30 de abril de 2015

Popaire - Tinta de Pop

La de risas que se echa uno de vez en cuando con el Ratebeer, atención cuando he ido a consultar la cerveza de hoy:

"Style: Porter.
Commercial description: Cervesa Stout...".

Ya solo les falta poner una sección de chistes de Arévalo y entonces ya lo petamos, montamos la fiestaca del humor.

A lo que vamos. Popaire, la cervecera de Blanes ya consolidada, de la que hasta la fecha solo había catado la Blandæ doble, que por cierto, me gustó bastante, y ésta en cambio no me ha agradado demasiado. En cambio, tengo un amigo que se bebió una botella del mismo lote y comprada en la misma tienda y que sí le gustó bastante, así que la cosa va a gustos.

De aspecto imponente, con una espuma beis cremosa y abundante, y de color negro, totalmente opaca. Al olfato predominan las notas de torrefacto por encima de todo. En boca es muy tostada, con el sabor a café bastante intenso, no he sabido sacarle más provecho, mi colega birruno dice que sí le ha encontrado el chocolate negro y por tanto la ha disfrutado más. El alcohol (5,0%) se deja notar y a mí personalmente no me ha gustado encontrármelo. No es de mi Stouts favoritas a nivel nacional, pero habiendo probado la Blandæ doble tengo interés por saber qué tal está el resto del catálogo de la cervecera de Blanes.

28 de abril de 2015

Brew Dog - Vote SEPP

Los punkis escoceses de la Brew Dog la han vuelto a liar. En esta ocasión han sacado su vena hooligan para darle un toque al führer de la FIFA, Mr. Blatter, y presentarle ya desde hoy la que es la cerveza oficial de la candidatura no oficial de Escocia como sede para el mundial de fútbol de 2022.

Así de entrada nos puede parecer una coña marinera, "¿esto es una broma?, ¿y de la cerveza, qué?, déjense de historias". Pues la cerveza no es ninguna broma, es una cosa muy seria, estamos hablando de Brew Dog, han vuelto a hacer otra birraza sublime, no podíamos esperar menos de ellos. Esta gente se puede cagar en todo y reirse hasta de su madre, pero la cerveza se la toman muy en serio. Ojito.

La Vote SEPP es una cerveza de estilo Witbier (Belgian White), es decir, una cerveza de trigo elaborada siguiendo la receta de tradición belga. Para salirse de la receta corriente, han optado por añadir flores de hibisco para darle un sabor más floral. El olfato es una locura, nos deja todas las fosas nasales impregnadas del perfume a hibisco, quizás algo de rosas también, es de esas cervezas que cierras los ojos y llegas al éxtasis -¡¡¡vengaaaa a segregar endorfinas all night long!!!- una cosa absolutamente bestial.

En boca tiene un punto ácido de cítricos (no identifico cual) pero lo que empapa realmente el paladar es el sabor floral de rosas y flores tan impresionante, pero a la vez delicado, sin resultar empalagoso, el punto perfecto. Nos llega también toda la carga de frutas que aporta el lúpulo Motueka, donde destacan los lichis, absolutamente deliciosa. Por poner algún defecto he encontrado que para tratarse de una cerveza Wit no he encontrado ni el sabor ni la textura del trigo, pero en general me ha parecido una cerveza excepcional. Enhorabuena otra vez a los de Ellon. 3,4% de graduación, entra solita. Comprada en el colmado Quílez - Lafuente, a un precio muchísimo más razonable que las cervezas de aquí, creo que rondaba los 2,40€.

27 de abril de 2015

De Molen - Rasputin

De Molen, esos viejos conocidos. ¿Quién no ha alucinado con la De Molen - Amarillo o con la Single Hop Citra?. Hoy le toca el turno a uno de sus clásicos: Rasputin, su Imperial Stout. Un icono de los de Bodegraven.

Sirvo este petrolaco en mi copa TeKu, poquito gas, densica... la cosa impone. Ya al olfato nos llega el olorcito a cafetazo y notas de regaliz. Como la criatura tiene solo 10,7% de graduación decido que voy a tomármelo con mucha calma. Vamos allá.

