28 de abril de 2016

Mikkeller Bar - Barcelona


Dicen que un buen maestro es aquel que se hace progresivamente innecesario para sus alumnos a medida que éstos van progresando. Es aquel que los deja ir en el momento adecuado, cuando éstos pueden valerse por ellos mismos y ya no necesitan la tutela del magíster. La pérdida del gran maestro Steve Huxley tuvo un componente poético. Nos abandonó en el mejor momento después de habérnoslo dado todo. Dejó a Barcelona y al panorama cervecero nacional en pleno auge, en la época dorada, en pleno apogeo, en su máximo esplendor. Steve nos abandonó el pasado 29 de octubre. Al día siguiente se inauguraba el Mikkeller Bar Barcelona. Gracias por todo, maestro.

24 tiradores, un gran equipo, un excelente chef y la mejor cerveza del planeta. ¿Alguien da más?. El Señor Borg lo ha vuelto a conseguir: petarlo. Siempre nos ha dejado con la boca abierta con sus cervezas -en ocasiones más de 100 variedades diferentes al año- y esta vez ha venido para sacudir el panorama cervecero barcelonés dándole una vuelta de tuerca. Bienvenidos a Mikkeller Bar Barcelona, una cervecería versátil, moderna y con una excelente cocina a la altura de sus cervezas.

No hace falta decir que nuestra ciudad vive actualmente su mejor momento birruno. Es la niña de los ojos de las más prestigiosas breweries del planeta. Y no solo eso, las mejores marcas están colaborando con las cerveceras catalanas (Moor, Omnipollo, Brew by Numbers, To Øl, Other Hand, Rising Tide, Stillwater...). Por tanto no es casual que la cervecera nómada danesa fundada por Mikkel Borg y Kristian Keller decidiese abrir sus puertas en la ciudad condal, no como una franquicia -Mikkeller no trabaja así- sino como su embajada en la Europa Continental.

Hagamos un repaso de las embajadas birrunas que el Señor Borg tiene por todo el globo (aparte de las de Copenhague): San Francisco, Bangkok, Estocolmo (cerrada definitivamente), Seúl, Tokio, Reikiavik, Barcelona, Aarhus y finalmente San Diego y Singapur, abiertas muy recientemente.

Al frente de la embajada europea está Thomas Rodhe, danés de nacimiento y amigo personal de Mikkel Borg. Lleva viviendo en Barcelona desde 2002. Su idea es ofrecer al público europeo un exponente de la cocina y bebida danesa pero a la vez integrarla dentro de la gastronomía catalana, no quieren una isla danesa dentro de la ciudad, el concepto es que Mikkeller forme parte de Barcelona y que Barcelona forme parte de Mikkeller. Su carta da cuenta de ello: torrades, embutidos y nos consta que Thomas y su equipo trabajan muy duro para conseguir un reto dificilísimo pero no imposible: preparar las mejores patatas bravas de toda Barcelona.

Bien, ¿y qué podemos encontrar en Mikkeller Bar Barcelona que no podamos encontrar en las muchísimas cervecerías craft que hay en la ciudad?. Pues muy sencillo. Que me diga alguien donde puede encontrar una lata de Heady Topper o de PseudoSue, no ya en Barcelona, sino en toda la Península Ibérica. ¿Alguien quiere una Dark Lord de 3 Floyds?, ya no tiene que viajar a los Estados Unidos, pregúntele a Xavi, Arturo o Sara y su respuesta automática será: "-¿de qué año la quiere?". He tenido el privilegio de entrar en su nevera y en su almacén y os juro que lo que hay allí es para no dar crédito. Que alguien me pinche con un tenedor para ver si estoy despierto. El tesoro de Smaug convertido en oro líquido se almacena allí dentro. Además de las brutalidades de Mikkeller, el resto de las cerveceras con las que trabajan son de una calidad extraordinaria, tanto nacionales como a nivel internacional.

¿Quién puede permitirse organizar un Tap Takeover de Hill Farmstead?. Nadie. Tan solo Mikkel Borg puede hacerlo porque es amigo personal de los cerveceros de Greensboro. Si no pudisteis asistir al evento, oh amigos míos, no vais a poder ver eso con vuestros propios ojos en vuestra vida. Este tipo de cosas solo suceden una vez.

Más. En Mikkeller Bar se organizan Meet the brewer con los cerveceros más prestigiosos. En sus pocos meses de vida ya han traído a Warpigs y Brewski. Como cuidan mucho el producto local también han organizado lo propio con Edge Brewing y Tro Ales, ambos de Barcelona.

Mucho más. En Mikkeller Barcelona se han permitido el lujazo de organizar el Catalunya IPA Fest para premiar a la mejor India Pale Ale catalana. El primer premio se lo llevó Tro Ales por su Discipulus, el segundo fue para La Pirata por la archiconocida Viakrucis y el tercer premio se lo llevaron los Zulogaarden por la Sang de gossa, todo un clásico ipense de la terra.

"Javier, a mí no me gusta la cerveza, ¿qué puedo encontrar en Mikkeller Barcelona?". Si a usted lo que le va es la vida sana no se preocupe, no todo en la vida va a ser castigar el hígado a base de birra. La cervecera danesa también es conocida mundialmente por el Mikkeller Running Club. Cálcese unas zapatillas e intente seguirle el ritmo a Mikkel Borg por la Diagonal, eso sí que va a ser una experiencia para contarle a sus nietos. El Mikkeller Running Club Barcelona toma como punto de partida y llegada su bar. Qué mejor manera de rehidratarse tras unos kilómetros al trote. Una Drinking in the sun baja en alcohol en la terraza del Mikkeller Bar es morir de éxtasis.

Muchísimo más. En Mikkeller Bar Barcelona también se celebran acontecimientos tipo pop up, donde suelen traer al equipo de algún restaurante de renombre para organizar un evento gastronómico maridando el producto estrella del restaurante en cuestión con las brutales cervezas del MBB. Resumiendo, morir de placer. Por poner un ejemplo: este sábado 30 de abril el chef del chiringuito Mala Vida de Barcelona cocinará una paella en el Mikkeller Bar para todos los asistentes.

Increíblemente más. Mikkeller Bar Barcelona ya empieza a ser conocido en toda Barcelona, no por su cerveza, ¡atención!, la gente empieza a ir directamente allí para tomar su fantástico brunch. Como díria Josmar: "és súper fort!". Los fines de semana ofrecen un nutrido brunch muy completo y variado. Fruta fresca, pollo de corral, huevos, sandwich de jamón... exquisito. Si a esto le sumas que lo vas a maridar con la mejor cerveza del globo olvídate del resto. El brunch del Mikkeller it's a must!.

