30 de noviembre de 2014

Rogue - Chocolate Stout

Impresionante. Los chicos de Newport, Oregon, vuelven a conseguirlo, dejarnos a todos con la boca abierta, otra cerveza COLOSAL para su largo y amplio catálogo de Ales & Spirits. Un auténtico cervezón. Si os gustan las Stouts ésta es vuestra birra, si os vuelve loco el chocolate ésta es vuestra birra, si no os gusta ni las Stouts ni el chocolate os doy dos hostias y me vais a acabar dando la razón sí o sí porque aquí no hay lugar para las dudas ni para la incertidumbre. Rogue son los amos del nuevo mundo y punto. Punto y final.

La Rogue - Chocolate Stout es una cerveza de estilo Stout elaborada con maltas chocolate, avena y también con chocolate de importación, que debe ser lo único que no debe estar hecho en Newport de esta cerveza. De entrada, mientras la vamos sirviendo nos va llegando un aroma a chocolate negro espectacular. El aspecto es imponente. Negra como el petróleo y con una corona de espuma beis, suavísima, cremosísima, delicada, deliciosa. Procedemos a entrar en el Black Nirvana. Sabor a chocolate muy intenso pero sin resultar empalagoso, en todo momento nos estamos bebiendo una cerveza, no un Cola Cao, con el toque de las maltas tostadas, sabor a moka, a trufas, delicadísimo, equilibradísimo, sublime. Final de 69 IBUs y 6,5% de graduación. Esto es una absoluta locura, una genialidad, y lo mejor de todo es que aún hay más: la Double Chocolate Stout y la Imperial Chocolate Stout. Hay que pulirse todo su catálogo.

29 de noviembre de 2014

Simanya - IPA

Simanya IPA, o cómo montar la fiesta de la espuma en casa. Un auténtico despropósito. Hacía tiempo que no me bebía algo tan malo.

Elaborada en Cal Otzet, en la localidad de Granera (Barcelona) situada en el parque natural de Sant Llorenç de Munt i L'Obac, con agua del mismo parque y siguiendo un proceso totalmente natural, segunda fermentación en botella, sin filtrar ni pasteurizar. Hasta ahí todo correcto.

Nada más servirla empieza el desastre, más espuma que en una fiesta de epilépticos en Amnesia. Por consideración he puesto una foto decente, esta toma la hice al cabo de media hora cuando bajó bastante la cosa y pude medio servirla en el vaso. Espuma para aburrir.

Ya medio desconcertado por el tema gaseoso procedo a probarla poniéndome toda la nariz perdida de espuma -tened Kleenex a mano- y me llega un sabor fortísimo a malta tostada a morir. Si en Simanya se habían propuesto crear el nuevo estilo Churrascated Ale lo han conseguido. Una auténtica incineración de maltas, una barbacoa de cereales a lo bestia, hasta el punto de no poder ni apreciar el lúpulo. ¡Se trata de una IPA! ¿esto qué coño es?. Me toca muchísimo los cojones apostar por cerveceras locales y encontrarme con cosas como ésta. En la licorería de al lado de mi casa tengo Rogues por 2,50€ totalmente orgánicas y elaboradas con todos los ingredientes cultivados en su propia finca. Vienen de Oregon (USA). ¿Creen que a mí me entran ganas de comprarme una cerveza hecha aquí al lado por 3€?. Una cosa es ser patriota y otra ser directamente gilipollas. ¡Venga hombre!. Un poco de consideración y respeto por el consumidor.

Continuo. A parte del sabor a tueste para aburrir tiene un punto maltoso y dulzón bastante potente. El lúpulo está por ahí de fondo sin ningún sentido. Estamos hablando de una India Pale Ale, insisto. Y no sé qué tipo de lúpulo han utilizado porque directamente apenas se logra percibir por el sabor a tostado de la malta. 6,3% de graduación y 40 IBUs. Horrible.

