5 de agosto de 2021

Dogfish Head - Campfire Amplifier!

Y con la de hoy acabamos con las negruras que nos quedaban en la nevera, que como podéis comprobar, también apetecen en días de máximo calor. También finiquito con pena la última botella de Dogfish Head que me quedaba de una compra que realicé a principios del mes de marzo, y vaya usted a saber cuándo las podremos volver a catar otra vez. Suspiro.

Pues joder con la traca final. Me ha dejado bien flipadito. La joyita se llama Campfire Amplifier! y es una Milk Stout con la adición de cacao en polvo, vainilla, canela y nubes (marshmallows).

La sirvo en el vaso para Stouts que diseñó mi idolatrado -y añorado- John Maier y presenta un color negro, pero con algún destello ambarino/rojizo al trasluz. La carbonatación es muy abundante y nos deja una gruesa capa de espuma muy cremosa y compacta, no se puede apreciar bien en la instantánea porque me recreé demasiado rato esnifando y la cosa bajó bastante.

Hablando de esnifar. Me sorprendió gratamente detectar en nariz el sutil toque de canela sin saber que la llevaba, al leer posteriormente la etiqueta se me puso cara de "yessss dudeeeee". No soporto la canela en exceso y la verdad es que el puntito estaba magistralmente colocado. El cabrón de Sam Calagione controla. El aroma también me recordó a los frutos secos y el regaliz. En boca es una cerveza extremadamente sedosa, llegando ya al límite de lo gelatinoso. Mucho cuerpo y muy sabrosa. El sabor es tostado, con un suave y acolchado fondo de vainilla y nubes que dan ganas de echarse en él y revolcarse como un bebé. En una segunda fase olfativa me llega claramente el aroma a cacao que es una locura. En boca la cosa continúa bastante achocolatada, y entre la vainilla y el cacao aportan cierto rollo de cacaolat muy golosón. Le he encontrado poco cafetosa, pero con todos los adjuntos que lleva no me extraña. En general me ha parecido una cerveza muy rica , de medida perfecta, con una botella de 33cl cumplimos perfectamente sin que se nos haga en ningún momento empalagosa ni cansina. Me costó 5,99€ en una tienda online. ¡Espero volver a verte muy pronto Sam!

4 de agosto de 2021

Mikkeller - Midsummer Dream

Me acabo de dar cuenta que se me había quedado en el tintero esta Mikkeller que me tomé hace ya varias semanas, tras una de esas sesiones domingueras de caminata intensa por el bosque y en las que solemos acabar a birra limpia en la terraza de la General de Begudes de Valldoreix ya de buena mañana.

Como volvíamos de hacer deporte nos apetecía algo ligerito, así que optamos por esta Pale Lager de 4,6%. Se trata de la edición de 2021 de la Midsummer Dream, que nos viene como anillo al dedo para la época del año que estamos. Ojito que no hay que confundirla con la Wheat Ale de años anteriores.

Pues nada, la sirvo en la copa de vino que me proporcionaron, y presenta un color dorado límpido, sin turbideces. La carbonatación es abundante y nos va a dejar una gruesa capa de color blanco. En nariz destacan los aromas florales que nos ofrecen los lúpulos, muy agradables. En boca es una cerveza ligera y de trago fácil, pero no por ello insulsa. Bastante sabrosa, con el cereal como protagonista, muy rico, y con un puntito hoppy muy suave y delicado que aporta frescor y nos invita a seguir bebiendo. Una agradable sorpresa. Lata de 33cl.

3 de agosto de 2021

Land & Labour - Cuvée L&L

Y continuamos con las joyitas ácidas, en esta ocasión no nos llega ni desde Bélgica ni desde los Estados Unidos, sino de Irlanda. La cerveza la ha elaborado Land & Labour, que por lo que he podido ir descubriendo, es un proyecto paralelo de la cervecera Galway Bay dedicado a Wild Ales y cervezas de fermentación espontánea. Vendría a ser como Baghaven a Mikkeller o como Terreux a The Bruery.

De momento ésta es la única que he podido adquirir, pero visto lo visto, a la que pueda conseguir el resto del catálogo se vendrán para casa sin muchas dilaciones, lo cierto es que esta primera toma de contacto me ha encantado. Estamos hablando de su Cuvée L&L, que es un blend de una cerveza de fermentación espontánea realizada en coolship de dos años y una Wild Ale de tres. La mezcla se embotelló en octubre de 2019 y es la que ha llegado a nuestra nevera. Entre sus ingredientes están el trigo y la espelta.

La sirvo en copa TeKu y presenta un color dorado subido, con destellos ambarinos y anaranjados, muy vivo y un tanto velado. Hay que servirla con cuidado porque viene con muchísimo poso. Al venir en botella de 37,5cl me ha ido perfecta para llenar la copa y el culín que me ha quedado en la botella eran todo poso, que igualmente ha ido a parara a mi tracto digestivo una vez realizada la cata. La carbonatación no es especialmente abundante, la espuma es muy poco duradera y de color blanco. Al descorchar la botella he podido apreciar unas burbujacas bastante gordas dentro de ella, pero una vez servida en copa eran muy finitas.

