31 de diciembre de 2015

Laugar - Kiskale

Concluimos el año con la Brown Ale de la cervecera de Gordexola (Euskadi).

Así a simple vista, sin carbonatación, por el aspecto podría parecer una de esas cervezas porronas saturadas de malta a más no poder, pero la verdad es que les ha salido una Brown Ale muy rica y bastante sabrosona, eso sí, se echa en falta una bonita corona de tupida espuma beis, que eso sería ya tremendo, aún así la cosa está bastante bien.

De color pardo, bastante fiel al estilo, Kiskale es una cerveza con intenso sabor a malta tostada. Se nota cierto punto de regaliz. A mí me ha recordado en algunos aspectos a una Belgian Strong Ale pero con el alcohol bastante más integrado. La criaturilla tiene 7,3% de graduación, nada más y nada menos, pero me la fundí prácticamente a cascoporro durante una comida en el centro de Bilbao a las 5 de la tarde, tras una fugaz y accidentada estancia en la capital de Euskadi. Los pintxos de bacalao entraron divinos (previamente cayó la EPA!, que duró nanosegundos), así que os podéis imaginar cómo acabé, practicando el air txistulari en Plaza Nueva. Que tengan todos ustedes un feliz año nuevo y ojito con las uvas, que son para el vino y nosotros somos más de birra. ¡Salud!.

30 de diciembre de 2015

Fondi - Rossa

Fondi es una pequeña cervecera ubicada Mas La Caseta, en la localidad de Fonteta (Baix Empordà), que además cuenta con maltería propia y por tanto elaboran sus propias variedades de malta. De momento su catálogo consta de 3 cervezas: Rossa, Torrada y Negra.

Hoy nos vamos a ocupar de Rossa (Rubia, ole esa originalidad), una cerveza Pale Ale sin pretensiones que me ha sorprendido en positivo. De color dorado, un tanto anaranjado, y carbonatación media (burbuja gorda como se puede apreciar en la fotografía) es una cerveza muy rica y muy bien hecha. En numerosas ocasiones me he encontrado con Pale Ales de por aquí que prometían mucho y con etiquetados súper chulos que han acabado siendo un fiasco total, y lo peor de todo es que la broma te cueste 3€.

Rossa tiene un sabor muy bueno a cereal -aquí la cervecera tiene mucho mérito y gana muchos puntos- y además tiene un punto cítrico muy agradable que invita a seguir bebiendo. Finalmente nos llega al paladar un amargor moderado que acaba de redondear la cerveza. Me ha agradado mucho, cosa que me alegra, receta sencilla pero muy buena. Bravo por los gironins. 5,0%.

28 de diciembre de 2015

Dougall's - Raquera

Y finalizamos nuestras andanzas birrunas por tierras cántabras con la espectacular Raquera de la cervecera de Liérganes, que tuvimos oportunidad de degustar este verano en el stand de Croqueta y Presumida, en la Feria de las Naciones de Santander, junto a unas croquetas cojonudas, de jamón, de chipirones en su tinta, de queso Idiazábal, de setas, de bacalao... una auténtica locura. Y sí, hijos míos sí, en vaso de plástico, es lo que tienen este tipo de eventos.

La Raquera de Dougall's es una cerveza Lager de estilo Pilsner, elaborada con maltas Pilsen y lúpulos Soriachi Ace y Sterling, que suele utilizarse como sustituto del Saaz.

Nos encontramos con una cerveza dorada (5EBCs) bastante ligera y de carbonatación moderada. Al olfato nos asalta un aroma a cereal y a cítricos absolutamente espectacular, mi mujer y yo lo hemos flipado más que Sami Khedira el día que marcó contra Brasil. Tiene un punto hoppy muy resultón, que le da alegría a la cosa, pero lo que más predominan son los cítricos, sin eclipsar el delicioso sabor a malta de cebada. No es una cerveza excesivamente amarga (25 IBUs) -quizás poco amarga para el estilo- y no he encontrado el amargor seco del Soricachi Ace. Nos ha resultado una cerveza muy refrescante y excepcional para el verano. 5,0%.

27 de diciembre de 2015

Dougall's - Liérganes


Desde que probé su 942, allá por 2013, siempre he tenido la necesidad imperiosa de realizar un viaje a Liérganes, era como una obligación para mí, darme el gustazo de visitar Wonderland y estrechar la mano del Señor Dougall's y todo su equipo y decirles: "-Sois cojonudos. Os quiero".

Así a bote pronto lo veía un tanto complicado por los 700 kilómetros que nos separan, pero joder, si pudimos ir a Piozzo a visitar a Teo Musso y a Copenhague a visitar el Mikkeller Bar y el Ølbutikken, pues como que la cosa no era para tanto, así que nada, este verano cogimos el coche, cargamos las maletas y a los churumbeles y para allá que nos fuimos.

El entorno de la fábrica Dougall's es espectacular, en pleno Valle del Miera, un auténtico paraíso. Verdes montañas con sus correspondientes vaquitas (deben estar preparando alguna Milk Stout seguro), arroyos de agua cristalina (con hombre-pez incluido), casitas de piedra con balcones hechos de madera colmados de flores... parece mentira que el mar esté tan cerca de aquí. En un entorno así, rodeado de naturaleza, donde se respira paz y tranquilidad en cada rincón, no me extraña nada que la calidad de las cervezas Dougall's sea extraordinaria.

La historia de Cervezas Dougall's de remonta al año 2006, cuando Andrew Dougall -de origen inglés, afincado en Cantabria- harto de beber Cruzcampo, Mahou y otras infamias birrunas, el pobre hombre echaba de menos una buena Ale de estilo británico y estaba con más mono que Sid Vicious viendo King Kong, así que decidió fabricárselas él mismo. ¡A la mierda las Lagers industriales!, con un par. La cosa fue fraguando y a su empresa se le unió Kike Cacicedo y el resto del equipo, y ahora mismo tienen una de las mejores cerveceras de toda España, y elaboran más de una docena de cervezas diferentes, donde destacan su mundialmente conocida 942 (Pale Ale y también su versión IPA), la Tres Mares (Amber Ale) y Leyenda (Special Bitter), más toda su saga de IPAs. A principios de otoño sacaron su IPA4, que es absolutamente brutal, y hace unos pocos días sacaron al mercado su IPA5, que tiene pinta de no ser menos.

Pues bien, tras este preámbulo, los Castle llegan a Liérganes para visitar la mágica fábrica donde el agua, las maltas, los lúpulos y la levadura se transforman en oro líquido. Mi hija encantada con tantas vacas por doquier, y mi hijo ya es feliz habiendo cualquier lugar donde pueda encaramarse.

Nos atiende una chica amabilísima que nos informa que han tenido un problema técnico y que están de parón, así que nos podrán atender y enseñar la fábrica sin problemas. Nos explica todo el proceso y nos enseña todas las instalaciones: los maceradores, los fermentadores, etc... y la zona de catas, que abren los fines de semana para todos los amantes birrunos que quieren visitar la fábrica. La verdad es que nos atendió estupendamente y nos dedicó bastante tiempo, cosa que le agradecemos muchísimo.

Más tarde aparecieron por allí Kike y Andrew, con el que mi hijo de 3 años hizo sus pinitos en inglés. Nos invitan a una Leyenda recién sacada del fermentador, absolutamente deliciosa, y hablamos de todo el panorama birruno a nivel nacional, festivales y ferias, cervecerías de toda España, y especialmente del gran momento que está viviendo actualmente Barcelona, que es una auténtica locura para todos los beer geeks que vivimos por allí. También les comentamos lo flipados que nos dejó la Raquera, su Hoppy Pilsner que tuvimos oportunidad de degustar días antes en un stand de la Feria de las naciones de Santander. La verdad es que la conversación con todo el equipo fue muy agradable, y para mí personalmente fue muy gratificante poder visitar una de mis cerveceras españolas favoritas, poder estar allí y conocer sus instalaciones y a sus creadores personalmente fue un auténtico lujo.

Me despido con un agradecimiento enorme a todo el equipo de Dougall's que nos atendió, y animamos a todos nuestros lectores birrunos a realizar una visita a la bonita villa de Liérganes. También queremos mandar nuestro agradecimiento a Alejandro de Cervezas La Grúa, que nos dio algunas indicaciones que fueron de gran ayuda. Un abrazo a todos, Cervezas Dougall's, ¡ya formáis parte de nuestro mapa birruno!.

Cervezas Dougall's - Barrio La Vega 51, Liérganes (Cantabria)               www.dougalls.es            942  528  958          web@dougalls.es 

23 de diciembre de 2015

La Cervezuca - Srta. Pale

Seguimos dándole a la birra de la tierruca, en esta ocasión con menos fortuna.

Hoy nos ocupa la Pale Ale de La Cervezuca, microcervecera ubicada en Torrelavega (Cantabria), que pudimos degustar en la espléndida terraza del Restaurante Magnolia en Suesa, donde la comida, el vino y la atención al cliente fueron excelentes y el único punto flojo fue precisamente la cerveza, factor un tanto discordante pero que no logró para nada arruinar nuestra magnífica velada en familia.

