31 de diciembre de 2015

Laugar - Kiskale

Concluimos el año con la Brown Ale de la cervecera de Gordexola (Euskadi).

Así a simple vista, sin carbonatación, por el aspecto podría parecer una de esas cervezas porronas saturadas de malta a más no poder, pero la verdad es que les ha salido una Brown Ale muy rica y bastante sabrosona, eso sí, se echa en falta una bonita corona de tupida espuma beis, que eso sería ya tremendo, aún así la cosa está bastante bien.

De color pardo, bastante fiel al estilo, Kiskale es una cerveza con intenso sabor a malta tostada. Se nota cierto punto de regaliz. A mí me ha recordado en algunos aspectos a una Belgian Strong Ale pero con el alcohol bastante más integrado. La criaturilla tiene 7,3% de graduación, nada más y nada menos, pero me la fundí prácticamente a cascoporro durante una comida en el centro de Bilbao a las 5 de la tarde, tras una fugaz y accidentada estancia en la capital de Euskadi. Los pintxos de bacalao entraron divinos (previamente cayó la EPA!, que duró nanosegundos), así que os podéis imaginar cómo acabé, practicando el air txistulari en Plaza Nueva. Que tengan todos ustedes un feliz año nuevo y ojito con las uvas, que son para el vino y nosotros somos más de birra. ¡Salud!.

30 de diciembre de 2015

Fondi - Rossa

Fondi es una pequeña cervecera ubicada Mas La Caseta, en la localidad de Fonteta (Baix Empordà), que además cuenta con maltería propia y por tanto elaboran sus propias variedades de malta. De momento su catálogo consta de 3 cervezas: Rossa, Torrada y Negra.

Hoy nos vamos a ocupar de Rossa (Rubia, ole esa originalidad), una cerveza Pale Ale sin pretensiones que me ha sorprendido en positivo. De color dorado, un tanto anaranjado, y carbonatación media (burbuja gorda como se puede apreciar en la fotografía) es una cerveza muy rica y muy bien hecha. En numerosas ocasiones me he encontrado con Pale Ales de por aquí que prometían mucho y con etiquetados súper chulos que han acabado siendo un fiasco total, y lo peor de todo es que la broma te cueste 3€.

Rossa tiene un sabor muy bueno a cereal -aquí la cervecera tiene mucho mérito y gana muchos puntos- y además tiene un punto cítrico muy agradable que invita a seguir bebiendo. Finalmente nos llega al paladar un amargor moderado que acaba de redondear la cerveza. Me ha agradado mucho, cosa que me alegra, receta sencilla pero muy buena. Bravo por los gironins. 5,0%.

28 de diciembre de 2015

Dougall's - Raquera

Y finalizamos nuestras andanzas birrunas por tierras cántabras con la espectacular Raquera de la cervecera de Liérganes, que tuvimos oportunidad de degustar este verano en el stand de Croqueta y Presumida, en la Feria de las Naciones de Santander, junto a unas croquetas cojonudas, de jamón, de chipirones en su tinta, de queso Idiazábal, de setas, de bacalao... una auténtica locura. Y sí, hijos míos sí, en vaso de plástico, es lo que tienen este tipo de eventos.

La Raquera de Dougall's es una cerveza Lager de estilo Pilsner, elaborada con maltas Pilsen y lúpulos Soriachi Ace y Sterling, que suele utilizarse como sustituto del Saaz.

Nos encontramos con una cerveza dorada (5EBCs) bastante ligera y de carbonatación moderada. Al olfato nos asalta un aroma a cereal y a cítricos absolutamente espectacular, mi mujer y yo lo hemos flipado más que Sami Khedira el día que marcó contra Brasil. Tiene un punto hoppy muy resultón, que le da alegría a la cosa, pero lo que más predominan son los cítricos, sin eclipsar el delicioso sabor a malta de cebada. No es una cerveza excesivamente amarga (25 IBUs) -quizás poco amarga para el estilo- y no he encontrado el amargor seco del Soricachi Ace. Nos ha resultado una cerveza muy refrescante y excepcional para el verano. 5,0%.

27 de diciembre de 2015

Dougall's - Liérganes


Desde que probé su 942, allá por 2013, siempre he tenido la necesidad imperiosa de realizar un viaje a Liérganes, era como una obligación para mí, darme el gustazo de visitar Wonderland y estrechar la mano del Señor Dougall's y todo su equipo y decirles: "-Sois cojonudos. Os quiero".

