31 de enero de 2016

Baias - Eko

Tras nuestro periplo cántabro de este verano, hicimos parada y fonda en Bilbao, y en una de esas tiendecicas del casco viejo me hice con una cerveza alavesa (de Oiardo), que por el mero hecho de estar elaborada con agua del río Baias y malta proveniente de la agricultura ecológica a priori la cosa pintaba muy bien, el resultado lamentablemente no fue el esperado, pero en fin, uno de esos pequeños chascos que se lleva uno de vez en cuando.

De estilo Kölsch (o eso indica en la etiqueta), en Ratebeer la clasifican como English Pale Ale, aquí alguien iba más fumao que en un concierto de The Black Crowes, es una cerveza sin filtrar ni pasteurizar. Damos fe, había levadura para dar y vender.

De color dorado, muy turbia, gasificación media, en boca es una cerveza con sabor a cereal intenso muy rico, la materia prima es buena, pero el cómo se ha elaborado la receta ya es otra historia. Es una cerveza excesivamente dulce, resultando empalagosa, imposible beberse dos seguidas, te llena demasiado, sabor a levadura muy presente, sedimento por doquier, en fin... la cosa medio se compensa porque el sabor a cereal es realmente bueno, pero pobre en otros matices. La verdad es que me esperaba mucho más. 5,0%.

26 de enero de 2016

La Quince & Guineu - Vanilla Black Velvet

Ayer mismo se publicaron los ganadores de los premios Beer Bloggers 2015 que convocaron los compañeros de Cervecerías de España. Creo que los ganadores no han sido ninguna sorpresa debido a la calidad de todas sus cervezas, y por lo que he estado observando las valoraciones han sido bastante unánimes, las mejores breweries españolas actualmente son La Quince, Naparbier y Dougall's.

La cerveza ganadora fue la Vanilla Black Velvet edición 2015 que hoy nos atañe. Reconozco que yo particularmente no la voté, sencillamente porque aún no la había probado, la tenía en la nevera desde el día de Reyes y después de leer los resultados del certamen no pude resistirme y la abrí anoche después de cenar. Honestamente corroboro el resultado del jurado, es una cerveza excelente y el premio es bien merecido.

De estilo Russian Imperial Stout, color negro azabache, gasificación baja y espuma de color beis. La Vanilla Black Velvet está elaborada con maltas Extra Pale Maris Otter, Crystal 150, Chocolate (me refiero a la malta), malta de cebada tostada, Special B, Cara-Wheat, copos de avena y copos de trigo. Han utilizado lúpulo Chinook y vainilla de Madagascar.

Al olfato nos llega todo el aroma a café, quizás algo de regaliz. En boca es una cerveza absolutamente deliciosa, suave, para nada se hace pesada, se disfruta a cada sorbo, una experiencia placentera de principio a fin. El nombre no podía ser más acertado, en el paladar es suave y aterciopelada, muy agradable. El sabor más destacado es el del café, también notas de regaliz y cacao puro. La vainilla no la he percibido con demasiada evidencia, sí quizás en el retrogusto, muy agradable. Final considerablemente amargo (70 IBUs) muy duradero que prolonga aún más la gozosa degustación. Para un servidor, que es poco amigo del Chinook, me ha parecido una cerveza con el amargor perfecto. Cero acidez, cero estridencias, una cerveza completísima y redonda, perfecta para el estilo. Sin duda alguna es la mejor Imperial Stout del panorama patrio que he probado e incluso mucho mejor que muchas extranjeras de muchísimo renombre. Alcohol peligrosísimamente bien integrado (9,5%). 3,50€ en La General de Begudes de Valldoreix. Sencillamente sublime.

24 de enero de 2016

The Kernel - Pale Ale Mosaic

El viernes pasado, aprovechando que estaba haciendo unas gestiones por la zona del beerxample, decidí acercarme un momentín al BierCab Shop a ver qué había por allí. Bueno, ya os lo podéis imaginar, hay tanta cosa que uno no sabe por donde empezar, así que me dejé llevar un poco por la intuición y me llevé para casa esta American Pale Ale de los siempre impresionantes The Kernel, envasadita el día cuatro de enero, y refrigerada desde que llegó aquí en una neveraza con lucecitas LED para que nuestro amigo lupulín no sufra.

Como ya lo flipé bastante este verano con la Session IPA Mosaic single Hop de la cervecera Karl Strauss, me dije para mí mismo: "-esto tan fresco tiene que estar de muerte". Y así fue. Bueno, no palmé, porque si no ahora os estaría escribiendo rollo Patrick Swayze en Ghost desde el otro barrio, la cerveza estaba brutally brutal.

Bien, como la cerveza ya estaba fresquita en la nevera del BierCab Shop, no le dio tiempo a calentarse demasiado, así que tal y como llegué a casa la metí en la nevera y nos la tomamos durante la cena. Ya os podéis imaginar, una cerveza de esta calidad con tan pocos días de envasado es una absoluta locura para los sentidos, lúpulo fresco que rezuma sabor y ahora por doquier. De color doradete, no demasiado gasificada, la APA de Mosaic es un espectáculo. Destacan los aromas y sabores de cítricos, en boca el pomelo es muy evidente, dándole un sabor intenso, refrescante y amargo brutal, también algo de corteza de naranja amarga, muy rica, y ciertos matices de lúpulo herbáceos y florales. Final muy amargo como cabía esperar (no indica IBUs), pero todo ese frescor tan intenso hace que entre como el agua. 5,4%. Birrote donde los haya, The Kernel nunca falla.

