30 de junio de 2017

Bell's - Kalamazoo

Parece ser que tengo el gafe con la cervecera de Galesburg (Michigan, USA), o que a alguien se le ha ido la mano en Ratebeer, ya que ni la de hoy ni la Oberon que reseñé hace unos meses me han parecido dignas de alabanza, ricas sí, pero excelsas yo honestamente considero que no. Por ejemplo, la de hoy ocupa el puesto #4 como mejor Stout del mundo. Creo que alguien se vino arriba a la hora de puntuar. Yo personalmente he probado la Earl de Hill Farsmtead que ocupa el puesto #3 del mismo ránking y está a años luz de esto. Ya llevo dos chascazos guapos y consecutivos de Bell's, y no porque sean malas cervezas, sino porque sigo sin ver qué hacen dentro del Top 50. Tal y como está el mercado ahora mismo pocas oportunidades más les puedo dedicar a esta gente.

Servimos la Kalamazoo en el vaso de Stouts y presenta un color negro con una abundante, tupida y cremosa corona de espuma de color beis. Al olfato aroma a torrefacto muy agradable como cabía esperar. En boca sabor a café muy rico y algo de chocolate negro. ¿Lagrimones? pues qué queréis que os diga: no. ¿Estaba rica? sí, pero no me ha parecido nada extraordinario, y mira que aquel día me la bebí con mucho cariño y le puse muchas ganas al asunto. Me pareció una Stout rica sin más. Lo mismo soy yo el rarito. 6,0%. Comprada en BierCaB Shop por 5,95€. Crujidón para más INRI.

29 de junio de 2017

Nómada - Passiflora Sour

Hoy os traigo la Passiflora Sour de Nómada Brewing, que empezaron como cerveceros nómadas cosechando éxitos y grandes cervezas y que el año pasado Mahou San Miguel compró el 40% de la empresa como hicieran con Founders. Desde entonces elaboran todas sus cervezas en la fábrica de Alovera en la provincia de Guadalajara.

La cerveza de hoy se trata de una Berliner Weiße, una cerveza ácida de tradición alemana a la que le han añadido sirope de maracuyá. Que nadie se eche las manos a la cabeza porque los alemanes son los primeros en echarle sirope de frutas a este tipo de cervezas para aportar dulzor al conjunto y equilibrar la alta acidez de este tipo de elaboraciones.

De color pajizo y no demasiado carbonatada. Al olfato nos llega un agradable aroma a cítricos y fruta de la pasión. En boca es una cerveza que resulta evidentemente muy ácida, hasta aquí ninguna sorpresa. Es una cerveza muy ligera de trago y de baja graduación (3,8%) lo que la hace altamente bebible. Resulta un tanto dulzona, que contrarresta toda la carga ácida, y con el maracuyá muy intenso, muy rico y muy sabroso. Para mi gusto una cerveza perfecta para este calor y para beber de 6 en 6.

28 de junio de 2017

Founders - Centennial

Por último nos toca reseñar la Centennial de Founders Brewing, que me tuve que llevar de deberes a casa. Cuando se trata de este tipo de deberes la verdad es que me los tomo con mucho entusiasmo, todas las aportaciones que podáis hacer al blog serán muy bien recibidas. ¡Gracias Wine Palace!.

Se trata de una cerveza de estilo India Pale Ale donde han utilizado únicamente la variedad de lúpulo Centennial.

De un color ambarino precioso y una generosa corona de espuma blanca. Al olfato ya nos indica que viene muy cargadita de cannabáceas. En boca es una cerveza muy herbácea y para mi gusto demasiado resinosa. Muy intensa, con el punto dulzón que aportan las maltas muy rico, y matices cítricos y florales que aporta el Centennial. La verdad es que faltaban 2 semanas para vencer la fecha de caducidad y pensaba que estaría mucho peor, lo cierto es que me ha sorprendido gratamente. El sabor es muy parecido al de las DIPA, muy subidito el registro lupulil y hasta arriba de resina. No me ha parecido una mala cerveza en absoluto pero a mí personalmente me gustan otro tipo de IPAs, más cítricas o consabores más tropicales o de fruta de hueso. No por ello le vamos a quitar el mérito a la cervecera de Grand Rapids. Final muy amargo (65 IBUs). Muy recomendable para hopheads. 7,2%. Me quedo con la intriga de probarla recién envasada.

27 de junio de 2017

Founders - Dirty Bastard

Continuamos con la sesionaza de Founders Brewing que nos pegamos en Wine Palace. Desde que Mahou San Miguel comprara el 30% de la cervecera de Grand Rapids a finales de 2014 están llegando a nuestro país muchas variedades de la brewery estadounidense. Hoy toca la Dirty Bastard, que espero encontrar en breve en las tiendas de la cadena Wine Palace porque es un birrote altamente disfrutable.

Se trata de una Scotch Ale y ocupa el puesto #27 en el ranking de su estilo según los votantes de Ratebeer. De color tostado con destellos ambarinos y apenas espuma.

En boca es una cerveza acaramelada, con las maltas como protagonistas, muy golosonas, aportando dulzor pero sin resultar en ningún momento empalagosa. Cerveza para disfrutar con muchísima calma, con el batín de cuadros (a ser posible escoceses, para darnos un aire más scotch si cabe) y las pantunflillas con forma de perro que te regaló tu suegra por Navidad. A medida que se va calentando va mejorando. Afloran matices licoretas, de whisky o incluso cognac. Orejones, ciruelas, higos secos y uvas pasas. Un puntito tostado. Me ha parecido una cerveza lo suficientemente compleja como para disfrutarla durante un largo rato. 8,5%. Después de la toña mejor irse al sobre a dormir la mona. Ésta espero que la traigan en breve.

26 de junio de 2017

Founders - Breakfast Stout

Continuamos con la cata de Founders que realizamos en Wine Palace. En esta ocasión le toca el turno a la Breakfast Stout. Su hermana mayor, la KBS (Kentucky Breakfast Stout), ya pasó en su día por el blog y la verdad es que me dejó muy flipado (y el bolsillo mermado, todo hay que decirlo). Hoy pasa por aquí la hermana menor, sin envejecer en barriles de bourbon. No es lo mismo pero tampoco le hemos hecho ascos, nos la hemos fundido igual. 100/99 en Ratebeer. Muy mala no estaba la cosa.

La joyita que hoy nos ocupa sus creadores la califican como Double Chocolate Coffee Oatmeal Stout. Fantástico. Lo resumiremos en Imperial Stout. La receta lleva avena, chocolate y dos tipos de café. El desayuno de los campeones. Por cierto, yo de momento nunca he desayunado con una Breakfast Stout. No sé cómo debe ser la sensación de ir trujao al curro después de pegarse un pelotazo de 8,3%. Tampoco es que me pique mucho la curiosidad, de momento me las seguiré tomando por la tarde/noche con la calmita.

