4 de diciembre de 2016

Agullons & El Celler de Can Roca - Roca & Carbó

El prestigioso restaurante El Celler de Can Roca -que en su día fue el mejor del mundo- siempre ha apostado por la excelencia en sus productos, incluida la cerveza. Su carta es algo excepcional. Hace unos años decidieron encangar a la cervecera danesa Mikkeller -una de las mejores del mundo- una cerveza Pilsner para su restaurante (podéis volver a leer la reseña clickando aquí).

En esta ocasión le han dado una vuelta de tuerca al asunto. Por una banda, en lugar de encargar la cerveza han decidido participar en su elaboración. Por otra, en lugar de encargar esta labor a una cervecera extranjera han decidido apostar por el producto local, y han decidido realizarla en las instalaciones de Ales Agullons, en Sant Joan de Mediona con la ayuda de Iván Hermosilla de La Microcervesera.

Estamos ante una American Pale Ale elaborada con lúpulos cultivados por Lupulina, en Cassà de la Selva (Girona). La receta lleva Centennial, Columbus y Chinook. Para acabarla de redondear han añadido una "lichiada" elaborada por Jordi Roca. Escribí un correo electrónico al Celler de Can Roca para averiguar en qué consiste la "lichiada" con el objetivo de poder explicar mejor y con más detalle esta receta, pero aún no he recibido respuesta alguna. Intuyo que debe ser algún zumo o puré elaborado con lichis. La pudimos adquirir durante el Zwanze Day 2016. Carlos Rodríguez nos advirtió que, a falta de modificar la receta, esta primera les había quedado ultra gasificada, y que fuésemos con muchísimo cuidado a la hora de servirla, y así lo hicimos.

Al quitarle la chapa no nos sale un géiser, cosa que me alegra. La servimos con sumo cuidado poniendo la copa TeKu en posición prácticamente horizontal y aparece una capa moderada de espuma. Luego, para comprobar lo que nos había dicho Carlos la escancio un poco y efectivamente, la copa acaba de llenarse de espuma hasta casi derramarse. Si lo hubiese hecho así desde el comienzo seguramente hubiese podido llenar la copa entera solo con espuma. Finalmente nos queda una cerveza de color acaramelado un tanto amelocotonado, con una buena capa de espuma de color blanco inmaculado.

El primer sorbo ha sido colosal. Una bofetada de fruta espectacular. Intuyo que la "lichiada" habrá tenido algo que ver. Dulce, deliciosa, con algo de fruta tropical y sobre todo fruta de hueso (melocotones). Puro néctar. Este sorbo se me ha quedado grabado por siempre en mi memoria gustativa. Posteriormente el Chinook ha hecho acto de aparición y a partir de aquí el sabor de la resina ha secuestrado la cerveza. Extremadamente amarga. a mí particularmente no me gustan las cervezas tan extremas. Hará las delicias de los hopheads y de todos los que quieran una sobredosis de lúpulo. Yo prefiero quedarme con el primer sorbo, que para mi gusto era perfecto mientras duró. 5,0%. En la Masia Agullons costaba 3,50€ (la botella de medio litro), aunque Carlos se enrolló muchísimo y nos la vendió por bastante menos. En El Celler de Can Roca seguramente os va a costar bastante más. A la salud de Carlos y Montse. ¡Sois muy grandes!.

2 comentarios:

  1. https://www.facebook.com/pg/LA-MICROCERVESERA-302500533110325/photos/?tab=album&album_id=1345829412110760

    És l'album de fotos del dia de l'elaboració.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gràcies Jordi. Us dec una visita! Fins aviat.

      Eliminar