21 de enero de 2016

Stone - Go To IPA

La primera Stone que probé fue la Super Arrogant, una colaboración entre Baladin y los californianos, un obsequio del chef Maurizio Camilli tras nuestra estancia en Casa Baladin hará cuatro años. La abrimos una noche cenando con David Rius de Art Cervesers y nos dejó tan flipados que me quedó muy claro que cuando llegasen a España las birras de los de Escondido (California) tenía que hacerme con ellas sí o sí.

Hará unos meses las Stone han empezado a desembarcar en nuestra costa gracias a Zombier, y por otra parte los Stone han inaugurado su sede Europea en Berlín para que nos llegue su cerveza fresca, recién embotellada  y en las mejores condiciones a todos los países de Europa. Amén.

Bien, tras una visitilla al BierCab me traje para casa esta Session IPA espectacular, que es una fiesta en el paladar. De aspecto claro, color dorado, bastante nítida y transparente y con una generosa corona de espuma. Acercamos la napia a ver qué hay por allí ¡vengaaaa! ¡festival organolépticooo! yessss. Venga cítricos, venga fruta tropical, brutality inside my tocha. En boca es una cerveza tremendamente ligera, entra como el agua, pero no por ello es aguada en el sabor ni muchísimo menos. En boca es un espectáculo de cítricos y fruta tropical, el lúpulo aporta un sabor floral muy agradable que invita a seguir bebiendo, también aparecen ciertas notas de pino, pero por encima de todos los matices destaca el pomelo, que aporta un sabor intenso y muy refrescante, un sabor muy rico. Final notablemente amargo, han utilizado hop burst, es una cerveza rica en alfa-ácidos (65 IBUs) que entran divinamente. 4,5% para beber a litracos. 5,30€ en BierCab, la verdad es que si han empezado a producir en Berlín estos precios deberían bajar muchííííííísimo a partir de ya.

19 de enero de 2016

La Pirata - Black Block

Los hermanos Aran y Èric acaban de estrenar su nueva fábrica de cervezas en Súria, ya que hasta la fecha eran nómadas e iban birreando de flor en flor. Si no tengo mal entendido Francisco Lucena de Son cervezas (Córdoba) también se ha unido a la nueva andadura de los del Bages. En estas nuevas instalaciones prevén elaborar 150.000 litros al año.

Hoy os presento la Black Block, su Imperial Stout, un pepinaco petrol petrol de 11,2% escala Richter, un terremoto de café y alcohol en vena perfecto para estas temperaturas y este clima hostil.

De aspecto de petrolaco, muy oscura y densita y carbonatación moderada (o eso recuerdo, porque aquel día ya llevábamos unas cuantas), su aroma es de malta tostada, torrefacto a tutti. Sabor tostado, obviously, notas de café más que evidentes, regaliz también y ese toque licoreta que asoma por ahí, y es que con 11,2 gradacos que tiene esta bestia parda es normal que aparezcan por algún lado. Final notablemente amargo (72 IBUs). No es una cerveza precisamente suave como habréis podido adivinar. Comprada en 2D2Dspuma por 3,30€.

17 de enero de 2016

5 Titius - Olot


Si alguien pensaba que en Catalunya no hay vida birruna allende el beerxample y sus cercanías está muy, pero que muy equivocado. El año pasado ya os hablé maravillas de The Drunk Monk de Mataró (número 1 en su día en Ratebeer a nivel mundial) y de la impresionante Taverna dels Predicadors de Manresa. Hoy le toca el turno a otra joyita de la Catalunya interior, el puto paraíso birruno de La Garrotxa (Girona), os estoy hablando del 5 Titius, una brutalidad, repito, BRUTALIDAD, de tienda de vinos y cervezas. Nooooooo, no estoy hablando de la típica tiendecica de birritas de la terra y vinillos de la contrada, no no no. Esto es una cosa muy seria, palabras mayores, un auténtico arsenal birruno para volverse totalmente loco, son los distribuidores oficiales de Zombier en toda Catalunya, ojito, con eso os lo digo todo, así que ahora os podéis hacer un poco la idea de la magnitud de lo que estamos hablando, una cosa muy bestia.

Ubicada en pleno centro de Olot, la capital de la comarca de La Garrotxa, 5 Titius es una tienda especializada en vinos y cervezas de máxima calidad. La parte del celler la voy a obviar, no por despreciar su producto, ni muchísimo menos, sino porque el maincore de este blog es la cerveza, y la verdad es que durante mi visita al establecimiento, cegado por el asombro, no se me ocurrió ni echarle un vistazo a la sección de vinos, entre otras cosas porque tampoco soy ningún entendido en el tema, ya volveré con mi padre que sí lo es y seguro que quedará tan pasmado con los vinos como yo me he quedado con las cervezas. A partir de lo que vais a leer a continuación sobre el tema cerveza os podéis ir haciendo una idea paralela de lo que pueden tener allí en tema vinos: canelita en rama.