28 de noviembre de 2014

Castel - Toast

Acabo con el pack de cervezas Castel que me compré haciendo el guiri este verano por Albarracín -aunque la cervecera está ubicada en EL Pobo (Teruel)- dejando para el final su Toast, como indica su nombre una Ale bastante tostadita, no sé si hasta el punto de clasificarla como Brown Ale pero con más tueste que los sacos de Juan Valdés.

De aspecto tiene una muy buena presencia, generosa corona de espuma cremosa y persistente, color tostado, castaño un tanto rojizo. En boca es una cerveza sabrosa, intensa, con un punto lupulizado muy british y con el punto tostado muy agradable. Por contra tiene un toque un tanto ácido que a mí personalmente me ha resultado un tanto desagradable. De esta cervecera turolense me falta probar su cerveza More Taste para conseguir el póquer birruno de Castel, seguramente caerá en alguna futura incursión birruno hacia tierras aragonesas. 5,5%.

26 de noviembre de 2014

Brew Dog & Weihenstephaner - India Pale Weizen

Impresionante. Esta es una de las ocasiones en las que dos colosos de la cerveza -Brew Dog y Weihenstephaner- unen sus fuerzas para elaborar una cerveza absolutamente peculiar. Los Brew Dog, los escoceses expertos en cervezas India Pale Ale, dominan el lúpulo como nadie en el globo. Los Weihenstephaner, los alemanes que son la referencia mundial en cervezas Weizen, que además son la brauerei en activo más antigua del mundo ¡llevan desde el año 1040!. Cada uno ha aportado lo mejor de su brewery, los primeros el dominio del lúpulo, los segundos lo mejor de su cerveza Weizen. Juntos para crear esta White IPA buenísima.

El término White IPA es todavía un tanto ambiguo, fue acuñado por primera vez por la Two Roads brewery americana para bautizar a una cerveza elaborada con trigo pero lupulizada en exceso. En este caso, Weihenstephaner ha hecho su tradicional cerveza Hefeweizen que todos bien conocemos y Brew Dog se ha encargado de lupulizarla como si de una India Pale Ale se tratase, de ahí su nombre: India Pale Weizen.

La cerveza en sí presenta el aspecto típico de la Weihenstephaner de toda la vida salvo por la espuma, que es considerablemente menor. Al olfato nos llega un olor herbal que desprende el lúpulo muy agradable. En boca, se percibe el cuerpo y la sedosidad típico de las cervezas Weizen, pero con un sabor cítrico bastante marcado, que le aporta el lúpulo. Final un tanto amargo maravilloso. Me ha faltado un poco más de intensidad en el sabor a trigo, solapado por el sabor a lúpulo. Es una cerveza a tener en cuenta dada su singularidad y en especial por el hecho de ver a estas dos grandiosísimas cerveceras trabajando juntas. Un absoluto placer. 6,2%.

22 de noviembre de 2014

Origen - 1905

Los hooligans de la UDA –entre los cuales tengo a algún familiar- están de enhorabuena, pues ya tienen su cerveza para darle al alpiste antes de cada partido. La Origen 1905 es una cerveza andaluza elaborada en Huercal de Almería. Una Ale correcta que no me ha apasionado en demasía.

De color acaramelado, carbonatación media-alta y 5,5% de graduación. Aroma básicamente a malta. En boca es una cerveza dulzona, de sabor intenso a malta, con notas tostadas y un punto de fruta madura, no demasiado amarga. Sin ser una mala cerveza debo admitir, desde la honestidad, que a mí personalmente este tipo de cervezas me aburren. Quizás para alguien que en su vida solo ha probado la Cruzcampo y que una vez por Navidad probaron la Alhambra 1925 seguramente se sorprenderá, por el hecho de ser artesana y por el intenso sabor a malta, pero para mí, que ni soy ningún experto en la materia ni tengo el paladar nada fino, pero que le he dado a todo tipo de estilos y de todas las procedencias del globo, pues no me aporta absolutamente nada nuevo. Origen es, con todos mis respetos, la típica cerveza que uno se encontraría en cualquier feria medieval de cualquier pueblo de la geografía española. Para el que quiera empezar a familiarizarse con las cervezas artesanas puede empezar con ésta, que está bien. Para los que vamos buscando otro tipos de productos procuramos no gastarnos más el dinero en cervezas como ésta. Hablo a título personal. Hay que ser más ambiciosos. Revisen la ortografía de su página web, por favor. Un saludo.