Elaborada con maltas Pale, Chocolate y maltas caramelizadas de Cebada y con lúpulos Premiant y Saaz, para que veáis que con el Saaz además de Pilsners se pueden hacer otras maravillas.

La Rasputin es una Imperial Stout que empapa la boca de café, todo el torrefacto bien presente, las notas de regaliz que asomaban al olfato también aparecen en el sabor, se nota también ciruelas pasas muy tenues y muy, muy presente el alcohol, que te deja ese calorcete bajando por la garganta, demasiada graduación como para camuflarla. Un pepinaco de los que molan, de momentazo sofá nocturno con la muchachada ya planchando la oreja.

Ceriux - Palax

De tierras riojanas os traigo esta Lager de la cervecera Ceriux, que ya en su día pasaron sin demasiado éxito por este blog con su cerveza tostada y mosto de uva.

Palax es la propuesta de Lager Artesanal de la cervecera de Nalda. De color pajizo y escasa espuma, la Palax afortunadamente desprende un aroma a cereal bastante agradable, cosa que no pasa con las industriales. En boca es más o menos lo que nos esperamos, no pidamos peras al olmo, sabor suave agradable a cereal, un punto cítrico que aporta frescor y final moderadamente amargo.

¿Es una mala cerveza?, no. ¿Es una gran cerveza?, tampoco. Este tipo de Lagers es lo que tienen, que no nos aportan demasiados matices. Yo honestamente no he encontrado demasiada diferencia entre esto y una Cruzcampo, y por tanto no me gastaría el dinero en una cerveza así, más aún teniendo en cuenta como está actualmente el panorama birruno a nivel internacional, ahora bien, si me dan a elegir entre ésta y la Cruzcampo obviamente me bebería ésta sin dudarlo. 4,9%.

26 de abril de 2015

Poch's - Summer Ale

Desde Castellfollit de la Roca, una pequeña localidad gerundense ubicada cerca de Olot, viene la cerveza Poch's, que hasta la fecha desconocía (luego he visto que han estado en el Barcelona Beer Fest de este año). De momento empiezo con esta Summer Ale y dejo en la despensilla su Weizen para más adelante.

Elaborada con maltas de cebada y de trigo. De color un tanto pajizo, y de escasa carbonatación, la Summer Ale desprende un aroma a cereal bastante agradable. En boca destacan los cítricos, que aportan frescor, y un toque marcado de lúpulo, que aporta notas herbales muy agradables. A mí personalmente me ha parecido más lupulizada y amarga de lo esperado pese a que en la etiqueta indica que solo tiene 35 IBUs. Aún así es una cerveza muy ligera de trago, con bastantes matices que aportan frescor, muy rica y refrescante. 3,8%.

25 de abril de 2015

Rogue - 7 Hop IPA

Después de beberte una Brutal IPA, una Yellow Snow IPA, una Chocolate Porter, una Mom's Hefeweizen o una Morimoto Imperial Pilsner es completamente normal pensar que son insuperables y que la brewery de Newport ya ha tocado techo. Entonces es cuando vienen y te sacan la 7 Hop IPA elaborada 100% con los ingredientes de sus propias plantaciones y es cuando te dejan con la boca abierta. Te la bebes y te preguntas: "¿esto es posible?", y vuelves a darle otro trago para cerciorarte de que es absolutamente real. Rogue Ales and Spirits lo ha vuelto a conseguir. La excelencia sobre la excelencia.

Elaborada con las maltas Dare; Risk; Maier, lúpulos Liberty; Yaquina; Revolution; Rebel; Independence; Freedom y Alluvial, agua de su propio rancho y por último con su conocidísima levadura Pacman, con la que elaboran la mayoría de sus cervezas.