En nariz podemos apreciar el aroma a cereal, con el trigo bastante notable, notas de manzana verde y un poquito de vinagre. En boca afortunadamente no es demasiado ácida, cosa que me ha agradado. Tiene sus notas afrutadas de manzana, que nos recuerdan a la sidra, pera también e incluso membrillo. Por momentos me llegaban sabores que me han recordado a la naranja ácida e incluso a la mandarina. El toque del acético no es demasiado bestia, pero suficiente como para aportarle al conjunto un rollazo brutal. Finalmente las notas de barrica acaban de rematar la faena. Me ha parecido un trabajo excelente. 5,6%. Comprada online en Beerbao por 9,00€. A la salud de mi hijo menor, que me la bebí el día de su cumpleaños.

2 de agosto de 2021

Bellwoods - Jelly King Raspberry & Blackberry

Seguimos en Canadá, pero en esta ocasión volvemos a visitar a la cervecera Bellwoods, con sede en Toronto, de la que ya concíamos su Barn Ownl No.19. Esta vez vamos a catar su Jelly King, de la que también existen numerosísimas variedades. La que ha caído en nuestras manos es la Raspberry & Blackberry.

Se trata de una cerveza Sour fermentada con cinco cepas diferentes de lactobacillus. entre sus ingredientes lleva malta de cebada, malta de trigo, avena, un dry hop de lúpulos Citra, Amarillo y Cascade, más la adición del puré de frambuesas y moras.

La sirvo en copa TeKu y presenta un color rojizo bastante subido. Viene totalmente turbia y opaca. La carbonatación es abundante y nos deja una gruesa capa de espuma de color rosa que no tarda en desaparecer. LA retención del carbónico es buena.

En nariz destaca el aroma intenso a frutas del bosque. En boca es una cerveza muy ácida, que queda compensada por el también intenso dulzor. Es una cerveza con bastante cuerpo, nada ligera, para disfrutar con calma. Son protagonistas las frambuesas y las moras, que aportan un sabor delicioso que nos recuerda al de la mermelada. No es una cerveza delicada ni equilibrada. A mí me ha gustado, pero admito que hubiese preferido algo más fino. 5,6%. Comprada online en Beerbao por 10,90€. Botella de 50cl.

1 de agosto de 2021

Small Pony - Half Remembered Dream

Comenzamos el mes de agosto haciendo prospección del panorama Sour canadiense. Teníamos ya algunas buenas muestras al respecto, concretamente de Les Trois Mousquetaires, Bellwoods e incluso alguna Dieu Du Ciel! En esta ocasión vamos a dar un paso más allá con una cervecera nueva en el blog de la que tenía muy buenas referencias. Se me puso a tiro, consideré que para el precio que tenía podía valer la pena y finalmente se vino para casa.

Os estamos hablando de la cervecera Small Pony Barrel Works. Los de Kanata (Ontario) se especializan en cervezas Sour añejadas en barrica. Hoy traemos la Half Remembered Dream, edición de 2020, que consiste en un blend de cervezas Golden Sour añejado en barricas de roble y con la adición de escaramujo e hibisco.

La abrimos y servimos en copa TeKu. Presenta un color anaranjado muy vivo, tirando un poco a ambarino, realmente bonito. Viene un tanto velada, y en esta ocasión -haciendo una excepción- la he servido con sumo cuidado porque todo apuntaba a que venía muy cargadita de poso. Efectivamente así fue, así que considero que hice un servicio  correcto para disfrutar de la cerveza sin las interferencias de todo el posazo. La carbonatación es muy vivaz. Nos deja una capa moderada de espuma que no tarda en desaparecer. La retención del carbónico no obstante es bastante buena y logra dejarnos hasta el final una sensación picante en la lengua gracias a su finísima burbuja.

Acercamos la napia. Locura. La cosa ya nos advierte que vamos a tener un festivalazo Sour, pero nos agasaja con un aroma floral imponente de rosas e hibiscos que no tarda en cautivarnos. En boca es una cerveza de cuerpo ligero. El amigo Brett da bastante caña, pero dentro de lo soportable, yo personalmente con un pelín menos ya me habría conformado. Con el líquido aún en frío nos arrolla con un sabor impecable de rosas e hibiscos, pero también nos aporta notas afrutadas de fresas, frambuesas y cerezas que desatan nuestra locura. Conforme se va calentando empieza a despertar un ligero toque de ácido acético que aporta una complejidad y un Rock N' Roll a la cerveza que nos pone muy a tono. De la mano del acético vienen detrás los matices de la barrica, que nos hace poner en pie, quitarnos el sombrero y ponernos a aplaudir enérgicamente. Chapeau. Quiero más. 5,0%. Comprada online en Beerbao por 10,40€. Botella de 37,5cl.

