen ultra refrescante. El lúpulo aporta una sequedad final bastante pronunciada, que le da un rollo total. Me encantó. ¡No os la perdáis!

Solo me tomé una porque ya llevaba 3 previas, y no era cuestión de aparecer por el casal a recoger a los niños taja, pero con la selección en nevera te da para pasarte una tarde tan ricamente.

Bodega Del Notariat                        Notariat 1, Barcelona                           info@notariat.club                    680  146  252

27 de julio de 2018

Dougall's - IPA 9

Ya estábamos tardando en volverlos a traer. Si ya estás un poco hasta el gorro de pagar casi 5 pavos por cervezas de importación que al fin y al cabo ni fu ni fa hay que poner los pies en el suelo y poner un poco de cordura al asunto.

¿Quién a tenido una trayectoria intachable a nivel de calidad? ¿Quién ha mantenido siempre unos precios ajustados? Dougall's. Sí, queridas lectoras, es posible beber cerveza espectacular a unos precios -no vamos a decir baratos- pero razonables para el tipo de producto que tratamos.

En esta ocasión han vuelto con otra IPA espectacular y que estoy seguro se consagrará como uno de los clásicos de la casa como ya ocurrió con su IPA 4. Ahora que está tan de moda el double dryhopping (incluso triple, como hace To Øl o quíntuple, como apuntaba el compañero Gonzalo del blog Humulus Lupulus) los de Liérganes se han animado con esta hazy IPA double dryhopped de unos lúpulos americanos que -en esta ocasión- no aparecen en la etiqueta, cosa que me extraña, ya que los cántabros siempre han sido muy transparentes a la hora de detallar las recetas de sus cervezas. Las maltas empleadas son la Extra Pale, Maris Otter y avena.

De color anaranjado(30 EBC) y muy turbia. La gasificación es moderada. Al olfato es un festival del cítrico muy agradable. En boca el protagonista es el pomelo y demás registros cítricos. También aparece alguna nota tenue de melocotón y mango. Todo sobre una base sólida maltosa muy agradable. No excesivamente densa pero sí con esa sedosidad que le aporta la avena. Final amargo bastante marcado (60 IBUs) pero muy soportable. Me ha parecido genial y perfecta para este calor. 6,5%. Comprada refrigerada en La Bodega del Sol de Barcelona por 2,90€.

26 de julio de 2018

Frau Gruber - Four Horsemen

Como comentábamos el pasado sábado, las cerveceras alemanas de reciente creación están cobrando muchísima fuerza en el panorama cervecero internacional. El otro día os hablábamos de Fuerst Wiacek y hoy lo hacemos de Frau Gruber.

La Señora Gruber entra fuerte en el blog con una potentísima New England Imperial Pale Ale con double dryhopping. ¿No querías lúpulo? Pues toma, dos dryhoppings, pa que te hinches. Sin duda es una receta extrema. Ponte el Four Horsemen de Metallica porque lo vas a necesitar.

La etiqueta nos sugiere el apocalipsis total por sobredosis de lúpulo. al servirla en el vaso presenta un aspecto de color anaranjado, muy denso, opaco y turbio. La gasificación es muy abundante y de espuma blanca.

En boca es extrema. Muy densa, es un zumazo de sabor muy intenso, muy astringente -la lengua directamente a tomar por culo- y con un sabor intenso de melocotón y cítricos que la hacen más llevadera. El sabor a fruta es lo único que la salva, me ha parecido una cerveza muy bestia. Solo para amentes de las cosas extremas. 7,8%. Comprada refrigerada en La Bodega del Sol de Barcelona por 4,60€.

25 de julio de 2018

Garage Beer & Brewski - Apricots

Hay algo en algunas New England IPAs (no todas) que me resulta bastante desagradable. Yo lo atribuyo a la levadura pero no estoy muy seguro, es como un sabor a medicamento que personalmente me tira para atrás. Me ha sucedido con ésta y con alguna cervecera más de mucho prestigio (Omnipollo & Tired Hands o CR/AK & Other Half por poner algunos ejemplos sonados).

Hoy tenemos la Apricots, fruto de la colaboración entre los barceloneses Garage Beer y los suecos Brewski. Desde que salió al mercado estuve con taquicardias, sudoración y ansiedad, hasta que una tarde me fui hasta L'Espumossa de la calle Provenza para comprarme una lata (y aprovechando el viaje algunas cosillas más, ya que estábamos).

Se trata de una New England Double India Pale Ale elaborada con albaricoque, malta Extra Pale, avena malteada, dextrina, trigo y copos de avena. Los lúpulos empleados son el Mosaic y el Citra -¡mis favoritos!- tanto para aroma como para el primer y el segundo dry hopping. La levadura es la Lallemand New England. A priori nada podía fallar.

Al servirla parece un zumazo de melocotón. Muy densa, turbia, color melocotón intenso y una abundante corona de espuma blanca. En boca el Mosaic aporta una carga cítrica espectacular. El Citra aporta todo el saborazo de la fruta tropical y de hueso. No encuentro los albaricoques. Los registros de fruta de hueso vienen más por el Citra que por la fruta en sí. De fondo ese saborcillo desagradable y astringente a medicina que a medida que avanza la degustación se va incrementando hasta resultar insoportable. Se te queda en el paladar y no hay manera de que se vaya. El hecho de que sea una cerveza tan densa tampoco ayuda a bebérsela con facilidad. Le tengo mucho aprecio a Alberto y a su equipo pero mentiría si digo que me ha gustado. 7,5%.