10 de noviembre de 2016

NaparBCN - Barcelona


Me ha costado meses fotografiar la entrada sin el andamio, que lo sepáis.
El pasado mes de febrero abrió sus puertas el NaparBCN, acontecimiento que añadió aún más leña al fuego en el ya de por sí ardiente panorama birruno en Barcelona. Muchos nos hicimos la siguiente pregunta: "¿para qué? si ya son socios del BierCab que lo está petando y está al lado", después de leernos este artículo nos va a quedar claro, cristalino. NaparBCN no es tan solo una cervecería más, es un brewpub, un restaurante, un lugar donde celebrar reuniones, una sala de eventos cerveceros y una pasarela por donde va desfilando la élite cervecera dejando su impronta en los tanques de fermentación y en la columna de firmas, que haces las veces de wall of fame. 24 tiradores, chef Michelin y una carta -tanto de comida como de cerveza- tan brutal como para poner en órbita a cualquier beergeek level pro.

No era ninguna novedad que la cervecera navarra Naparbier lo estaba petando, tanto por la calidad de sus cervezas como por la gran avalancha de novedades con la que nos bombardean cada mes a todos los freaks de la birra como el que suscribe. El éxito ha sido tan brutal que a principios de año decidieron irrumpir en pleno beerxample barcelonés a lo bestia, por la puerta grande, montando un brewpub y restaurante deluxe. Es muy importante este dato, no es una cervecería al uso, es un brewpub. Esto significa que la mayoría de las cervezas que pinchan allí no las han traído desde Noáin, sino que las han hecho ¡allí mismo!. Si las cervezas de Napar ya son una locura en botella imaginaos como deben estar fresquísimas, recién sacadas del fermentador. Es morir y llegar al cielo en limusina. Pero si alguien ha pensado que allí solo fermentan la ZZ+, la Pale Ale, la Napar Pils y la Napar Porter está muy equivocado. Han puesto al frente del timón a Beinat Gutiérrez, experto maestro cervecero, que además de fermentar sus propias creaciones ha ido invitando a pasarse por allí a la crème de la crème birruna. Por NaparBCN van desfilando todos los maestros cerveceros de las marcas que más lo están petando actualmente: La Quince, BlackLab, De Molen, Fort, Guineu, La Pirata, Lervig, Dunham, Kinn, 7 Fjell, Oedipus... es realmente impresionante. Creo que con esto respondo a la pregunta que planteábamos al inicio, NaparBCN es una sede donde la élite birruna internacional puede aterrizar, brewear y largarse en un pispás sin necesidad de trasladarse a Noáin con todo lo que acarrea. Es el lugar perfecto para recibir a los embajadores de la mejor cerveza del globo: Greg Koch de Stone Brewing, Lervig, Magic Rock, Modern Times, Kaapse, Birrificio del Ducato... cada vez que miro su Instagram os juro que alucino, es como vivir en Hollywood pero en versión birruna.

El particular wall of fame de NaparBCN.
Pero lo más fuerte es que no acaba aquí la cosa. NaparBCN no se ha conformado con ofrecer a sus clientes la mejor cerveza, se han traído a Miquel Aldana -chef del restaurante Tres Macarrons de Mataró que cuenta con una estrella Michelin- y Óscar Mateo, que había trabajado mano a mano con Ferran Adrià en El Bulli y con Sergi Arola en Ura. Viendo el panorama la verdad es que era imperativo que les hiciésemos una visita, y para allá nos fuimos, coincidiendo con Jacobo Lliso de La Quince al que tuvimos la suerte de conocer y que muy amablemente nos recibió después de haber estado currando durante todo el fin de semana. También coincidimos con varios instagramers conocidos como BeerXposer y BeerLoverExperience AKA el hombre de la gorra. Fue una gozada poder saludarles y darles un fuerte abrazo. Pero allí no solo fuimos a birrear y estar de juerga, también teníamos por delante una noche entera de durísimo trabajo, así que pedimos mesa y nos sentamos para comprobar en nuestras propias carnes el nivel gastronómico y birruno de NaparBCN. Cámara, móviles, boli y bloc encima de la mesa. ¡A trabajar!.


Para empezar pedimos el tartar de ventresca de atún y fresitas saladas que estaba impresionante. El contraste de texturas -blanditas y jugosas con el crujiente de las semillas de sésamo- y de sabores -lo dulce, lo salado y lo picante- es como una explosión de sabor en la boca. Brutal. Continuamos con la merluza con samfaina y refrito de ajos. Muy rica, sí, pero una merluza en samfaina al uso sin más, la verdad es que nos esperábamos alguna filigrana más que le diera ese puntito Michelin distintivo, pero que no nos podemos quejar tampoco, que estaba impresionante. Y lo que lo petó totalmente y estaba para soltar lagrimones como puños fue el solomillo de buey con gofre de brioche al foie y salsa Perigordini. Se unen en el paladar al unísono, confiriendo una perfecta armonía, los sabores de una carne tan noble como la de buey, la sutileza del foie y el impresionante sabor de las láminas de trufa negra aderezados con la salsa. Un auténtico festival de sabores en nuestra boca.