La zona de La Garrotxa es de una belleza extraordinaria, así que bien vale la pena pegarse la excursioncica para disfrutar de un paseo por sus hayedos, visitar sus volcanes (extintos, no os flipéis), gozar de su gastronomía y recorrer el centro de su capital, Olot, prácticamente todo zona peatonal. Nosotros hicimos nuestra visita en otoño, cuanda la Fageda d'en Jordà está en su máximo esplendor, y la verdad es que valió muchísimo la pena (la excursión al bosque y la posterior visita al 5 Titius jojojojojo, estaba todo calculadísimo, ¿qué os pensáis?). Para los amantes de otro tipo de fermentaciones, también se pueden visitar las instalaciones de la cooperativa de La Fageda (en Santa Pau), que son un referente en integración laboral de personas con discapacidad intelectual. Allí elaboran, entre otras cosas, yogures, helados y mermeladas de una calidad excepcional.

Bien, después de este preludio centrémonos en el tema birras. Si uno entra allí sin tener mucha idea ve muchas botellas juntas, pero si uno conoce mínimamente qué son esas botellas se le caen automáticamente los huevos al suelo, esto es así. Como ya os he dicho al principo 5 Titius es distribuidor de Zombier en toda Catalunya, esto significa lo siguiente: cuando llega un contenedor refrigerado al puerto de Málaga proveniente de los Estados Unidos cargadito de cervezas -en su mayoría de la Costa Oeste- que nunca en la historia habían puesto el culo en Europa, pues vienen directamente aquí, y todas las botellas de todas las tiendas de Catalunya que venden las cervezas de Zombier, salen de aquí, todas menos las del BierCab, que al ser socios de Zombier a ellos también les llegan directamente. Así que ya os podéis imaginar qué es esto, el paraíso terrenal, todo el catálogo de Zombier a vuestra plena disposición, un auténtico delirio total. La rehostia.

Lo que hay en sus estanterías es inimaginable. Así a bote pronto puedo diferenciar numerosas secciones: la zona de todo lo que llega de ultramar en contenedor refrigerado (aquí hay hype por un tubo, me entran los sudores y me tiemblan las piernas), la zona belga, la zona escandinava, la zona nacional, la zona UK, la nevera (con una muestra representativa de lo más granado de toda la tienda listo para su disfrute inmediato), la zona Big Boss, con botellazas de 66 y 75cl, y atención atención -ésta me la he dejado para el final porque os juro que no daba crédito- la zona Bodegraven. Sí, habéis leído bien, no he escrito la zona de cervezas de los Países Bajos no, repito, la zona Bodegraven, con todo el puto catálogo de De Molen enterito para todos vosotros. Señoras y señores, esto es para flipar, os juro que casi me pongo a llorar de felicidad, no daba crédito a lo que estaba viendo, la piel de gallina, o como diría Johan: gallina de piel.

Vamos a hacer ahora un repaso de las marcas que podéis encontrar en cada sección, tened en cuenta que mi visita fue en noviembre y que el material va rotando. En la zona USA: Almanac, Coronado, Crooked Stave, Dark Horse, Drakes, Evil Twin, High Water, Hoppin' Frog, Jack's Abby, Jolly Pumpkin, Karl Strauss, Left Coast, Mission, North Coast, Palo Alto, Pipeworks, Port Brewing, The Hop Concept, The Lost Abbey, Westbrook y un largo etc. En la zona de Bélgica podemos encontrar 3 Fonteinen, Alvinne, Boon, Chimay, De Dolle, De Struise, Liefmans, Lindemans, Rochefort, St. Bernardus  y muchas cositas más, además de BFM (Suiza) y Engelszell (Austria). En la zona escandinava ya os podéis imaginar: Mikkeller, Lervig y Haandbryggeriet. En el apartado nacional Art Cervesers, Biir, Birralta, Dougall's, La Pirata, Mad Brewing, Naparbier y Poch's. En el apartado UK a destacar Beavertown, The Kernel, The Wild Beer Co., RedChurch, etcétera, también existe una pequeña representación teutona con BrauKunstKeller y Crew Republic.

El apartado Bodegraven es una auténtica locura, todo un monumento a los genios de la Brouwerij De Molen: la estantería llena de arriba a abajo de botellas con la etiqueta blanca característica de la cervecera del molino holandés. Todo llenito de Barley Wines e Imperial Stouts, la mayoría envejecidas en barricas. Evidentemente no podía faltar la Skulls & Tentacles, que es la colaboración entre los De Molen y la gente de Zombier. Todas las versiones que quieras de la Hel & Verdoemenis envejecidas en todo lo habido y por haber, Heen & Weer, Moord & Brand, diferentes Cuvées, las clásicas Bommen & Granaten, la Cedar-Wood infused Quad, Bar & Boos, Larie & Apekool (100 en Ratebeer), Groot & Sterk, Tsarina Esra Reserva (otro 100), Mühle & Bahnhof, Hemel & Aarde (de 97 a 100 según la versión), Mooi & Meedogenloos... vamos, un auténtico arsenal birruno como para dejar en éxtasis a cualquiera. Además de las De Molen, también cuentan con un surtidito de sus compatriotas Breugems, Emelise, Het Uiltje, Kaapse, Kees, Rooie Dop, por si te habías quedado con ganas de algo.