30 de julio de 2021

La Fem - Sabadell

 

Y acabamos el mes de julio visitando la nueva sucursal de la cervecera santcugatenca La Fem, que recientemente ha inaugurado su sede en Sabadell, estableciendo así una ruta birruna con paradas en su cervecería, el Olut y La Microcerveseria. Me consta que tanto Olut como la Micro colaboran a la hora de organizar eventos cerveceros en la ciudad, y que la Micro elabora algunas cervezas para Olut. Esperamos que la aparición de La Fem en la localidad consolide a Sabadell como una gran ciudad cervecera y establezca sinergias con las otras dos.

La Fem repite estrategia en cuanto a localización, y se sitúa en pleno centro de la capital vallesana, al lado de la iglesia de San Félix, a tan solo un minuto andando de la Plaça Major y de la estación de ferrocarril. La calle donde está ubicada es peatonal, y en breve contará con una terraza para disfrutar de sus cervezas al aire libre.

A diferencia de la sede de Sant Cugat, la de Sabadell no es un brewpub, porque no hay obrador, por tanto no elaboran las cervezas allí mismo. Las cervezas se siguen elaborando en Sant Cugat y lo que hacen es traer los barriles hasta aquí para poder pincharlos en sus diez tiradores. Apreciamos aquí un incremento de grifos -dos más que en Sant Cugat- y por tanto pueden ofrecer más variedad de sus cervezas a la clientela. También hay que aclarar que Sabadell tiene más del doble de población que Sant Cugat y por tanto parece lógico que puedan dar más salida a esos barriles, con un ritmo más rápido que en el brewpub original. Lo que sigo echando en falta -tanto en la sede se Sabadell como en la de Sant Cugat- es una neverita con referencias en botella o lata de otras marcas, ya sean nacionales o de importación.

El espacio no es demasiado grande pero es muy agradable y está muy bien iluminado. Acertadamente han optado por la obra vista y por la madera, que aportan mucha calidez. Los colores claros, los espejos y las luces LED dan mucha luz a un espacio que es muy alargado y al que la luz natural de la calle no llegaría, de manera que le han sacado muy buen provecho.

Justo en la entrada se dispone la barra, donde nos podemos apostar para tomar unas cervezas mientras hablamos con el personal. Más al fondo se disponen a la izquierda las mesas con sus banquetas para disfrutar de unas cervezas cómodamente, y a la derecha una mini barra con taburetes altos para tomar algo de manera más distendida. Los vinilos que han colocado en las parecen explican de manera muy ilustrativa todo el proceso de fabricación de la cerveza que tenemos en el vaso.

Un punto a favor respecto a la sede de Sant Cugat es que en la de Sabadell tenemos una carta más amplia de comida para maridar con las cervezas. Cuentan con patatas bravas, nachos con queso y guacamole, tablas de quesos y de jamón ibérico, variedad de ensaladas, empanadas uruguayas y costillas de cerdo. También preparan bocadillos de pulled pork, de fricandó, de pollo poma, de salmón marinado y frankfurts  Km0. También cuentan con uno vegetal. Yo me pedí unos nachos con guacamole que estaban muy ricos.

Hasta aquí nuestra visita de hoy, les deseamos mucho éxito a La Fem con su nuevo proyecto en Sabadell y procedemos a colocarles su pin en nuestro Mapa Birruno. ¡Hasta la próxima!

Balance de daños:

-La Fem - SuavecIPA. La Session IPA de la casa. Muy suave y ácida, muy ligera de trago y con los lúpulos bastante trankis. 4,0%.

-La Fem - Brown To Be Wild. Berliner Weiße con frambuesas. De color marrón oscuro y de baja carbonatación. Muy alejada de las Berliners al uso, tanto en aspecto como en sabor, pero que vamos, yo entre Berliner Weißes, Florida Weißes, Catharina Sours y Pastry Sours como que me pierdo. Ésta es una cerveza muy ácida, con la fruta muy presente, con mucho cuerpo y bastante graduación. No es la típica Berliner que me bebería a litros. 7,3%.

-La Fem - Breaking Blat. La cerveza de trigo de la casa. 5,5%.


La Fem                  Sant Quirze 15, Sabadelll (Barcelona)               www.lafem.beer              info@lafem.beer

29 de julio de 2021

Bischofshof - Altvater

En la ruleta rusa de la sección birruna del Corte Inglés fui a dar con este ejemplar de Altvater. Nunca un nombre fue tan acertado para una cerveza, porque para allí que fue a parar: al váter.

Pensaba que Altvater era el nombre de la cervecera, ya que venía así con letras bien gordicas, pero resultó que no, la cervecera que ha realizado el engendro ha sido Bischofshof, con sede en Regensburg (Alemania).