Bien, ya estáis observando en la fotografía, una señora sopa de cebada y poca cosa más. Densa como para tomársela a cucharadas, con poso a más no poder, carbonatación nula, dulzona como para mandar a la morgue a toda la unidad de diabetes del Hospital Marqués de Valdecilla, porrona, cuesta acabársela de lo saturada que está.

Personalmente creo que es una elaboración bastante gualdrapera de nivel homebrewer amateur. A mí me parece muy bien que se disfruten de este tipo de elaboraciones en casa de uno, con la familia y los amigos, pero otra cosa muy diferente es que me la ofrezcan en un restaurante a unos 2-3€ (no recuerdo el precio exacto, la verdad, pero rondaba esa cifra), ahí creo que ya estamos cruzando una linea roja. Me parece muy bien que los negocios apuesten por el producto local pero con un criterio mínimo. 5,0%.

22 de diciembre de 2015

Cierva - Saison

Continuamos con nuestro periplo cántabro, pero esta vez con la cervecera Cierva de Ampuero. Esta cerveza la pude comprar en una de esas ofertazas de El Corte Inglés, tras la semana internacional de productos gastronómicos (que se celebra en abril/mayo), y pasada dicha feria, todo lo que no han  vendido lo tienen a precio de saldo para sacarse stock de encima. Ésta en concreto la pude comprar por 1,50€, junto con algunas otras birras nacionales, algunas más chuscas que otras, pero en fin.

De carbonatación media, tirando a alta y color dorado, un tanto marroncete, al olfato la cosa pinta apocalípticamente mal. Nos asalta un olorcillo a sidrita más que sospechoso y se vaticina lo peor. Afortunadamente no llega la sangre al río y en paladar la cosa mejora. Sabor intenso y agradable a cereal, bien presente, cosa que me agrada, destacan también los cítricos, y en general bastante dulzona. A mí personalmente como Saison no me cuadra por ningún lado y los matices frutales no aparecen (salvo ese punto ácido de cítricos), me cuadra más como una Belgian Blonde Ale pero sin el punto del alcohol. 6,0% de graduación, correcta, mejor de lo que me esperaba pero tampoco para tirar cohetes.

21 de diciembre de 2015

La Grúa - Viento Norte

La última cerveza de la cervecera La Grúa que nos queda por reseñar es la Viento Norte, una Pale Ale que intenta seguir el estilo inglés, pero dándole un poquito más de protagonismo pero sin llegar a APA. Para ello han utilizado lúpulos neozelandeses -Rakau y Waimea- y han decidido clasificarla como Australian Pale Ale.

Viento Norte está teniendo mucho éxito en Cantabria y es la cerveza que ocupa la mayor parte de la producción de los chicos de Pontejos. Alejandro nos obsequió con un par de botellas y un vaso de La Grúa tras nuestra fugaz visita a sus instalaciones, cosa que le agradecemos enormemente, pero creo que no hicieron demasiado bien el viaje, ya que estuvieron expuestas a altas temperaturas dentro del coche, en posición horizontal, y toda una serie de sacrilegios birrunos que si los explicase al dedillo más de uno pediría mi ejecución en medio de una plaza pública. En fin, lo sentimos Alejandro, pero cuando uno está de vacaciones haciendo el tolai en la playa, no dispone de los mejores medios para conservar decentemente una cerveza artesana. De todas maneras, aún en estas condiciones la degustación no estuvo tan mal para el tute que les dimos a las botellas.

De color dorado y corbonatación tirando a baja, la Viento Norte es una cerveza Pale Ale con las maltas bien presentes, bastante british, en ese aspecto, que en parte es lo que querían sus maestros cerveceros. El lúpulo también presente pero sin excesos, bastante equilibrado, también tiene un punto acaramelado. Como nota negativa, y creo que ha sido culpa mía, también he encontrado un punto rancio, que tiene todos los números de deberse a cómo ha evolucionado dentro del maletero de mi coche, no lo sé, el caso es que tendremos que hacer una futura degustación de la Viento Norte para cerciorarnos de que eso no debe estar ahí. 5,5% de graduación. Desde estas lineas mandamos un cordial saludo a Alejandro y todo su equipo y les agradecemos las dos cervezas y el vaso de La Grúa que nos regalaron. ¡Salud y birra!.

20 de diciembre de 2015

La Grúa - Viento Sur

La segunda cerveza de los cántabros La Grúa que tuvimos ocasión de degustar fue la Viento Sur, la Pilsner de los de Pontejos.

De color dorado y espuma moderada, la Viento Sur es una cerveza Lager de agradable aroma a cereal. En boca tes una cerveza muy sabrosa con todo el sabor a malta de cebada bien presente, que empapa toda la boca. A medida que avanza la degustación van apareciendo tímidos matices afrutados, y quizás algún punto tostado también.

A mí personalmente me ha parecido excesivamente densa para el estilo que estamos tratando, y eso que he probado varias Pilsner checas y danesas sin filtrar casi masticables que me entusiasmaron bastante, la Viento Sur, más que resultarme una cerveza ligera me ha parecido un poco empalagosa en ciertos momentos, no para beberme 3 botellas del tirón en un día de calor, en ese sentido me ha recordado más a una Ale que a una Lager.

Final poco amargo (19 IBUs) se echa en falta un poco más de intensidad en ese amargor final tan característico de las cervezas de este estilo, no obstante me ha parecido una cerveza rica y agradable en general. 4,8% de graduación. Degustada en el Have A Nice Day Bar, Hostel & Surf School de Langre (Cantabria).

18 de diciembre de 2015

La Grúa - Nordeste

Durante nuestra estancia veraniega en Langre tuvimos la suerte de toparnos con un Hostel-Bar-surf School muy agradable -el Have A Nice Day- donde pudimos disfrutar del 66,6% del repertorio de La Grúa (el otro 33,3% fue un obsequio de Alejandro por nuestra visita).

Estamos hablando de Nordeste, La Irish Red Ale de los de Pontejos, que en mi opinión es la mejor de las tres cervezas que he probado de la cervecera cántabra.

De color caoba y espuma moderada, Nordeste es una cerveza de sabor rico e intenso a malta tostada, donde predominan los matices de torrefacto. Notas de café y un final agradable en boca. De 6,0% de graduación entra bastante bien.

9 de diciembre de 2015

Cervezas La Grúa - Pontejos



Este verano estuvimos veraneando en Langre (Cantabria), y entre tanto sobao pasiego, quesadas y sardinitas del Cantábrico sentimos la necesidad imperiosa de darle al bebercio para poder pasar mejor todas estas maravillas gastronómicas, así que realizamos un minitour birruno por la tierruca para comprobar el buen hacer birruno de sus gentes.

La primera parada fue en Pontejos, en la Bahía de Santander, donde está ubicada la microcervecera La Grúa, que hasta hace poco contaban con 3 variedades birrunas, pero siguiéndolos por Twitter he visto que han ampliado el repertorio.

Nos atiende Alejandro, que con gran amabilidad nos abre las puertas de su micro y nos enseña las instalaciones, una nave industrial ubicada en el polígono de Pontejos, por donde pasa la carretera CA-141 que va desde Astillero a Santoña, muy bien comunicados con Santander y las múltiples autovías de la zona.

Actualmente Cervezas La Grúa cuenta con tres tanques de fermentación, donde elaboran sus tres variedades de cerveza: Nordeste, una Irish Red Ale; Viento Norte, una English Pale Ale elaborada con lúpulos neozelandeses y finalmente Viento Sur, una Pilsner.

Actualmente con Viento Norte es con la que están cosechando grandes éxitos y es la cerveza que ocupa la mayor parte de su producción, y según nos contaba Alejandro, disponen de muy poco tiempo para la experimentación y para elaborar nuevas recetas.

De momento veo que la cosa va bien y que ya han sacado al mercado su cuarta creación: Galerna, una India Pale Ale, que con gran placer reseñaré en cuanto caiga en mis manos, pero desafortunadamente en Catalunya es complicado conseguirlas, supongo que por la sobresaturación del sector -solo con la cerveza catalana ya son más de doscientas microcerveceras- así que resulta complicado colocar cerveza artesana de Cantabria, más aún cuando Dougall's ha puesto el listón tan alto. Según nos estuvo comentando Alejandro, venden su cerveza por Cantabria y ahora la están vendiendo muy bien por Castilla y Madrid. Damos fe de que en todos los bares y cervecerías de la zona de Langre, como por ejemplo en el bar, hostel y escuela surfera Have A Nice Day, o en el sensacional restaurante Magnolia de Suesa.

Les deseamos muchísimo éxito y les mandamos un gran abrazo desde estas lineas, ¡gracias por recibirnos en vuestra casa!. Cervezas La Grúa, ya formáis parte de nuestro mapa birruno, que poco a poco va ampliándose por la península.

24 de noviembre de 2015

Letra - D

Recuperamos esta estupenda cervecera lusa gracias al obsequio de un gran amigo, que me trajo un par de ejemplares de la cervecera Letra, tras un viajecito por el norte de Portugal este verano. En su día ya reseñamos la F, la IPA de la cervecera de Vila Verde y hoy le toca el turno a la D, su Red Ale.