Ahora vamos al apartado Big Boss: las botellacas. Una estantería pequeña pero matona que está pidiendo a gritos "-¡¡¡bébeme!!!". Cosas realmente difíciles de encontrar, como por ejemplo la Rogue - Morimoto Imperial Pilsner con su botella de cerámica, varias botellas de Toccalmatto, que a mí personalmente me cuesta muchísimo encontrarlas por Barcelona, incluso en formato 33cl, Cigar City, Westbrook, Biir, The Wild Beer Co., RedChurch, BFM - Abbaye de Saint Bon-Chien ¡¡¡en formato grandeeee!!!, ¡pide una segunda hipoteca, chaval!, Chimay, Rodenbach - Vintage (100 en Ratebeer, un tesoro nacional según Michael Jackson) Brooklyn - Local 1, la colaboración entre Naparbier y Haandbryggeriet: Eskua Saison, y podemos seguir así un buen rato... locura, éxtasis, delirio, Nirvana. Para rematarlo ya del todo también cuentan con una surtida sección de glassware de diferentes marcas para diferentes estilos de cerveza y toda una serie de accesorios para el más bizarro de los beergeeks.

A mí personalmente la visita a 5 Titius me dejó asombrado, incluso sabiendo de antemano que no iba a visitar una tienda cualquiera, una vez más la realidad ha superado con creces las expectativas y he necesitado tomarme varios días para analizar con detenimiento las fotografías con el fin de asimilar la magnitud de lo que había allí. Anna, la chica que me atendió, aún debe estar partiéndose de risa de ver mi cara desencajada y de alucine total.

Uno llega allí, se encuentra con todo aquello y se aturulla, no se pude procesar tanta información a la vez. Yo personalmente me quedé totalmente colapsado, no sabía por dónde empezar. Menos mal que estaba allí Anna para darme consejo y guiarme por toda la tienda, que es para llamar al jefe y decirle que te ingrese la nómina directamente allí. Para casa se vino una minúscula muestra de lo que había, pero ya estoy con la mosca detrás de la oreja para organizar nuestra próxima visita, no tardaremos. Desde estas líneas envío un saludo a Anna, ¡gracias por tu amabilidad!, ¡ya formáis parte de nuestro mapa birruno!.

5 Titius - Serra Ginesta 12, Olot                            www.5titius.cat                             info@5titius.cat                               972  276  592

15 de enero de 2016

Black Isle - Rudi's Red Rye

Este verano, un miembro del Beer Squad estuvo veraneando en las Islas Hébridas (que no Ebrias, que siempre estáis pensando en lo mismo). Como es un chico muy sano, el leitmotiv de su periplo escocés era hacer senderismo y tomar el fresco por ahí arriba, pero como buen cervecero que es también hizo algo de birroturismo, así que antes de partir me preguntó qué brewery podía visitar, y yo así a bote pronto le dije: "-hombre pues si tienes que ir por la A835 y pasas por Tore, te coges el caminico pa la derecha y te plantas en Munlochy, tercer ciprés a la izquierda y luego tuerces por la fuente del viejo McFuller el tuerto y te vas a ver a la peña de Black Isle como el que no quiere la cosa", y así lo hizo, y es más, nos invitó una noche a cenar y nos abrió la Rudi's Red Rye para compartirla con todos nosotros (el resto de la caja que se trajo se la fundió él solo, el muy cabronazo).

La cerveza en cuestión es una cerveza de Navidad elaborada tomando como base una Amber Ale. Con destellos rojizos, elaborada con malta orgánica de centeno, piel de naranja, jengibre y canela, como ya sabéis Black Isle solo utiliza agua de su propio acuífero. La etiqueta es rollo fotocopia chusca y esto me hace dudar de si es una cerveza que elaboran ocasionalmente o cada año para estas fiestas tan entrañables, en su web al menos aparece por ahí. De gasificación moderada (en la fotografía ya había desaparecido prácticamente), es una cerveza con mucha presencia de maltas tostadas, el centeno le aporta carácter al conjunto, distinguimos matices de caramelo, un tanto dulce, algo especiada, nada empalagosa ni saturada de especias, más bien todo lo contrario, notas tenues que aportan más riqueza al conjunto. Yo particularmente odio la canela en exceso y esta cerveza ha entrado bastante bien, sin notarla prácticamente, exactamente igual con el jengibre, o eso o es que ya iba muy taja y no me enteraba. Alcohol muy bien integrado (6,8%). Rica y completa.

14 de enero de 2016

Mission - IPA

Con la brewery de San Diego me ha sucedido una cosa bien extraña: su DIPA me ha resultado mejor balanceada y más suave que la IPA que reseño hoy, que estaba cargada de lúpulo a más no poder.

Pues sí, como ya sabéis este verano desembarcó en la península un cargamento brutal de Zombier de cositas ricas de la Costa Oeste, como la gente normalmente se da de hostias por este tipo de cervezas -que por primera vez empiezan a verse por este lado del charco- me hice con un par de Mission y alguna cosica más de Karl Strauss, Coronado, etc..., en su día ya os reseñé la Shipwrecked de Mission y hoy os reseño la India Pale Ale, que a decir verdad no me gustó tanto como la primera.

De color tostado, tirando ya casi a Brown Ale y con una espectacular corona de espuma tupida y cremosa de color marfil, la American IPA de los de San Diego es una bomba de lúpulo resinosa a más no poder. Resina, resina y más resina, a parte de esto pocos matices más le pude sacar, una sopita de pino guay. La verdad es que me esperaba muchísimo más de Mission, aún más después de haber disfrutado tantísimo con la Shipwrecked, que me pareció colosal, pero ésta en comparación es mucho más floja y muchísimo más descompensada. 6,8% de graduación, comprada en Cervesa Sobre Tot, no recuerdo el precio.