Petrolaco al servirla, muy oscura y con muy poca espuma incluso escanciándola. El aroma es impresionante, casi que me atrevería a decir que lo mejor de la cerveza. Muy intenso el aroma a café y a nibs de cacao puro, de alucine. Lo mejor de todo es que perdura hasta finalizar la cerveza por completo, de manera que tenemos una experiencia olfativa más religiosa que la de Enrique Iglesias con los drones.

En boca continúa el saborazo a café, delicioso, pero curiosamente hay algo por ahí que me chirría, no sé si es un punto alcohólico o algo que no pude identificar que descompensa la cerveza y hace que pierda la gracia. Estábamos disfrutando de un birrote espectacular, pero este factor nos ha acabado aguando la fiesta. No obstante no deja de ser una buena cerveza. Final amarguete (60 IBUs).

25 de junio de 2017

Founders - Porter

Hace unas semanas el Señor Casellas, encargado de Wine Palace, me invitó a la tienda para degustar algunas muestras de Founders que le habían llegado y así poder compartir nuestras impresiones con el resto del personal del negocio. Por supuesto acudí encantado y desde estas líneas les doy las gracias. En total pudimos degustar 3 de sus cervezas, y otra me la llevé de deberes a casa.

Empezamos por su Porter, una de las joyas de la corona de la cervecera de Grand Rapids, puntuada con un 100/100 por los votantes de Ratebeer y situada en el puesto #4 del ranking de su estilo en esta misma página.

Al servirla nos aparece un petrolaco muy oscuro con una moderada capa de espuma de color marfil. Al olfato no me ha parecido muy intensa, quizás algo floral y afrutada, curiosamente no destacan los matices a café y chocolate. En boca la cosa cambia, es sencillamente espectacular. Muy intensa en boca, sedosa pero no por ello pesada, se bebe con bastante facilidad. El sabor a café es delicioso, dejando un amargor muy agradable (45 IBUs). Me ha resultado una cerveza muy equilibrada, sabrosa y con todo en su sitio. Si finalmente deciden traerla a la tienda vamos a estar todos de muy enhorabuena de tener una cerveza de estas características tan al alcance. 6,5%.

24 de junio de 2017

8 Wired - Grand Cru

Hoy os traigo la 8 Wired Grand Cru. Hace unas semanas reseñábamos su Wild Feijoa, una gran cerveza Sour de una brewery pionera en este tipo de cervezas en el hemisferio sur del planeta. En esta ocasión, esta cerveza Sour me ha gustado más bien poco.

Envejecida en barricas de Pinot Noir con grosellas y algo que han denominado como "cascara" (no sé a qué se deben referir), brettanomyces y pediococcus que es lo que le va a dar ese sabor tan ácido.

Como podéis observar sin gasificación y con un color muy oscuro parecido al de las Oud Bruin. En boca el conjunto resulta extraño. Nos asaltan simultáneamente dos sabores muy dispares. Por un lado la acidez característica y esperable de una  cerveza Sour, por el otro un sabor a café que a mí personalmente no me ha acabado de ligar ni con cola. Aparece un toque de vinacho, un tanto avinagrado, las grosellas por ahí muy de fondo, sabor a malta tostada, un tanto dulzona que compensa un poquito el conjunto. Pasan los minutos, intento acostumbrarme pero sin éxito, lo cierto es que nos ha costado acabárnosla incluso compartiéndola. De la cervecera de Nueva Zelanda me han encantado todas sus elaboraciones pero ésta va a ser la excepción. Comprada en el Cafestes Experience de Sabadell por 13,65€ (botella de 66cl).

23 de junio de 2017

Tilquin - Gueuze

Id poniendo a Barry White que la cosa se pone hot hot hot, y no me refiero a la verbena de esta noche, lo que os traigo hoy es puro #beerporn con mayúsculas, una obra maestra y lo que considero (yo, personalmente) que debe ser una cerveza Lambic. Un 10.

De Tilquin había oído auténticas maravillas, pero el día que leí "son los nuevos Cantillon" pensé para mis adentros "oju noi, ojuuuu amb el que diem!". Me ha bastado solo con abrir una botella para dar fe de que son unas de las mejores cerveceras especializadas en cerveza Lambic del planeta, los votantes de Ratebeer la colocan en el puesto #18 como Gueuze del mundo, pero yo creo que posiblemente se han quedado cortos.

Esta maravilla líquida es todo lo que espero de una cerveza Gueuze: ácida, intensa y altamente disfrutable (al menos para mí). Todos los matices de este tipo de elaboraciones bien vivos, la acidez del trigo, el sabor a sidra, ese sabor que muchos denominan como "sabor a establo", insisto por mucho que digan no tengo en mente lamer ningún establo para saber a qué sabe, y ese toque añejo hace de esta cerveza una absoluta genialidad. Nada suave -neófitos, absteneos- muy potente pero brutalmente deliciosa. Lagrimones de felicidad. Visita ineludible en cuanto pise suelo belga. 6,4%. Comprada en Cervesa Sobre Tot por 6,50€.

22 de junio de 2017

Taller de Homebrewing en Cervesa Sobre Tot - Granollers

Por fin he dado el paso, me ha costado pero por fin lo he conseguido. Tenía en mente realizar un curso de homebrewing para ampliar mis horizontes birrunos. El proceso de elaboración de cerveza lo había leído en numerosos libros y en algunas visitas a cerveceros que he realizado, a priori todo parece muy sencillo... ¡hasta que te pones con ello! quería ponerme en la piel del maestro cervecero y no solo limitarme a escribir reseñas, quería vivir todas las vicisitudes del proceso y encontrarme con todos los problemas que van surgiendo, resumiendo: aprender de manera vivencial. Por mucho que leas y por mucho que te expliquen nada mejor que experimentarlo uno mismo. Me ha gustado muchísimo la experiencia, la he encontrado riquísima como aprendizaje y la recomiendo a todos los amantes de la cerveza. ¡Debería haberlo realizado hace años!

Este instrumental sí que te da placer, y no el de Christian Grey


Estas navidades me cayó el regalo más esperado: El vale para el Taller de Homebrewing en Cervesa sobre Tot de Granollers. El curso consistía en: Un primer día de 10:00h a 17:00h donde se realizaba una explicación, molturación, macerado y aspersión, desayuno, cocción, comida y refrigeración. Un segundo día, de 20:00 a 22:00 para el embotellado y un tercer día para la cata y valoración del producto. Todo por 60€. Precio inmejorable.

1er día. Cocinando.
Ori dándole al manubrio de la Moltureitor 2000
Sábado 11 de febrero en el año de Nuestro Señor de 2017. Una desapacible y fría mañana invernal nos congregamos el grupo 27 de taller de homebrewing. Oriol y Norma, nuestros anfitriones, nos dan la bienvenida en la tienda, y una vez han llegado los rezagados (en total fuimos 8 participantes) subimos al piso superior donde se va a llevar a cabo toda la actividad.