Como podéis apreciar aquí hay más espuma que la primera vez que puse una lavadora. A priori uno se teme lo peor, que la cerveza pueda estar defectuosa, pero afortunadamente resultó ser todo lo contrario: estaba tremenda.

Bueno, uno tiene que tomarse su tiempecico para que baje todo este festival espumil. Como no lo consigo acabo con un bigote hipster rollo albino. La espuma es muy espesa, cremosa y agradable. Mientras el asunto sigue bajando vamos a esnifar antes de que se esfumen los volátiles. En el aroma podemos disfrutar de todas las notas herbales y de cítricos que aportan los lúpulos. No es una IPA pero tiene una dosis razonable de lúpulo bastante bien equilibrada.

En boca es una cerveza muy bien balanceada y tremendamente sabrosa. Por un lado tenemos el sabor buenísimo del cereal, donde también podemos disfrutar de un puntito tostado que aporta más riqueza al conjunto. Por otro lado tenemos toda la carga de lúpulo que aporta un sabor frutal delicioso, donde destacan las notas de melocotón y algo de pomelo. Finalmente tenemos un final riquísimo bastante completo, podemos disfrutar a la par del amargor moderado del lúpulo y a la vez de un sabor de poso de café que aportan las maltas tostadas. En conjunto me ha parecido una Red Ale espectacular, bien balanceada y muy rica en matices. 6,5%.

23 de noviembre de 2015

2D2Dspuma - Attack the Krab


La mitiquísima tienda de cervezas 2D2Dspuma de Barcelona cuenta con una línea de birras llamada ImpliK2. La última creación, Attack the Krab, es una cerveza solidaria que tiene como fin recoger fondos para la investigación del cáncer de ovario, de cada botella 75 céntimos se donaran para este fin.

La Attack the Krab se elabora en las instalaciones de Santa Pau (Girona) y también cuenta con la colaboración de la cervecera El Oso y el Cuervo y Jorge Solana, editor del blog Cerveriana. Attack the Krab es una Strong Scotch Ale (Wee Heavy o Scottish Ale de 90 chelines) de 8,0% y ha sido elaborada con cilantro y cardamomo.

La cerveza está disponible desde hoy mismo en la tienda, pero el próximo miércoles 25 de noviembre se pinchará un barril en el 2D2Dspuma y se realizará una mesa redonda, donde participaran los creadores de la cerveza y el equipo de investigación que recibirá la donación, y explicarán las características de la cerveza y los detalles del fin al que va destinado este dinero. También se realizará durante un fin de semana una visita a los laboratorios del grupo de investigación que recibirá esta ayuda. Os animo a todos a participar y a colaborar comprando esta cerveza.

22 de noviembre de 2015

Tupiniquim - Frutas de Jardim Amora

Durante una de mis incursiones al Biercab Shop el pasado sábado, estuve echando un vistazo a todo el material que acababa de llegar fresquísimo en el contenedor refrigerado. Me detuve un momento en la nevera de las Tupiniquim sin hacerles demasiado caso y me llevé a casa la Berliner Weiße que realizó Evil Twin en sus instalaciones. Más tarde, me di cuenta de que no tenía ninguna referencia de cerveza artesanal brasileña, así que me di media vuelta hacia la tienda para ir a buscar esta joyita. Os aseguro que el viaje y la pasta merecieron la pena.

Lo dicho, abrimos el apartado brasileño con esta fantástica cerveza de Porto Alegre elaborada con moras y brettanomyces. También existe otra variedad de esta Frutas de Jardim elaborada con frambuesas. Ambas de 4,5% de graduación.

De color ambarino, un tanto acaramelado, es una cerveza de carbonatación media-alta. Burbuja fina, chispeante, similar a la del cava, y con espuma blanca no demasiado persistente. Al olfato es un delirio total, un perfume de moras absolutamente increíble. Combinado con los cereales y esas notas de galleta... es un aroma de alucine. Lo mejor de todo es que puedes esnifar hasta el final, todas estas sensaciones no se esfuman, están presentes de principio a fin, hasta la última gota, así que a esnifar más que Maradona.

En boca es una cerveza dulce, para nada empalagosa, con el sabor de las moras bien presente sin llegar a saturar la cerveza ni hacer que nos resulte aburrida. El sabor a fruta evidente no enmascara en absoluto el rico sabor a cereal, siempre presente. Perfectamente equilibrada. El brettanomyces aporta cierta acidez, algo nada excesivo, más bien agradable, aporta más riqueza al conjunto y hace que resulte más refrescante. También aporta cierto sabor a cava, pero siempre por debajo del sabor a cereal y moras.

Me ha parecido una cerveza absolutamente deliciosa, y lo que es más importante: que sabe a moras. En muchísimas ocasiones me he bebido cervezas que dicen llevar frutas que luego no aparecen por ningún lado, como una de nísperos que hizo que me cabrease bastante. Y ahora viene la parte mala: el precio. 4,95€ es lo que me costó en BierCab. Me parece un precio excesivo, lleve moras silvestres o pipas del Turquestán, es la única razón por la que no repetiría. Por otro lado la he disfrutado muchísimo, endorfinas a tope de principio a fin, y la verdad es que prefiero gastarme este importe en una sola cerveza que los 5 leuros en por ejemplo dos cervezas Mica (Valladolid) a 2,50€, que me parecieron un chusco total, pero eso ya os lo explicaré en una futura reseña.

20 de noviembre de 2015

Modern Times - Oneida

En primicia, para todos ustedes: el desembarco de Málaga, donde las tropas birrunas americanas tomaron tierra hace dos semanitas y empezaron a distribuirse por toda la península desde el pasado fin de semana. Una de esas joyitas, de la Modern Times, se vino para casa tras una visitilla al Biercab Shop.

Modern Times es una reputada -que no re-putada- cervecera ubicada en San Diego (California). Su catálogo es bastante extenso y son expertos en cervezas de temporada. También son aficionados a crear experimentos con levaduras, brettanomyces y diferentes variedades de lúpulos, algunos de ellos experimentales.

La Oneida que nos ocupa hoy, enlatada en agosto, es una American Pale Ale bastante intensa. Me ha agradado bastante, más que por el sabor -que no aporta gran novedad al panorama de las APA- por el balance: intenso en sabor y nada recargado, ni excesivamente amargo ni resinoso al final, que es lo que más me ha sorprendido. Ha sido elaborada con lúpulos Hallertau Blanc, Cascade y un cruce experimental denominado 05256. Las maltas que han utilizado son Two Row y Cara-Pils.

De color bastante claro, bastante transparente y con gasificación media-baja. Deja una capita fina pero agradable de cremosa espuma. Al principio lo que más nos sorprende es la hostia de lúpulo que nos llega al paladar, empapando toda la boca de bosque. Notas herbales muy intensas y muy agradables, un sabor bastante típico de este tipo de elaboraciones, pero lo que me ha sorprendido es que el final en boca es bastante suave y agradable, solo 50 IBUs, que a mí incluso me han parecido menos, y nada de resina. La verdad es que el conjunto invita a seguir bebiendo y te pules la lata de 50cl en un pispás (5,8%). 5,85€ el medio litraco, que saldría por unos 3,90 si fuese de 33cl.

18 de noviembre de 2015

Birra Del Borgo & Dogfish Head - My Antonia

Dos grandes cerveceras: Birra del Borgo (Italia) y Dogfish Head (EUA), dos grandes amigos y brewmasters: Leonardo Di Vicenzo y Sam Calagione. Unidos para crear una auténtica obra de arte: My Antonia, una Imperial Pilsner colosal.

Afortunadamente empiezo a encontrar con más facilidad cervezas del gran birrificio de Borgorose. Desafortunadamente no hay manera de encontrar nada de los de Milton por estos lares, esperemos que los de Zombier algún día nos llenen un contenedor refrigerado de estas maravillas líquidas y nos lo traigan aquí para toda la legión de fans de la Dogfish Head de la península. También destacable el hecho de que se empiezan a encontrar con más frecuencia las Birra del Borgo disponibles en formato de 33cl, ya que el formato grande sale demasiado caro y para una sola persona quizás es demasiada cantidad.

Antes de continuar, no sé a vosotros, pero yo cada vez que leo de de My Antonia me viene a la cabeza la maruja de Los Morancos, cosas mías. Continuemos. My Antonia -jojojo- es una cerveza elaborada con maltas Pils y Cara-Pils, y lúpulos Warrior, Simcoe y Saaz. De color dorado (8 EBC) y carbonatación media, un tanto persistente. Al olfato nos asalta un agradable aroma a cereal, también agradables las notas herbales que desprenden los lúpulos. En boca es muy agradable, es una cerveza que deja cierta suavidad en el paladar, el sabor es dulce y muy agradable, con gusto a cereal, bastante presente. Es una cerveza muy lupulizada pero sin enmascarar todo el rico y sabroso gusto a malta. Finalmente deja un amargor muy intenso (76 IBUs) que a mí personalmente no me ha resultado demasiado estridente, intenso sí. En general me ha parecido una cerveza muy rica, nada que ver con las ligeras y aguadas Pilsners industriales, esto es una cosa realmente soberbia, intensa y sabrosa. 7,5%, una gozada. Comprada en Cervesa Sobre Tot de Granollers.