De aspecto imponente, color ambarino y no demasiada carbonatación. Al olfato es una locura de fruta y lúpulo, sensacional, te está pidiendo que te la bebas ya. Le hago caso y procedo al drinking. Estalla en el paladar todo un torbellino de sabores y sensaciones: es el néctar de los dioses. Dulzona, con todas las notas de fruta madura, toda la carga herbal y floral del lúpulo, tan espectacular, tan aromática, tan increíble, tan sabrosa, tan bien balanceada que no me lo puedo creer, ¿esto es obra del ser humano?. Al final nos deja un amargor (90 IBUs) muy rico. Al mirar la etiqueta uno lee 90 IBUs y piensa: "se van a cargar todo ese buen balance" a priori parece descompensada. En boca es otro cantar. A mí no me ha resultado tan amarga. Marcado sí, estridente no. Una absoluta gozada. No me canso de probar cervezas de esta gente, y lo mejor de todo es que no he probado ni la mitad de lo que tienen. Una vez más chapeau.

Ésta la compré en Wine Palace por unos 7-8 euros, una auténtica ganga teniendo en cuenta que la botella es de 65cl. No vayáis allí a comprarla porque han tarifado con su distribuidor.

24 de abril de 2015

Fyne - Jarl

Jarl no es la cerveza de Chiquito de la Calzada, aclarémoslo antes de todo, es una Hoppy Blond escocesa elaborada por Fyne Ales, en la localidad de Cairndow, al noroeste de Glasgow. Blond/Golden Ale -que no Belgian Blond Ale que está muy lejos de esto- con un punto de lúpulo muy rico.

De aspecto dorado, muy clara, con poquita espuma, la Jarl (cada vez que digo esto me acuerdo de Chiquito vestido de Brácula, Condemor 2) es una cerveza muy ligera de trago y de graduación (tan solo 3,8%). De aroma cítrico y de cereal muy agradable.

En boca es una cerveza que entra pasmosamente bien, cuerpo ligero, las notas cítricas refrescantes, donde destaca el pomelazo, muy rico, son los ingredientes perfectos para fundírsela prácticamente de un trago. Entra en acción el lúpulo, aportando un toque herbal muy agradable y fresco, a la vez que amargo, que realza ese pomelo. Final amargo moderado, en la medida justa, sin pasarse, que le ha aportado todo ese lúpulo. Ideal para el verano y estas calores. Si a alguien se le ocurre hacerle una foto a Chiquito bebiéndose una de éstas, por favor, que lo suba a Instagram, será mi ídolo forever and ever.

22 de abril de 2015

La Taverna Dels Predicadors - Manresa


Si alguien cree que no existe vida birruna más allá del Beerxample está muy, pero que muy equivocado. Afortunadamene empezamos a ver con más frecuencia más bares especializados en cerveza artesana de alta -en este caso altísima- calidad a lo largo y ancho de nuestra geografía.

Siempre a la búsqueda y captura de los mejores baretos, las mejores ferias y las mejores birras, los miembros del Beer Squad nos hicimos eco de una pequeña cervecería ubicada en plena capital del Bages, en mitad de la Catalunya Central, y para allá que nos fuimos, una noche de invierno de muchísimo frío, para dar fe de las maravillas que habíamos oído y leído de ese lugar tan mágico y extraordinario: La Taverna dels Predicadors.

Ubicado en el Carrer Predicadors, en pleno centro de Manresa -al rovell de l'ou, como decimos aquí- parece la localización de una de las escenas de "Yo el Vaquilla" o de "El Pico 2". Este destartalado y un tanto siniestro callejón sin salida nos depara una gran sorpresa al final, y no es un yonki puesto de meta empuñando una navaja de mariposa, no, es la mejor cervecería de toda la comarca del Bages y de toda la Catalunya Central. Los de Moià ya os podéis ir montando un garito así, porque lo vais a echar muchíííííííísimo de menos. Bromas aparte, por el exterior la cosa no es nada alentadora pero una vez dentro la cosa cambia considerablemente.


Un lugar muy concurrido y de ambiente cálido y acogedor, con cierto aire a Irish Pub, suele estar hasta la bandera por la tarde y después de cenar, que no durante -ahora os explicaré por qué- y hay que andar con ojo porque a según qué hora vayamos conseguir una mesa puede resultar una misión imposible. Los días de fútbol ya os podéis imaginar como se pone aquello. Apretaditos por las transitadísimas mesas de la entrada, y un poco más anchurosos y calentitos sentados en las mesas del piso de abajo. Si uno prefiere tomarse una birra rápida puede hacerlo de pie en los taburetes de la barra. También cuentan con una mesa y bancos de madera en el exterior al estilo biergarten para el sector fumeta.