13 de enero de 2016

La Quince, Bidassoa, Drunken Bros & Gross - Hop Hunters

Estamos acostumbrados a ver como dos cerveceras se unen para colaborar entre ellas y sacar productos novedosos, estas colaboraciones suelen crear mucha expectación, especialmente cuando las cerveceras son de muchísimo prestigio. En esta ocasión no han sido dos cerveceras, sino cuatro -¡con dos cojones!- las que se han montado una orgía birruna para elaborar la Hop Hunters. Las cerveceras en cuestión son La Quince (Madrid), Bidassoa (Irún), Drunken Bros (Getxo) y Gross (San Sebastián), y se ha elaborado en las instalaciones de Bidassoa. El objetivo de tan numerosa reunión no era otro que mandar al frenopático a todos los miembros del BJCP elaborando una Winter India Pale Lager. ¡Toma ya! ¿cómo se os queda el cuerpo?.

La proeza ha sido elaborada con maltas Pils, Vienna, Biscuit, Melanoidin, Cara-Munich y copos de avena. Los lúpulos que han utilizado son Warrior, Mount Hood y Mosaic. Evidentemente han utilizado levadura de Lager. De apariencia magnífica, color cobrizo precioso y con una generosa corona de espuma muy tupida y cremosa.  El aroma es espectacular, desprende un perfume a melocotones y fruta de hueso muy bueno. En boca la cosa está fuertecica: lúpulo por un tubo y muchísimo pino, afortunadamente se vislumbra por ahí algo de malta entre tanto lúpulo y alguna nota de caramelo. A mí en particular no me entusiasman demasiado este tipo de elaboraciones tan estridentes, pero sí debo reconocer que en algunos aspectos me ha agradado mucho, pero me ha sobrado un poco de lúpulo. Final bastante amargo como cabía esperar (68IBUs) y 7,5% de graduación, que para una Lager no están nada mal. 3,35€ comprada en 2D2Dspuma.

12 de enero de 2016

Quer - Circus

Hoy os reseño la Quer - Circus, que es con diferencia la mejor -de las tres que he probado- de la cervecera del Berguedà y que tuve el placer de degustar en Zythos Beer. Una Double IPA que ha utilizado únicamente el lúpulo Simcoe y que es muy aromática y realmente sabrosa, una auténtica gozada.

De color marroncete, no está demasiado gasificada pero al olfato nos ofrece un espectáculo maravilloso, todo un torbellino de cítricos y fruta tropical brutal. En boca es una cerveza muy sabrosa, donde las notas de pomelo son las que más destacan. Final muy amargo (70 IBUs, a mí me ha parecido agradable) para acabar de redondear una gran cerveza. A pesar de su graduación (8,0%) entra solita, cosa que se agradece.

11 de enero de 2016

Gara Guzu - Blonde Ale

Ampliamos nuestro espectro birruno por países haciendo una introducción en el panorama artesanal turco, que personalmente desconocía por completo. En alguna ocasión había probado la típica Efes gualdrapera de turno, pero a raíz de un souvenir birruno de Estambul que me han traído unos colegas me he estado informando al respecto y la cosa no anda tan mal como en un principio podríamos pensar. Por lo menos, en el mismo Estambul existen los brewpubs Taps -con vistas al Bósforo- y su hermano Taproom, y por último el de la Bosphorus Brewing Company, con carta de comida y sus propias birras a tutti. En cuanto a pubs con craftbeer, donde tengan algo más que lagers internacionales hay que destacar The North Shield Pub, con marcas como Brooklyn, Aecht Schlenkerla y algunas otras cositas decentes más.

Bien, después de descubrir como está el panorama en la cosmopolita Estambul vamos a adentrarnos en la Turquía profunda, concretamente en la localidad de Menteşe -al sur del país, a más de 100 kms de la costa- donde están ubicadas las instalaciones de la Atak Brewery, que elabora las cervezas Gara Guzu. Hoy nos ocupamos de su Blonde Ale, que según ratebeer es la cerveza mejor puntuada de todo el país. A decir verdad no tenía demasiadas ilusiones en el panorama turco pero la verdad es que la cerveza me ha sorprendido en positivo, sí es cierto que es una cerveza con sus luces y sus sombras y que evidentemente está muy lejos de lo que se está elaborando aquí actualmente, pero da cierto alivio ver como el movimiento craftbeer se está expandiendo por todo el globo. Yo personalmente en el continente asiático -salvo alguna craft japonesa- lo desconozco prácticamente todo.

La cerveza de la que nos ocupamos hoy es una Golden Ale de color miel y una capa adecuada de agradable espuma. Al olfato nos saludo un agradable aroma a lúpulo floral y delicado. En boca tiene un sabor lupulizado agradable, quizás en exceso para el estilo que nos ocupa, casi adentrándose en territorio IPA, pero para los que estamos acostumbrados a las bombas de resina es una cosa bastante tolerable. Quizás le falta un poco más de cuerpo y más presencia del cereal, por lo demás bastante correcta, final amargo en su justa medida. Una gran noticia tener señales de vida del país otomano. 5,0%. Desde aquí quiero agradecer el presente a Lydia y Samet, que se lo han currado con este souvenir birruno.

7 de enero de 2016

Naparbier - Sunset

Una de los grandes sorpresones del año pasado a nivel nacional fue esta sensacional Session IPA de los navarros Naparbier. Imparable trayectoria de los de Noáin, que además del gran arsenal de cervezas nuevas que han ido realizando a lo largo del pasado 2015 -algunas de ellas colaboraciones con otras cerveceras de gran prestigio internacional- abrieron su primer Naparbier Bar en la plaza del Castillo de Pamplona y dentro de unas semanas tendremos aquí mismo, en la Ciudad Condal, su segunda sucursal. Están on fire.