17 de noviembre de 2015

Beavertown - Neck Oil

Beavertown, la grandiosísima cervecera fundada por Logan Plant, hijo del mismísimo Robert Plant, vocalista de Led Zeppelin. El arte se lleva en los genes, corre por tus venas Logan, eres un brewmaster de dimensiones épicas.

Curiosamente, a pesar de que he probado muchas cervezas de esta brewery, en este blog hasta la fecha solo habíamos reseñado la 8 Ball y la Gamma Ray -cuya reseña hay que reescribir, porque es una cerveza absolutamente colosal y la escribí al comienzo del blog, y la verdad es que releyéndola me he dado cuenta de que me quedó bastante pobre- pero no os preocupéis porque esto está a punto de cambiar ya que con la de hoy y con las que tengo en la nevera vamos a poner gran parte del catálogo de la fabulosa brewery londinense a disposición de todos nuestros followers.

La Neck Oil que hoy nos atañe es una Session IPA (originalmente era una bitter hasta 2013) muy, pero que muy ligera en todos los aspectos. Muy ligera de cuerpo y muy suave de sabor, a mí me ha resultado quizás demasiado aguada o floja en intensidad. Es una gran cerveza, de sabor buenísimo, pero poco intenso, es el único defecto que le encuentro. Sin filtrar ni pasteurizar, la Neck Oil es una cerveza de color dorado bastante transparente, de carbonatación abundante no demasiado persistente. Espectacular aroma a cítricos y fruta tropical y sabor suave pero muy rico como he comentado anteriormente. Mandarina, pomelo, mango, maracuyá, lástima que sea tan ligera, porque el sabor es realmente delicioso. 4,3% de graduación, perfecta para los calores estivales y si no quieres que el asunto se te suba demasiado. Degustada en OMA Bistró Barcelona, mi restaurante de confianza.

16 de noviembre de 2015

Ilda's - Torr


Hoy para todos vosotros, acólitos y acólitas de la birra, os traigo la Torr, una de las cuatro cervezas de la gama básica de la cervecera santcugatenca Ilda's.

Creo que el vaso no es el correcto, pero quería aprovechar el regalo que me tocó en un sorteo en el Facebook de Ilda's con el objetivo de que la cosa fuese conjuntada. Independientemente de que el vaso fuese el correcto o no, la cerveza estaba cojonuda, de eso damos fe.

La Ilda's - Torr (de torrada, tostada) es una cerveza de estilo Belgian Strong Ale de 7,5% de graduación. Ha sido elaborada con maltas Pale Ale, Abbey, Múnich, Cara-Roma y Cara-Belg. Han utilizado los lúpulos Magnum y Goldings.

El aspecto como se puede apreciar es soberbio. Color caoba y una tupida y cremosa corona de espuma de color marfil magnífica. Al olfato nos asalta el aroma de las maltas tostadas. En boca es dulzona, sabor intenso a cereal tostado, entra bastante bien, demasiado, eso provoca que se suba también telita marinera. Final no demasiado amargo (30 IBUs). Me ha parecido una cerveza muy buena y muy fiel al estilo.

12 de noviembre de 2015

Tyris - Paqui Brown

Este verano Chimo y Vicente, unos amigos de Onda, nos organizaron una placentera cena con cata improvisada de cervezas incluida. Fue una gozada disfrutar de buena cerveza, buena compañía y poder hacer de maestro de ceremonias, explicando como buenamente pude las características de cada una de ellas.

Las cervezas que compraron (creo que fue en El Corte Inglés de Castellón de la Plana) fueron todas de la cervecera Tyris, de sobras conocida tanto en Levante como en el resto de España, y las cervezas que pudimos disfrutar fueron la Au Yeah!, la VIPA y por último la Paqui Brown. Las dos primeras ya las reseñé en su día en este blog, así que hoy nos ocuparemos de Paquita Marrón.

A mí personalmente me agradan todas las cervezas que he probado de Tyris, las encuentro muy ricas y muy bien hechas, pero en esta ocasión, con la Paqui Brown la verdad es que nos quedamos todos un tanto descolocados. Digo esto porque todos nos esperábamos una Brown Ale, de color oscuro y con la malta bien tostada, pero en cambio, lo que había dentro de la botella resultó ser una IPA single hop de Simcoe.

Sin apenas espuma, color ambarino, olor agradable a lúpulo, un tanto amarga, me ha parecido un tanto floja comparándola con la APA y la IPA de la misma cervecera que nos acabábamos de beber. El sabor rico, pero menos intenso que las anteriores, para nada tostado y final notablemente amargo. Con más perfil de IPA que no de Brown Ale, sinceramente la Brown Ale no la he visto por ningún lado, no tiene ni el color ni el sabor a malta tostada característicos de este estilo. No sé donde estará el error pero creo que esto no es la Paqui Brown auténtica, de momento es la más floja de las 4 que he probado. Lote 15074. 5,2%.

8 de noviembre de 2015

La Birretta - Roma


Antes de escribir sobre La Birretta aclaro que no, no fuimos al Ma che siete venuti a fà. Vale, ya lo he dicho, ya podéis lapidarme, lincharme o ponerme la discografía de Melendi del tirón en un viaje Barcelona - Vigo en modo repeat. Nuestro viaje a Roma fue fugaz, y nuestro paso por el Trastevere más breve que la carrera musical de Jesús Vázquez. Solo dispusimos de una hora para visitar el Trastevere y a mí me entró un ataque de ansiedad viendo que el tiempo no nos daba para más, así que al final opté por el keep calm, vamos a relajarnos un poco y disfrutar del viaje, así que nos metimos en un restaurante muy mono de comida Km. 0 y a disfrutar de lo poco que nos quedaba de nuestra estancia en la ciudad eterna.

Aclarado esto prosigamos con la reseña. El de hoy es otro de mis pequeños aportes al panorama birruno internacional, quizás a priori no parezca gran cosa, pero según cómo os puede ser de gran utilidad. Me refiero a La Birretta de Piazza Mancini en Roma, una pequeña birreria con grifos de birra artigianale y street food, todo muy de barrio. Y digo lo de útil porque quizás algunos de vosotros y vosotras, pequeños lectores birrunos, a lo mejor acabáis en el Stadio Olimpico di Roma para ver un partido de la Champions, asistir a algún concierto (como fue nuestro caso) o cualquier otro espectáculo multitudinario, y La Birretta tiene la ubicación perfecta para echarse unas birras before you rock. Con tan solo cruzar el Tíber por el puente Duca d'Aosta ya estás en el estadio, tan fácil como eso.

La Birretta no es más que un kiosquillo de revistas de los de toda la vida reconvertido en una pequeña birreria con una mínima oferta gastronómica bastante decente. En la nevera no había nada que llamase mi atención, creo que solo contaban con Becks, Pilsner Urquell y otras Lagers por el estilo, había cosas potables (a nivel Lager) pero lo más interesante estaba en sus grifos, alla spina. Aunque el local es pequeño cuentan con 6 grifos -¡bienvenidos sean!- donde pinchan cerveza artesana italiana y alguna que otra Lager. Cuando estuvimos nosotros tenían pinchado B94, Rurale, Brewfist, Spaten, Thuisbrunner Elch-Bräu y Birrificio Italiano. Por calidad me hubiese pedido la del Birrificio Italiano, pero como era temprano la verdad es que no me apetecía una Schwarzbier, así que me decanté por la American Pale Ale de Rurale, que hasta la fecha eran unos desconocidos para mí.

Para maridar con el bebercio hay pizzas, variedad de bocadillos, pasta (tagliatelle, gnocchi, etc...), albóndigas, variedad de hamburguesas, arroz thai y pollo maridado. Le he echado un vistazo a las fotos de Tripadvisor y tiene todo muy buena pinta, la verdad.

Cuentan con unas cuantas mesas en la Piazza Mancini donde se está muy a gusto cuando empieza a refrescar después del bochorno de la tarde estival romana, y la gente se suele reunir allí para tomarse unas copas o unas cervezas. Vamos, que te saca de un apuro antes del conciertillo o del partido, mejor acabar aquí que no en el típico Bar Luismi de turno bebiendo Birra Moretti. La verdad es que esos grifillos de cerveza artesanal van divinos antes del show. A tener muy en cuenta.

Balance de daños:
-Rurale - Terzo Miglio. Sensacional American Pale Ale del birrificio de Desio (Lombardía). Espectacular perfume tropical, muy sabrosa, dulzona, puro néctar del trópico, pero con muchísima fuerza hoppy y un final muy amargo. Riquísima. 5,6%.

-Thuisbrunner Elch-Bräu - Pils Naturbelassen. Brutal cerveza Kellerpils de la brauerei teutona, 93 en Ratebeer. Muy sabrosa con un sabor espectacular a cereal pero a la vez muy ligera de trago, un poquito dulce pero con el final amargo característico de las cervezas Pilsner. Entra como el agua. 4,9%.

Nota: Los vasos de plástico eran per portare via, si te tomas allí la cerveza te la ponen en vaso de vidrio como es menester.