Bien, ahora que ya os hemos puesto los dientes largos nos adentraremos en el tema pitanza. Os explicaré con detalle todo lo que pudimos degustar después de hacer lo que más nos gusta: el trabajo de campo. Así que para allí nos fuimos, mi mujer y yo -churumbeles included- para poder probar el que se erige ya como uno de los mejores brunches de la ciudad.

Para empezar a abrir boca nos pedimos unos nachos con jalapeños, queso y salsa. Ya estáis viendo la fotografía, no ha hecho falta ponerle ningún filtro. Una explosión de color y sabor a base de pimientos, aguacate, cebollino, cilantro, cebolla, oliva negra triturada... una auténtica locura en el paladar. Difícil de superar. Continuamos con algo más hardcore, mi mujer y yo nos pedimos la torrada de porchetta italiana. Pork madness inside my throat. Una brutalidad fusionar algo tan catalán como la torrada de toda la vida con el panino di porchetta italiano, para quitarse el sombrero.


Y ahora vamos al maincore. Lo que estabais esperando: su celebérrimo brunch. Compuesto por: fruta fresca (melón francés, naranja dulce, aguacate y rodajas de manzana golden), sandwich de jamón (serrano) con queso (el pan era una brutalidad, nada de molde), huevo poché gratinado con queso de oveja al romero, loncha de panceta ahumada con su salsa de mostaza y cebolla caramelizada con cerveza Lambic, dos brochetas de pollo de corral marinado en cerveza Mikkeller Stout con pimientos y brotes de soja. No hace falta que os explique nada más. Mi mujer y yo estábamos con unos angelitos alrededor tarareando Nirvana de El Bosco hasta que mi hija me despertó del éxtasis regándome con mi copa de Mikkeller Ramen to Bíiru. Un placentero despertar. Estaba tan extasiado que ni me enfadé con ella.


Continuamos. Entre su nutrida carta nos encontramos con algo muy peculiar que nos llega desde la charcutería Warpigs de Copenhague (negocio que Mikkeller ha abierto junto con la cervecera 3 Floyds en la capital danesa), me refiero al Warpigs Beef Jerky. Tiras de carne seca ahumada al estilo americano que hará las delicias de los masoquistas del picante.

¡Y el colofón final! ¡los postres!. Primero el yogur con frutos del bosque que mi hija se fulminó en nanosegundos, y eso que a la chica no le gusta el yogur, así que intuimos que debía estar muy bueno. Nosotros no podíamos irnos sin probar el birramisù, elaborado con jarabe de Stout. Brutaaaaaal.

Como la carta es amplia no descartamos volver varias veces para probar todo lo que nos falta: patatas bravas, entrecot argentino, Mikkeller Burger, torrada de jabalí, jacked potatoes, tabla de quesos catalanes, embutidos, gildas, pastel de manzana... lagrimones de felicidad.

Por si esto fuera poco el Mikkeller Barcelona cuenta también con una amplia carta de refrescos, vinos y destilados para todos aquellos que no son amigos de nuestra bienamada birra. Vino blanco (Terra Alta), rosado, tinto (Penedès), e incluso Cherry Wine. También refrescos de naranja y limón sin gas y sin azúcares añadidos (con stevia), Bourbon, Oloroso y Ron a partir de destilado de cerveza Stout y por último su vodka y ginebra infusionados con lúpulo Simcoe, (ojito, el gintonic de Simcoe ¡cómo debe estar!). Y por supuestísimo agüita fresca.

El espacio es muy agradable. Decoración danesa en tonos blancos. El local es muy luminoso y los ventanales ayudan a captar toda la luz de la calle, que a la vez sirve de mirador para los clientes que se apostan en la pequeña barra para observar tranquilamente el trajín de la calle Valencia. Pero lo que me tiene totalmente flipado es su espectacular suelo azul brillante. ¡Es como caminar sobre las aguas!. El sector fumeta también está de enhorabuena. El Mikkeller Bar Barcelona cuenta con una fabulosa terraza bajo techo perfecta para disfrutar del aire libre y el buen tiempo o simplemente paliar la adicción a la nicotina. El hilo musical suele ser rock de los 90 -para disfrute de un servidor- por las noches y algo más tranquilito y relajado por las mañanas. Sin duda un gran equipo y una gran cervecería ha aterrizado en nuestra ciudad. ¡Larga vida al Mikkeller Bar Barcelona!, ya formáis parte de nuestro cada vez más grande Mapa Birruno.


Balance de daños:

En Mikkeller Barcelona tienen tres tiradores fijos elaborados especialmente para el local barcelonés. El día de su inauguración regalaron 500 de estas birras para todos los que no quisimos perdernos tan magno evento.

-Eixample Wit. Witbier espectacular, muy afrutada y muy ligera, con el puntito del trigo, muy rica y muy refrescante. Es la que más me gustó de las tres. 4,5%.
-Eixample Pils. Cerveza Pilsner muy hoppy, con un punto herbáceo fantástico. Muy rica a la par que amarga. Ligera y refrescante, para beber a litracos. 5,6%.
-Eixample Brown. Brown Ale con el punto tostado potente. Notas de regaliz y malta tostada. Con cuerpo considerable, aunque no demasiada graduación. 5,0%.


Los otros 21 tiradores son rotatorios. En su mayor parte suelen ser de Mikkeller, pero también dan cabida a cerveceras catalanas como Tro, Guineu o Zulogaarden, también a sus discípulos To Øl, y a cosas totalmente extraordinarias y casi imposibles de encontrar como el brutal Tap Takeover de Hill Farmstead que organizaron el pasado día 7 a nivel europeo. Normalmente suelen tener pinchada alguna cerveza sin gluten o alguna de muy baja graduación. Éstas son las birras que han caído (durante nuestras visitas varias):


-Mikkeller - Passion Fruit Berliner Weiße. Deliciosa Berliner Weiße elaborada con maracuyá. Muy ligera, muy ácida, cítrica, con el punto delicioso de la fruta de la pasión. Muy refrescante. 2,7%. Para beber a hectolitros.

-Mikkeller - Ramen to Bíiru. Belgian Ale que han elaborado para su local sopas de fideos ramen japonesa en Copenhague. Muy rica y ligera, con cierto toque ácido y cierto deje Lambic muy sutil. Punto dulzón y maltoso que la hace altamente disfrutable para maridarla con gran variedad de platos. 5,0%.

-Mikkeller - 12" Winale. Bière de Champagne / Bière Brut elaborada con mosto de uva blanca.  Cada vez que voy al Mikkeller Bar Thomas siempre acaba sorprendiéndome con alguna cerveza genial, y en esta ocasión nos dejó flipados a mi mujer y a mí durante varios días. Ésta es de esas cervezas que no se olvidan. Tan delicada, tan suave, deliciosa, es una genialidad. Combina perfectamente el aroma dulce, sabroso y delicado de la uva blanca con la efervescencia de la cerveza. Las proporciones perfectas de cada cosa, perfectamente equilibrada, el sabor de la uva delicioso, cierta acidez mínima, notas de fruta de hueso... increíble. Muy ligera y muy refrescante. Me ha recordado a un vino blanco de aguja. Una genialidad. 8,1% que son una trampa mortal porque entra que ni te enteras.