Ori nos realiza una pequeña introducción de lo que es la cerveza artesana, estilos birrunos y el proceso que se va a llevar a cabo durante la mañana. Nos explica la receta que vamos a realizar -una Extra Special Bitter de estilo inglés- que va a llevar las maltas -si no recuerdo mal- Pale,  Cara-Munich, Chocolate y avena, el lúpulo Fuggles y todo nuestro amor. Puede que no sea correcta, es lo que tiene no apuntársela, que uno dice "me acordaré, me acordaré". Gran error. Primera lección del homebrewer, apúntate TOOOOOOOOODO el proceso: ingredientes, proporciones, tiempos, densidades, etc, etc...

Empezamos a molturar dándole al manubrio por turnos hasta que dejamos el grano perfecto para el macerado, nosotros no hicimos muchos litros, pero si tenéis idea de hacer mucha cerveza ya podéis llamar a los colegas para que os ayuden porque es un trabajo duro cuando llevas un buen rato dándole al tema. En nuestro caso no eran muchos litros y éramos 8, así que no fue muy cansino pero sí lo suficiente como para hacernos a la idea de lo costoso que puede ser dependiendo de los litros de cerveza que se tengan pensados elaborar. Una vez tuvimos el grano listo lo metimos dentro de la clásica nevera azul (sí, Ori nos aclaró que no hace falta que sea azul, os la podéis comprar a topos o de cuadros escoceses) y la llenamos con el agua que habíamos estado calentando mientras le dábamos a la manivela. Una vez pusimos el agua calentita dentro de la nevera la dejamos actuar para que el cereal malteado empezase a liberar todos los azúcares. Mientras esto sucedía nos fuimos todos a desayunar, Norma nos había preparado un delicioso desayuno a base de queso, embutido y pa amb tomàquet, y por supuesto las primeras birras de la mañana. Yo quise hacer aprecio al buen hacer cervecero de nuestros anfitriones y opté por la Pou, la Amber Ale de la casa.

Siempre que vuelves a casaaa... me pillas en la cocinaaa
Una vez acabamos con el jamercio, siempre con la alarma puesta controlando rigurosamente el tiempo (90 minutos) volvimos a subir a la sala de operaciones para realizar el recirculado y la aspersión con el objetivo de acabar de sacar todo el azúcar posible. Primero utilizamos unas jarras, que íbamos llenando con el grifo de la propia nevera y las íbamos vertiendo de nuevo por encima. Más tarde, para ajustar el mosto a la densidad deseada tuvimos que montar una peculiar cascada de artilugios. Arriba de todo un fermentador con el agua restante, en el medio la nevera azul de marras y abajo la olla donde íbamos a realizar la cocción. Con el uso del brewmate y del densímetro para realizar los cálculos reconozco que me perdí bastante, de manera que si algún día doy el paso de realizar cerveza en casa tengo muy claro que lo haré con alguna persona que lo tenga mucho más por la mano que yo, porque si no podemos liarda parda y que nos salga un ñordo birruno bastante potente, cosa que no me agradaría en absoluto y me frustraría bastante. En este caso Oriol lo tenía muy por la mano y hubo bastantes alumnos que sí se quedaron con la copla de cómo utilizarlos, no fue mi caso pero no creo que sea una cuestión insalvable, no parecía excesivamente complicado.


Una vez acabado el proceso de recirculado y aspersión y realizados los cálculos pusimos la olla al fuego, momento crítico en el que todo el trabajo de una mañana entera se puede ir al peo si tienes un traspiés subiendo la olla al fuego. Afortunadamente no hubo ningún accidente y nos fuimos todos hacia abajo para realizar una de las mejores partes del proceso: la pitanza. Norma nos había preparado unas tostadas de pimientos escalivats, atún y aceitunas y unas ensaladas. El plato principal consistió en un redondo con dos salsas que estaba espectacular. Pudimos comer en abundancia e incluso repetir, todo esto regado con las cervezas que tenían pinchadas en aquel momento. Como postre nos esperaba un orgásmico brownie de chocolate y frutos secos. Nirvana. Os aseguro que nadie se quedó con hambre. Como sobremesa Oriol y Norma nos realizaron una pequeña cata de defectos para que fuese un poco más ilustrativo los posibles problemas que el homebrewer de a pie se puede encontrar a la hora de cocinar cerveza en casa.

Una vez sonó la alarma subimos para añadir los últimos lúpulos y el clarificante (una alga). Debo aclarar que durante toda la cocción estuvimos con la alarma puesta para los momentos clave de la adición de lúpulo.

El siguiente paso, uno de los que más quebraderos de cabeza da a los cerveceros caseros es el del enfriamiento. Yo había leído largo y tendido acerca del tema y no le había dado la suficiente importancia al no haberme encontrado con el problema vivencialmente. La literatura está muy bien pero nada mejor que sufrirlo en tus carnes para comprender las dificultades que podemos tener en casa y evitar así accidentes. Afortunadamente Oriol lo tenía todo controlado con un serpentín más que adecuado para la cantidad de litros que habíamos hecho, que si no recuerdo mal eran 20 litros aproximadamente. Llenamos un recipiente (en este caso fue un fermentador sobrante) de hielo con el serpentín dentro, y se acabó de llenar con agua fría. Con una manguera sacamos todo el mosto de la olla a través de un grifo (si vuestra olla no tiene grifo vais a tener un problema) haciéndola circular por el serpentín hasta depositarse en el fermentador previamente esterilizado. Una vez conseguimos vaciar la olla entera y llenar el fermentador con el mosto frío le añadimos la levadura y aquí finalizó nuestra primera jornada birruna.

2o día. Embotellando.
Martes 14 de marzo 20:00 hora zulú. En esta ocasión no hubo tanta asistencia como en la primera sesión al realizarse entre semana, no obstante, hicimos un esfuerzo para desplazarnos hasta Granollers (más duro fue encontrar aparcamiento) después de una dura jornada laboral. Pero todo esto valió la pena para aprender la otra parte del proceso: el embotellado. Sí, porque hacer cerveza no es solo cocinarla y ponerla a fermentar, ¡no! ¡aún hay más!

Durante las semanas de separación entre las dos sesiones Ori nos estuvo vigilando todo el proceso de fermentación a una temperatura controlada. Cuando finalizó la primera fermentación fijó la fecha del embotellamiento y nos preparó todo el instrumental. Afortunadamente nos ahorró la penosa tarea de quitar las etiquetas y limpiar las botellas y nos lo preparó todo limpísimo e higienzado perfecto para su uso.

Antes de embotellar estuvimos preparando el almíbar que permitiría reactivar la levadura. Ori nos explicó que es mejor así que tener que pesar cada vez la cantidad exacta de dextrosa botella por botella, ya que puede ser un desastre total, con botellas ultracarbonatadas y otras con carencia de espuma. Se hace un almíbar calculando la cantidad de dextrosa proporcional a la de litros de cerveza y punto.