Genial ilustración de Antonio Bravo, como viene siendo habitual. La servimos y aparece una generosa corona de espuma. El color es pálido, amarillete, muy clara, color típico del estilo. Al olfato es una auténtica gozada. Buah, toda la fruta de verano, melocotones, fruta tropical y cítricos, todo para adentro, es una pasada esnifarse esta cerveza hasta que desaparecen los volátiles. Lagrimitas de felicidad. En boca es bastante cítrica, muy rica y muy ligera, entra como el agua, es una cerveza muy refrescante. Aparecen también matices florales y lupulizados. 4,2%, entra a cascoporro. Una auténtica gozada, es una de esas cervezas para repetir todas las veces que haga falta. 2,90€ en la General de Begudes de Valldoreix, que ha sido un gran descubrimiento.

6 de enero de 2016

Westvleteren - 8

Vengaaaaa, ¡que hoy lo petamos!. Si ya el año pasado por estas fechas os puse la Westvleteren XII hoy no podíamos renunciar a pegarnos ese pedazo de homenaje -a la salud de Sus Majestades los Reyes de Oriente- así que nos vamos a meter entre pecho y espalda esta colosal Westvleteren 8. ¡Vamossssss! ya podéis poner en el RadioCD el O Fortuna que empieza la beererection. ¡Vamos allá!.

La silueta de la botella es inconfundible, no hace falta ni etiqueta ni hostias, esto emana presencia propia. Desde el monasterio trapense de San Sixto de Westvleteren (Bélgica), hoy entra en mi humilde morada su Belgian Strong Ale, ¡me cago en la puta!, me entra hasta el tembleque cuando le acerco el abrebotellas, ¡tengo delante un 100/100 en ratebeer!.

Color caoba oscuro (en la foto se ve más oscura de lo que realmente es) y considerablemente carbonatada, con una generosísima corona de espuma de color beis muy tupida, no he probado lo de ponerle la moneda de dos leuros para ver si aguantaba porque no era plan de hacer una cerdada con una cerveza de este calibre, pero mis ganas me han entrado. Al olfato nos viene un espectacular aroma a malta tostada brutal. En boca es deliciosa, con toda la delicadeza de las maltas de cebada tostadas sin ninguna estridencia, para ser una Belgian Strong Ale esto entra como el néctar de los dioses, todo muy bien presente, pero suave y sin discordancias. Los motices de café y torrefactos son una locura, presentes pero suaves. Aparecen sutiles notas de higos secos, algunas ciruelas y uvas pasas. La carbonatación se mantiene de principio a fin, a mí personalmente me ha sobrado un poco de gas, sobre todo al final. Alcohol extraordinariamente bien integrado (8,0%). Un auténtico regalazo de mi hermano y mi cuñada, que cada año se superan más. ¡A su salud!.

5 de enero de 2016

Zythos Beer - Barcelona


Es curiosa la constelación de cervecerías y tiendas especializadas que se dispone a lo largo de la Calle Muntaner, a diestra y siniestra (a Besós i Llobregat, en barceloní) empezando desde el BierCab (a la altura de Consell de Cent): Garage Beer (también en Consell de Cent), Mikkeller Bar y Santa Birra (a diestra y siniestra de Muntaner en el Carrer València), L'Espumossa (en Provenza) y Zythos Beer (en Rosselló). Visto lo visto, si tuviermanos que montar el Monopoly Birruno de Barcelona, ahora mismo el Carrer Muntaner ocuparía la casilla de color azul marino, la más valiosa, la que cuesta 40.000 pavos. 

Hoy os vamos a hablar de la tienda y cervecería Zythos Beer del Carrer Rosselló, ubicada en el número 185, que fue objeto de visita de un servidor el pasado puente del Pilar. Escasez de birras en mi despensilla y mi mujer se pira todo el fin de semana dejándome a mí solo en casa con los niños, ¡cojonudo!, ¿qué iba a hacer yo?, ¿quedarme en casa especulando con la idea del suicidio tras 48 horas de Dora la Exploradora?, ¡ni hablar!, "-venga niños, coged el abrigo que nos vamos al beerxample a comprar las chuches del papa". Y allí nos plantamos los 3, tras coger el transporte público, con el cochecito del niño y la plataforma acoplada para que la niña no se hernie de tanto andar, y detrás un padre sudoroso empujando como un cabrón, pero muy motivado con el objetivo final: las birras. "-Niños, yo os compro chuches y os llevo al parque, pero que sepáis que papi también tiene sus necesidades, que uno también es humano, coño".

Nos espera tras la barra Óscar Fuentes, propietario del negocio, un tanto escéptico y decepcionado con la blogosfera, en concreto con blogueras gorronas que llevan iPhones pero que parece que en su casa no les dan de comer. Tranquilo Óscar, yo soy un hombre de palabra y aquí está la reseña de tu negocio, tres meses después, pero aquí estamos, y sin tener que invitarme a jamón ibérico de bellota ni a altramuces con ketchup, altruista que es uno.