Así a bote pronto lo veía un tanto complicado por los 700 kilómetros que nos separan, pero joder, si pudimos ir a Piozzo a visitar a Teo Musso y a Copenhague a visitar el Mikkeller Bar y el Ølbutikken, pues como que la cosa no era para tanto, así que nada, este verano cogimos el coche, cargamos las maletas y a los churumbeles y para allá que nos fuimos.

El entorno de la fábrica Dougall's es espectacular, en pleno Valle del Miera, un auténtico paraíso. Verdes montañas con sus correspondientes vaquitas (deben estar preparando alguna Milk Stout seguro), arroyos de agua cristalina (con hombre-pez incluido), casitas de piedra con balcones hechos de madera colmados de flores... parece mentira que el mar esté tan cerca de aquí. En un entorno así, rodeado de naturaleza, donde se respira paz y tranquilidad en cada rincón, no me extraña nada que la calidad de las cervezas Dougall's sea extraordinaria.

La historia de Cervezas Dougall's de remonta al año 2006, cuando Andrew Dougall -de origen inglés, afincado en Cantabria- harto de beber Cruzcampo, Mahou y otras infamias birrunas, el pobre hombre echaba de menos una buena Ale de estilo británico y estaba con más mono que Sid Vicious viendo King Kong, así que decidió fabricárselas él mismo. ¡A la mierda las Lagers industriales!, con un par. La cosa fue fraguando y a su empresa se le unió Kike Cacicedo y el resto del equipo, y ahora mismo tienen una de las mejores cerveceras de toda España, y elaboran más de una docena de cervezas diferentes, donde destacan su mundialmente conocida 942 (Pale Ale y también su versión IPA), la Tres Mares (Amber Ale) y Leyenda (Special Bitter), más toda su saga de IPAs. A principios de otoño sacaron su IPA4, que es absolutamente brutal, y hace unos pocos días sacaron al mercado su IPA5, que tiene pinta de no ser menos.

Pues bien, tras este preámbulo, los Castle llegan a Liérganes para visitar la mágica fábrica donde el agua, las maltas, los lúpulos y la levadura se transforman en oro líquido. Mi hija encantada con tantas vacas por doquier, y mi hijo ya es feliz habiendo cualquier lugar donde pueda encaramarse.

Nos atiende una chica amabilísima que nos informa que han tenido un problema técnico y que están de parón, así que nos podrán atender y enseñar la fábrica sin problemas. Nos explica todo el proceso y nos enseña todas las instalaciones: los maceradores, los fermentadores, etc... y la zona de catas, que abren los fines de semana para todos los amantes birrunos que quieren visitar la fábrica. La verdad es que nos atendió estupendamente y nos dedicó bastante tiempo, cosa que le agradecemos muchísimo.

Más tarde aparecieron por allí Kike y Andrew, con el que mi hijo de 3 años hizo sus pinitos en inglés. Nos invitan a una Leyenda recién sacada del fermentador, absolutamente deliciosa, y hablamos de todo el panorama birruno a nivel nacional, festivales y ferias, cervecerías de toda España, y especialmente del gran momento que está viviendo actualmente Barcelona, que es una auténtica locura para todos los beer geeks que vivimos por allí. También les comentamos lo flipados que nos dejó la Raquera, su Hoppy Pilsner que tuvimos oportunidad de degustar días antes en un stand de la Feria de las naciones de Santander. La verdad es que la conversación con todo el equipo fue muy agradable, y para mí personalmente fue muy gratificante poder visitar una de mis cerveceras españolas favoritas, poder estar allí y conocer sus instalaciones y a sus creadores personalmente fue un auténtico lujo.

Me despido con un agradecimiento enorme a todo el equipo de Dougall's que nos atendió, y animamos a todos nuestros lectores birrunos a realizar una visita a la bonita villa de Liérganes. También queremos mandar nuestro agradecimiento a Alejandro de Cervezas La Grúa, que nos dio algunas indicaciones que fueron de gran ayuda. Un abrazo a todos, Cervezas Dougall's, ¡ya formáis parte de nuestro mapa birruno!.

Cervezas Dougall's - Barrio La Vega 51, Liérganes (Cantabria)               www.dougalls.es            942  528  958          web@dougalls.es 

23 de diciembre de 2015

La Cervezuca - Srta. Pale

Seguimos dándole a la birra de la tierruca, en esta ocasión con menos fortuna.

Hoy nos ocupa la Pale Ale de La Cervezuca, microcervecera ubicada en Torrelavega (Cantabria), que pudimos degustar en la espléndida terraza del Restaurante Magnolia en Suesa, donde la comida, el vino y la atención al cliente fueron excelentes y el único punto flojo fue precisamente la cerveza, factor un tanto discordante pero que no logró para nada arruinar nuestra magnífica velada en familia.