Para facilitar el proceso colocamos el fermentador en un lugar elevado. De esta manera fuimos llenando botella a botella hasta vaciarlo por completo. Nos fuimos repartiendo la faena para que todo el mundo pudiese realizar los dos trabajos: llenar las botellas y colocar las chapas ¡fuimos chaperos por un día! Utilizamos dos tipos de botellas, de 33 y 75cl y también diferentes máquinas para chapar, para que viésemos un poco las ventajas e inconvenientes de cada una. Finalmente pudimos llenar 17 botellas grandes y 12 pequeñas, que Oriol se encargó de custodiar durante varias semanas para evitar que a alguien le picase la curiosidad y se la bebiese antes de finalizar la segunda fermentación. Las botellas estuvieron fermentando durante varias semanas y durante ese espacio de tiempo Ori estuvo abriendo alguna botella para ver si ya estaban en estado óptimo. Cuando él consideró que la cerveza ya había llegado a ese punto nos convocó para la tercera y última reunión: la sesión de cata.

3er día. Disfrutando.
El pasado jueves 27 de abril se nos convocó para realizar la cata y repartir las botellas. El objetivo de esta tercera sesión era disfrutar del fruto de nuestro esfuerzo y contrastar opiniones sobre el resultado y el proceso. En mi caso no pude asistir, pero con mis ganas me quedé. No obstante Oriol y Norma me guardaron una botella grande y dos pequeñas que me entregaron tan pronto como aparecí por la tienda.

El resultado lo tuve que comprobar en casa y es el que podéis observar en las fotografías. Una Extra Special Bitter de color tostado y no demasiada gasificación. La verdad es que para ser mi primera birra Chispas me imaginaba que iba  a ser un fiasco total. Sinceramente, me esperaba algo mucho peor y me he alegrado bastante al comprobar que el resultado ha sido bastante digno. Es una cerveza de carácter maltoso, con un sabor muy rico a cereal, nada empalagosa (este era uno de mis grandes temores) con el sabor a tostado que le da su rollo y con el amargor final justo. Una cerveza bastante ligera (finalmente nos quedó una graduación de 5,5%), muy bebible, qué queréis que os diga, no es porque la haya hecho yo, que soy el primero que suelo ser bastante crítico, es que el resultado ha sido bastante bueno.

La botella grande desafortunadamente no corrió la misma suerte por un problema de carbonatación. Pese haber hecho el mismo almíbar tanto para las botellas grandes como para las pequeñas, las botellas grandes han tenido un problema de escasez de gasificación. Haberla la había, pero no la suficiente como hubiésemos deseado. El sabor era rico -de hecho el mismo que el de las botellas pequeñas- pero sin embargo con una sensación de estar bebiéndote una cerveza desbravada. Cosas del homebrewing. Pero que vamos, muy mala no estaría porque los del Beer Squad nos la bebimos enterita y no le hicimos ascos. Acabamos con ésta y con todo lo que había en mi nevera de Freigeist Bierkultur.

La valoración del curso por mi parte ha sido excelente. Es una experiencia que tenía muchas ganas de realizar y que ha cubierto con creces mis expectativas. Creo que es una actividad que hay que realizar de manera imperativa si uno es amante de la cerveza, se tenga o no intención de realizar cerveza en casa. En mi caso particular no sé si me pondré, tengo colegas que sí son homebrewers, tal vez algún día me acojan en su seno, pero igualmente si no se tiene intención de hacer cerveza en casa la experiencia es muy ilustrativa y sin duda supera a cualquier libro que puedas leer, por lo que os lo recomiendo completamente. Por último destacar el precio de la actividad, 60€ por todo -en mi opinión insuperable- con tres días de trabajo, el desayuno, la comida y las birras incluídas. Por último felicitar a Oriol y Norma, los mejores anfitriones que uno podría tener, que con su tiempo y dedicación han hecho que el curso se nos hiciera muy ameno y divertido, una auténtica gozada. Sortosamente los voy visitando periódicamente por la tienda ¡Salud!

19 de junio de 2017

Moriau - Geuze

¿Serán familia de Marlene Moriau estos cerveceros belgas? quien sabe, lo que sí sabemos es que su buen hacer en el arte de las cervezas Lambic se remonta al año 1880, cuando Johannes Moriau fundó la brasserie. Lamentablemente la cervecera cerró sus puertas en 1983, para permanecer con renqueante actividad esporádica hasta 1993.

El café Herbert Moriau de la familia, inaugurado en 1943 cerró definitivamente sus puertas en 2013, tras 70 años de actividad, dejando a los vecinos de Lembeek huérfanos de su célebre cerveza Kriek elaborada con cerezas del mercado.

Afortunadamente las cervezas de Moriau volvieron a hacerse gracias a la Brasserie De Neve y actualmente las elabora Frank Boon, como la que nos atañe hoy, una Oude Geuze fruto de la mezcla de cervezas Lambic jóvenes con otras más añejas.

Me estoy acostumbrando demasiado bien a este estilo, cosa que celebro enormemente, ya que me permite disfrutar enormemente estas cervezas tan peculiares y en el que entra también -porqué no decirlo- cierto elemento emocional y sensible a todo el mágico proceso de elaboración y de una tradición familiar casi extinta, pero que gracias al boom de la cerveza artesanal empieza a cobrar de nuevo muchísima fuerza. A la familia Moriau lamentablemente el boom les ha llegado demasiado tarde.

Como cerveza Lambic me ha parecido bastante bebible y la recomiendo a todos los neófitos que se quieran adentrar por este ramaje birruno. Si bien es una cerveza muy ácida, como marca el estilo, al menos no se te va a poner la cara como la de El Fary como con otras cervezas del estilo. Suave para una Lambic, cierto sabor sidroso, ese sabor tan característico de las cervezas de fermentación espontánea y algo de dulzor que equilibra la cerveza. Final algo seco. Me ha parecido deliciosa aunque a mí personalmente ahora mismo me gustan Lambics más cañeras. 7,0%. Comprada en Cervesa Sobre Tot de Granollers por 5,75€.

18 de junio de 2017

Tyris - Original

El otro día echando un vistazo a la sección birruna del LIDL ¡oh, sorpresa! ¡novedades craft! Lleno de emoción me llevé a casa unas botellitas de La Sagra, Burro de Sancho y la Tyris que nos ocupa hoy. Todas a unos precios increíbles, lo que me hace ver la luz al final del túnel. Sí, queridos lectores, para disfrutar de una buena cerveza no hace falta gastarse más de 4 leuros e ir a urgencias para que nos curen el hachazo. Otro mundo es posible.

De Tyris habíamos probado diversas variedades diferentes. Creo que la primera que me bebí -hace muchísimos años- fue su Weizen, pero a lo largo de estos años han ampliado el repertorio. Pese a ello una de las que me quedaba por probar era precisamente la Tyris Original, que nunca había tenido ocasión, pero como podéis ver hemos puesto fácil remedio. La cerveza en cuestión presume de haber ganado la medalla de bronce del Barcelona Beer Challenge 2017 en la categoría de Golden Ale.