John Martin - Martin's IPA

Tenía que acabar yo, en plena época de escasez birruna en mi despensilla, como un junkie del lúpulo en el puto apartado cervecero de El Corte Inglés para descubrir esta soberana mierda que se vino para casa, seducido por la idea de ver a unos belgas elaborando IPAs, ay Señor, lo que llega uno a beberse en algunas ocasiones.

Pues sí, por aquel entonces todavía no había descubierto las Belgian IPAs y la cosa me extrañaba bastante. Afortunadamente ahora he probado algunas como para saber que hay Belgian IPAs excelentes, pero que también que existen truñibirras como ésta que se esconden bajo el lema “Belgium’s finest IPA”, os puedo asegurar que cuando acabé de bebérmela lo primero que pensé fue “Joder, si ésta es la finest ¿cómo será la worst?”. Lamenteibol.

Mientras os escribo estas líneas estoy viendo que en la web de RateBeer han actualizado la foto de la botella ¡hay que joderse! ¡la han maqueado como si de un puto Moët Chandon se tratase!. Más de un incauto picará como yo lo hice bajo estas malas artes de poner packaging de producto gourmet a una auténtica diarrea fermentada.

La Martin’s IPA es una mierda azucarada a más no poder, si queréis mandar a algún diabético al otro barrio ésta es vuestra birra, y es que no entiendo la puta manía que tienen estos belgas de hartarse a ponerle azúcar candy a la cerveza,  lo encuentro demencial, la cerveza es agua, malta, levadura, lúpulo y punto final. Lo del azúcar candy debería estar penado por ley, qué queréis que os diga, y debería ponerlo con letras XXL en la etiqueta, mis euricos que me habría ahorrado en cerveza, me daría ya para la entrada para hacerme un chalet en Albacete. Al olfato no llega nada bueno, quizás azufre, de esta creación luciferina. En boca es una cerveza Blond de toda la vida mal hecha, de las del supermarket más cutre de Bruselas, pero lo peor de todo es ¿dónde coño está la IPA? ¿y el lúpulo?. El señor John Martin se lo debe haber ahorrado. 6,9%. Ahorraos la pasta.

21 de noviembre de 2014

Hirschbräu - Adlerkönig Urtyp Hell

Vámonos de viaje a tierras teutonas para darle a la cerveza de estilo Helles, en concreto a Sonthofen, localidad casi limítrofe con Austria, donde la birra clarita, ligerita y a base de jarracas de 2 litros es el deporte nacional, y a la vez la mejor manera de hidratarse en la época estival.

Bien, la Adlerkönig no es la cerveza del ex-baterista de los Guns N' Roses, aunque ahora que está tan de moda las cervezas de bandas de Metal, seguramente no tardaremos en verla. Aclarado esto hablemos de la cerveza en sí. Vamos allá.

De aspecto dorado y cristalino, muy clara, nada turbia, aunque no lo parezca por la fotografía, es una cerveza muy carbonatada -es que los del Beer Squad ya habíamos recargado el vaso con la consiguiente pérdida de espuma- de espuma fina y ligera. Es la típica cerveza alemana de no demasiada graduación que uno se bebería por docenas en el Oktoberfest. Tiene un sabor bastante marcado a miel muy agradable sin llegar a resultar empalagosa, dulzona pero sin pasarse. 4,7% que entran muy suavecitos.