-Mikkeller & Three Floyds - Blå Spøgelse Blueberry Bluebic. Seguimos con las genialidades. Por si no lo habíamos flipado con la anterior va Thomas y nos saca esto. ¡Buff! Me quedo muerto, resucito y vuelvo a morir. Esto es una obra maestra. Si no estáis acostumbrados al peculiar sabor de las cervezas sour ésta es una muy buena manera de empezar por este terreno. Delicada, con todo el sabor de los arándanos y de las frutas del bosque y la esfervescencia de la burbuja fina de este tipo de cervezas. Ácida pero sin ponerte los ojos como al Fary. De 10.

-Mikkeller & Grassroots -Wheat Is The New Hops. IPA elaborada junto con Grassroots Brewing en las instalaciones de Hill Farmstead en Greensboro (Vermont, USA). 99/100 en Ratebeer. Han utilizado trigo y ha sido fermentada con brettanomyces. La suelen tener pinchada casi siempre y es una brutalidad, se ha convertido en una de mis Mikkellers favoritas y la suelo pedir cuando me paso por allí. Muy afrutada, con el puntito hoppy que la hace más refrescante y el puntazo del trigo que le da ese toque genial. El puntito del brett es muy sutil, no es especialmente ácida. Otra genialidad del señor Borg.

-To Øl - You shall nut pass. Sweet Stout elaborada con avellanas. Perfecta como postre -nosotros la maridamos con el birramisù- como colofón de un buen ágape. Dulzona con todo el sabor del cafetazo y con el puntito muy sutil de las avellanas. Tremenda. 7,2%.

Mikkeller Bar Barcelona                         València 202, Barcelona                          www.mikkeller.dk                               93   323  27  43

27 de abril de 2016

Elav - Indie Ale

Un par de joyitas de esta cervecera se vinieron para casa recientemente sin comerlo ni beberlo. La verdad es que desconocía la vida y milagros del Birrificio Indipendente Elav, ubicado en Comun Nuovo (Italia), y se momento las dos birritas que me he trincado me han sorprendido en positivo. Tanto ésta como su Best Bitter tengo que reconocer que están tremendas. Quizás me gustó más la segunda, pero la de hoy también me pareció bastante destacable. La que hoy nos atañe ganó la medalla de plata en el Brussels Beer Challenge de 2012.

De estilo Amber Ale, la Indie Ale de la que hoy nos ocupamos es una cerveza densa de color ambarino y carbonatación media, tirando a alta. Es una cerveza de aspecto denso, con poso y burbuja gruesa no demasiado persistente.

Ha sido elaborada con maltas Pils, Monaco y Crystal, y con los lúpulos Columbus, Soriachi Ace, Citra, Centennial, Cascade, Simcoe y Willamette. En boca es una cerveza bastante rica y completa. Podemos percibir claramente el sabor de las maltas, tiene también un punto dulzón y afrutado bastante agradable, y por último el punto hoppy que lo peta, muy floral, muy herbáceo y muy refrescante. Después de tanta carga de lúpulo el final es como nos podíamos imaginar bastante amargo como Rafael. A mí personalmente me ha resultado demasiado lupulizada y amarga para el estilo que estamos tratando, eso no quita que no la haya disfrutado. En absoluto. Me ha gustado bastante pero tal cantidad de nuestras amigas cannabáceas no me resultan muy familiares en cervezas Amber Ale. 5,5%. Comprada en el Colmado Quilez Lafuente.

25 de abril de 2016

Toppling Goliath - PseudoSue

Celebramos nuestro post número 500 por todo lo alto. ¡Tiramos la casa por la ventana!,¡vengaaa!¡festivaaaaal!. Lleno de júbilo, orgullo y satisfacción os abro esta lataca de Toppling Goliath, la joyita de Decorah (Iowa, USA). La PseudoSue tiene el prestigio de ser la quinta mejor American Pale Ale de todo el mundo según Ratebeer y la segunda según Beeradvocate. ¡Casi nada!. Pues nada, ¡vamos allá!, ¡a disfrutarlaaaa!.

Derribando a Goliat, ese es nuestro lema. Con un par. Como diciendo: "Budweiser, os vamos a triturar". PseudoSue es una oda al lúpulo Citra en toda su expresión. Una orgía de Citra en estado puro, en su máximo esplendor.

De color dorado y carbonatación media/alta. Aroma a cítricos muy agradable. En boca es una cerveza perfectamente balanceada, es lo que más me ha sorprendido. Con qué sutilidad trabaja esta gente, con qué elegancia y con qué perfección. Todo en su sitio, todo donde toca. Perfecta. Sabor intenso pero exquisitamente bien equilibrado. Cero estridencias. Cero excesos. Notas de cítricos inundan el paladar. Una tromba de limón, lima y pomelo se desliza por nuestra garganta. ¡UAAAARGH!, se me pone la cara del dinosaurio de la lata, esto es una bestialidad. Algo de fruta tropical por ahí al fondo y un final amargo moderado, sin excesos, justo en su medida. Perfecto. Siendo una cerveza muy sabrosa me ha resultado muy ligera de trago y altamente refrescante, cosa que se agradece y que invita a seguir bebiendo. Te pules la lata de una pinta en un tres i no res, como decimos aquí. 5,8%. Adquirida en Mikkeller Bar Barcelona. Si os soy sincero no quise ni mirar lo que costaba, pero era bastante pasta.

23 de abril de 2016

Heller - Aecht Schlenkerla Rauchbier Weizen

Hoy se cumplen exactamente 500 años de la implantación de la Reinheitsgebot, más conocida como la ley de la pureza alemana, decretada por Guillermo IV de Baviera tal día como hoy de 1516. Dicha ley establecía que la elaboración de cerveza únicamente podía realizarse con agua, cebada malteada y lúpulo (la ley no menciona la levadura, que sería descubierta por Pasteur como parte del proceso 364 años más tarde).

No viniese otro Guillermo IV para enchironar a todos los que utilizan malta de arroz y de maíz o extracto de lúpulo a grito de: "Sus voy a crujir a tooooooooos".

Para celebrarlo nos vamos a meter entre pecho y espalda esta fantástica cerveza ahumada de los bávaros de Bamberg, de la mítica cervecería Schlenkerla que da nombre a la cerveza.