Bueno, pues la sirvo en vaso para Weizens y presenta un color anaranjado, un tanto ambarino. La cerveza tiene un aspecto un tanto velado. La carbonatación es muy abundante y nos deja una gruesa capa de espuma blanca muy compacta y persistente.

En nariz podemos apreciar el olor del trigo, pero no encuentro el de la banana. Tampoco sé encontrar ninguna nota más tostada. En boca es una cerveza muy dulce, empalagosa, demasiado acaramelada y azucarada en exceso, sabe como a sirope, incluso el sabor a trigo queda en un segundo plano. El 7,1% tampoco ayuda a facilitar el trago. En la etiqueta pone Weissbierbock, aunque yo indicaría más bien Weizendoppelbock, o incluso eliminaría el -bock directamente. Muy corpulenta y alcohólica, no me la pude acabar, ya sabéis dónde acabó. Me costó 1,91€. Botella de 50cl.

28 de julio de 2021

Stu Mostów - Pils

Pues seguimos con el ritmazo a base de Lagers artesanales, que van cayendo de dos en dos. En esta ocasión hemos tirado de producto polaco, concretamente de Stu Mostów, que han pasado en varias ocasiones por el blog.

Los de Breslavia han preparado una German Pilsner dentro de su serie WRCLW, a la que han bautizado sencillamente como Pils, en un derroche de ingenio y creatividad.

Pues nada, procedamos al pimple. La sirvo en vaso largo para Lagers y presenta un color entre pajizo y dorado claro. Viene un tanto turbia y con partículas en suspensión, claramente sin filtrar.

En nariz aromazo a cereal, muy intenso y agradable. En boca es una cerveza ligerísima, de trago fácil y muy bebestible, pero no por ello insulsa. Resulta una cerveza muy sabrosa, donde la protagonista es claramente la cebada. Finalmente nos deja un amargor bastante pronunciado, muy agradable en boca. A mi mujer y a mí nos ha encantado. Perfecta para esta época del año y para beber en cantidades abundantes. 5,0%. Botella de 50cl. Comprada online en Beerbao por 2,60€.

27 de julio de 2021

Mahrs - Helles

Llevo mucho tiempo escribiendo que cada vez me apetecen y valoro más las Lagers artesanales y eso al fin y al cabo se acaba plasmando en las reseñas que voy publicando. Hoy traigo de vuelta a la cervecera Mahrs, que tan buen sabor de boca nos dejó con su Summer Pils. Hoy nos vamos a abrir su Helles, que nos va a venir como anillo al dedo paliar los efectos devastadores de este terrible calor veraniego.

La sirvo en vaso alto para Lagers, y presenta un color dorado muy vivo y bonito. Totalmente límpida y sin ninguna impureza. La carbonatación no es especialmente abundante, y la espuma es escasa y desaparece rápidamente, pero la retención del carbónico es muy buena.

En boca es una cerveza muy ligera y que entra con una alegría brutal. Predomina el sabor a cebada, con un puntito dulce que nos recuerda a la miel. Cero amarga y riquísima, perfecta para beber en grandes cantidades. La botella de 50cl a mi mujer y a mí nos ha sabido a poco. Bravo por los de Bamberg. 4,9%. Comprada online en Beerbao por 2,60€.

26 de julio de 2021

Oddity - Astral Trip

Seguimos alejados del lúpulo dándole al craft nacional. En esta ocasión la cervecita nos llega de muy cerquita de casa, de la cervecera Oddity, que son de Barcelona, aunque a falta de fábrica propia elaboran en las instalaciones de Whiplash en Dublín.

Pues nada, en pleno pico de la ola de calor sahariano me apeteció abrirme esta Imperial Oatmeal Porter, con un par. La receta lleva avena y lúpulo Columbus y el diseño de la lata lo ha realizado el artista local Daniel Rodríguez Feria.

Pues nada, la sirvo en vaso para Stouts y presenta color negro con destellos rojizos al trasluz. Viene muy carbonatada, me he explayado escanciándola para crear una espectacular cascada, que finalmente nos ha dejado una gruesa capa de espuma muy cremosa, compacta y duradera de color beis. En aroma nos viene un aroma muy agradable a maltas tostadas y chocolate.

En boca es una cerveza muy corpulenta, tanto la graduación (8,0%) como la avena contribuyen a darle un cuerpo rotundo, resultando muy cremosa y aterciopelada. Entre los sabores destacan el tostado y el cacao. No es una cerveza cafetosa, incluso tiene un puntito de lúpulo que aporta frescor al conjunto y anima a seguir bebiendo. También contamos con un sabor dulce, que nos aporta sabores de caramelo, toffee e incluso dulce de leche o sirope de arce, pero sin resultar en ningún momento empalagosa. Me ha parecido espectacular y me la he bebido con un gusto que no os podéis ni imaginar. Mis felicitaciones otra vez a Vicky e Iván, que son los progenitores de la joyita. Comprada online en BeerBao por 5,40€. Lata de 44cl.