Las innumerables botellas de detrás de la barra no son de decoración, es lo que tienen listo para servir -que guardan refrigerado en el almacén del local contiguo- un verdadero arsenal del que mis ojos no podían dar crédito. La carta de cervezas consiste en 6 folios ¡6! escritos por delante y por detrás. No está ni siquiera plastificada porque no vale la pena, quedaría obsoleta en menos de una semana, así que la van imprimiendo con bastante frecuencia. Los acólitos de este templo de la birra están pendientes de su Instagram cual leones de la sabana a la caza de la gacela de turno. Con tanto francobebedor birrero al acecho las cervezas no duran mucho, así que uno al pedir alguna cerveza de la carta se puede llevar más de un chasco, porque puede que haya volado ya. Lo mejor es acercarse a la barra, cantarle tus preferencias a los propietarios y dejarse aconsejar por su sabiduría birruna. Todo lo que uno pueda imaginar y aún más te está esperando allí: birrakens impresionantes como la Flying Monkeys - The Chocolate Manifesto, la 8 Wired - iStout, medio repertorio de Siren, Mikkeller, Brew Dog, Baladin, Amager, Rogue, y por supuestísimo gran variedad de cervezas del Bages, como por ejemplo Guineu, y lo más acojonante es que ¡las tienen todas con su correspondiente copa!. Por supuesto también tienen varios tiradores -admito que no les presté demasiada atención- donde tenían pinchada la archiconocida Punk IPA de los Brew Dog escoceses y algunas cosas más.

El desastre viene cuando abrumados por tan excelsa carta birruna nos decidimos a pedir algo para maridar con tan magníficas cervezas. No hay cocina. ¡Horrooooooor! -póngase música de la escena en la ducha de "Psicosis"- una sandwichera y patatas de bolsa es lo único que hay, lo tomas o lo dejas. La carta consiste en: el sandwich de jamón York y queso de toda la vida; sandwich de calabacín-queso; sobrasada con brie y lomo curado con queso. Con este panorama el local suele vaciarse durante la hora de la cena, para volverse a llenar a rebosar ya entrada la noche. Supongo que los manresanos ya están muy escarmentados y aprovechan esa hora para cenar por los restaurantes del centro de la ciudad, pero a mí no me entra en la cabeza tomarme una 8 Wired neozelandesa y a la media hora acabar cenando con una San Miguel en un restaurante, entro en depresión. Así que quizás la mejor opción sea ir bien cenado para allá a eso de las once de la noche. Nosotros cenamos allí mismo a base de sandwiches -pagamos la novatada- y acabamos tomándonos los postres en la Crêperie Bretonne de al lado, con una agüitas frescas para rebajar el tema. En definitiva, una gran cervecería con una carta colosal, pero con una cocina a reivindicar, sería una cervecería perfecta si los dueños invirtiesen en esto. Una gran sorpresa y una gran satisfacción encontrar locales de este nivel por estas tierras. ¡Salud!.

Balance de daños:



-Baladin - Super Bitter. Una extraordinaria cerveza de los de Piozzo, con su correspondiente copa TeKu.
-Porterhouse - Hop Head. Una APA irlandesa muy lupulizada y amarga.
-Amager - Sloth. La APA de los daneses, cítrica, ligera y refrescante.
-Viven - Ale. Una Ale belga que pasa por aquí sin pena ni gloria.
-Mikkeller - Orange Yuzu Glad I Said Porter. Una obra maestra.

La Taverna dels Predicadors - Carrer dels predicadors5, Manresa     93 875 19 09

19 de abril de 2015

Traginer - Amarillo Dry Hopping

Completo el póker birruno de cervezas santcugatenques con la Traginer - Amarillo Dry Hopping, aunque estos cerveceros no tienen instalaciones propias y la han elaborado en Mas Malta, en Santa Perpètua de la Mogoda. Anteriormente habían estado trabajando en las instalaciones de Fortiverd, sede central de la cervecera Bleder de Rubí, donde también han trabajado los Zulogaarden de Molins de Rei y Marina de Blanes.