Esta cervecera es famosa mundialmente por sus cervezas Rauchbier, que hacen las delicias de todos los fans de Francis Bacon. En esta ocasión han tomado como base una cerveza Weizen. Como podemos apreciar en la imagen generosa corona de espuma, muy tupida y persistente de color beis. La cerveza es de color tostado y de fuerte aroma a malta ahumada, y por supuesto de panceta ahumada, jojojo. En boca es una cerveza muy sabrosa, con todo el sabor del beicon. Mucha panceta y mucho humo inundan el paladar. Es una cerveza a la vez muy dulzona, donde el trigo aporta cierta sedosidad en el paladar, aunque en el sabor se distingue mínimamente. Entre ésta y la Märzen las diferencias gustativas (al menos para mí, que no tengo el paladar precisamente privilegiado) no son excesivamente evidentes, más bien sutiles, debido al sabor de y olor de la malta ahumada que es la que marca el sabor de estas cervezas con muchísima intensidad. Son cervezas muy características, quizás para mi gusto no son cervezas que me tomaría cada día, pero sí me gusta disfrutarlas de vez en cuando por su peculiaridad. Por lo menos merece la pena probarlas una vez en la vida. 5,2%. 2,90€ el medio litraco en la General de Begudes de Valldoreix.

20 de abril de 2016

Stone - Ruination Double IPA 2.0

Ayer por la tarde se realizaba la presentación en España de la cervecera estadounidense Stone Brewing con motivo de la puesta en marcha de su nueva planta europea, ubicada en Berlín. Para el acto enviaron a Barcelona a Greg Koch, director general y cofundador de la cervecera, que estuvo dándose una vueltecica por varios locales del beerxample presentando las cervezas que se van a elaborar en la capital alemana.

Así que para el BierCab nos fuimos a conocerle, no para cubrir la noticia, sino para ponernos finos, que para dar noticias ya están los periodistas, jojojojojojo.

Entre las cervezas que pudimos degustar estaban la Arrogant Bastard elaborada ya en la planta piloto de Berlín (la planta definitiva tiene mayor capacidad de producción pero no estará operativa hasta este verano) y la 20th Anniversary Encore Series: 12th Anniversary Bitter Chocolate Oatmeal Stout elaborada en Escondido, en la fábrica original. Ambas muy ricas, pero personalmente me gustó más la primera, una American Strong Ale bastante completita. También tenían pinchada la Ruination que nos ocupa hoy.

Consultando Ratebeer nos aparecen tropecientosmil resultados cuando buscamos Ruination, así que interpretamos que Greg y Steve en sus ratos libres se ponen a realizar frikadas experimentales utilizando como base la Ruination original, en vez de jugar al solitario spider como todo hijo de vecino. Esta peña es así, qué le vamos a hacer. La versión que nos atañe hoy es la Ruination Double IPA 2.0, que en Ratebeer le dan una puntuación de 99/98.

En apariencia podemos advertir que es una cerveza de aspecto soberbio. Color ambarino precioso y una corona blanca como las nieves de Kilimanjaro que nos está pidiendo deslizarse por nuestra glotis más rápido que Usain Bolt camino del WC cuando tiene un apretujón. Al olfato nos asalta un aroma espectacular de fruta tropical combinado con notas herbáceas, de resina y pino que nos aportan los lúpulos (Centennial, Citra, Simcoe y Azacca). En boca es una cerveza compleja. Se complementan el sabor dulce de las maltas, con notas de fruta madura y mucha resina, que entre las tres van desatando un tira y afloja de sensaciones gustativas muy interesante. Finalmente nos deja un amargor brutal en el paladar, pero la cosa compensa porque realmente es una cerveza deliciosa y bien hecha. Muy rica. 8,5% de graduación, tómensela con calma no vaya a ser que acaben peor que un turista británico en Magaluf. Comprada en BierCab Shop por 5,30€, esperemos que con la planta de Berlín bajen los precios ¡¡¡ya!!!.

19 de abril de 2016

Brooklyn - Lager

Hoy tiramos de un clásico de nuestras neveras para la reseña de hoy: la orinadísima Brooklyn Lager. Afortunadamente es una de esas cervezas que se suelen encontrar con bastante facilidad, y además, la Brooklyn Brewery de Garrett Oliver fue una de las primeras cerveceras craft estadounidenses en desembarcar en nuestras costas. Bienvenidos hijos del lupulín.

La Lager de los neoyorkinos es una cerveza que sinceramente no tenía tan buen recuerdo como sus compañeras de brewery, recordaba una lager más que correcta pero poca cosa más. La verdad es que al redescubrirla me he llevado una grata sorpresa. Es una cerveza de baja fermentación que está muy bien hecha.

Me imaginaba la típica Lager aguada y la verdad es que me he encontrado una cerveza muy sabrosa. La experiencia ha sido muy satisfactoria. Color ambarino, gasificación correcta y un intenso sabor a cereal riquísimo. Ligera de trago y muy recomendable para los iniciados en el tema a los que todavía les resulta fuerte de lúpulo una IPA o demasiado densa una Ale. Ésta entra demasiado bien. 5,2%. Degustada en el restaurante Matilda de Sant Cugat del Vallès.

14 de abril de 2016

Against The Grain - Rico Sauvin

Loquitos nos tienen los distribuidores desde que empezaron a importar birras de los States que nunca habían puesto un pie en Albacete. ¡Locoooooos! como el tolai que produjo el toa toa toa de Jesulín, como un puto cencerrooooo.

Pues sí. El tema es que los blogueros y gente del mundillo nos vemos sobrepasados por el volumen de birras -cada vez más y mejores- que nos llegan desde el otro lado del charco. Personalmente sigo de cerca las redes sociales de las tiendas más importantes de Barcelona y alrededores y reconozco que no doy abasto, y por lo que voy viendo, mis compañeros de blogosfera tampoco. Y es que uno no puede ir al jefe y decirle que le ingrese la nómina en el BierCab Shop, joder, tengo dos hijos que alimentar y una hipoteca. Quizás el día que me toque el euromillón me lo plantee, pero de momento hay que currar mi brodel.

Una de esas birras que nos ha llegado desde América es la Rico Sauvin de la cervecera de Louisville. Against The Grain ,tiene el prestigio de ser la mejor brewery del estado de Kentucky. Y damos fe de ello, la birra de hoy estaba muy, pero que muy rica.

De estilo Double India Pale Ale (AKA DIPA o Imperial IPA), la Rico Sauvin es una cerveza single hop elaborada únicamente con lúpulo Nelson Sauvin. El lúpulo neozelandés Nelson Sauvin toma su denominación de la uva Sauvignon Blanc, por su intenso aroma a fruta y a vino blanco. Es un lúpulo que ha estado bastante de moda últimamente entre muchísimas cerveceras -nacionales e internacionales- por sus magníficos resultados y su elegancia en boca, pero las últimas tendencias birrunas están apostando fuerte por el Mosaic. A mí me encantan los dos, le doy a todo, qué queréis que os diga.