Bien, ya estáis observando en la fotografía, una señora sopa de cebada y poca cosa más. Densa como para tomársela a cucharadas, con poso a más no poder, carbonatación nula, dulzona como para mandar a la morgue a toda la unidad de diabetes del Hospital Marqués de Valdecilla, porrona, cuesta acabársela de lo saturada que está.

Personalmente creo que es una elaboración bastante gualdrapera de nivel homebrewer amateur. A mí me parece muy bien que se disfruten de este tipo de elaboraciones en casa de uno, con la familia y los amigos, pero otra cosa muy diferente es que me la ofrezcan en un restaurante a unos 2-3€ (no recuerdo el precio exacto, la verdad, pero rondaba esa cifra), ahí creo que ya estamos cruzando una linea roja. Me parece muy bien que los negocios apuesten por el producto local pero con un criterio mínimo. 5,0%.

22 de diciembre de 2015

Cierva - Saison

Continuamos con nuestro periplo cántabro, pero esta vez con la cervecera Cierva de Ampuero. Esta cerveza la pude comprar en una de esas ofertazas de El Corte Inglés, tras la semana internacional de productos gastronómicos (que se celebra en abril/mayo), y pasada dicha feria, todo lo que no han  vendido lo tienen a precio de saldo para sacarse stock de encima. Ésta en concreto la pude comprar por 1,50€, junto con algunas otras birras nacionales, algunas más chuscas que otras, pero en fin.

De carbonatación media, tirando a alta y color dorado, un tanto marroncete, al olfato la cosa pinta apocalípticamente mal. Nos asalta un olorcillo a sidrita más que sospechoso y se vaticina lo peor. Afortunadamente no llega la sangre al río y en paladar la cosa mejora. Sabor intenso y agradable a cereal, bien presente, cosa que me agrada, destacan también los cítricos, y en general bastante dulzona. A mí personalmente como Saison no me cuadra por ningún lado y los matices frutales no aparecen (salvo ese punto ácido de cítricos), me cuadra más como una Belgian Blonde Ale pero sin el punto del alcohol. 6,0% de graduación, correcta, mejor de lo que me esperaba pero tampoco para tirar cohetes.

21 de diciembre de 2015

La Grúa - Viento Norte

La última cerveza de la cervecera La Grúa que nos queda por reseñar es la Viento Norte, una Pale Ale que intenta seguir el estilo inglés, pero dándole un poquito más de protagonismo pero sin llegar a APA. Para ello han utilizado lúpulos neozelandeses -Rakau y Waimea- y han decidido clasificarla como Australian Pale Ale.

Viento Norte está teniendo mucho éxito en Cantabria y es la cerveza que ocupa la mayor parte de la producción de los chicos de Pontejos. Alejandro nos obsequió con un par de botellas y un vaso de La Grúa tras nuestra fugaz visita a sus instalaciones, cosa que le agradecemos enormemente, pero creo que no hicieron demasiado bien el viaje, ya que estuvieron expuestas a altas temperaturas dentro del coche, en posición horizontal, y toda una serie de sacrilegios birrunos que si los explicase al dedillo más de uno pediría mi ejecución en medio de una plaza pública. En fin, lo sentimos Alejandro, pero cuando uno está de vacaciones haciendo el tolai en la playa, no dispone de los mejores medios para conservar decentemente una cerveza artesana. De todas maneras, aún en estas condiciones la degustación no estuvo tan mal para el tute que les dimos a las botellas.

De color dorado y corbonatación tirando a baja, la Viento Norte es una cerveza Pale Ale con las maltas bien presentes, bastante british, en ese aspecto, que en parte es lo que querían sus maestros cerveceros. El lúpulo también presente pero sin excesos, bastante equilibrado, también tiene un punto acaramelado. Como nota negativa, y creo que ha sido culpa mía, también he encontrado un punto rancio, que tiene todos los números de deberse a cómo ha evolucionado dentro del maletero de mi coche, no lo sé, el caso es que tendremos que hacer una futura degustación de la Viento Norte para cerciorarnos de que eso no debe estar ahí. 5,5% de graduación. Desde estas lineas mandamos un cordial saludo a Alejandro y todo su equipo y les agradecemos las dos cervezas y el vaso de La Grúa que nos regalaron. ¡Salud y birra!.