La primera Traginer que sacaron estos brewers de Sant Cugat está elaborada con romero, así que sinceramente, me decanté más por esta otra, que de cervezas con romerito, miel y todas estas cosas ya he tenido suficiente por el momento, y quería ver qué tal se les daba el dry hopping con lúpulo Amarillo a esta gente.

Como podemos apreciar en la fotografía, el autor de la etiqueta es el mismo que el que le hace las portadas de los discos a Leonardo Dantés pero puesto de tripis. Una experiencia lisérgica que daña la vista, ¡cambiad de diseñador gráfico por Diosss!. Color ambar, carbonatación prácticamente nula. Al olfato es un espectáculo floral y frutal, muy intenso y muy agradable. Una vez into da throat la cosa sigue bien, notas cítricas, donde destaca la naranja, toques florales, un punto dulce, no demasiado amarga. Es una cerveza rica y muy agradable de beber pero en mi opinión le faltan 3 pueblos para llegar a IPA, demasiado suave, y mira que yo precisamente no soy un gran entusiasta de las IPAs estridentes. 5,8% de graduación. Comprada en el Celler de Santa María de Sant Cugat.

15 de abril de 2015

Buxton - Moor Top

Decir que la Buxton Brewery es grandiosísima no es ninguna novedad, y a veces uno, por exceso de confianza en una cervecera, convierte una degustación birruna en un ejercicio de masoquismo. Y es que a mí que no me gusta el Chinook, sin darme cuenta he ido a comprarme una Chinook Single Hop. Festival.

Uno lee en la etiqueta Pale Ale, y viniendo de una cervecera inglesa, pues se cree que se va a beber una English Pale Ale, nada de eso. Un buen amigo que cometió el mismo error que yo, me llamó para advertírmelo. Efectivamente, en la parte posterior de la botella indica que únicamente lleva lúpulo Chinook, y en cantidades industriales. Cojonudo.

Por las cantidad de Chinook que lleva el asunto, yo interpreto que esto es una American Pale Ale (que alguien me corrija si me equivoco). En Ratebeer la clasifican como Golden Ale, no sé si iban más pasaos que Pocholo en nochevieja, pero a mí esto no me cuadra.

En fin, a lo que vamos, la Buxton Moor Top. No es que me sienta muy orgulloso de la fotografía que acompaña a tan rica prosa, pero quería dejar constancia de la cantidad de espuma que tiene el brebaje. Excesiva, una auténtica salvajada, muy jabonosa, auténtico Fairy. De color blanco inmaculado eso sí. La cerveza es de un dorado claro translúcido. Al olfato desprende un aroma herbal bastante agradable. Ahora es cuando procedo al primer trago y me entra el miedito. Tiene notas muy tenues de cítricos y de piel de cítricos, la sensación en boca es el de una cerveza ligera, el resto ya os lo podéis imaginar: amarga como la madre que la parió. En exceso. Una barbaridad. Me había acojonado y pensaba que la cosa iba a ser peor, así que he podido acabármela, pero la verdad es que no ha sido una experiencia nada placentera. 3,6% de graduación, no os confundáis, no os la vais a poder beber de un solo trago.

12 de abril de 2015

Pedraforca - La Torrada

Hola jóvenes castores. Sé que estáis preparando vuestras cestas de pic-nic para estos días, así que si estáis por la zona del Berguedà podéis pasaros por Saldes para hacer acopio de birras para maridar con vuestros bocatas de chorizo de Cantimpalos y vuestras bolsas de Risketos, la combinación perfecta para pasar un día apacible en plena naturaleza.

La Torrada de la cervecera Pedraforca es una cerveza -tal y como se espera- tostada, aunque no tanto como otras Brown Ales que rozan ya lo Stout, yo personalmente no sé si la incluiría dentro de este estilo. Ésta en concreto tiene un tueste muy rico pero sin ser tampoco una barbacoa de malta, un punto de tueste notable pero nada fuerte. Nada de cafetazo.