Bien, la servimos en mi nuevo vaso para IPAs ¡que me han regalado mis niños y mi mujer por el día del padre!, ¡cómo no los voy a querer!, si tienen a su padre extasiaíco vivo. Aprovecho para indicar que el vaso en cuestión no es una frikada de turno -o sí- fue diseñado por Sam Calagione de Dogfish Head y Ken Grossman de Sierra Nevada Brewing Company y elaborado por la prestigiosa cristalera alemana Spiegelau. ¡Aquí hay mucho arrrrteeeee!, más que en el armario de Yoko Ono. Bien, déjate de rollos y vamos al grano, Javier, que te nos vas.

La cerveza es de un color ambarino precioso y con muchísima carbonatación. El vaso también ayuda a ello, oye. Hasta el último sorbo me estuvo manteniendo un dedito de espuma que evitó que la cerveza se oxidase durante la degustación. La espuma muy cremosa y abundante que desprende un aroma a fruta que haría que Carmen Miranda ordenase que le pinchasen esta cerveza en vena. Muy agradable. En boca es una cerveza extraordinaria, como la gran mayoría de IPAs que he probado con este lúpulo, es de los que no suelen fallar. Es de las DIPAs que molan, sin sobredosis de resina ni embolias por el alcohol. Pura fruta. Nos llega todo el sabor de la uva y la fruta tropical, que es una delicia, y con el final amargo que cabía esperar en una elaboración de este tipo, pero sin resultar estridente, a mí me ha parecido en un punto óptimo. Medio litraco de 8,2%, tómensela con calmita. Comprada en La Cervecita nuestra de cada día por 6€. En cervezas de esta calidad no me sabe mal dejarme la pasta.

13 de abril de 2016

Anchor - IPA

Me encantan esos mensajes en la chapa de Anchor Brewing, tíooos, juas juas juas, del rollo "no metas el gato en el microondas, tron". Esta peña es la pera, y además sacan buenas birras, ¿qué más queréis?.

La birra de hoy nos viene desde San Francisco cargadita de lúpulo para todos los hopheads del otro lado del charco. Esta peña trabaja muy bien.

La de hoy es una cerveza India Pale Ale de aspecto soberbio. Color ambarino, un tanto cobrizo y con una corona de espuma perfecta para mi gusto. Al olfato nos llega un agradable aroma afrutado. En boca es una cerveza bastante resinosa, he echado de menos la fruta que nos anunciaba el aroma, que no he encontrado en el sabor, intuyo porque la cerveza no debía estar muy fresca, es lo que tienen este tipo de elaboraciones, que no se pueden almacenar durante mucho tiempo. Aún así he disfrutado bastante la degustación, es una cerveza muy bien hecha, con la resina y el pino bien marcados pero sin llegar a saturar, es de las que se pueden beber con bastante facilidad pese a la carga de lúpulo. En general bastante rica, y con un final amargo muy potente pero sin llegar a ser desagradable. 2,85€ en Va de Cervesa de Castelló de la Plana. 6,5%.

12 de abril de 2016

The Lost Abbey - 10 Commandments

Hoy os traigo un pelotazus máximus de 12,0%, que es una graduación lo bastante potente como para acabar más pasao que Lindsay Lohan en sanfermines.

La cervecera Port Brewing de San Marcos (California, USA) son muy asiduos a realizar pelotazos de estilo belga bajo el nombre de The Lost Abbey. La de hoy es una Belgian Strong Ale, donde destacamos el epíteto strong.

De aspecto petrolaco, muy oscura y con escasa gasificación. En boca es una cerveza muy dulzona y muy maltosa. Su sabor nos recuerda al de la uva y la ciruela pasa. Para mi gusto me han sobrado algunos kilos de azúcar,  personalmente la he encontrado excesivamente dulce, que a medida que va avanzando la degustación hace que nos resulte demasiado empalagosa.

En ciertos aspectos me ha recordado a la Bracia de Thornbridge, aunque a mí personalmente me gustó más la de los ingleses por el toque especial que le da la castaña. Degustada en Garage Beer de Barcelona.

11 de abril de 2016

Guineu & Moor - Juicy Jones

Hoy, para todos ustedes, una colaboración de las que molan. Los de Valls de Torroella han seleccionado con muy buen criterio a sus aliados y con los increíbles Moor han acertado de pleno. La conexión Bristol-Bages ha sido brutal.

Cerveza India Pale Ale elaborada con mango y maracuyá y lúpulos Mosaic, Citra, Simcoe y Tomahawk.

La destapamos con cierta ansiedad -esta cerveza ha volado y se quedaron sin stock en cero coma- y la servimos en la copa Teku 2.0. ¡Vamos allá!. El aroma es una brutalidad. Droga dura. Mango, melocotón, fruta de hueso, fruta tropical... algo espectacular. ¡Buff!, aún me estoy recuperando.

En boca es una cerveza un tanto dulzona, muy afrutada. Me ha resultado muy amarga. Al principio es de ese tipo de amargor duro pero que mola, de los que rozan el límite sin llegar a ser desagradable. A medida que la degustación ha ido avanzando se ha ido intensificando y la cosa -en mi opinión- se va de madre. Demasiado para mi gusto. Toda esta carga bestial de lúpulo va en detrimento del sabor delicioso a fruta, cosa que a mí personalmente me ha parecido una lástima, porque es una cerveza que estaba disfrutando mogollón. Aún así la experiencia ha sido placentera en general, y sobre todo me ha gustado mucho la dirección hacia la que apuntan las nuevas elaboraciones de Guineu, que son del estilo que me agradan a mí en particular. 6,5%. Creo que rondaba los 2,70€ en la General de Begudes de Valldoreix.

10 de abril de 2016

Vic - Old Wives

Hace unos días reseñábamos la fantástica Golden Ale de Vic Ale con la que han conseguido varios galardones. En esta ocasión le toca el turno a su English Pale Ale, también bastante bien conseguida, como todo lo que he probado de la cervecera de Osona.

De color tostado, bastante oscura, y gasificación escasa. Ha sido elaborada con maltas Pale Ale, Crystal, Cara-Pils y malta de trigo. Los lúpulos que han empleado son: Pilgrim, Fuggles y Bramling Cross.

Es una cerveza de corte bastante inglés, obviamente. En el sabor se le nota un punto tostado de las maltas (y en el color), los lúpulos aportan notas florales muy agradables y con un final no demasiado amargo (32 IBUs). 4,2%, entra bastante bien. Una cerveza muy bien hecha y con ese puntito british. Comprada en Granel de Sant Cugat por 2,50€.