El ambiente de Zythos Beer es muy acogedor y con un diseño moderno y cálido: paredes de obra vista; estanterías, barra, mesas y taburetes de madera, de ese rollo rústico pero moderno que tanto se lleva ahora (y que a mí personalmente me encanta); pizarra y un sofá rojo rollo vintage que le da un rollo al asunto total. Las paredes están decoradas con una exposición de cuadros de algún artista local, cosa que se agradece, porque los posters de las cerveceras de turno están ya muy vistos, y a mi parecer resultan bastante cutrolos. La verdad es que el aspecto de la tienda está muy cuidado y te hace sentir muy cómodo.

Mientras me tomo una cerveza y mis hijos su correspondiente batido de chocolate mientras dibujan en la mesa que hay delante del sofá -donde decidimos instalarnos- Óscar me explica las dificultades que tuvo para abrir su negocio, esas lindezas del ayuntamiento con los jóvenes emprendedores de la ciudad. También me explica todas las actividades que realizan en el local, cosa que me sorprendió. Lo que más me gustó de Zythos Beer es que es un negocio muy versátil, y que además de poder comprar o tomarse una cerveza se realizan catas, eventos privados para grupos, grupos de conversación en inglés para aprender el idioma y exposiciones de artistas.

Suena la cálida voz de Eddie Vedder en el hilo musical y eso hace que me sienta muy a gusto, ahí me han ganado por completo. Mientras continuamos con la conversación le pregunto a Óscar cómo está el tema jamercio, que es una de las piedras angulares del beer geek de a pie, ¡no queremos resignarnos a maridar una Pliny The Elder con una bolsa de quicos!. Bien, aunque el negocio no cuenta con cocina propia, Óscar se lo tiene bastante currado al respecto, justamente con la idea de poder ofrecer al cliente algo más que decente para acompañar las cervezas. En la carta de tapas cuentan con: tabla de quesos (de cabra canaria, oveja catalana y vaca de Parma; tabla de embutidos salmantinos de bellota ¡OMG! (lomo, chorizo, salchichón y su correspondiente pan con tomate); nachos estilo tex-mex con jalapeños; antipasti italiano (tomates secos, cebollitas a la brasa, alcachofas y pimientos picantes); provolone fundido; patatas (be bolsa, pero al menos curradas, las de la linea selecta: de hierbas provenzales, con trufa o salsa Espinaler); conservas Espinaler (berberechos, zamburiñas, bonito, pulpo o mejillones) y por último las fabulosas empanadas argentinas.

Bueno, y ahora vamos al maincore: las birras. Para poder degustar allí mismo cuentan con cuatro tiradores fijos: Uno de Stella Artois, otro de Brooklyn Lager, otro de Weihenstephan Hefe-Weizen,  y por último el de la IPA de la mundialmente conocida brewery escocesa con la que nos llevamos ignorando varios meses, yo personalmente esta situación no la llevo mal, todo lo contrario, a ellos no sé si les compensa perder clientes de esta manera tan estúpida. En la nevera, bien fresquitas, Óscar nos tiene preparadas unas cuantas birras de lo más representativo de sus estanterías. A la venta, en las estanterías, para llevarse a casa hay tres zonas básicamente definidas: la belgo-alemana, la catalana y la anglo-americana.

En la primera sección podemos encontrar birras como: Weihenstephan, Delirium Tremens, La Chouffe, Orval, Cuvée des Trolls, St. Bernardus, Rochefort, Blanche de Namur de la Brasserie du Bocq, la Geuze de Boon y alguna Fruit Lambic, de estas últimas no recuerdo marcas. En la segunda sección destacables Art Cervesers, Krut, Anjub, Quer i Bripau. En la última sección las marcas más destacables son Moor, Buxton, Siren y Porterhouse. También una muy agradable sorpresa el poder encontrarme por allí con una pequeña y fantástica selección italiana con lindezas como Baladin, Birra del Borgo y Brew Fist. Vamos que una alegría total en sus estanterías. Para casita se vinieron la Nora de Baladin y la Raw de Moor, ambas en formato grande, ya las reseñé en su día. Desde aquí mando un saludo a Óscar Fuentes y le deseo toda la suerte del mundo con su negocio. Habitantes del beerxample, ¡sois muy afortunados!, tenéis el barrio a tutti plein. Zythos Beer, ya formáis parte de nuestro mapa birruno.

Balance de daños:
-Quer - Circus. Deliciosa Double India Pale Ale, la mejor que he probado de los de Berga. Os la reseñaré en breve.

Solo me tomé una cerveza porque no era plan de ir truja con los niños, así que nada, una cervecica y pa casa nanu.



















Zythos Beer - Rosselló 185, Barcelona                        www.zythosbeerbcn.com                           info@zythosbeerbcn.com                             699 644 810

3 de enero de 2016

Evil Twin - Ich Bin Ein Berliner com Maracujà

Qué bonita es la magia navideña. Tras la reseña de Mikkeller del día 1 hoy volvemos con Evil Twin. En este maravilloso blog donde todo puede suceder (incluso beber heces de comadreja) volvemos a hacer magia para unir de nuevo a los hermanos Mikkel y Jeppe, que tarifaron en su día, ¡sí!, ¡tarifaron!, los que podían haber sido los Gemeliers de la birra, pero que acabaron como el Rosario de la Aurora por movidas familiares. En fin, una auténtica pena porque estos dos juntos con una fermentadora tendrían más peligro que McGuiver con el cacharro para piratear el Plus, eso que nos vamos a perder.