La Birretta - Piazza Mancini 14, Roma (Italia)        +39 334 1684083

6 de noviembre de 2015

Baladin - Nora

Tras la reseña del Open Baladin de Roma, hoy os escribiré sobre una de sus cervezas insignia: Nora, una Traditional Ale. El estilo Traditional Ale es un poco un cajón de sastre que engloba a todas esas cervezas de recetas ancestrales, incluyendo las de la Edad Antigua, de varios siglos -incluso milenios- de antigüedad que actualmente han sido rescatadas y reinterpretadas por los cerveceros de hoy, de modo que es posible que dentro de esta misma categoría encontremos cervezas que entre ellas se parezcan como un huevo a una castaña.

La de hoy es una cerveza basada en las antiguas recetas egipcias y por tanto su creador, Teo Musso, ha decidido calificarla como Egyptian Ale.

Nora toma el nombre de la primera esposa de Teo Musso, madre de sus dos primeros hijos: Isaac y Wayan. La receta ha sido elaborada con mirra -sí, lo que traían los Reyes Magos al niño Jesús- malta de cebada, trigo malteado, jengibre, corteza de naranja, trigo Khorasan procedente de la agricultura ecológica, agua, levadura y lúpulo. El trigo Khorasan es una variedad de trigo gigante. Fue introducido en Estados Unidos por un aviador estadounidense que estuvo en Egipto y que afirmaba que lo había obtenido de la tumba de un faraón, aunque lo más probable es que lo hubiese obtenido del mercata de El Cairo, ya que el trigo que enterraban en las cámaras faraónicas era el Einkorn. Lo más probable es que el Khorasan ni siquiera sea originario de Egipto.

De color ambar y carbonatación media, la Nora de Baladin es una cerveza muy maltosa y dulzona. Con notas de fruta madura y bastante especiada. Quizás alguna nota de manzana también, pero sobre todo lo que predomina es el cereal, bastante intenso. Es una cerveza muy rica, pero a decir verdad la recordaba aún mejor cuando la probé en Casa Baladin durante nuestro viaje a Piozzo hace 3 años. 6,8% de graduación. Comprada en Zhytos Beer Barcelona.

4 de noviembre de 2015

Open Baladin - Roma


Este veranito mi mujer y yo tuvimos la ocasión de realizar una escapada a Roma. En esta ocasión el leitmotiv del viaje no fueron las birras, aunque soy muy buen conocedor del grandioso panorama birruno que existe en la ciudad eterna, realmente abrumador. Esta vez el motivo de nuestro periplo fue el concierto de Lorenzo Cherubini, mundialmente conocido como Jovanotti, del que tanto mi mujer como yo somos unos auténticos ultra fans.

Como era mi primera visita a la capital italiana teníamos muchas cosas por ver y hacer el guiri, y muy poco tiempo para turismo birruno. No obstante, semanas antes ya había hecho en casa los deberes y colocado todos los pins en un mapa de Google de todas las cervecerías romanas (este link fue de gran ayuda, aunque no aparecen todas, también añadí información de mi propia cosecha). El caso era tener todas las cervecerías de calidad bien localizadas por si de camino a algún monumento caía alguna birrita así como el que no quiere la cosa. Y bien, en poco más de un fin de semana la cosa birrunamente hablando dio para poco, pero al menos ha dado para escribir mi pequeño aporte al panorama cervecero internacional. Aquí está mi granito de arena.

El Open Baladin para mi mujer y para mí era una visita obligada. Ambos recordamos con gran cariño nuestra visita a Piozzo, tras 11 horas de coche, con mi hija de año y medio y mi mujer embarazada del segundo.  Teo Musso nos abrió las puertas de su casa y nos trató con gran generosidad y una amabilidad exquisita. Todo su equipo nos hizo sentir como en casa, tanto en la Casa Baladin, como en el Birrificio y en la Birreria de Piozzo, todos de 10. Así que, aún sabiendo que en Ratebeer valoran con más puntuación otras cervecerías de la capital del Tíber, sentíamos la obligación de visitar una vez más la casa de Teo. Y para allí que nos fuimos, tras comer en la mundialmente conocida pizzería Baffetto, con la digestión aún sin hacer. Añado que con el calor que hace en Roma en el mes de julio hace falta rehidratarse constantemente, así que con esas condiciones meteorológicas tan adversas nadie le dice que no a una birrita bien fresca, sea la hora que sea. Así que andando, los dos para dentro a darle al drinking, todo por nuestros followers.

Bueno, uno entra en el Open Baladin de Roma y entra en delirio total, 40 tiradores ¡¡¡40!!! de la mejor cerveza italiana, y el espectáculo que hay detrás de la barra, con todos esos centenares de botellas iluminadas que llegan hasta el techo te hacen sentir realmente pequeño.

Joder, vamos a tener grandes problemas para elegir. Descarto todas la que he probado ya y las que podría adquirir con relativa facilidad. Así que me decanto por algo italiano que no se vea por la Península Ibérica, una American Amber Ale del Birrificio dell'Eremo -ubicado en Asís- y de nombre Magnifica. Con un nombre así es difícil resistirse. Aún así estoy demasiado lleno tras la copiosa comida y me cuesta acabármela. Mi mujer no se toma nada, pero luego se anima y como no le apetece cerveza decide probar con el refresco de cola de la casa, que es alucinante, nada que ver con la sobredosis de azúcar que nos mete la Coca-Cola. Diabéticos, no hace falta que os suicidéis, hay soluciones para todo en esta vida, tomaos un refresco Baladin.

Como eran las cuatro de la tarde la cosa estaba bastante tranquilita, pero normalmente si se quiere comer o cenar hay que reservar con antelación porque suele ponerse a petar. Nosotros estuvimos a punto de reservar para esa misma noche pero aquel día acabamos exhaustos y cuando llegamos al hotel tan solo teníamos fuerzas para ducharnos y meternos en la cama, ni tan siquiera llegamos a cenar, así que hicimos bien de no reservar.

En el Open de Roma tienen pinchado yo diría que todo el catálogo de Baladin, incluso hay algunas cervezas que solo las puedes encontrar alla spina, no las venden embotelladas, pero además de la cerveza de la casa, Baladin ofrece a sus clientes gran variedad de cerveza italiana de alta calidad: Birra del Borgo, Birrificio Italiano, Troll, Olmaia, Birrificio dell'Eremo, B94, por citar algunas. En el apartado internacional tan solo recuerdo la Thornbridge, alguna cerveza belga potente y algunas Lambic, Cantillon si no recuerdo mal.

Me voy al lavabo y cuando salgo veo unas escaleras de caracol que ascienden al piso de arriba, así que ni corto ni perezoso cojo la cámara y subo allí a ver qué es lo que hay. Una vez allí descubro un par de salas decoradas como la casa de mi abuela, una decoración muy vintage pero ya rallando lo kitsch. Son salas pequeñas donde poder sentarse tranquilamente en un sillón con tapetes de ganchillo y disfrutar al máximo de las cervezas del Señor Musso, ambas perfectamente equipadas con hilo musical para estar lo más cómodo posible y huir del bullicio de la gran sala de abajo. Música tranquila y ambiente acogedor, pues eso, como cuando íbamos de visita a ver a la abuelita. La verdad es que eran bastante curiosas, una experiencia viejuna muy desconcertante, era como si te hubieses metido en una máquina del tiempo. Marty Mcfly, ¡vamos allá!.

Bueno, ¿y el tema pitanza qué tal está?. Como os acabo de explicar dadas las circunstancias no comimos nada -habrá que volver a Roma, ya he hablado con mi hermana para que nos vuelva a hacer de canguro el año que viene- pero vale la pena echarle un vistazo a la carta, porque tiene una pintaza espectacular.

Hamburguesas: 12 variedades de hamburguesas de todos tipos, todos los tamaños y con todos los ingredientes posibles, incluida la de pollo y la Veggie Burger, para los amigos de lo vegano. Infinidad de ensaladas, variedad de mozzarella di bufala, gran cantidad de variedades elaboradas con tiras de pollo y una gran gama de patatas con un sinfín de especias y condimentos. Para maridar todo esto, además de todo el arsenal birruno que tiene allí Teo Musso, cuentan con gran variedad de refrescos naturales hechos por ellos mismos: cola, limonada, naranjada, ginger ale, tónica, gaseosa, sidra, chinotto o simplemente agüita mineral.

Sin duda alguna una gran cervecería, y además en pleno corazón de Roma, a escasos minutos de Campo de' Fiori. Todo al más puro estilo Baladin, cuidando hasta el más mínimo detalle, como los ambientadores y jabones Baladin del lavabo, que a mí me tienen loco. Desde estas líneas quiero mandar un gran saludo a Teo Musso y rogarle que por favor nos abra un Open Baladin Barcelona cuanto antes. Salute Teo, sei un grande!.

Balance de daños:
-Birrificio dell'Eremo - Magnifica. Como indica su nombre, una cerveza magnífica. Una American Amber Ale muy lupulizada, fresca, muy refrescante, de aroma un tanto herbáceo y un final amago bastante marcado y muy seco. Reconozco que con el empane y la insolación pensé que era de Baladin (me resultó demasiado lupulizada para ser suya) y ha sido ahora escribiendo la reseña que me he dado cuenta que era del birrificio de Asís.