25 de julio de 2021

Baga Biga - Blat

Échabamos de menos las cervezas del brewpub donostiarra Baga Biga, que siempre tengo que revisar tres veces cada vez que escribo el nombre porque suelo escribirlo siempre al revés. Defectos burriles del que suscribe.

La cervecera de San Sebastián cuenta cada vez con más cervezas en su haber, y me congratula que no se centren en un solo estilo, y que tengan un buen repertorio cuanto a estilos se refiere. en este caso os traemos una latita de su Weizen, a la que han llamado Blat.

La servimos en vaso para cervezas del estilo, y como veía que seguramente no iba a llenarlo del todo la he acabado escanciando con la gracia y salero que me caracterizan. La carbonatación era bastante abundante, generando una gruesa capa de espuma blanca, no demasiado persistente. La cerveza salía bastante clarita y de un color entre dorado y pajizo, muy límpida y sin turbidez, ha sido al servir el poso cuando he conseguido el color y la turbidez características del estilo.

En nariz podemos disfrutar del aroma a trigo, también un puntito suave de banana. En boca es una cerveza de cuerpo medio, y con el sabor a trigo muy suave. Es una cerveza rica y bebestible, máxima con el calorazo que hace. En mi caso son cervezas muy apreciadas en casa cuando llega el verano. 4,8%. Lata de 33cl. Comprada online en Beerbao por 2,90€.

24 de julio de 2021

Art - Indiana

Os estaréis preguntando por qué estamos publicando de nuevo la ficha de la Indiana de la cervecera catalana Art, cuando ya hicimos lo propio hace seis años y medio. Pues bien, la cervecera en cuestión se está renovando a fondo: cambio de fábrica, cambio de imagen y cambio de enfoque y de concepto de negocio.

Hoy tenemos una de las primeras recetas en renovarse, que ha pasado de English IPA a dry hopped Amber Ale. Eso sí, han querido mantener la adición de algarroba para darle ese toque català.

La sirvo en copa TeKu y presenta un color ámbar bastante subido, muy vivo y bonito. La carbonatación es muy abundante y nos deja una gruesa capa de espuma cremosa, compacta y persistente de color pergamino.

En nariz nos llegan sutiles aromas florales muy agradables que nos aportan los lúpulos, más todo el olor del cereal. En boca es claramente maltosa, con predominio claro del cereal, muy rico y sabroso. Tiene toques acaramelados propios del estilo y el sabor característico de la algarroba, notable pero sin resultar cansino en ningún momento. El lúpulo en boca quizás solo cobra notabilidad en el amargor (55 IBU), pronunciado y muy duradero. 6,2%. Le deseamos muchísima suerte a la cervecera vallesana con su nuevo proyecto.

23 de julio de 2021

Rochefort - Triple Extra

Seguimos con el rollito belgian. Si alguien echa de menos alguna New England IPA por el blog aviso que se espere sentado. Como mínimo hasta el mes de agosto no van a aparecer por aquí. No sé si con esto vamos a contribuir en algo en cambiar los hábitos de consumo del respetable, pero al menos es lo que me apetece beber a mí ahora mismo, y como el blog es mío pues sencillamente publico las cervezas que me vienen en gana.

La de hoy es una novedad entre comillas de la cervecera trapense Rochefort. Aclaremos esto. Hace  más de 100 años que los monjes de la abadía de Notre-Dame de Saint-Remy de Rochefort ya elaboraba esta cerveza, la Triple Extra. El problema vino cuando se perdió la receta. Un siglo después ha aparecido y se ha vuelto a fabricar, un dato muy relevante ya que la cervecera Rochefort no elaboraba ninguna novedad desde estos últimos 65 años.

Pues venga, a darle al alpiste. A falta de cáliz de la marca la sirvo en copa TeKu, que es muy versátil y nunca falla. Presenta un color pajizo muy claro (16 EBC). Viene muy turbia y velada. La carbonatación es muy abundante y nos deja una gruesa capa de espuma especialmente cremosa, muy compacta y muy persistente. En aroma nos llegan los aromas de los cereales, un puntito muy ligero de alcohol (8,1%). En boca es una cerveza dulce, maltosa, donde podemos disfrutar del sabor del cereal, también de cereal curdo, con el puntito belgian que aporta la levadura, muy suave pero muy agradable. En boca es un pelín alcohólica, y conforme avanza la cata cada vez se va volviendo más seca. En general es una cerveza muy rica y muy sabrosa, quizás no sea mi Tripel predilecta pero altamente disfrutable de todos modos, además de que siempre es una grata noticia contar con novedades entre las elaboraciones trapenses. 22 IBU. Comprada online en Beerbao por 2,60€.

22 de julio de 2021

Owa

Joyitas que uno se encuentra sorprendentemente en la sección gourmet del Corte Inglés.

Hacía muchos años -demasiados- que no traíamos al blog alguna de las cervezas de Leo Imai, y esta ha producido, desde luego, de la manera menos esperada.