De color dorado, un tanto turbia y con una ajustada corona de espuma. De aroma a cereal muy agradable. En boca es una cerveza ligera y que entra pasmosamente bien, con más ritmo que un guiri en Magaluf puesto de speed. El sabor a cereal es muy rico y el punto lupulil le da más alegría al asunto, aportando un puntito cítrico muy refrescante. Final no demasiado amargo (19 IBUs). Por el precio que tiene está muy pero que muy bien, 1,49€ ¿qué más quieres Baldomero?

15 de junio de 2017

Freigeist - Prussian Imperial Stout

Y como colofón para una fantástica velada del Beer Squad gracias al paquetaco brutal que nos envió Hop in the Box España, cayó la Prussian Imperial Stout de Freigeist Bierkultur, que como su nombre indica es la interpretación teutona del estilo Russian Imperial Stout, que han elaborado con ciruelas secas y pasas.

De color más oscuro que un futuro lanzamiento de un greatest hits de OBK y con una bonita corona de espuma tupida y de color beis.

Al olfato nos llega todo el olor de la malta tostada, mucho café, algo de cacao, todo muy agradable. En boca me ha resultado un pelín ácida y quizás por ese motivo sea la que menos me ha gustado de las cuatro. Saborazo a café predominando sobre todo, el chocolate negro, también perceptibles las pasas y las ciruelas, pero siempre de fondo esa acidez que ha mí personalmente me ha chirriado un poco. Con sus 8,0% gradacos y la botella de mediolitraco la verdad es que tampoco hemos tenido ningún reparo en fundírnosla. De hecho fue una tarde muy productiva birrunamente hablando y el Beer Squad nos portamos como unos campeones. Como era la última cerveza de la noche la maridamos con helado de chocolate belga y fue un acierto total.

14 de junio de 2017

Freigeist - Miss Florida

Freigeist, alma libre. Así es como se autodefinen estos cerveceros nómadas alemanes. No son noveles en el arte de fermentar cerveza. Fundaron la empresa en 2009 y han colaborado con breweries de la relevancia de Pizza Port, Oxbow, BrauArt, Birrificio Italiano, Jester King, Kingpin, Nøgne Ø o Stillwater entre muchos otros.

Gracias a Hop in the Box España hemos podido disfrutar de Miss Florida, a la que la cervecera de Stolberg ha definido como una Citrus IPA, ya que ha sido elaborada con limas, limones, mandarinas y naranjas sanguinas.

De color ámbar oscuro y escasa gasificación. Al olfato nos llegan las naranjas y el toque fresco de las limas. En boca es una cerveza muy peculiar y puede que no guste a todo el mundo. Mi primer trago ha sido de rechazo, rollo "¿qué es esto?", ya que no me la esperaba así, luego, una vez he entendido la receta la he disfrutado mucho. Al ser una IPA me imaginaba una orgía de lúpulos de perfil cítrico. No. Lo que predomina por encima de todo es el sabor de las frutas reales, dejando sin ningún protagonismo a los lúpulos, yo personalmente no los he sabido encontrar. El sabor que predomina por encima de todo es el de la naranja sanguina, a partir de ahí entras en el juego o no. Yo al final he acabado entrando y me ha gustado, pudiendo disfrutar de el resto de los matices: corteza de naranja, la mandarina, y el frescor de limas y limones. Sin duda una cerveza muy diferente. Yo personalmente la calificaría más como una Fruit Beer que no como una IPA al uso. 5,5%.

13 de junio de 2017

Freigeist & Pizza Port - Mein Drumpf

Continuamos con la sesionaca de Freigeist Bierkultur que nos pegamos gracias a Hop in the Box España. La segunda en caer fue esta brutal Session IPA, que han elaborado en colaboración con los estadounidenses Pizza Port.

Tanto los teutones como los americanos han echado mano de la sátira más ácida y corrosiva comparando al nuevo presidente con el dictador nazi. El pelucón de Donald ha sido sustituido por una buena mata de lúpulo.

A lo que vamos. La cerveza nos pareció colosal de principio a fin y sin duda fue la mejor de las 4 que ocuparon nuestra velada birruna.

De color muy claro, amarillento y con una abundante capa de espuma blanca y persistente. Al olfato es una locura. Todo un festival de cítricos y de fruta tropical, un auténtico lujazo para los sentidos. En boca continua la fiesta. Limones, mandarinas, lima y ese final amargo de pomelo absolutamente delicioso. Ligerísima de trago (5,0%) entra como el agua. En numerosos aspectos la he encontrado bastante parecida a la Ponto, que es la Session IPA de Pizza Port, aunque ésta es de menor graduación y envasada en lata de medio litro, cosa que se agradece. El único defecto de la Mein Drumpf es que los 33cl saben a poco. Para mi gusto es una Session IPA perfecta, además estaba fresquísima, con todos los lúpulos en pleno esplendor. Ideal para este calorazo.

12 de junio de 2017

Freigeist - Pfefferkørner

El mes pasado recibí en casa la correspondiente caja con las cervezas del mes de mayo que tan amablemente me enviaron los cracks de Hop In The Box España, que para los que aún no sepáis qué es consiste en un servicio de suscripción para recibir mensualmente a domicilio una selección de 8 cervezas (dos botellas de 4 cervezas diferentes). Cada mes cambian de cervecera, y así podemos hacer turismo birruno sin movernos de casa y descubrir cervezas que son muy difíciles (o imposibles) de encontrar en España.

Lo que más me flipa de Hop In The Box es que siempre logran sorprenderme. En esta ocasión con una brauerei totalmente desconocida para mí: Freigeist Bierkultur. Los que piensen que los alemanes solo saben hacer Lagers y Weizens están muy equivocados. Los teutones se están poniendo las pilas y están surgiendo numerosas cerveceras de corte más moderno, como Camba, Brew Republic o la Freigeist que nos ocupa hoy. Durante los próximos días os reseñaré las 4 cervezas correspondientes al mes de mayo tras la fantástica sesionaza de cata birruna que nos pegamos el viernes pasado todo el Beer Squad al completo.

La primera en caer fue esta fantástica y peculiar Pfefferkørner de estilo Wheat Ale, a la que han añadido una buena dosis de pimienta blanca Kampot de Camboya. En copa presenta un color dorado y una generosa corona de espuma blanca (la foto no hace justicia). Al olfato nos llega mucho cereal, muy agradable, más tarde aparece también la pimienta, perfectamente perceptible y agradable. En boca es una cerveza muy rica y ligera. Maltosa pero nada porrona, es muy fácil de beber y nada empalagosa. Los lúpulos no predominan en esta receta pero sí la pimienta, en la medida perfecta, que le da un rollo muy guay, suficiente como para saborearla y que te dé ese puntito picante, peculiar y agradable pero sin resultar nada cansina. Nos gustó mucho. 5,3%.