-Baladin - Cola. Os parecerá un pecado mortal haber pedido un refresco de cola en una cervecería así, pero no os creáis, está impresionante, además, si no te la tomas aquí ¿dónde?. Elaborada con agua, azúcar de caña, limón y una infusión de limón, naranja, chinotto de Savona, nueces de cola de Kenema (Sierra Leona) y anhídrido carbónico. Buenísima, tan intensa, tan refrescante y sin los 500 kilos de azúcar que llevan los refrescos de cola industriales. Una maravilla totalmente natural. 
Open Baladin Roma - Via degli Specchi 5, Roma (Italia)        www.openbaladinroma.it        openbaladincomunicazione@gmail.com     +39 06 683 89 89

3 de noviembre de 2015

Grana - Tostada

Hoy con todos nosotros la cerveza Grana, que compré hace unos meses por numerosas razones y que por fin he decidido reseñar hoy tras aclarar ciertas dudas al respecto.

La compré porque estaba muy bien de precio (creo que rondaba el euro y medio o 2 en El Corte Inglés de Sabadell), porque hasta la fecha en este blog no tengo ninguna referencia de la Región de Murcia, y por último porque de cervezas de estilo Oud Bruin ando un poco pez y la única referencia que tengo al respecto es la de la Moska gerundense, así que voy a tener que comprarme unas cuantas de éstas originarias de Flandes para ilustrarme al respecto y dilucidar todas esas dudas que tengo acerca de este estilo. Se aceptan recomendaciones.

Si no ando mal encaminado, el estilo Oud Bruin se caracteriza por mezclar cervezas jóvenes con cervezas añejas. Por las características y sabor de esta cerveza no me cuadraba como una cerveza añeja, así que decidí escribir a Fernando Martínez, su maestro cervecero para que me aclarase mis dudas. En efecto no es una cerveza Oud Bruin estrictamente hablando, pero las levaduras, maltas, el agua (dura y con gran cantidad de calcio) y el tiempo de espera de maduración bastante prolongado diríamos que sí guarda cierta semejanza con el estilo de Flandes, pero realmente es una Amber Ale.

La servimos en copa, hombre Fernando, lo de Ambeeeer... la cosa ya va tirando al Brown Ale, color tostado, tostado. Una tupida y agradable capa de espuma corona nuestra copa, al olfato nos llega un aroma agradable de cereal tostado, con alguna nota de caramelo. En boca es una cerveza rica, maltosa, un tanto dulzona, con notas tostadas, quizás algo de toffee, pero eso sí, sin notas de cerveza añeja ni signos de envejecimiento. En general me ha parecido una cerveza rica, y como introducción al sector murciano ha sido una grata sorpresa. 5,2% de graduación. Se agradece a la vista la forma de botella, un tanto distinta a las típicas de toda la vida, el cuidado diseño y que la chapa venga con dibujo.

2 de noviembre de 2015

To Øl - Cloud 9 Wit

Acabamos con el culebrón escandinavo con los que nos faltaban para cerrar el triunvirato danés: los To Øl, alumnos de Mikkel Borg (Mikkeller).

Tobias Emil Jense y Tore Gynther, estudiantes de física y alumnos de Mikkel se pusieron a hacer birras en las cocinas de su escuela. Más tarde Mikkel junto con Kristian Klarup Keller fundaron Mikkeller, y en 2010 Tobias y Tore fundaron la To Øl (Dos Birras). Lo más acojonante de todo es que tanto Mikkeller, Evil Twin y To Øl hacen unas cervezas espectaculares y son referentes del panorama cervecero a nivel mundial.

A lo que vamos, la Cloud 9 Wit, una Witbier elaborada con piel de naranja (típico del estilo) y mango. Cerveza dorada con gran cantidad de espuma. De sabor muy rico, con el trigo bien presente que aporta cierta acidez. Notas cítricas, la naranja es evidente y aporta cierto amargor seco. Las notas de mango también están presentes pero no destacan demasiado, su sabor está bastante atenuado, la verdad es que en ese aspecto me ha decepcionado un poco, porque me esperaba una cosa más intensa. He bebido cervezas sin mango que solo con los lúpulos que han utilizado tienen aromas y sabor a mango más intensos que ésta. También he notado que el cuerpo es un tanto ligero para el estilo que nos atañe, pero todo esto no implica que la Cloud 9 Wit sea una mala cerveza en absoluto. Una cerveza muy rica, que entra pasmosamente bien, para beber a litros. 4,5%, comprada en 2D2Dspuma por 3,49€.

1 de noviembre de 2015

Evil Twin - Low Life

Tras la reseña de Mikkeller de ayer he decidido juntar a los dos hermanicos, Mikkel y Jeppe, que aunque tienen diferencias irreconciliables se han unido en mi blog mágico, el blog del amor fraternal donde todo es posible.

Jeppe Jarnit-Bjersø -hermanico gemelo de Mikkel Borg Bjersø (Mikkeller)- es co-fundador de la mítica tienda Ølbutikken de Copenhague, donde vendía las birras de su hermano, hasta que Mikkel decidió abrir el Mikkeller Bar de Viktoriagade, a escasos 290 metros de la tienda de su hermano, ahí es donde los dos hermanos tarifaron. La cosa no acabó nada bien.

Jeppe continuó con el negocio pero decidió fundar su propia cervecera: Evil Twin, en una especie de pique personal con su hermano. El negocio marchaba bien para ambos hermanos -los dos hacen unas cervezas cojonudas- pero Jeppe no soportaba los roces con Mikkel, hasta tal punto que decidió mudarse a Nueva York. El modelo de negocio es más o menos como el de su hermano, cervecera nómada que elabora su cerveza en instalaciones de otros pero con sede en Brooklyn. La de hoy es una cerveza Pilsner elaborada en las instalaciones de Two Roads Brewing.

De color amelocotonado, un tanto pajizo y no demasiado gas, la Evil Twin - Low Life es una cerveza Pilsner cargadica de lúpulo cosa fina. Una Hoppy Pils muy rica, con la malta bien presente pese a la carga de lúpulo, que deja un aroma y un sabor herbáceo muy agradable. Es una cerveza que mientras está en la boca es bastante amarga, pero deja un final en el paladar bastante suave, prácticamente al contrario de las cervezas lupulizadas a tutti. 5,5% de graduación. Comprada en Cervesa Sobre Tot de Granollers.

31 de octubre de 2015

Mikkeller - Bedow Wild Winter Ale

Coincidiendo con la inauguración del Mikkeller Bar de Barcelona ayer noche, vamos a celebrar tal evento brindando con una de sus cervezas, la Mikkeller - Wild Winter Ale, aunque a mí personalmente es de las que menos me ha agradado, y mira que he bebido numerosísimas birrazas de la prestigiosa cervecera danesa, pero en fin, la cosa va a gustos. Desde aquí mando un saludo al señor Thomas Rohde y todo su equipo y les deseo toda la suerte del mundo en su andadura por tierras ibéricas.

La Bedow Winter Ale es una de las cuatro cervezas del lote que ha elaborado Mikkeller y cuyas etiquetas ha diseñado el estudio gráfico Bedow, muy conocidos en su casa a la hora de comer. La peculiaridad de estas cervezas es que las cuatro han sido fermentadas con Brettanomyces. Cada una de ellas da nombre a una estación del año, en este caso nos hemos bebido el invierno. A simple vista, la etiqueta nos parece una mierda pinchada en un palo, pero la coña marinera que tiene el asunto es que el dibujo de la etiqueta reacciona con la temperatura. En el caso de la Winter, en la etiqueta aparece un frondoso árbol cuando la cerveza está fría, y se queda peladito y mustio cuando se calienta la cosa. Pero vamos a ver Mikkel, que la cosa va al revés chico, en Papiol, Soria y Copenhague, cuando llega el frío es cuando los árboles pierden las hojas, ¿es que en tu colegio tu maestra no te cantaba la de "primavera, estiu, tardor, hiveeeern, quatre estacions per a quatre teeeemps"?. En fin, que la coña tiene su punto, especialmente para todos los freaks y coleccionistas de bizarradas en botella.

La receta contiene agua, malta de cebada, lúpulo (no especifica), canela, manzana, levadura y nuestro amigo Brett. De color pardusco, con gasificación media-baja (no se aprecia en la fotografía), al olfato me llega poca cosa (estaba medio resfriao). En paladar la sidrita es lo que predomina, primero porque lleva manzana y es evidente, el amigo Brett también ayuda aportando acidez y ese punto de manzana ácida, vamos que estamos ante una sidrita guapa. A tenor del color que podemos observar, intuimos que nos va a llegar un pelotazo de malta tostada bastante heavy, no es así, seguimos con la Sidra El Gaitero, yo lo de Winter Ale no me sale por ningún lado, personalmente las cervezas de invierno o navidad suelen ser pelotazos con más graduación y más contundentes, éste no es el caso, 6,0% de graduación que la convierte en una sidrita suave. No he sabido encontrar la canela. Es de las Mikkeller que menos me ha gustado, es una valoración personal. Comprada en 2D2Dspuma por 3,80€.