9 de abril de 2016

Northern Monk - Eternal

Mi romance con Northern Monk Brewing Company comenzó hace ya unos años, una noche de invierno en el BierCab. Desde aqueslla velada nos juramos amor eterno, y hoy he querido compartir con todos vosotros una de sus más exquisitas elaboraciones: Eternal, como nuestro amor. Estos chicos son muy majos, se acordaron de mí para poner el nombre, qué detallazos tienen con uno, oye.

Eternal es la Session IPA enlatada de la brewery de Leeds. Como podéis comprobar -a través de las cervezas que voy posteando- las cerveceras artesanas cada vez están apostando más por este envase, sin que el contenido se vea alterado por el contacto con la lata, es más, se preserva mejor debido al revestimiento de plástico del interior. De esta manera evitamos el sabor metálico tan detestable característico de las cervezas industriales enlatadas.

La servimos en nuestra maravillosa copa Teku 2.0 y nos aparece una cerveza de aspecto imponente: color ambarino y maravillosa corona de espuma. En boca es una locura de sabor: fruta tropical y un puntito de pomelo suave. El sabor afrutado de la cerveza es delicioso. Cuando aún nos estamos relamiendo aparece por ahí nuestro amigo lupulín a saludar. Un puntito herbáceo y resinoso agradable y sin estridencias. En general me ha parecido una cerveza muy sabrosa sin excesos y sin llegar a aburrirnos. Muy fresca, entra de lujini. Habrá que pasarse por su taproom. 4,1%. 4 leuracos en el BierCab Shop.

8 de abril de 2016

Hill Farmstead Tap Takeover


Ayer se lió pardísima en todos los Mikkeller Bar de Europa. Al señor Borg no se le ocurrió otra cosa que hacer un Tap  Takeover de una de las mejores cerveceras del puto globo terráqueo: Hill Farmstead, 220 años de historia traducidos en oro líquido. La brewery de Greensboro (Vermont, USA) tiene el prestigio de tener colocadas gran parte de sus cervezas en el Top 50 de casi todos los estilos de Ratebeer, o al menos de los más representativos. Para haceros una idea, la Susan, de la que os hablaré más adelante, ostentaba hasta ayer mismo el puesto número 1 en el ranking de mejor IPA del mundo según Ratebeer, puesto que le ha sido arrebatado hace pocas horas por la Julius de la cervecera Tree House.

Sinceramente, no soy muy asiduo a los Tap Takeover ni a este tipo de eventos, pero ayer sentí en cierto sentido la necesidad de asistir y compartir con todos mis lectores y lectoras la experiencia de un evento tan excepcional. Hasta la fecha estas cervezas no habían pisado suelo español en 220 años, y creedme, valió la pena pasarse por allí pese al elevado precio. Como os podéis imaginar la experiencia fue placentera a la par que cara. A raíz de lo que os explique ahora cada uno que saque sus conclusiones sobre si vale la pena o no pagar este tipo de cervezas.

Como comentaba anteriormente, a partir de las cinco de la tarde en Mikkeller Bar Barcelona se pincharon simultáneamente 6 kegs de la prestigiosa cervecera americana: Susan (IPA), Harlan (IPA), Edward (APA), Double Citra (DIPA), Society & Solitude #5 (DIPA) y finalmente Earl (Stout). Todas ellas 100/100 en Ratebeer y colocadas en el Top 50 de mejores cervezas del mundo dentro de su estilo. En la web de Mikkeller también aparece la Being and Time (Spontaneous Ale) que al menos en el de Barcelona no estuvo pinchada. Tuve la oportunidad de probar cuatro de ellas, que me parecieron soberbias, rondando cada una de ellas la friolera de 8€ la copita de 20cl.  Como os podéis imaginar allí estábamos todos los freaks del birrismo barcelonés -Manolo del BierCab entre ellos- junto con otros blogueros, los brewers de Canediguerra y algunos propietarios o trabajadores de negocios donde se suele pinchar cerveza craft de calidad.

Balance de daños:
-Susan. India Pale Ale que hasta ayer mismo ostentaba el puesto número 1 como mejor IPA del mundo (en estos instantes es la #2). Es cuestión de poner a 4 freaks dándole al deíllo con el Ratebeer para que recupere su posición. Tampoco creo que la Julius de Tree House esté muy mala. Bueno, pues este tipo de cosas solo suceden una vez en la vida, así que fue la primera que me pedí (con bastante ansia, por cierto). De color mandarina precioso y aspecto colosal. De primeras lo primero que me llega al paladar es un intenso sabor a mandarina. Mucha piel de cítricos, algo de maracuyá y fruta tropical, y finalmente un pomelazo que aparece por ahí excepcional. El punto dulce de la mandarina me ha parecido delicioso, tan nítido, tan fresco. Pero es una cerveza cero empalagosa. y con un amargor final muy intenso extra extra seco. Me ha parecido colosal. 6,2%.

-Harlan. India Pale Ale que ostenta el puesto #33 en el ranking de Ratebeer de mejores IPAs del mundo. No pude probarla, así que no puedo opinar al respecto.

-Edward. American Pale Ale que ostenta el puesto #8 en el ranking de Ratebeer de mejores APAs del mundo. Más ligera de Trago que la Susan. El sabor del lúpulo muy potente, con un sabor a pomelo muy intenso, pero quizás se vislumbra algo de cereal entre tantísimo lúpulo. También con un amargor final bastante intenso y seco. Es curioso como teniendo un sabor tan intenso y un final tan amargo puede resultar incluso adictiva. 5,2%.

-Double Citra. Imperial IPA que ocupa el puesto #12 en el ranking de Ratebeer. Envasada el 14 de marzo. Fresquísima. Cerveza de 8,0% muy afrutada. Aquí quizás ya se empieza a notar un pelín de alcohol. También mucho pomelo y piel de cítricos pero menos que las anteriores. Muy amarga dentro de lo soportable. A decir verdad tenía el paladar tan saturado que quizás esta reseña es la menos acertada de las 4.

-Society and Solitude #5. Imperial IPA que ocupa el puesto #10 en el ranking de Ratebeer. Envasada en keg el día 22 de marzo. Fresquísima. No pude probarla, así que no puedo opinar al respecto.

-Earl. Ocupa el puesto #3 de las mejores cervezas Stout del mundo. Creo que sobran las palabras. Miren, mi padre es un coffegeek y gracias a él he podido degustar los mejores cafés del mundo: Blue Mountain jamaicano, Kona hawaiano, Geisha panameño, Caracolillo costarricense y un largo etcétera. Lo de ayer no puedo explicarlo con palabras. Un sabor intenso a café delicioso. Es una cerveza extraordinaria. Tan bien balanceada, sin acidez, sin excesos, perfecta. Me encantó y fue una grata sorpresa porque estaba a punto de irme y gracias a que llegaron unos amigos a última hora pude quedarme y pedirme una. Sublime. 7,2%.