Pasamos a los postres. Aquí la decisión fue muy difícil porque habían muchos pretendientes, así que vamos a tener que hacer otra visita en breve. Al final nos decantamos prácticamente por sorteo por la tartaleta de hojaldre caramelizada con crema y fruta de temporada. Era brutal cómo estaba el hojaldre caramelizado, pero es que el saborazo de las frutas era un auténtico escándalo. También cayó el coulant de chocolate, albaricoque y helado de vainilla. Aquí mi alma se separó del cuerpo y tuve un pequeño viaje astral (nada, muy breve, hasta Enric Granados y volver).

El espacio también cuenta con una sala VIP que se puede reservar para eventos privados. Entre otras muchas actividades que nos ofrece el Napar Barcelona están sus célebres tap takeovers, que suelen desatar la locura entre los acólitos de la birra. Pero cuando lo han acabado de petar ha sido el fin de semana pasado con el festival de cervezas Sour que se montaron allí. Beavertown, Siren Toccalmatto, Lervig, Wild Beer, ¡Agullons!, Alvinne, Loverbeer y muchos más se dieron cita allí para ponerse la cara como la del Fary bebiendo las mejores cervezas ácidas. Sin duda NaparBCN ha irrumpido con fuerza, esperamos que sigan así, elaborando estas colaboraciones brutales y tan limitadas y a la vez organizando este tipo de eventos. Podemos afirmar que en su corta vida ya es uno de los referentes de la ciudad condal. Sin más, nos despedimos de Beinat y todo su equipazo, ponemos su merecidísimo pin en nuestro Mapa Birruno y damos paso con júbilo y puro entusiasmo a nuestra parte favorita: el balance de daños.

Balance de daños:

-NaparBCN - Eugene. Oatmeal IPA muy del estilo de las IPAs de Vermont. Muy turbia. Es como morder una mandarina. Ultra cítrica. Me ha recordado mucho a las cervezas de Hill Farmstead pero en versión mucho más heavy. Cáscara de naranja, mandarina y pomelo a lo bestia. A mí personalmente me gustaron más las de Greensboro por ser más equilibradas, pero es una valoración personal. 6,0%.

-La Quince - Llipa!. El clasicazo de los madrileños que más lo están petando. IPA muy cítrica y con las notas de cereal siempre presentes. La resinita bastante bien marcada pero sin agobiar. 6,4%.

-NaparBCN & Dunham - Theories of Conspiracy #7: 10 minutes from Vermont. Esta sí es una American Pale Ale al estilo de Vermont totalmente auténtica. Elaborada en colaboración con la cervecera canadiense Dunham. Muy parecida a la Eugene. Extrema. Festival de piel de cítricos, muy ácida. No apta para paladares noveles. 5,2%.

-Girardin - Kriek. Un must para los yonkis de la cerveza Lambic de cerezas. Muy ácida y con el sabor característico de las Lambic con el suave dulzor de las cerezas de fondo. Tan rica que hasta la mismísima familia Van Roy haría la ola. 5,0%.

-La Quince - Vienna Lager. No nos podíamos ir sin probar esta joya de La Quince, así que Xavi nos detuvo antes de marcharnos y nos sirvió esta espectacular Vienna Lager. Súper suave, con un sabor de malta absolutamente delicioso y un puntito ahumado muy sutil. Sublime. 5,1%.

-Naparbier & La Quince - Hamabost. Imperial IPA. Cada vez soy menos adepto a este estilo, lo he dicho ya en numerosas ocasiones, pero esta colaboración entre los navarricos y los madrileños es una muestra del buen hacer de ambas partes. Muy resinosa y herbácea como cabía esperar pero para el estilo pero entra bastante bien. Al olfato un puntito alcohólico con todo el lupulazo que rezuma por doquier. 9,0%. Ves pidiendo un taxi.

-Hoppin' Frog - King Gose Home. Espectacular Imperial Gose. La gran sorpresa de la noche nos vino de los genios de Ohio. Primero porque era la primera Gose de esta graduación que pruebo (6,0%) y segundo por la brutalidad de cerveza que se ha marcado esta gente. Excepcional. Todo suavísimo, sutil y delicioso. Limas, un puntito mentolado, limonada y el puntito salino mínimo que le da ese toque distintivo y auténtico. ¡Diossssssss! entró como el agua.

NaparBCN                                                 Diputació 223, Barcelona                                       www.naparbcn.com                                      93    408    91   62

4 comentarios:

  1. Tras leer la entrada se me ha hecho la boca agua, o cerveza en este caso, je, je, je...

    Menuda suerte tener un establecimiento de este estilo a tiro de piedra. Hace unos meses estuve en NaparGar en el local que tienen en La Plaza del Castillo en Pamplona y me pareció estupendo con sus 20 grifos, pero viendo las fotos este parece la versión VIP... :P

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que vivir en Barcelona ahora mismo es un lujazo, tanto por lo que puedes tomar en las cervecerías como por lo que puedes encontrar en las tiendas especializadas. Lo malo de todo esto es que acaba siendo una tortura para el bolsillo. Pero como dice el dicho: "sarna con gusto no pica". Pues eso, a rascarse. Un saludo Jon.

      Eliminar
  2. Napargar ya no pertenece a Naparbier desde hace casi un año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Eso es lo que tenía entendido. Un saludo y gracias por el comentario.

      Eliminar