30 de octubre de 2015

Val de Sambre - Blanche de Charleroi

Seguimos con las Witbiers comerciales, esta vez de la Brasserie Val de Sambre, desde la localidad de Thuin  -también en Bélgica- muy cercana a la ciudad de Charleroi. Afortunadamente la cosa ha mejorado un poco respecto la Vedett - Extra White que reseñamos anteriormente.

De color acaramelado y con una considerable cantidad de espuma, muy suave, muy cremosa y muy agradable al tacto, parece nata montada. Al olfato nos llega el aroma a trigo intenso y agradable. En boca es bastante sabrosa, con el sabor del trigo bien presente, también aguada y con poco cuerpo, pero al menos con un sabor rico, con notas dulzonas y con la naranja bien presente, cosa que se agradece. Amargor inexistente. 5,0%.

Si me tengo que quedar con una de las 3 últimas Witbiers que he reseñado me quedaría sin duda con la catalana L'Espumosa, que además de muy rica está hecha con ingredientes procedentes de la agricultura ecológica.

29 de octubre de 2015

Vedett - Extra White

En nuestra reseña anterior hacíamos referencia a ciertas Witbier chuscas que nos llegaban de tierras belgas, pero chuscas chuscas, a la par que los últimos filmes de Jean-Claude Van Damme.

De vez en cuando mi padre se pasa por la sección birruna del Alcampo de turno y el hombre con la mejor de las intenciones me compra alguna que otra cerveza que me tiene guardada en la nevera para cuando paso a comer con ellos al mediodía. En algunos casos el hombre acierta, en el de hoy la verdad es que no.

La cerveza nos llega desde Puurs - Bélgica- en lo que entiendo yo que debe ser una submarca de la cervecera Duvel Moorgat. Tenemos una Witbier que ya de entrada en la etiqueta nos recomiendan servirla a 3 grados de temperatura -WTF!- yo mi nevera en verano la tengo a 4, esto de entrada ya suena a ese vinacho barato que nos ponen fresquito con el menú del día en el cutrebareto camionetil de turno.

La cosa a priori no pinta muy bien. De color pálido y con bastante espuma (aunque no se pueda apreciar en la fotografía). Al olfato la cosa no está mal, nos llega un olor tenue a trigo bastante agradable. En boca la cosa no varía demasiado, un sabor suave a trigo rico, pero encuentro la cerveza aguada en exceso. Del cilantro y la piel de naranja ni rastro. No es una cerveza de sabor desagradable en absoluto, pero sí un tanto floja en cuanto a intensidad en el sabor y cuerpo. 4,7% de graduación.

26 de octubre de 2015

L'Estupenda - Blat

¡Cómo está el panorama santcugatenc!, da gloria verlo, y es que ahora mismo esta localidad limítrofe con Barcelona y de más de 87.000 habitantes cuenta ya con 5 cerveceras, y es que entre la peñita guapa de la Plaça d'en Coll y los destroyers glandianos de la Plaça del Molí que se juntan los jueves por la noche para darle al alpiste son una demanda constante de birra, y ante tal demanda la industria cervecera local está respondiendo magníficamente. De momento cuentan con Krut, Senglaris, Ilda's, Traginer y la última incorporación en el panorama local: L'Estupenda.

Bien, procedamos al drinking. Uno lee de blat (de trigo) y automáticamente saca su vaso para cerveza Weizen, yo normalmente las suelo servir en copa Teku, manías mías, pero hoy la he puesto en vaso de Weizen, que también es correcto (ahora sí, jajajaja).

Os voy a ser sinceros, me ha dejado flipado, esta Witbier es muchísimo mejor que numerosas cervezas de trigo belgas que he probado, muchísimas. La receta lleva malta de cebada y trigo, espelta, copos de avena, lúpulo, naranja, cilantro y manzanilla, todo proviene de la agricultura ecológica (excepto la levadura), con su sello oficial y todo, oiga . Muy aromática, con el aroma a trigo y cereales intenso y espectacular. Un puntito dulzón que le da la manzanilla y la naranja y el puntito de cítricos. El cilantro yo personalmente no lo he encontrado, pero me ha parecido una receta muy rica, me ha encantado, y lo mejor es que es ecológica y de aquí. Un gran hallazgo, sobre todo cuando en el panorama nacional no paras de encontrarte chuscos que rondan los 3 euros. Ésta me ha costado 2,75€ en una quesería de Mira-Sol. Luego la encontré más barata en una tienda de vinos de la Calle Bailén de Barcelona y me tocó mucho los huevos, en fin, cosas que pasan, lo que no me quita nadie es cómo nos la hemos gozado en casa mi mujer y yo. Felicidades al equipo santcugatenc.

24 de octubre de 2015

Art - Franceska

Ojito que los de Canovelles nos están sacando unas Lagers de fliparlo. Hoy para todos ustedes Art - Franceska, que sería la evolución de su Pilsner -Lumen- pero Art Cervesers, en su afán por reinventarse, han decidido darle una vuelta de tuerca y tunearla en una Steam Hoppy Pilsner.

Nos encontramos ante una cerveza peculiar cuyo nombre no se ha puesto al azar, o al azahar, como dirían los Martes y 13. Franceska, es un juego de palabras entre las numerosas influencias de las que han bebido los de Canovelles para crearla.

Para empezar, influencias estadounidenses, concretamente de la Steam Beer de la archiconocida Anchor Brewery de San Francisco, ya que para elaborar esta receta han utilizado levadura de California Common, de ahí lo de Steam Pilsner. Yo al principio creía que habían utilizado el precario sistema de refrigeración de los de San Francisco, pero no es el caso. Y de San Francisco... Franceska.

La influencia checa es evidente, ya que es una cerveza Pilsner, pero además han utilizado cebadas checas malteadas en el suelo, por un proceso conocido por floor malting. También apreciamos el juego de palabras entre Franceska y el adjetivo checo: Česká.

Para acabar, también miramos hacia Italia. Francesca es un nombre italiano y también catalán, la conexión catalana es evidente, viniendo de una cervecera catalana, y la relación con Italia es la inspiración que han recibido de las cervezas Pilsner del norte del país alpino, concretamente del Birrificio Italiano, ubicado al lado del Lago Como, en plenos Alpes italianos.

También hay que añadir la peculiaridad de que la cerveza lleva un dry hopping de lúpulo neozelandés Motueka, pero ya era demasiado complicado introducir algo en maorí en el nombre, vamos, si lo consiguen  sin ingresar en el frenopático me quito el sombrero ante tal maniobra de ingenio.

Nos encontramos ante una cerveza de color tostado un tanto turbia -recordemos que no ha sido filtrada ni pasteurizada- y de gasificación no muy abundante. De delicado aroma herbáceo y floral muy agradable al olfato. La Art - Franceska es una cerveza muy sabrosa y con un intenso sabor a cereal muy rico, que nos teletransporta a la República Checa y nos recuerda a esas cervezas Pilsner tan ricas y sobre todo tan sabrosas. El punto tostado aporta más riqueza aún al conjunto. Una vez esfumados los volátiles, volvemos a esnifar y podemos deleitarnos con un aroma a cereal espectacular y auténtico. Finalmente nos deja un amargor marcado típico de las cervezas Pilsner y la elegancia del Motueka en boca. 5,2%, comprada en 2D2Dspuma por 2,45€, sin duda una gran compra.

20 de octubre de 2015

Moor - Raw

Hablando del rey de Roma... En nuestro último post comentábamos las grandezas de la brewery de Bristol y de las dificultades con las que me encuentro para adquirir estas maravillas líquidas. Pues bien, el sábado pasado me pasé por la tienda Zythos de la calle Roselló y ¡bingo!, allí estaba esta tremenda Best Bitter esperándome. "-Hola, vente conmigo a casa, cariñín".

De color ambarino y escasa espuma, la Moor - Raw es una cerveza colosal. Elaborada con malta de cebada Pale, Lager, Múnich y trigo malteado. Lúpulos Marinka y Hallertauer Northern Brewer.

Afrutada, dulzona, con muchos cítricos, más bien dulces, mandarina y naranja dulce -no ácida- y con el punto amargo que nos recuerda al pomelo. Absolutamente deliciosa y exquisitamente bien balanceada, con el lúpulo en su punto, ni un IBU arriba ni un IBU abajo, perfecto, PER-FEC-TO. Resina cero. Entra como el agua. "Ay como el aguaaaaaauuaaaaaa, ay como el aguaaaaaauuauuaaaaa, ay como el aguaaaaaaaa". 4,5% de graduación, así entra de bien. Brutal, maravillosa, excepcional. Botellaca de 66cl, para compartir momentazos con amigos.

18 de octubre de 2015

BlackLab - Barcelona


¿Qué hay en la Barceloneta además de guiris truja enseñando la huevada por la calle a las 4 y media de la madrugada mientras lo graban con el iPhone en un absurdo intento de hacerse millonarios colgándolo en YouTube?, pues os lo voy a decir, entre toda esa marabunta guiri calcinada más puesta de sangría que Froilán con un rifle, entre toda esa muchedumbre que devora paellas que hacen daño con solo mirarlas y que se ponen hasta arriba de pan con all i oli salmonelósico como si no hubiese un mañana, entre todo eso, creedme, hay sitios que valen muchísimo la pena. Sitios donde dan una comida cojonuda maridada con una cerveza excepcional que elaboran ellos mismos allí mismo, delante de tus narices. Sí, queridos followers, ese pequeño Shangri-La existe, se llama BlackLab, y aunque parezca mentira está en nuestra post-apocalíptica Barceloneta. ¡Aleluya hermanos!.