Al igual que a su hermano, a Jeppe le mola hacer turismo birruno y no tiene instalaciones propias, es lo que llamamos un Gipsy Brewer, es decir, un cervecero nómada que realiza su cerveza en las instalaciones de otros (un okupa birruno, vamos). En esta ocasión se ha puesto las chancletas y la camiseta de tirantes para irse a Porto Alegre (Brasil) y elaborar esta fantástica Berliner Weiße en las instalaciones de Tupiniquim, de hecho, si os fijáis, tanto la botella chaparrilla como la chapa del pajarraco son de los brasileños. Como los berlineses solían tomarla con sirope de frutas para rebajar la acidez, el Señor Jarnit-Bjergsø le ha dado el toque brasileño añadiendo fruta de la pasión. ¿Y qué coño pinta JFK en la etiqueta?. Es un juego de palabras entre el estilo de la cerveza y la célebre frase del difunto presidente "Ich bin ein berliner" (soy un berlinés) solidarizándose con los habitantes de Berlín durante el decimoquinto aniversario de la construcción del famoso muro.

Después de la chapa cultureta que os he pegao, ¡vamos allá!. Al olfato la cosa pinta excepcionalmente bien, el maracuyá es más que evidente, el aroma es increíble, también nos llegan los cítricos típicos del estilo, buah, un flipe. Yo me estoy volviendo un auténtico junkie de las Berliner Weiße y de las Gose, me ponen la cara como la del Fary comiendo limón pero me tienen enganchadísimo. Gasificación escasa, color anaranjado un tanto pálido, en boca es ácida como cabía esperar pero tampoco para resultar desagradable. El sabor a fruta de la pasión es delicioso, evidente, nítido, sabroso, bien presente, y con el fondo de Berliner Weiße espectacular. es una cerveza muy buena, me ha encantado pero le ha faltado algo de rollo, no sé, un puntito de algo, como para considerarla una cerveza excepcional. No obstante, se disfruta desde la primera hasta la última gota. 4,5%, comprada en BierCab por 4,60€.

1 de enero de 2016

Mikkeller - Beer Geek Brunch Weasel Calvados Edition

Comenzamos el año por todo lo alto con la increíble Beer Geek Brunch Weasel Calvados Edition de Mikkeller. No podríamos empezar 2016 de mejor forma, y es que la cosa a priori pintaba muy bien, pero la verdad es que aún esperando mucho de esta cerveza, ha logrado sorprenderme y ha sido incluso muchísimo mejor de lo que me esperaba. Otra vez para quitarse el sombrero, Sr. Borg.

De estilo Imperial Oatmeal Stout, la Beer Geek Brunch Weasel ha sido envejecida en barricas de calvados. Y bien, ¿qué pinta aquí la comadreja de las narices? (weasel). Pues muy bien, vosotros lo habéis querido, os lo voy a explicar con pelos y señales.

La Beer Geek Brunch se elabora con granos de café vietnamita Ca Pe Chon, que es uno de los cafés más caros del mundo. Este café es tan caro porque los granos son ingeridos por nuestra amiga comadreja -horror- y una vez dentro de su sistema digestivo -ay madre- las encimas del animal son las que le dan a este café este sabor tan fuerte y tan peculiar. Sí amigos míos, me acabo de beber una mierda de comadreja, lo acabo de descubrir ahora mismo mientras introduzco el texto en danés de la etiqueta en el traductor de Google. Mi cara en estos momentos es algo parecido a esto. Porque vamos a ver, los granos de café no han salido del intestino del bicho como los Aliens, digo yo ¿no?, aquí ha habido truñacada. ¡Diossssssssss!.

Joder, en su día ya descarté la Koppi por el tema caquitas y ahora veo que me la he comido pero bien, toma weaseltruñaken, chato. Pero por otra parte, mirándolo por el lado bueno de las cosas, si no me la hubiese comprado por el tema zurullil, me hubiese perdido una de las mejores cervezas que me he bebido jamás. Así que nada, como diría Leo Bassi: "-¡¡¡El placer de comer mierrrrrrdaaa!!!". (Esto último me ha recordado al famoso tema de La Polla Records, la cosa ya desvaría, céntrate Javier).

Luego no digáis que uno no es sacrificado por sus seguidores. A lo que vamos, la Beer Geek Brunch (Dios, no puedo quitarme la imagen de la comadreja de mi mente AAAAAAAAARGH!!!) es una cerveza sumamente deliciosa. Sí, aún con ñordo incluido, una cerveza espectacular de principio a fin. A mí personalmente me ha dado más la impresión de estar bebiéndome un Barley Wine que no una Imperial Stout. De aspecto, como se puede apreciar, un petrolaco, absolutamente negra y opaca. Carbonatación prácticamente nula, aunque sí aparece una fina capa de espuma mínima nada más servirla, que desaparece enseguida. En boca es una auténtica locura. Tan fina, tan elegante que parece increíble. El sabor a café es más que evidente, aparecen notas de cacao, chocolate negro puro. Absolutamente maravillosa. Cero acidez, cero estridencias, cero distorsiones, cero cosas desagradables. En paladar es de 10, mejor dicho de 100, que es lo que le dan en Ratebeer, deliciosa y con cierta sedosidad que la hace aún más placentera. El alcohol (10,9%) está integradísimo, un absoluto placer, os juro que casi lloro. Me llevó 1h 45' de degustación la botella de 25cl., que fue de éxtasis total. Vale la pena dejarse la pasta para ocasiones muy especiales. 10,35€ en 2D2Dspuma. ¡Feliz año a todos!.