20 de diciembre de 2015

La Grúa - Viento Sur

La segunda cerveza de los cántabros La Grúa que tuvimos ocasión de degustar fue la Viento Sur, la Pilsner de los de Pontejos.

De color dorado y espuma moderada, la Viento Sur es una cerveza Lager de agradable aroma a cereal. En boca tes una cerveza muy sabrosa con todo el sabor a malta de cebada bien presente, que empapa toda la boca. A medida que avanza la degustación van apareciendo tímidos matices afrutados, y quizás algún punto tostado también.

A mí personalmente me ha parecido excesivamente densa para el estilo que estamos tratando, y eso que he probado varias Pilsner checas y danesas sin filtrar casi masticables que me entusiasmaron bastante, la Viento Sur, más que resultarme una cerveza ligera me ha parecido un poco empalagosa en ciertos momentos, no para beberme 3 botellas del tirón en un día de calor, en ese sentido me ha recordado más a una Ale que a una Lager.

Final poco amargo (19 IBUs) se echa en falta un poco más de intensidad en ese amargor final tan característico de las cervezas de este estilo, no obstante me ha parecido una cerveza rica y agradable en general. 4,8% de graduación. Degustada en el Have A Nice Day Bar, Hostel & Surf School de Langre (Cantabria).

18 de diciembre de 2015

La Grúa - Nordeste

Durante nuestra estancia veraniega en Langre tuvimos la suerte de toparnos con un Hostel-Bar-surf School muy agradable -el Have A Nice Day- donde pudimos disfrutar del 66,6% del repertorio de La Grúa (el otro 33,3% fue un obsequio de Alejandro por nuestra visita).

Estamos hablando de Nordeste, La Irish Red Ale de los de Pontejos, que en mi opinión es la mejor de las tres cervezas que he probado de la cervecera cántabra.

De color caoba y espuma moderada, Nordeste es una cerveza de sabor rico e intenso a malta tostada, donde predominan los matices de torrefacto. Notas de café y un final agradable en boca. De 6,0% de graduación entra bastante bien.

9 de diciembre de 2015

Cervezas La Grúa - Pontejos



Este verano estuvimos veraneando en Langre (Cantabria), y entre tanto sobao pasiego, quesadas y sardinitas del Cantábrico sentimos la necesidad imperiosa de darle al bebercio para poder pasar mejor todas estas maravillas gastronómicas, así que realizamos un minitour birruno por la tierruca para comprobar el buen hacer birruno de sus gentes.

La primera parada fue en Pontejos, en la Bahía de Santander, donde está ubicada la microcervecera La Grúa, que hasta hace poco contaban con 3 variedades birrunas, pero siguiéndolos por Twitter he visto que han ampliado el repertorio.

Nos atiende Alejandro, que con gran amabilidad nos abre las puertas de su micro y nos enseña las instalaciones, una nave industrial ubicada en el polígono de Pontejos, por donde pasa la carretera CA-141 que va desde Astillero a Santoña, muy bien comunicados con Santander y las múltiples autovías de la zona.

Actualmente Cervezas La Grúa cuenta con tres tanques de fermentación, donde elaboran sus tres variedades de cerveza: Nordeste, una Irish Red Ale; Viento Norte, una English Pale Ale elaborada con lúpulos neozelandeses y finalmente Viento Sur, una Pilsner.

Actualmente con Viento Norte es con la que están cosechando grandes éxitos y es la cerveza que ocupa la mayor parte de su producción, y según nos contaba Alejandro, disponen de muy poco tiempo para la experimentación y para elaborar nuevas recetas.

De momento veo que la cosa va bien y que ya han sacado al mercado su cuarta creación: Galerna, una India Pale Ale, que con gran placer reseñaré en cuanto caiga en mis manos, pero desafortunadamente en Catalunya es complicado conseguirlas, supongo que por la sobresaturación del sector -solo con la cerveza catalana ya son más de doscientas microcerveceras- así que resulta complicado colocar cerveza artesana de Cantabria, más aún cuando Dougall's ha puesto el listón tan alto. Según nos estuvo comentando Alejandro, venden su cerveza por Cantabria y ahora la están vendiendo muy bien por Castilla y Madrid. Damos fe de que en todos los bares y cervecerías de la zona de Langre, como por ejemplo en el bar, hostel y escuela surfera Have A Nice Day, o en el sensacional restaurante Magnolia de Suesa.

Les deseamos muchísimo éxito y les mandamos un gran abrazo desde estas lineas, ¡gracias por recibirnos en vuestra casa!. Cervezas La Grúa, ya formáis parte de nuestro mapa birruno, que poco a poco va ampliándose por la península.