11 de junio de 2017

7 Fjell - Fløien

Este mediodía aprovechando que estábamos de paso por Cardedeu hemos decidido echarnos una birrita en la terraza del Cafè de la Plaça. Le he preguntado a la camarera qué cervezas artesanas tenían pensando que tendrían lo típico, les birretes de la contrada: Sant Jordi, Art, Barret y poca cosa más. La chica me ha contestado "buff, entra y míralo tú mismo". Cuando he llegado al fondo de la cafetería y he visto la nevera casi se me caen los huevos al suelo. Brasserie des Franches-Montagnes Abbey de Saint Bon-Chien 2015, Het Uiltje, Mikkeller 19, The Kernel, The Wild Beer, De Ranke, Hornbeer Black Magic Woman, De Molen Amarillo y un sinfín de birras más. Me han dejado flipado.

Bien, pues la que ha caído finalmente después de tomarme mi tiempo para la meditación ha sido esta cerveza de Noruega, a la que tenía echado el ojo hace unos meses, y como hacía mucho calor me apetecía una IPA fresquita. La cervecera se llama 7 Fjell y está ubicada en Bønes, un pueblecito al sur de Bergen. Según me ha comentado uno de mis seguidores de Instagram la localidad en sí está rodeada de montañas y una de ellas es la que da nombre a la cerveza de hoy: Fløien.

La cerveza es bastante turbia y de color caramelo, un tanto tostada. Gasificación no muy abundante. Al olfato es muy herbácea, bastante resinosa, algo floral y con algo de fruta por ahí de fondo. En boca la protagonista es la resina. Ha sido elaborada con muchos lúpulos que me gustan (Cascade, Centennial y Mosaic) pero creo que el Centennial es el que se lo come todo. Para mi gusto la he encontrado demasiado herbácea y sobre todo muy resinosa. Algo floral, algo de fruta tropical y de hueso (echándole imaginación) y un final muy amargo como os podéis imaginar (75 IBUs). Las maltas aportan dulzor, sabor a caramelo, pero no es el estilo de IPA que a mí precisamente me entusiasme. 6,9%. 4,60€, teniendo en cuenta que en la tienda costaba 4,54€ no tengo la impresión de que me hayan sajado demasiado.

10 de junio de 2017

La Quince - Young, Gifted and Black

De color muy oscuro y hasta arriba de cannabáceas. No, no estamos hablando de Bob Marley, sino de una de las novedades de los madrileños La Quince. El lúpulo es el credo de los Lliso, y esta cerveza da buena muestra de ello.

Young, Gifted and Black es como han decidido bautizar a su joven Black IPA, que con toda certeza acabará siendo un clásico moderno de la cervecera nómada.

Evidentemente es una cerveza de color negro, y no es demasiado carbonatada. La fina capa de espuma de color beis que se forma es agradable al tacto.

Al olfato nos saludan los aromas afrutados de los lúpulos que contrastan con el olor a café de la malta tostada. En boca es una cerveza muy bien balanceada. Por un lado toda la carga de fruta tropical que aportan los lúpulos, suave, sin estridencias, muy rica y muy agradable. También un ligero toque cítrico y algo de fruta de hueso. Por el otro toda la carga de malta tostada, con su cafetazo, muy rico y suave, lo suficiente para notarla pero sin que predomine por encima de todo lo otro. Todo muy buen puesto en su sitio y sin que nada dé el cante. Final amarguete (65 IBUs) bastante agradable. Me ha gustado muchísimo. 6,6%. La compré en The Growler de Barcelona por más de 3€ pero no recuerdo exactamente el precio.

9 de junio de 2017

Sant Jordi - La Cuca

Hoy os traigo una IPA de la Cervecera Sant Jordi, con sede en Cardedeu. Tengo que hacerles una visita pronto porque tienen una fábrica muy bonita, emplazada en un antiguo edificio modernista y con un taproom que me motiva bastante.

Las cervezas de Sant Jordi han pasado en varias ocasiones por el blog y todas me habían parecido excesivamente suaves. Veo que con el paso del tiempo han ido mejorando sus recetas, como la que nos atañe hoy, una India Pale Ale muy rica y muy intensa, cosa que me alegro.

La Cuca, que es como la han bautizado, presenta un color caramelo bastante bonito (15 EBC), con una buena corona de espuma cremosa. Al olfato es una cerveza muy aromática, muy herbácea y con notas florales, de pino y de cítricos, que ya nos indican que viene más cargadita de cannabáceas que un concierto de Cypress Hill. En boca continúan predominando los registros herbáceos, muy intensos y con el puntito cítrico que aporta frescor al paladar e invita a continuar bebiendo. Final amargo muy marcado (59 IBUs). Es la que más me ha gustado de las que he podido probar y tengo el presentimiento de que la cosa va a ir in crescendo. 6,8%.

7 de junio de 2017

L'Artesanal - Granollers


A los pocos meses de consolidarse el triangulo de las beermudas, en pleno corazón de la capital del Vallès Oriental, todo voló por los aires con la irrupción en la escena gastronómicobirruna granollerina de L'Artesanal, metamorfoseando el polígono de tres vértices en un peculiar trapezoide.

Ubicado en pleno corazón de Granollers, L'Artesanal transforma la crepería El Sarraí en una experiencia gastronómica más amplia, vinculada a la cultura gastronómica local y comprometida con el medio ambiente. Granja, crepería, restaurante y cervecería con 7 tiradores que riegan a sus comensales con auténtico oro líquido.

L'Artesanal nace fruto de la unión entre Steph y David -propietarios de la crepería El Sarraí- con David Rius y Miquel Riera, exsocios del Anònims. La idea era ampliar la oferta gastronómica y a la vez ofrecer un amplio y atractivo maridaje a través de la mejor cerveza artesana. En numerosas ocasiones David y yo hemos tenido una conversación recurrente: qué triste es tomarse una cerveza de 100/100 en Ratebeer y tener que acompañarla con un plato de quicos. Sí, estamos en 2017, en el nuevo milenio, pero creédme, a día de hoy está sucediendo.

La idea es que puedas seguir disfrutando de esa cerveza colosal de la que hablábamos, pero que además puedas maridarla como Dios manda, y para ello L'Artesanal cuenta con dos opciones. La primera, ubicada en la planta baja, se presenta como Fast Good, un espacio donde poder disfrutar de crepes y tapas de calidad, un espacio donde la rapidez y la calidad no están reñidos. La segunda, ubicada en la planta superior, apuesta por el concepto de Slow Food, movimiento surgido en la ciudad italiana de Bra a mediados de la década de los 80. El concepto de Slow Food apuesta por el placer de la buena mesa, la cocina de temporada, de proximidad, vinculada al entorno y responsable con el medio ambiente. En L'Artesanal utilizan productos Km. 0, de huertos, granjas y productores del Vallès. Muy pronto tendrán su plaquita en la fachada con el caracol correspondiente.

En la planta inferior se ubica la cervecería, con sus 7 tiradores y una gran selección en botella. Su obsesión es el frescor, poder pinchar la cerveza lo más fresca posible, en su punto óptimo y con todas sus cualidades en el punto álgido, casi recién sacada del fermentador, y con el menor impacto posible que le pueda ocasionar el transporte o el almacenaje. Por este motivo, tres de sus tiradores son de Art Cervesers, ubicados en la masia de Can Partegàs, en Canovelles. Cuando su cerveza está en estado óptimo, se envasa en un keykeg y en cinco minutos llega a L'Artesanal totalmente refrigerada, en condiciones inmejorables.