A diferencia de los dos ejemplares que desfilaron por aquí hace cuatro y seis años la de hoy no es una Lambic, sino una Belgian Amber Ale.

Sencillamente se llama Owa, como propia cervecera. En algunas plataformas de rating birruno está catalogada como Owa Iwai. Yo no he encontrado la palabra Iwai ni en la botella ni en la web del fabricante, así que la dejaré así tal cual, como Owa a secas.

La abrimos y servimos en copa TeKu. Presenta un color ámbar muy bonito, límpido sin partículas en suspensión. La carbonatación es muy abundante y viva. Nos deja una gruesa capa de espuma blanca, compacta, cremosa y muy persistente. La retención del carbónico es muy buena y la burbuja muy fina, que nos va a dejar una sensación picantita en la lengua durante toda la cata.

En aroma nos llega el aroma del cereal y de la levadura belga. Todo muy agradable y armonioso. En boca es una cerveza maltosa, dulce -mas no empalagosa- acaramelada con el toque belgian moderado pero muy rico. Con cuerpo medio, es una cerveza muy sabrosa pero que entra bastante bien. Tanto mi mujer como yo hemos echado de menos un poquito más de sequedad al final, pero que en definitiva la hemos disfrutado mucho. 5,5%. Costó 2,95€.

21 de julio de 2021

CerBaza - Diablesa

Hace unas semanas mi prima Carmen me hizo llegar esta cerveza elaborada en su pueblo natal -Baza (Granada)- que también es el de mis padres, y del que guardo muy buenos recuerdos de veranos y navidades en familia, además de alguna que otra feria vestido de Cascamorras.

No tenía constancia de que hubiera ninguna cervecera artesanal operando por allí, así que ha sido una grata sorpresa. La cervecera en cuestión se llama CerBaza. Ilustra la botella una imagen de la célebre Dama de Baza con cuernos emergiendo entre las llamas que seguro que le ha provocado un infarto de miocardio al director del Museo Arqueológico Nacional. A tenor de la etiqueta cutrola todo me hacía pensar que el contenido podía ser catastrófico. Me equivoqué.

La cerveza en cuestión se llama Diablesa y es de estilo Belgian Strong (Golden) Ale. La abro y sirvo en copa TeKu, el color es claro, entre dorado y pajizo, y la carbonatación es abundante y nos deja una tupida capa de espuma blanca, compacta y persistente. En nariz es la locura belga, cosa que se agradece. En no pocas ocasiones he comprado supuestas Belgian Ales nacionales donde el toque de levadura belga era prácticamente testimonial. Afortunadamente no es el caso. En boca es una cerveza muy sabrosa, un tanto alcohólica (9,0%) -en mi opinión con un 8,5% o un 8,0% ya cumplíamos- con el cereal muy presente y la levadura belga como protagonista. Muy rica y muy fiel al estilo. La verdad es que mucho mejor de lo que me esperaba. Muchísimas gracias Carmen.

20 de julio de 2021

La Plaça - La Garriga

 

Como una flecha atravesamos la campiña hacia nuestro próximo destino birruno, a través de esa suerte de Toscana vallesana que se dispone entre Corró d'Avall y La Garriga. Por unos momentos me siento como Vittorio Gassman al volante de un Lancia Aurelia spider de color blanco como el del filme de Dino Risi, pero el trajín de los asientos traseros me recuerda que vamos en un monovolumen familiar, eso sí, con el techo solar abierto y banda sonora de fondo de Mina y Gianni Morandi. Bajo un intenso sol veraniego logramos adentrarnos por el bulevar de la villa, momento en el que levanto el pie del pedal del acelerador para disfrutar de la magnífica vista de las bellísimas villas modernistas que la localidad regala a nuestros ojos. Una vez aparcados recorremos los pocos metros que nos quedan hasta llegar a la plaza de la iglesia, que por momentos nos traslada a la piazza del mercato de Cortona. Nada que envidiar a la de Arezzo.

En este rincón perdido del Vallès se encuentra el bar La Plaça. Nos atiende Adrià, que tras su mascarilla nos sonríe con la mirada. Adrià ha heredado un legado centenario, regentar el bar La Plaça de La Garriga, abierto desde 1903, toda una institución local. Entrada ya la segunda mitad del siglo pasado lo cogió su abuelo. Durante aquella época el bar prácticamente no cerraba, servían copas hasta altas horas de la madrugada y prácticamente empalmaban con los desayunos. Posteriormente lo llevó su padre, y durante aquella época servían paellas y tenían una amplia carta. Adrià actualmente tiene delante un valioso legado difícil de gestionar. Por un lado gestionar un bar histórico de toda la vida con una clientela del pueblo muy arraigada. Por el otro, aportarle un toque moderno y dar rienda suelta a una de sus pasiones: elaborar y beber New England IPAs.