20 de noviembre de 2014

Leelanau - Whaleback White

Un gran amigo nos tenía guardada con cariño esta botella para una ocasión especial, y cayó en la última reunión del Beer Squad al completo. La verdad es que para el precio y las expectativas que teníamos nos llevamos un chasco. Pero en fin, estas cosas suelen pasar, al menos uno amplía sus horizontes birrunos y va ganando experiencia con este tema aunque solo sea por ensayo-error.

Elaborada por los brewers de Leelanau (Michigan USA), pero hecha en las instalaciones de sus vecinos Jolly Pumpkin Artisan Ales. Supuestamente es de estilo Wit belga, por lo que a uno lo primero que se le viene a la cabeza es la Blanche de Namur, pero no tienen absolutamente nada que ver.

Para empezar el aspecto no es de una cerveza Wit ni de lejos, tiene pinta más de champán o de vino de aguja, ya que las Witbiers son más turbias, de color más pálido y con una generosa corona de espuma tupida. La Whaleback White tiene una burbuja fínisima, yo incluso me atrevería a afirmar que lleva levadura de champán, pero no puedo corroborarlo, la espuma es fina y efímera. De color claro y cristalina. Es una cerveza que ha sido envejecida en barricas de roble francés. Al olfato, lo primero que nos llega es un olor a vino blanco, en boca es una cerveza muy ácida, de sabor a vino blanco, un tanto sidrosa también. La verdad es que no he visto la Witbier por ningún lado y en general no me ha agradado mucho pese a tener muy buena pinta, y mira que los brewers artesanos estadounidenses no suelen defraudar CASI nunca, pero en esta ocasión nos ha tocado la china, qué le vamos a hacer. 5,2%.

16 de noviembre de 2014

Sagra - Calabaza y canela

En este tiempo otoñal, además de castañas y boniatos, apetece pegarse un lingotazo de Pumpkin Ale, cerveza estacional de calabaza que se elabora tradicionalmente en Estados Unidos, pero que hemos importado a Europa, no sé si con demasiado éxito.

Si me viera mi madre con esta cerveza lo primero que me daría serían dos hostias castellanas bien dás, así con la mano abierta, y es que de pequeño no me apasionaba nada su potaje de calabaza que con tanto esmero cocinaba cuando llegaban estas fechas. Ay mamá, si le hubieras echado birra a aquel mejunje infernal la cosa hubiera cambiado considerablemente.

En fin, me agencié con esta Pumpkin Ale de los toledanos Sagra, porque tenía una espinita en el corazón con este tipo de cervezas. La única que había probado de este estilo era la Post Road de la Brooklyn Brewery neoyorkina y me salió rana el invento porque estaba en mal estado, así que he tenido que resignarme hasta la llegada del otoño de este año para poder degustar una Pumpkin Ale. Vamos allá.

La Sagra - Calabaza y canela es una cerveza efectivamente elaborada con calabaza y canela y además con cilantro y nuez moscada. De color bastante tostado y escasísima espuma, la Sagra es una cerveza de sabor delicioso. Predomina el intenso sabor a malta, muy intenso y agradable, con un punto tostado como nos indica su color. El sabor a canela es muy suave y agradable, y eso se agradece porque detesto las cosas saturadas de canela. Infusiones, dulces y ambientadores de canela, ¡no puedo soportarlos! y eso que me encanta el arroz con leche y la leche merengada, pero depende de cómo es un sabor y un olor que incluso me revuelve el estómago, así que felicito a la cervecera la Sagra por haber encontrado el punto óptimo, dándole un toque pero sin saturar, además, si se hubieran pasado se hubiesen cargado el delicioso sabor a malta que tiene esta cerveza.

Por contra tengo que decir que no he encontrado el sabor a calabaza, lo cual me frustra bastante, ya que al no tener ningún referente sobre Pumpkin Ales me ha dejado un tanto decepcionado, pues esperaba desvelar todas mis inquietudes y revelarle a mi paladar las grandezas de este estilo. Tampoco es que la calabaza sea un ingrediente tan intenso como para saturar una cerveza, pero en fin, otra vez será, dicen que a la tercera va la vencida. 5,2%.