Uno de los tiradores restantes se reserva para Birra Baladin, la cervecera piamontesa de Teo Musso que visitamos en 2012. Los de Piozzo comparten el ideario de Art Cervesers y de L'Artesanal. De hecho acaban de inaugurar su Open Garden tras una iniciativa de crowdfunding. La idea es producir su propia malta, su propio lúpulo,utilizar el agua del río que pasa por su finca para elaborar sus cervezas y su propia levadura, haciendo funcionar el 100% del birrificio a base de energías renovables. Los tres tiradores restantes quedan a disposición de lo que David y Miquel quieran sorprendernos, pero para que os hagáis una idea recientemente han pinchado la Celebrator de Ayinger, que es la mejor cerveza Doppelbock del mundo (100/100 en Ratebeer), y también joyazas de La Pirata, Stone, Quana, Oskar Blues y lindezas por el estilo. Por supuesto también tienen una nutrida carta de cervezas en botella y lata, donde también hay cabida para la mejor cerveza sin gluten y sin alcohol.

Desde Mundo Birruno decidimos hacer nuestra visitas correspondientes, algunas de ellas para disfrutar de sus excelentes cervezas, pero una de ellas acudimos en plan campeón a darlo todo, con toda la familia al completo para dar fe de las bondades que nos ofrece su carta.

El espacio es muy agradable, con las paredes de obra vista y con la calidez de la madera. De día es un lugar muy luminoso y de noche la luz cálida de su techado estrellado nos da mucho caliu, convirtiéndolo en un lugar muy acogedor que invita a pasar un rato tranquilo y disfrutar de la buena mesa sin ningún tipo de prisa.

Para comenzar a abrir boca nos decantamos por el carpaccio de jabalí con aceite de setas; la ensalada de escarola, granada, membrillo y queso; la tempura de verdudas, exquisita, sabrosísima, muy fina y nada aceitosa, como a nosotros nos gusta. Por último los canelones de setas y trufa. De auténtico escándalo.


Para entrar en faena nuestra elección fue el tartar de salmón, los calamares rellenos de butifarra -impresionantes- el muslo de pollo asado con cebolla, frutos secos y ratafía y por último el plato estrella: los pies de cerdo crujientes deshuesados con gambas. Si a todo esto se le suma el maridaje que os detallaré a continuación ya os digo que fue un ágape de los de soltar la lagrimilla.


Por último, los postres. Mi cuñado y mi suegra no son de postres y se tomaron un cafetazo. Yo me pedí la Mocha IPA de Stone pensando que era Stout, pero cayó igual y la disfruté enormemente de todos modos. Mi mujer estaba on fire y sí se pidió un babà bien impregnadito de ron y cerveza. Para los enanos pedimos un pastel de chocolatazo con los espectaculares macarons de Steph.

En L'Artesanal cuidan con mimo hasta el último detalle, por eso el café que sirven es de Tornado, un tostador artesanal ubicado en Granollers. Guido, su experto barista se dedica a seleccionar rigurosamente el mejor café con el máximo frescor. De esta manera se garantiza redondear una perfecta experiancia gastronómica, de principio a fin, sin café laxante sorpresa ni bizarradas que acaben arruinándote una comida perfecta. Yo personalmente sí le doy muchísima importancia al hecho de poder acabar una buena comida de la mejor manera posible, con un café delicioso, como ha sido el caso.

La ventaja de L'Artesanal es que es un lugar muy versátil, y podemos disfrutar de sus productos a cualquier hora del día. Durante la mañana podemos disfrutar de sus cafés de Tornado (solo, con leche, capuccino, cortado, etc...) bollería, pastas y por supuesto de las crepes de Steph. Durante el mediodía es el lugar perfecto para disfrutar de la terraza -para alegría del sector fumeta- tomándose unas cervezas con su gran variedad de tapas: patatas bravas, hummus, cocas de sardinas, croquetas variadas, mejillones de roca y un sinfín de ensaladas. En la sección Fast Good se pueden tomar unas galettes fabulosas, elaboradas con harina ecológica y sin gluten. Y como ya habéis visto, en el restaurante de la planta superior se puede comer y cenar a cuerpo de rey. Nosotros hemos dado una pequeña muestra de su carta, pero recordad que ¡es cocina de temporada y va cambiando constantemente! Así que si queréis descubrir el resto de su increíble carta tendréis que reservar mesa y acercaros a Granollers, que vale muchísimo la pena.

Por último solo nos queda comentar la labor de birrangelización de L'Artesanal. Quieren dar a conocer la grandeza de la cerveza artesanal como producto gastronómico de alta calidad entre el público del Vallès. Para ello se han propuesto realizar actividades durante lo que ellos denominan como dijous cerveser -que vendría a ser lo que yo llamaría jueves birruno- donde se realizarán charlas, catas, presentaciones, meet the brewers y tap takeovers de diferentes cerveceras, así que ¡estad muy atentos a sus redes sociales!

Desde Mundo Birruno sólo nos queda colocar su merecido pin en nuestro Mapa Birruno. Les deseamos muchísimo éxito a todo su equipo. Necesitamos más iniciativas gastronómicobirrunas como ésta. Salut i birra companys!

Balance de daños:

-Art - Franceska. La espectacular Steam Pilsner de los de Canovelels tirada como nadie. Podéis volver a leer la reseña que les escribí hace años pinchando aquí.

-Quana - Fruita de la Passió. Summer Ale ligerísima con fruta de la pasión. Muy ligera y resfrescante, con un punto cítrico y sobre todo muy tropical. Quizás no me acabó de convencer el saborcillo que aportaba la levadura, pero de todas formas una gran cerveza para disfrutar cuando aprieta el calor. 4,9%.

-Guineu & REFU - Gentleman. Si bien he rajado largo y tendido sobre los de Valls de Torroella sobre algunas de sus últimas cervezas también me parece justo elogiarlos cuando se lo merecen, como es el caso. En esta ocasión Guineu han preparado una IPA espectacular con la colaboración de David Serrano de la cervecería REFU de Vielha. Sabrosísima, elegantísima en boca, con el sabor delicioso de las maltas y el poderío de los lúpulos, herbácea y con el amargor perfecto. Exquisitamente equilibrada. Chapeau. 6,0%.

-Stone - Mocha IPA. El sorpresón del día vino durante la sobremesa, cuando me pedí de postre esta cerveza pensando que era una Mocha Stout. cuando la vi pensaba que se habían equivocado, pero ¡ay, amigo! cuando probé esta joyita le dije al camarero que ni se le ocurriera llevarse la copa. De aspecto de IPA total, pero al darle el primer sorbo... ¡cafetazo brutal! Me dejó loco. Una explosión de sabor en tu boca, con toda la fuerza del café y las maltas tostadas y el contraste del frescor y el sabor herbáceo de los lúpulos. Me pareció genial. 9,0%. Subidón.