Elaborada con agua de la fuente de Sant Andreu, es una cerveza de carbonatación media y color marrón claro. La Torrada tiene un sabor rico e intenso a cereal con ese punto de malta tostada que antes comentaba. Asoma por ahí alguna nota de manzana y un punto cítrico bastante presente que está ahí casi en el límite de lo cansino. Un final para mí no demasiado amargo y de una graduación bastante moderada (4,9%).

11 de abril de 2015

Sierra Nevada - Pale Ale

El otro día me di cuenta de que tan solo tenía reseñada una cerveza de la brewery de Chico (California), y había dado por hecho de que la Torpedo y la Pale Ale que nos ocupa hoy ya habían pasado por el blog. Así que para paliar el error me puse a la búsqueda de Sierra Nevadas, que tanto han frecuentado nuestras neveras.

Hay que ir al tanto porque aunque en la etiqueta ponga Pale Ale, hay que aclarar que esto es una American Pale Ale, lo digo porque nos vamos a encontrar lupulazo para dar y vender, así que la cosa está muy lejos de las islas británicas.

Destapo la chapa -me encanta ese mensaje de use bottle opener, del rollo no metas el gato dentro del microondas- y la sirvo en la copa. Tiene un aspecto bastante apetecible. De color caramelo y carbonatación media, al olfato nos llega un aroma fresquísimo a lúpulo (han utilizado Cascade, Perle y Magnum). En boca sigue destacando el lúpulo, muy presente pero sin resultar excesivo, aportando frescor y un sabor herbal fantástico. Nos deja un final amargo muy rico (37 IBUs). 5,6%. Todo un clásico.

9 de abril de 2015

Ponent - De Blat

Prepárense porque Pinhead y los Cenobitas han salido del averno para aparecer en la Tierra. Nada de sangre ni efluvios infernales, no, una cerveza Weizen es lo que nos han traído esta vez.

La sirvo en el vaso (que no es el correcto, el de Weizen me lo cargué fregándolo) y saltan todas las alarmas: fiestaca de la espuma, pero no la típica espuma Hefeweizen densita, suave, cremosa y persistente, nada de eso. Parece Fairy, aspecto jabonoso y regulero, se desvanece rápidamente, pero una cantidad aberrante. Acerco la nariz al vaso y la cosa empeora: nos teletransportamos a Asturias para bailar el xiringüelu, un olor a sidraza que tira para atrás. Nada de trigo, nada de pan, nada de plátano. A la rica sidra.

El color sí es el correcto de una cerveza Weizen, claro, pajizo, un tanto turbio. Temeroso y pensando en que lo peor está aún por llegar procedo al primer sorbo. Afortunadamente la cosa no está tan mal y el sabor a sidra no es tan fuerte como me esperaba. Muy ácida, eso sí, demasiado para mi gusto, cargándose todo el sabor a trigo de la cerveza. Un despropósito. 4,3% de graduación.

Quiero creer que estaba en mal estado, pero en fin, de entrada me he llevado una mala impresión de los de Seró (Lleida). Me la trajo un amigo para hacer el aperitivo y estoy seguro de que le habrá dolido en el alma dejarse los 2,49€ que cuesta en Caprabo. Teniendo en cuenta de que la Franziskaner de 0,50cl cuesta poco más de 1€, pues este tipo de cosas inflaman considerablemente la zona escrotal.

8 de abril de 2015

Meantime - London Pale Ale

Con la cantidad de breweries de altísima calidad que existen en la capital del Támesis (Beavertown, The Kernel, Fuller's, Five Points, Camden Town, Weird Beard, por citar unas cuantas) que lleguen los de la Meantime y se arroguen el calificativo London Pale Ale para nombrar una de sus cervezas puede parecer cuanto menos pretencioso.

A priori no parece nada del otro mundo -otra Pale Ale más, podríamos llegar a pensar- pero creo que hay que prestarle un poquito de atención a esta birrita porque la verdad es que a mí personalmente me ha sorprendido gratamente y me alegro de haberle dado su oportunidad y de habérmela traído para casa.