Hasta hace poco en la Barceloneta solo contábamos con El Vaso de Oro -que también elabora su propia cerveza: Fort- pero a parte de eso lo más cercano a una cerveza como Dios manda lo encontrábamos en la Cerveteca, pero ya teníamos que cruzar el Paseo de Colón y adentrarnos en el Gótico, y si no tenemos muchas ganas de movernos, pues como que te corta el rollo. Resumiendo, que echábamos de menos en el barrio algo que despuntase en medio de tanta mediocridad birruna y entre el monopolio de cerveceras dirigidas por evasores de impuestos que se enriquecen mediterráneamente. Hasta que Jing, Matt y su perro -un labrador negro- aterrizaron en Barcelona. ¡Bienvenidos a nuestra ciudad!. Qué falta nos hacían locales como éste. 

El negocio lo tiene todo: Excelente cerveza, una carta de comida impresionante, un diseño muy bonito y agradable, buena ubicación, al lado del metro, al lado del mar, en una zona muy tranquila y con una terraza muy amplia. No se le puede pedir nada más.

Entramos por la puerta y suena una canción de Jovanotti con Michael Franti, la cosa empieza bien, es un buen augurio. Una vez dentro la cosa va a mejor, la noche anterior habían organizado un Meet the brewer con los chicos de la Moor Brewey de Bristol, y tenían la mitad de sus tiradores repletitos de Moor esperando para nosotros, y los otros 10 con la cerveza local, la BlackLab. Sensacional. Nos vamos a poner finos. Como era el mes de junio y caía una torrija letal decidimos meternos dentro que se estaba tan agustitoooooo con el aire acondicionado, mientras la muchachada guiri se calcinaba en la terraza, joder, eso sí que es masoquismo, y no lo de 50 sombras de Grey.


Sorprendentemente en la terraza había mucha gente, mientras que nosotros estábamos solos en el interior. A la peña no sé que le pasa pero con el calor se les funden los fusibles, pero en fin, eso es cosa suya. Como la cosa estaba tranquilita yo encantado, porque así pude hacer las fotografías tranquilamente y mis niños podían hacer el cabra sin molestar a nadie.

¡Empieza la pitanza!. El BlackLab cuenta con una generosa carta especializada en cocina de fusión asiático-americana. Para empezar a abrir boca nos pedimos las Patatas BlackLab, la especialidad de la casa, rebozadas con cerveza y servidas con kétchup casero. También una ensalada Chicken Cobb, con lechuga romana y iceberg aliñadas con salsa cremosa de pimienta negra, pollo, queso azul, beicon, huevo, croutons, queso manchego y aguacate, todo un espectáculo chicos.

Para entrar ya en faena empezamos con el hardcore. Unos huevos benedictinos espectaculares, con su beicon, su salsita, su todo, riquísimos. También pedimos dos bocatas: una hamburguesa y una baguette. La hamburguesa era la Straight up, con carne de ternera, lechuga, tomate, cebolla y pepinillo, con sus correspondientes patatitas y salsa. La baguette era la Pale Ale Chicken, con pollo frito rebozado, hortalizas encurtidas, salsa ranch y sus correspondientes patatas BlackLab. Estaba de alucine. Pero lo mejor aún estaba por llegar. 


Sí, señoras y señores, la cosa no acaba aquí, aún nos quedaban los postres, difícil elección, aunque al final nos dejamos aconsejar por el staff y el acierto fue total: El Birramisú. ¡Sensacional!. Taaaan suave, taaaan cremoso, elaborado con su propia cerveza, un delirio, absolutamente delicioso.
  
BlackLab es un gran negocio muy bien pensado. Primero por la cerveza, la hacen allí mismo, esto parece una tontería pero no lo es en absoluto. El hecho de que no tengan que transportarla y salir de allí va a evitar que se contamine o que sufra cambios bruscos de temperatura o que esté expuesta a la luz solar, que sería desastroso para nuestra bien amada espumosa. Nadie mejor que ellos van a controlar el punto óptimo a la que servir la cerveza. En algunas ocasiones me he pedido alguna cerveza de tirador en alguna otra cervecería que lo mismo llevaba allí meses muerta de risa, ves a saber tú desde cuando estaba pinchada, pero eso sí, te la has comido con patatas, y luego toca apoquinarla, de eso tampoco te libras, cosa que no hace ninguna gracia. En BlackLab te evitas disgustos como éste.

También me parece una idea excelente que además de su propia cerveza pinchen otras cervezas invitadas. Actualmente en sus 20 tiradores pinchan 10 cervezas propias, las BlackLab, y el resto de otras breweries. En mi caso, las otras 10 eran de la Moor, que para mi no supuso ningún problema, al contrario, estuve encantado, ya que es una cervecera que me encanta pero que me cuesta mucho encontrar en las tiendas. Las cuatro cervezas Black Lab que probamos nos parecieron todas buenísimas, a destacar la Chop Chop y la Claudia, que son sensacionales. Normalmente las 10 cervezas invitadas suelen ser de gran prestigio internacional, también suele caer alguna catalana, apostando por el producto de proximidad. Si alguno se queda con ganas de más, puede llevarse a casa la cerveza que quiera adquiriendo el growler (la garrafa de toda la vida, pero ahora los beergeeks lo llamamos así) del BlackLab.

Segundo, por la espectacular carta que tienes para maridar con sus sensacionales cervezas. Sí queridos lectores y lectoras birreras, no tenemos que resignarnos a bebernos un cervezón de 99 en Ratebeer acompañándolo con un triste plato de quicos, no, eso ya no hace falta.

Yo os he expuesto lo que nos tomamos nosotros, pero os aseguro que el resto de la carta da como para hacer 5 o 6 visitas más. Yo personalmente le tengo muchas ganas a su Pulled Pork, que tiene una pintaza espectacular, al igual que su cacerola de mejillones picantes, y su ramen con estofado de rabo de buey. Podéis consultar su carta en su página web, que os he linkado abajo, como siempre. Pensando siempre en mis pequeños beer lovers que con tanto cariño me leéis y retweeteáis por la red.

Tercero, por los eventos que organizan. No solo se limitan a servir comida y birras, están en todos los saraos. BlackLab organiza conciertos en vivo en su propio local, de manera que puedes tener una cena de lo más animada. También organizan eventos como el Meet the brewer que os comentaba anteriormente, y participan en numerosas ferias cerveceras, como por ejemplo La Fira del Poblenou de este año, donde nos atendió en su stand una simpatiquísima chica que nos estuvo explicando la buena aceptación que está teniendo el negocio en Barcelona.

Y finalmente, por su ubicación y su terraza. Está justo en los bajos del Museu d'Història de Catalunya, al lado del mar y con la parada de metro de Barceloneta justo al lado. En la terraza cuentan con muchísimas mesas y bancos estilo biergarten, con su sombrillaza enorme para evitar que nos dé una embolia, aún así, los que somos de aquí sabemos que en verano en la ciudad el calor es húmedo y asfixiante, así que os animo a entrar dentro que con el aire acondicionado se está de lujo. El local es muy bonito, amplio y cómodo, ha sido decorado con muchísimo gusto.

Me despido enviando un saludo para Matt y Jing, felicitarlos por su bonito negocio y animarles a que sigan en esta dirección, los beergeeks de Barcelona les estaremos infinitamente agradecidos. ¡Ya formáis parte de nuestro mapa birruno!.

Balance de daños:

Moor - Return of the Empire. Una cerveza excepcional. English IPA elaborada por la cervecera de Bristol. Una locura de cítricos y fruta tropical. Lima, pomelo, maracuyá. Impresionante. 5,7%.
Moor - So' Hop. Golden Ale riquísima elaborada con lúpulo neozelandés Riwaka. Cítrica y con un punto hoppy fresquísimo, muy resfrescante. 4,3%. Entra sola.
BlackLab - Chop Chop. Increíble cerveza de avena, cojones, increíbleeeeeeeee. Densa, masticable, muy, muy, muy buena. De sabor rico y delicado, el lúpulo aporta un sabor herbáceo buenísimo. Una gran Oatmeal Pale Ale. 4,9%.
BlackLab - Claudia. American IPA muy bien balanceada. Cítricos, notas herbáceas, un punto floral, como de flor de saúco, y un amargor notable un tanto seco (61 IBUs). 7,0%.
BlackLab - Marlow. ESB intensa y rica en matices, cereal, cereal tostado, galleta, caramelo. Muy rica. 45 IBUs, 5,1%.
BlackLab - Black Mirror. Un cafetazo de puta madre. Cerveza Dry Stout de 4,5%. Un cafetazo intenso, muy tostada. 40 IBUs. Perfecta como postre como colofón a un ágape excepcional.

BlackLab - Plaça Pau Vila 1-5, Barcelona                       www.blacklab.es                         hola@blacklab.es                         93 221 83 60