-Oskar Blues - Dale's Pale Ale. Me apetecía mucho probar la que se erige como la primera cerveza artesana enlatada, lo malo es que... ¡la probé de tirador! Una American Pale Ale muy rica, afrutada y no excesivamente lupulizada. Altamente disfrutable. 6,5%.

-La Pirata - LAB 004 Fruit IPA. La Pirata lleva un ritmo trepidante con su serie de cervezas experimentales LAB y servidor no da abasto para probar todo lo que sacan. Afortunadamente ésta no se me escapó. Una IPA elaborada con lichis, que la hacen muy apetecible. Muy refrescante, con notas cítricas y de fruta tropical. Los lichis muy agradables y todo el frescor y vivacidad que le aportan los lúpulos. Una joyaza para beber a litros. No me pareció nada empalagosa y con el amargor perfecto. 7,0%.

-Ayinger - Celebrator. Una brutalidad de Dopplebock, de hecho ocupa el primer puesto del ranking mundial de Ratebeer dentro de su estilo. En cualquier libro de cerveza, en la página donde se describe el estilo Dopplebock debería aparecer de manera imperativa una foto de la Celebrator. Me ha parecido una cerveza bestial. Sabor tostado de las maltas absolutamente delicioso, con el dulzor justo, cero empalagosa. Una obra de arte con mayúsculas. 6,7%.

-Hof Ten Dormaal - Winter 17. Otra joyaza brutal que pude degustar en mi última visita a los de Granollers. Una Oud Bruin que me dejó totalmente flipado. Podéis volver a leer la reseña que escribí hace unos días pinchando aquí. 12,0%.

L'Artesanal               Plaça Josep Barangé Bachs 4, Granollers                     www.lartesanal.cat                      info@lartesanal.cat                  93  879  26  18

6 de junio de 2017

Tierra Vettona - Pale Ale

Mi hermana suele acordarse de un servidor durante sus periplos laborales o vacacionales y me trae alguna cerveza de allá a donde va. Hace unos meses estuvo de gira mesetaria y cayeron sus birritas correspondientes, cosa que agradezco enormemente, ya que me permite ampliar mi conocimiento sobre el estado birruno peninsular, ya que muchas de esas cervezas no puedo encontrarlas en Catalunya.

La de hoy es una cerveza elaborada en la ciudad de Ávila. Se trata de una (English) Pale Ale y la ha elaborado la cervecera Tierra Vettona, de la que no conocía absolutamente nada, pero que como podéis comprobar, hemos puesto fácil remedio.

A priori no me esperaba gran cosa. Sinceramente, me esperaba la típica cerveza ultramaltosa y ultradulzona a morir, pero afortunadamente no ha sido así. Grata sorpresa. De gasificación media y color bastante tostado. Aroma a malta de cebada sin grandes florituras. En boca quizás me ha resultado un pelín más tostada de la cuenta (a la vista está), pero no me ha parecido nada dulzona y nada empalagosa, cosa que he agradecido enormemente. Sabor a malta bastante rico y un amargor final que nos aportan los lúpulos bastante bueno. Así que me ha parecido una cervezamás que decente. No sé qué le costaría pero creo que la crujieron guay en una tienda para guiris. ¡Gracias hermanita! 5,0%.

5 de junio de 2017

Casa Bruja - Fula

Primera cerveza panameña que aparece por el blog. Sigo investigando el panorama birruno en el continente americano, ya que exceptuando Estados Unidos y Canadá la verdad es que tengo muy pocas referencias, aunque por lo que voy viendo por las redes sociales está muy en forma, aunque por aquí nos llega poquita cosa.

La verdad es que con los millones de euros que tienen los personajes más corruptos y abyectos de nuestro país, la sociedad panameña debería tener liquidez suficiente como para montar 200 breweries más, pero de momento la única cerveza que he podido conseguir de este país es la de la cervecera Casa Bruja, con sede en Ciudad de Panamá.

Se trate de Fula, de estilo Golden Ale. Como podéis ver con espuma suficiente como para montar una rave en Ibiza (tengo otras fotografías con más espuma aún pero finalmente he optado por ésta). De color pajizo, turbia, velada. Por el aspecto me ha parecido más una Weizen que no una Golden Ale. Al olfato malta de cebada sin más florituras. En boca es maltosa, rica pero demasiado densa y dulzona para mi gusto. No demasiado lupulizada, en este caso las cannabáceas no cobran demasiado protagonismo, ni en el aroma, ni en el sabor ni en el amargor. También he de añadir que la cerveza muy fresca no estaba, justo en el límite de su consumo preferente, así que es posible que nuestro amigo lúpulo no haya tenido demasiada relevancia por este motivo. Correcta sin más. 3,60€ en la Birreria de Andorra. La compré solo por conocer el panorama panameño, porque por ese precio se hubiese quedado en la estantería. Ahora solo me falta consultar en la web de Condal Chef a cuanto la venden para saber el sablote que me han pegao.

2 de junio de 2017

Renaissance - Boom!

Una de las joyitas neozelandesas con las que he podido hacerme recientemente ha sido esta Double IPA de la cervecera Renaissance, que me tiene absolutamente enamorado de su Stonecutter, que reseñé hace unos días.

En la etiqueta aparece el sello Enlightenment -que tiene su propia página web independiente a la de Renaissance- y a priori parecía una colaboración entre dos cerveceras, pero ante la duda decidí ponerme en contacto con ellos. Muy amablemente me contestó Brian Thiel, director de Renaissance Brewing, indicándome que Enlightenment es una serie especial dentro de Renaissance y también me estuvo explicando peculiaridades acerca de la receta.

Boom!, la cerveza de la que nos ocupamos hoy, fue presentada en el Westcoast IPA Challenge que se celebra cada año en la cervecería Malthouse de Wellington. El año anterior fueron los ganadores del certamen con su Bloody RIPA -una Red Rye IPA- y con ésta querían mantener el nivelón. Boom! es una West Coast DIPA de estilo californiano, con una base de malta Pale y con la adición de maltas Biscuit y Crystal. Han añadido cantidades ingentes de lúpulo americano durante la cocción, durante el whirlpool y en el fermentador, creando una explosión de aromas y sabores, de ahí el acertado nombre de Boom!

Después de un viaje de más de 20.000 km como os podéis imaginar muy fresca no estaba, pero incluso después de un trayecto de tales dimensiones e incluso siendo un estilo que no me apasiona me ha parecido una cerveza brutal. Así que habrá que ahorrar muchísima pasta para realizar ese soñado viaje al hemisferio sur para poder degustar todo esto fresquísimo. En copa presenta un bonito color ambarino y una generosa corona de espuma de color blanco. Al olfato predomina la fruta de hueso y las frutas tropicales. En boca es un melocotonazo absolutamente delicioso. Sabrosa, intensa, con algo de pino suave, nada resinosa, nada estridente, una gozada total, es una Double IPAs de las que -a mí me- molan. 8,3%. Un pelotazo que entra demasiado bien. 4,45€ en Cafestes Experience de Sabadell.