Para ello Adrià y su equipo se han centrado en las tapas de toda la vida que se han consumido en el bar desde sus inicios. Cuentan en su carta con variedad de croquetas caseras, patatas bravas, ensaladilla rusa y pinchos. A destacar sus guisos, con ingredientes de proximidad, de los huertos y la carnicería de al lado: guiso de jabalí, escudella i carn d'olla, faves a la catalana, canelones caseros, mongetes del ganxet, entrecots de ternera y risottos con setas de temporada. Pero en lo que se especializa cum laude el bar La Plaça es en sus boinas y en sus tortillas. Las boinas son unos panecillos redondos caseros que hacen en la panadería colindante, y que les ponen de todo: botifarra, morcilla, hamburguesas, hamburguesas veganas, pollo... y las tortillas de patatas que tienen son de otro nivel, te las hacen al momento, salen recién hechas, calentitas y jugositas y son para tocar el cielo. Las tienen con cebolla, calabacín, morcilla, berenjena, sobrasada y queso brie. Locura.

Desde que Adrià descubrió Soma entró en un frenesí neipero con delirios de lúpulo. Empezó cargando la nevera de zumazos y éstos tuvieron muy buena acogida entre la parroquia local. La cosa fue in crescendo hasta el punto de ponerse tres tiradores rotatorios solo de New England IPAs. La cosa no queda ahí. Adrià se planteó el reto de realizar sus propios zumazos de lúpulo con la idea de igualar a Ramón de Soma, así que creó su propia cervecera: Kom Beer. De momento llevan 24 lotes y doy fe de que este último estaba impresionante.

Para que os hagáis una idea en sus neveras podéis encontrar: Other Half, Equilibrium, The Veil, Barrier, Sand City, Old Nation, Brewski, Haand, Gamma, Northern Monk, Verdant, Apex, Uiltje, Alpha Delta, Wander Beyond, Wylam, Track, Pressure Drop, Deya, North, The Piggy, Lervig, Finback, Mikkeller, Buxton y muchísimas más. A nivel nacional Soma, La Quince, DosKiwis, Garage Beer, Península, Río Azul, Oso Brew, Dougall's, Espiga, SanFrutos, Wylie, Little Rain, Basqueland, Castelló Beer Factory, La Pirata, Zeta, BaoBeer, Oddity, Caleya, Caravelle, Naparbier, Jakobsland, La Grúa, Drunken Bros, Laugar y podríamos seguir así hasta mañana.  Eso sí, hay que ser conscientes de que el 95% de lo que tienen allí son NEIPAs y el resto alguna Sour y algún que otro petrolaco. El que fuera el grifo de la Lager de Demetrio sigue allí por respeto a la clientela de toda la vida, cada vez más arrinconado por la avalancha de lúpulo que lo rodea. Además de buenas cervezas en LaPlaça también vamos a poder disfrutar de un gran vermú y de una gran oferta de refrescos.


Para nuestro delirio personal pudimos disfrutar de sus patatas bravas. Pedimos la salsa brava aparte, para poder compartirlas con nuestra descendencia. El delirio colectivo vino con la tortilla de patatas con morcilla. Bueno, bueno, bueno, Ayuntamiento de La Garriga, queremos una estatua de Adrià en la plaza. Además venía acompañada de su pa amb tomàquet por si te querías montar un mini bocata. Increíble.

Y aquí acaban nuestras andanzas garriganas. La próxima vez prometemos volver con más tiempo, para desayunar en la pastelería El Pessic, hacer una ruta por sus bellísimas mansiones (la Bombonera o la casa Raspall) y acabar disfrutando de las cervezas de Adrià. A nuestro regreso a casa, recorriendo el bulevar, fantaseo con la idea de montar aquí un Villagio Della Birra en versión vallesana. El enclave desde luego es inmejorable. Todo se andará. De momento mandamos un fuerte abrazo a Adrià Grau y colocamos su merecidísimo pin en nuestro Mapa Birruno.

Balance de daños:


-Kom Beer - Lot 24. La cerveza de la casa elaborada por su crew. Muy cítrica, con mucha fruta tropical y también muchísima fruta de hueso. Riquísima, sedosa pero que entraba con alegría. Un pelín amarga para el estilo, pero que vamos, me la fundí en nanosegundos y bien que la disfruté. 7,2%.

-Other Half - IACEd In Space Phantasm Experimental Version. Brutalísima. Ultracloudy, muy sabrosa pero entrando con una suavidad inusual. Finísima, mucho citra, mucho galaxy, naranja por un tubo, mango, melocotón... realmente impresionante. Nada porrona, cero cansina, nada amarga. Una locura poder encontrar cervezas de Other Half en un pueblo como La Garriga. 8,5%.

-Soma - HBC630. New England Double IPA en la línea de Soma: Una locura. Elaborada con el lúpulo experimental HBC630 nos da sabores florales, así como de fruta de hueso como el mango o el melocotón, y con ese toque de cereza que te deja loquísimo. Riquísima. Entraba sola pese a su 8,0%.