15 de noviembre de 2014

3 Fonteinen - Oude Geuze

Para ampliar mis horizontes birrunos me traje para casa esta cerveza Gueuze de los belgas 3 Fonteinen, expertos en cerveza Lambic, es decir, elaborada sin levadura, por tanto fermentada por agentes externos (fermentación espontánea) ¡vivan los bichitos!.

Aclarado lo que es una cerveza Lambic, ricemos más el rizo y aclaremos qué es una cerveza Gueuze. La cerveza Gueuze se obtiene mediante la mezcla de diferentes cervezas Lambic jóvenes con cervezas Lambic envejecidas durante varios años. El resultado es una cerveza aún más singular que las Lambic, sobre todo cuando ésta refermenta en botella -¡Aleluya alelu-aleluyaaa!- y se monta un cirio birruno para flipar más que Pocholo en nochevieja.

La cerveza que hoy nos ocupa -la Oude Geuze- se ha realizado en Beersel -con un nombre así era obligatorio poner una brouwerij- y ha sido elaborada mezclando Lambics de 1, 2 y 3 años envejecidas en barricas de roble y fermentando de manera espontánea. Posteriormente ha realizado una segunda fermentación salvaje en botella. Está elaborada con un 60% de malta de cebada y el 40% restante con malta de trigo.  De aspecto es de un color anaranjado y de finísima y escasa espuma, un tanto turbia. Al olfato -ahora es cuando os vais a partir el ojal- me ha olido a cortezas de cerdo con un punto un tanto viejuno. Una vez uno procede al pimplamiento -tanto misterio nos tenía en ascuas- uno se queda de todo menos indiferente. Y es que si no se está acostumbrado a este tipo de cervezas puedes fliparlo bastante. Muy avinagrada, de sabor, un tanto ácido, con un punto rancio. La verdad es que el trigo no se lo encontado, porque la cerveza en sí tiene un sabor fuertecico. Entiendo que incluso puede resultar desagradable, pero eso es como el que no está acostumbrado a los quesos fuertes y luego los acaba disfrutando. Con esto ocurre exactamente lo mismo. Nos tendremos que curtir más en la senda Lambic y Gueuze para poder disfrutar y apreciar este tipo de cervezas. Si no lo veis muy claro mejor os podéis ahorrar directamente la pasta. 6,0% de graduación. Como lleva tapón de corcho se puede almacenar horizontalmente sin ningún problema.

12 de noviembre de 2014

Fanø - RYEnoceros

Desde la localidad danesa de Nordby os traigo esta Rye IPA (IPA de centeno) elaborada con lúpulos Citra, Columbus, Cascade y Simcoe y también con pan de centeno, vamos, que estos danish se han mojao unas chullillas de pan con su sopica y tal.

A priori, teniendo en cuenta que las cervezas danesas son la élite birruna a nivel internacional, pues uno se piensa que se va a beber un cervezón, además, con esa ilustración tan bonita, una página web muy interesante y ese halo de misterio ¿qué será una Rye IPA?¿qué será?¿qué será?. Pues os lo voy a decir alto y claro: el mayor bluff escandinavo que he probado en mi vida, os lo puedo asegurar.

De aspecto visiblemente castaño y carbonatación media, la RYEnoceros destaca por tener un sabor notablemente tostado, ya el color nos lo está diciendo. No veo la IPA por ningún lado, sencillamente  de entrada no encuentro los lúpulos, ni mucho menos el pan de centeno, missing in action, habrá que llamar a Paco Lobatón para encontrarlos. Finalmente, después de mucho buscar, aparecen tenues notas de lima y el punto de pino que le pueda aportar el Simcoe, todo mu flojico. Final nada amargo, en la etiqueta pone que tiene 60 IBUs, pero ni harto vino. La verdad es que al baremo de los IBUs no he acabado nunca de pillarle el punto. 6,0% de graduación para esta birra regulera.