En general las IPA, APA, DIPA me parecieron con un perfil bastante similar. De color mandarina, no demasiada carbonatación y de sabor intensísimo: pieles de cítricos y amargor final bastante seco. La peculiaridad -supongo que ahí es donde radica el mérito de los maestros cerveceros- es que pese a ser cervezas de sabor muy fuerte y amargor muy marcado por el lúpulo, quizás parezca contradictorio, pero finalmente resultan cervezas que al paladar no resultan desagradables ni excesivas, más bien balanceadas. Supongo que la gran maestría consiste en jugar con los lindes sensoriales del ser humano, llevándolo a una experiencia sensitiva intensa sin resultar desagradable o excesiva.

Reflexiones:
Supongo que el señor Borg ha visto el negociete -a 8 euros la copita, no está mal- obviamente como buen empresario que es, pero hay que agradecerle que al menos nos dé la oportunidad de probarlas, a partir de ahí el beergeek de turno lo toma o lo deja, pero por lo menos te dan la opción de elegir. Es un poco la filosofía del señor Borg: Yo te hago una cerveza de 1000 IBUs, tú si quieres te la tomas o te la dejas, pero ahí está, así que tú mismo. A mí personalmente me apetecía probar la experiencia pese al elevado coste. Quizás en otros futuros eventos me lo piense dos veces, pero esta vez lo hice y puedo decir que lo disfruté, a mí sí me valió la pena. Entiendo que haya personas a las que no. Lo entiendo perfectamente.

¿Es un atraco a mano armada?. Depende de lo que entienda usted por una cerveza cara. Les pongo un ejemplo: Hace unos años un muy buen amigo me regaló la entrada del concierto de The Sisters of Mercy en Barcelona. Para agradecérselo me ofrecí a pagar todas las cervezas antes, durante y después del concierto. Dentro de la sala del concierto nos entró la sed y pedimos un par de cervezas a un chico con una gorra que llevaba un bidón a modo de mochila lleno de Estrella Damm y que la servía con un grifito bastante cutre. La broma me costó a 5 leuros cada vaso de plástico. La cerveza acabó prácticamente entera en el suelo de Razzmatazz. Es la cerveza más repugnante que me he bebido en la vida. Para mí eso es un claro ejemplo de cerveza cara.

Las cervezas de ayer se podrían equiparar a un Pingus o un Vega Sicilia si las comparamos con un vino. Este tipo de vinos pueden llegar a costar más de mil euros la botella de 75cl. Pagar a 8 euros la copa de Hill Farmstead a mí personalmente sí me vale la pena, y aclaro que a un servidor no le sobra el dinero, os puedo asegurar que gasto menos en cerveza que cualquier fumador en tabaco. Estas cervezas no habían pisado nunca suelo español en 220 años, es más, si viajamos a los Estados Unidos nos vamos a encontrar que ni siquiera podemos encontrarlas en muchos estados. Las cervezas de la Hill Farmstead Brewery no suelen salir del estado de Vermont, los estadounidenses que ayer se pasaron por el Mikkeller Bar Barcelona no daban crédito, porque ni siquiera allí las encuentran. Si tenemos la suerte de haberlas podido beber ha sido como un favor personal de la brewery con Mikkel Borg. Todos los kegs han viajado en avión vía express. Eso, para los que sepan un poco de exportaciones/importaciones a nivel internacional se paga muy caro. A partir de ahí cada uno que saque sus propias conclusiones sobre si vale o no dejarse la pasta.

¿Podemos encontrar cervezas excepcionales muchísimo más baratas?. Gracias a Dios sí. Y espero que por fin empiecen a bajar los precios debido a que cada vez hay más y mejores cervezas en el mercado, y cada vez nos vienen desde más cerca. Soy el primero que rajo de las malas cervezas nacionales pero cuando pruebo una excepcional de mi tierra me declaro fan a muerte de esa cervecera. Por 3 o 4 euros (incluso alguna por 2,50€) hoy día podemos tomarnos unas IPAs y APAs colosales, algunas de ellas nacionales, cosa que me congratula enormemente.

Sin más me despido. Saludos Birrunos, gente de bien.

7 de abril de 2016

RedChurch - Tartelette

Colosal. Si tuviera que recomendarle a alguien una Berliner Weiße para adentrarse en esta rama sin duda alguna le recomendaría ésta, que me ha parecido deliciosa y sin ser extremadamente ácida como habitualmente suelen ser las cervezas de este estilo.

La Tartelette de esta cervecera londinense ha sido fermentada en un inicio con lactobacillus y posteriormente con brettanomyces.

De color pajizo y burbujilla fina. Como podéis observar sin apenas espuma. Cerveza suave y delicada dentro de lo que cabe para el estilo. Muy ligera de trago, muy refrescante, obviamente ácida, como es imperativo en las Berliner Weiße, pero sin resultar desagradable, más bien todo lo contrario. La carga cítrica la hace absolutamente deliciosa y refrescante, invita a seguir degustando trago tras trago y uno se la acaba en un segundo. Me ha parecido deliciosa. Una gozada desde el primer hasta el último sorbo. 4,5%. Comprada en Cervesa Sobre Tot de Granollers.

6 de abril de 2016

Dougall's - IPA 6

Menudo ritmazo lleva Sir Andrew Dougall y su equipazo sacando IPAs. No nos hemos acabado de recuperar del shock que supuso el bombazo de su IPA 4 el pasado verano que ya en otoño estaba disponible su IPA 5, y ahora, con todos ustedes... ¡la IPA 6!.

Fresquísima, envasada el pasado 7 de marzo, la pude disfrutar con tan solo 3 semanas. En esta ocasión han utilizado malta Pale y lúpulos Mosaic -que está en auge- Simcoe y Cascade.

Como podéis observar es una cerveza muy clara, de color dorado (15 EBC). Gasificación media. En boca es una cerveza muy ligera, con poco cuerpo y  muy refrescante. Lupulización suave, me ha dado más la impresión de ser una Session IPA que una IPA al uso, en cualquier caso es una IPA bastante suave en todos los aspectos, eso no va en detrimento del sabor, que aunque suave es delicioso. Destacan las notas de pomelo y mandarina, una gozada cítrica que para Naranjito sería un acto de canibalismo puro. Final de amargor moderado. El botellín entra muy fácil, realmente sabe a poco. Muy rica, pero personalmente me agradó más la IPA 4, es cuestión de gustos. 6,0%. Comprada en Beer Attack de Villarreal por 3,20€.

5 de abril de 2016

La Pirata - Lab Nº002 Gose

Bueno, hace unas cuantas reseñas me confesé adicto al estilo Gose, así que cuando me enteré que los de La Pirata iban a sacar una edición limitada de este estilo no pude resistirme.