A mi parecer me ha resultado una cerveza exquisitamente bien balanceada, suave y sin excesos. De aspecto dorado, no demasiado espumosa, al olfato nos asalta un aroma embriagador a cereal, procedemos al drinking y la cosa sigue bien, nos saludan los cítricos, donde destaca un punto dulce de naranja, con el punto de lúpulo perfecto para el estilo que nos ocupa (han utilizado Goldings y Cascade), sin restarle protagonismo a las maltas y marcando suavemente un final amargo. A mi mujer y a mí nos ha parecido sensacional, entra solita. 4,3%. Comprada en Wine Palace.

6 de abril de 2015

To Øl - Mochaccino Messiah

Volvemos a la carga con este elixir de los discípulos de Mikkeller, los daneses To Øl, que estuvieron de visita no hace mucho por Barcelona y que se han ganado un merecido prestigio a nivel internacional.

Elaborada con café, malta de cebada, Malta Chocolate, copos de avena, lactosa y lúpulos Citra, Simcoe, Centennial y Nelson Sauvin, la Mochaccino Messiah es una Brown Ale que a mi parecer tiene cierta semejanza con las cervezas Milk Stout.

De color pardo oscura, es una cerveza con bastante espuma cremosa, densa, tupida y de color beis. Desprende un agradable aroma a café, ya viendo el aspecto que presenta y el olorcillo todo apunta a que nos vamos a tomar un cafetazo guay.

De sabor obviamente a café, que es el gran protagonista, y con toda una serie de sabores que vienen detrás para acabar de redondear este birraken: malta tostada, chocolate negro, cacao puro, cierto punto de regaliz... la lactosa le da cremosidad al conjunto sin resultar demasiado densa. Al final nos deja un amaror bastante marcado pero nada resinoso, no se observa el sabor herbal y de pino de los lúpulos.

Ésta me la agencié en El Celler de la Ribera del barrio de Gràcia. 7,0% de graduación, demasiado bien integrados. Esto tiene más peligro que Esperanza Aguirre con la Policía Urbana, así que no se os ocurra tomárosla de desayuno, seguid con el Nescafé de toda la vida, no la vayamos a liar parda de buena mañana.

1 de abril de 2015

Guineu - WIPA

Aquí tenemos la propuesta de IPA con algo de trigo de los de Valls de Torroella, a la que han denominado Wheat India Pale Ale (WIPA).

Para la receta, los de Ca l'Arenys han utilizado lúpulos Citra, Columbus y Summit, y según Ratebeer, maltas de cebada trigo, de trigo caramelizada, copos de avena y de maíz.

Bueno, el aspecto no es el de una cerveza de trigo, con su clásico color blanquecino, es más bien un color caramelo de IPA densa. No sé si la intención de los Guineu era elaborar una White IPA, pero por las características de la cerveza intuyo que más bien pretendían hacer una IPA con maltas de trigo.

De carbonatación media, la WIPA es una cerveza densa, con cuerpo, prácticamente masticable, con muchísimo poso y bastantes partículas en suspensión. Con olor a pino y bosque que alimenta, muy agradable. El sabor es de lúpulo puro y duro, pino y resina que eclipsan el sabor de las maltas, afortunadamente no me ha resultado excesivamente lupulizada y se puede beber perfectamente, aunque está ahí, rozando el límite de lo que para mí empezaría a resultar desagradablemente muy lupulizada, aunque por fortuna no sobrepasa esa línea roja y la cosa acaba bastante bien. Evidentemente muy amarga 72 (IBUs) aunque no me ha parecido tan bestia en paladar. El trigo no aparece en el sabor pero sí deja una textura suave, sedosa y aterciopelada en la boca muy agradable. 6,8% de graduación.

Ésta la conseguí en el Celler Santa María de Sant Cugat, por 2,55€. Me ha costado encontrarla a este precio, en muchísimos lugares la había visto por 3,65€, importe que no estaba dispuesto a pagar por una cerveza que se hace al lado de Manresa, por ese precio me compro una Mikkeller, lo digo así de claro. Si los agradables propietarios de ese celler ya se están sacando un margen por esa misma cerveza, creo que los que la venden a 3,65€ están literalmente sangrando al personal. Pero en fin, cada uno con su dinero que haga lo que le dé la gana, faltaría más.