11 de noviembre de 2014

The Kernel - Pale Ale Citra Centennial Columbus

El blog mundo birruno celebra su primer año desde que lo di a conocer al mundo, y vamos a celebrarlo con una gran American Pale Ale de las que me gustan, afrutaditas y sabrosonas.

Reconozco que la primera The Kernel que probé me resultó bastante floja, pero he ido probando más variedades de tirador y debo reconocer que es una gran brewery que hace las más deliciosas IPAs y APAs de todo el Reino Unido.

Los brewers de la capital del Támesis nos presentan esta APA elaborada con las variedades de lúpulo: Citra, Centennial y Columbus, combinados de una forma excepcional. De aspecto dorado y baja carbonatación. Al olfato es espectacular, muy afrutada: melocotones, fruta tropical, un olor muy intenso y agradable. De trago muy muy suave y ligero, entra divinamente bien, con un final moderadamente amargo muy elegante. Una cerveza excelente de 5,3%. ¡Salud y por muchos años reseñando y difundiendo la cultura birruna! Saludos y agradecimientos a todos los followers.

7 de noviembre de 2014

Beer Project Brussels - Delta

¡Atención! Tiendas, cervecerías, birratecas y baretos de todo el mundo ¡presten atención! retengan esta imagen, búsquenla, cojan su furgoneta y vayan a Bruselas si es necesario, el mundo necesita más cervezas como ésta. Los acólitos birrunos necesitamos cervezas así. Os lo aseguro.

Al lorete con el cervezón que me ha traído una gran amiga desde Bruselas. La verdad es que desconocía la existencia de esta cervecera, aunque me ha chivado un pajarito birruno que en el BierCab la suelen pinchar con relativa frecuencia. Habrá que visitar más a Manolo, coño, no me puedo permitir el lujo de perderme birras así. [...] (me tomo unos minutos de relajación, alineo mis chakras, creo que puedo seguir reseñando).

Como llegué a casa con la birra en cuestión en una bolsa y no pude contener la ansiedad ni corto ni perezoso la metí en el congelador (Dios que estás en el cielo, perdóname) aún así, más fría de lo recomendable, le saco la chapa, la sirvo en la copa y el aspecto es imponente, de color mandarina precioso, con cuerpo, nada transparente, y con una hermosa corona de espuma de color blanco inmaculado que incita a bebérsela de un solo trago. La acerco a la nariz, y aún estando más fría de lo recomendable me llega un huracán de fruta absolutamente espectacular. Increíble. Me llega todo el mango, todo el maracuyá, estoy en el trópico. Alucino. Empiezo a flipar más cuando al sublime aroma a fruta de la pasión se le suma todo el olor a cereal. Ahora ya estoy en el nirvana birruno. Decido catarla para decirle al amigo Bob Dylan que estoy llamando a las puertas del Cielo. Me llega todo el sabor intensísimo de cítricos, naranja y especialmente marcada la mandarina, luego un torrente de fruta de la pasión espectacular. Me pregunto cómo debe ser todo esto a una temperatura óptima. Finalmente deja un sabor resinoso de lúpulo, muy agradable, nada estridente (45 IBUs). Una cerveza perfecta.

Si encuentro más variedades de la Beer Project Brussels repetiré sin dudarlo, me han hecho enamorarme de ellos, especialmente de la Delta, la Belgian IPA. Elaborada con lúpulos Citra, Challenger y Smaragd. Una maravilla líquida de 6,0%.

5 de noviembre de 2014

De Molen - Lentehop

No, no pongáis cara de terror, la Lentehop afortunadamente no es una cerveza elaborada con lentejas, de momento a nadie se le ha ocurrido esa atrocidad, aunque al paso que vamos no tardaremos en ver una truñibirra de ese calibre con chorizo incluido. Si ya hemos visto cerveza para perros elaborada con trozos de carne, no os preocupéis que el apocalipsis tarde o temprano llegará.