Pues sí, queridos lectores y lectoras birrunas, estamos de enhorabuena. Desde que los de Súria adquiriesen su fábrica propia están que no paran, muestra de ello es la cantidad de cervezas diferentes que están sacando al mercado en los últimos meses. A destacar entre ellas su línea experimental  Lab. Bajo este  sello los hermanos León junto con Paco Lucena están dando rienda suelta a sus fantasías erótico-birrunas que más palote les ponen. Ediciones muy limitadas que vuelan en cuanto salen, así que estad atentos. De momento llevan dos, una Oatmeal Stout y la Gose que hoy nos ocupa.

Bien, en su día ya hablamos de la peculiaridad de este singular estilo ¡salado!. Para ello La Pirata ha utilizado sal de Formentera. Estilo que es a la vez muy ácido y de trago muy ligero. La Lab Nº002 se ciñe perfectamente a las peculiaridades del estilo: escasa gasificación y burbuja fina y efímera, color claro, y todos los matices de sabor que antes comentaba. Es una cerveza obviamente salada, muy ácida, con toda la carga cítrica que resulta muy refrescante. Al ser una cerveza ligera entra muy, muy bien. También podemos apreciar de fondo otros matices frutales de fondo un tanto tenues pero bastante agradables: uva, manzana, membrillo y sidra. El punto salado es suave y no se hace para nada cansino. Para ser una cerveza tan peculiar me ha parecido suave dentro de lo que cabe. Yo me estoy viciando bastante al tema. 4,1%. Comprada en La General de begudes de Valldoreix.

4 de abril de 2016

Birra del Borgo - ReAle Extra

Extraordinaria. Con una sola palabra podríamos resumir la cerveza de hoy. Y es que ¿cuando nos han defraudado los italianos de Borgorose?, ¡nunca en la vida!, pero creo que con ésta se han salido, con ésta han llegado al top, al nirvana birruno. ¡Ole Leonardo Di Vincenzo!, sei un grande.

American Pale Ale que toma como base la ReAle original del birrificio del Lazio, pero con la diferencia que en los últimos diez minutos de ebullición se le añade una cantidad  de lúpulo tres veces superior a la de la ReAle normal. El resultado es espectacular.

De color anaranjado precioso y una cantidad media de espuma, tupida, consistente y de un blanco inmaculado, la ReAle Extra tiene un aspecto impecable.

De aroma a cítricos y lúpulo increíble, pero lo mejor está por llegar: su poderoso sabor. A decir verdad, por la descripción anterior uno podría imaginar que esta elaboración es una sopita de pino que tira para atrás, pero nada de eso. Toda una explosión de cítricos y lúpulos que es una absoluta locura. Mandarina, naranja dulce, pomelo... uff ¡Dios mío!, ¡qué buena está!. Final amargo (75 IBUs), muy bien balanceada. Aunque parezca mentira sin estridencias. A mi mujer y a mí nos ha flipado. 6,4%. Comprada en Cervesa Sobre Tot de Granollers. Sublime.

3 de abril de 2016

Mikkeller - Peter, Pale and Mary (Gluten Free)

Os lo digo y os lo vuelvo a repetir comunidad celíaca. No hace falta que hagáis esos ejercicios de masoquismo extremo cuando os tomáis una Daura. En serio, la vida es maravillosa, vale la pena vivirla. Para ello, aunque yo no soy celíaco, os he elaborado con mucho amor una sección de cervezas brutales SIN GLUTEN. Canelita en rama. La crème de la crème en cuanto a birras gluten free se refiere.

Pues sí, las cerveceras craft internacionales más prestigiosas están apostando fuerte por este público, no ya solo por los celíacos, sino por todas aquellas personas que digieren con dificultad el gluten. En este blog ya habíamos hablado de algunas de ellas pero faltaba la guinda del pastel: Mikkeller. Y qué queréis que os diga, lo han vuelto a petar con una American Pale Ale excepcional.

La de hoy es la versión sin gluten de la ya existente Peter, Pale and Mary, una de las APAs de los daneses que más lo están petando a nivel internacional y que el pasado año inauguraron su sucursal en Barcelona. Una cerveza riquísima, como viene siendo habitual en las producciones de esta marca. De color dorado y carbonatación abundante. Es una cerveza suave y muy afrutada. Aroma a fruta, cítricos y cereal que combinado es espectacular. En boca es ligera y muy equilibrada. Cierto toque de lúpulo que aporta frescor y finalmente un amargor moderado un tanto seco. Fresquísima, entra que ni te enteras. Me ha parecido deliciosa. 4,6%. Comprada en Cervesa sobre tot de Granollers.

2 de abril de 2016

The Wild Beer Co & Toccalmatto - Indigo Child

Le tenía muchísimas ganas a esta cerveza y me ha costado lo mío encontrar esta colaboración entre los ingleses The Wild Beer Company y los italianos Toccalmatto, que elaboraron para la serie The Rainbow Collaboration, donde siete breweries británicas se emparejaban con otras 7 cerveceras internacionales para elaborar siete cervezas diferentes, cada una representada por un color del arco iris. La de hoy representa el color añil.

Indigo Child es una Sour Ale elaborada con uva espina. Combina flores, fruta y la levadura "mágica" de Somerset.

A priori todo apuntaba a un birrote brutal, pero a la práctica ha sido un chascazo de los guays. La verdad es que no me ha agradado. Sabor a sidrita y manzana, todo mezclado con sabor a Lambic. Nada de flores, poco de fruta (salvo manzana y uva). La verdad es que me esperaba otra cosa. 8,0%, ojito. Comprada en 5 Titius de Olot.

1 de abril de 2016

Naparbier - Alien Claw

Si alguna vez os habéis sentido observados como en la película Predator no son desvariaciones vuestras producto del consumo prolongado de bazuco, no. Son los ojillos de Preddie que os miran diciendo bébemeeee.

Y es que la inquietante etiqueta de la botella de cerveza que nos atañe hoy esconde dentro un birrote brutal. Belgian IPA de los de Noáin de aspecto de Witbier. 

Elaborada con maltas Pilsner, Cara-Pils y Munich. Lúpulos Shapir, Chinook y Simcoe. Levadura de Belgian Ale. Color pajizo y carbonatación abundante. Aroma a cereales, cítricos, mandarina, limones y fruta de hueso. En boca es una cerveza muy rica, con un sabor a cereal muy agradable. Un tanto ácida y ligeramente lupulizada. A mí personalmente me hubiese gustado menos ácida y más lupulizada, pero en fin, eso va a gustos. Nuestras amigas cannabáceas hacen aparición aportando matices florales y cierto amargor final (50 IBUs). Me ha agradado bastante. 6,8%.