Vayamos por faena. La De Molen Lentehop. Yo de esta brouwerij todavía no conozco ninguna cerveza mala, ni siquiera regular. Lo que me hace plantearme en un futuro no muy lejano una visitilla para ver a mis ídolos de la cervecera del molino. Se aceptan donativos.

La Lentlehop es una cerveza de estilo India Pale Ale de color amelocotonado y de escasa gasificación. Ha sido elaborada con malta Pils y otras maltas caramelizadas. Los lúpulos que han empleado en esta receta son: Saaz, Columbus y Cascade, todo un clásico de nuestras lupulizaciones birrunas. De sabor es una cerveza de sabor muy marcado a lúpulo, muy intensa, resinosa y extra amarga. Una lupulización fuerte pero sin llegar a resultar estridente. También se perciben ciertas notas afrutadas pero toda la carga resinosa y de pino se carga todo el sabor y los aromas a frutas. Una lástima. 6,2%. Una IPA cañera. Ponte algo de Slayer para catarla.

4 de noviembre de 2014

Mateo & Bernabé and Friends - 21 Mateo

Seguimos dándole al bebercio a base de cerveza Weizen, esta vez catando el producto nacional, de la mano de los cerveceros riojanos de Mateo & Bernabé and Friends.

Tengo que reconocer que soy un gran entusiasta de esta cervecera de Logroño, y qué decir que no hay nada mejor que darle a la birra y las tapitas por la Calle Laurel, pero para ser honesto, creo que ésta es su cerveza más floja. He probado sus cuatro cervezas principales -me faltan aún por probar su A Gorila y su B Cangrejo- y en mi opinión ésta es la que menos me ha gustado, y mira que me apasionan las cervezas Weizen.

De carbonatación muy abundante -a la vista está- espuma muy tupida y color dorado, lo primero que nos asalta al olfato es un intenso olor a cítricos, sigo esnifando espuma cual Maradona en versión birruna y consigo percibir un tenue olor a plátano. Pasamos a mi parte favorita: beer introduction. Directa al paladar.

Lo primero que sigue apareciendo es ese fuerte sabor a cítricos, que aporta un toque refrescante a la cerveza, pero que le mata todo el sabor a trigo y a pan, que en mi opinión debería ser muchísimo más intenso para el estilo que estamos tratando. Una pena porque en mi opinión ese punto ácido se carga la cerveza. No sé si sería esa la intención del maestro cervecero o el lote era defectuoso, pero a mí personalmente no me gustan las cervezas Weizen tan ácidas, las prefiero más sedosas y con toda la carga de malta -de cebada y trigo- bien presente, y si de paso le damos un toque con naranja y cilantro perfecto, pero para mí es importantísima la presencia del cereal, lo mismo opino con las cervezas India Pale Ale, lo he dicho varias veces en muchísimas reseñas. En cualquier caso, yo sigo confiando en esta gente y seguiré probando todas las novedades que vayan sacando. La 21 Mateo tiene una graduación de 5,0%.

3 de noviembre de 2014

Weihenstephaner - Hefe Weissbier

Dejamos tierras danesas y bajamos hasta Baviera para reseñar un referente de las cervezas Weizen, la Weihenstephaner, una birraza de trigo espectacular.

Esta brauerei está ubicada en Freising, muy cerquita de Múnich (Alemania), y ya ha cosechado otras joyitas birrunas bastante notables, pero hoy me ocuparé de su Hefeweizen, su buque insignia.

De abundante no, lo siguiente, espuma, cremosísima, suave, ligera y muy persistente. Uno con las ansias no puede resistirse para darle un buen trago y acaba con un mostacho de espuma rollo Santa Claus. Como la cosa va para largo, mientras baja la espuma vamos disfrutando de los aromas que desprende esta joyita líquida: trigo, pan, y un delicioso e intenso olor a plátano. En una ocasión, el sumiller Ferran Casellas -haciendo referencia al olor a plátano de la Weihenstephaner- me recomendó maridarla con chocolate, cosa que tengo todavía pendiente, pero estoy absolutamente convencido de que será un gran acierto.

Acaba bajando la espuma lo suficiente para poder inclinar el vaso sin tirarme toda la espuma a la cara y consigo beber algo. De cuerpo es densita, un tanto turbia, pero a la vez ligera de trago, entra fácilmente. De color acaramelado un tanto distinto a las típicas pálidas weizen alemanas. Suave y delicada de sabor, pero a la vez intensa, sabrosa, dulzona. El trigo siempre presente. Una cerveza muy rica y obligatoria para todos aquellos que quieran iniciarse con las cervezas de trigo. Tan buena que hasta parece fácil elaborar una cerveza así. 5,4%.

2 de noviembre de 2014

To Øl - Raid Beer

Seguimos por tierras danesas para reseñar esta sorprendente cerveza Lager ¡sí! Lager, elaborada por los genios de To Øl en Copenhague utilizando copos de avena y lúpulo Citra, Simcoe, Centennial y Nelson Sauvin. Sí, habéis leído bien, y es que hay que tener los huevos bien puestos para elaborar una cerveza de baja fermentación con copos de avena y lúpulos americanos y neozelandeses, pero cuando hay maestría el resto no importa.

La botella parece diseñada por Falete para la feria flamenca otoñal de Køvenhavn, pero dejando de lado la etiqueta de faralaes, me dejo guiar por mi intuición y deposito mi confianza y mis leuros una vez más en la gente de To Øl, que es sinónimo de calidad.

De color ambarino y carbonatación media, la Raid Beer es una cerveza de aroma espectacular, muy intenso. Procedo al drinking -mi parte favorita- y lo primero que llega al paladar es un sabor cítrico marcado y posteriormente toda la carga resinosa y de pino que aporta el Simcoe. Amargor final como era de esperar bastante marcado. En definitiva, una gran cerveza de 5,2%.

Me alegra encontrar cervezas como ésta, y sobretodo que haya gente con huevos que apueste, arriesgue y trabaje buenas cervezas Lager. Sí, es posible hacer Lagers únicas e interesantes, con la Raid Beer de To Øl damos fe de ello. Me quito el sombrero.

1 de noviembre de 2014

Mikkeller - Hop Burn High

Ahora que empieza el fresquete, apetecen este tipo de cervezas, más densas, más fuertes, más nutritivas.

Hoy os traigo la Mikkeller Hop Burn High, una Imperial IPA densita (ya estáis viendo la foto) un auténtico Cola Cao de lúpulo.

Como ya sabéis, el Señor Mikkel Borg y sus secuaces, van sacando birras según les rota, y raramente suelen repetir recetas, así que cuando uno se topa con algo así pues como que siente la necesidad irrefrenable de catarlo. También existe la versión de fermentación baja: La Mikkeller - Hop Burn Low, una Imperial Pilsner que también promete.

La versión que nos ocupa, la de alta fermentación -como viene siendo tradición en Mikkeller- ha sido elaborada en las instalaciones de De Proef, en Lochristi (Bélgica). Yo creo que a estas alturas de la vida los Mikkeller ya deben tener varios tanques de fermentación en propiedad allí.

La Hop Burn High tiene una bonita corona de espuma blanca que contrasta con el color toffee/café con leche de la cerveza, y sí, hay que tomársela poquito a poquito como el café con leche, no es de trago fácil, es un pelotazo de nada menos que 10,0%, ideal para el invierno hostil. Lupulizada sí, pero no para aburrir, de sabor fuerte, se nota bastante el alcohol, no apta para amateurs. A destacar también notas dulces de caramelo y toffee. Final considerablemente amargo. Ideal para una larga conversación entre amigos en temporada otoño/invierno.