La Plaça                Centre 35, La Garriga (Barcelona)              93  871  43  96

19 de julio de 2021

La Trappe - Witte Trappist

Bueno, durante muchos años la cervecera trapense La Trappe ha sido una de las grandes ausencias en el blog, pero durante estos días nos vamos a redimir. Hace unas semanas reseñábamos su Dubbel y en esta ocasión vamos a abrirnos su Witte Trappist, que según afirman los monjes neerlandeses es la única Witbier trapense.

La sirvo en copa TeKu, presentando un color entre dorado y pajizo, un tanto velado, y con muy buena carbonatación, que nos deja una gruesa capa de espuma cremosa, compacta y muy persistente de color blanco.

En nariz podemos disfrutar de todos los aromas del trigo, un poquín de levadura y algún que otro toque especiado. En boca es una cerveza muy suave, de cuerpo medio, pero de alta bebestibilidad. Predomina el sabor del trigo por encima de todo, suave y agradable. La levadura aporta cierto carácter al conjunto, aunque a mí personalmente me hubiera gustado que hubiera cobrado más protagonismo, no obstante, el sabor que le da a la cerveza es agradable. Final cero amargo (14 IBU). Entra sola. 5,5%. Comprada en Beerbao por 1,90€. Botella de 33cl.

18 de julio de 2021

Goutte D'Or - Pikette

Otra de las cerveceras galas que hemos descubierto recientemente es Goutte D'Or, con sede en París, muy cerca del Sacré-Cœur. ahora que echo la vista atrás, me resulta muy extraño que se me pasara por alto la visita a esta cervecera -que lleva operando allí desde 2012- cuando estuve por haciendo el guiri en París hace 3 años, cosas que pasan.

A lo que vamos. La cerveza en cuestión se llama Pikette y no tiene nada que ver con quemarle la cervecería a los esquiroles cuando hay huelga, no. Se trata de una Dry Hopped Grisette con la adición de albaricoques, muy ligera, pero muy sabrosa.

La sirvo en copa TeKu, presentando un color pálido, pajizo, muy velado. La carbonatación es abundante y nos deja una gruesa capa de espuma de color blanco, bastante compacta y persistente. La burbuja es muy fina y nos va a dejar una sensación picante en la lengua durante toda la cata, y la retención del carbónico es muy buena.

En nariz podemos disfrutar de aromas que nos recuerdan a la manzana y la pera, pero también con matices cítricos de lima. En boca es una cerveza muy ligera, de trago fácil y muy refrescante. Es una cerveza muy sabrosa, con el sabor claramente marcado por la levadura. Los sabores van de la manzana, el membrillo y la pera hasta los registros más florales, de rosas e hibiscos. Final sequísimo, poco amargo, y yo la verdad es que no he sabido encontrar los albaricoques, pero ni falta que me han hecho. Me ha parecido riquísima y perfecta para este calor tan criminal. Comprada en Beerbao por 3,00€. Botella de 33cl. 3,5%.

17 de julio de 2021

La Malpolon - Salvia

Hoy realizamos nuestra primera toma de contacto con una cervecera del país vecino: La Malpolon. La cervecera en cuestión está situada en Lavérune -localidad limítrofe con Montpellier- y está especializada en Farmhouse Ales.

La de hoy es una de esas frikadas que echaba de menos, una de esas cervezas que a priori parece una bizarrada pero que luego en paladar cobra sentido y acaba siendo muy placentera. Según sus creadores, se trata de una cerveza de mesa, elaborada con cebada, centeno, avena y trigo, usando cereales malteados, en crudo y ahumados. Lleva una fermentación mixta, con levadura de la casa y lactobacillus, y finalmente la adición de salvia, romero y sal de la Camarga. En definitiva nos quedaría una cerveza a caballo entre tres estilos: Grisette, Gose y Spice/Herb/Vegetable.

La sirvo en copa TeKu y presenta un color pajizo, bastante velado, con muy buena carbonatación, que nos deja una gruesa capa de espuma compacta, cremosa y persistente de color blanco, de burbuja finísima y chispeante.

En nariz notamos los aromas de los cereales y la levadura. En boca es una cerveza muy ligera, de trago fácil y muy refrescante, pero no por ello insulsa, más bien todo lo contrario. Resulta muy sabrosa y compleja, donde podemos encontrar de todo: el sabor rico de la cebada, el sabor que aporta el trigo y el punto del cereal crudo que crea una base bastante sólida. Bastante notable también el sabor de la levadura Saison, aportando más riqueza, así como el del lactobacillus, que da un sutil toque ácido al conjunto, pero sin que resulte molesto en ningún momento. Es más, resulta bastante refrescante. El toque salino afortunadamente es muy sutil, sin que nos parezca una ahogadilla en la playa de la Barceloneta, más bien da un toque que realza el resto de sabores, combinándolo con el resto de los cereales me ha recordado al de las galletas Tuk, pero con muchísima menos sal. Por último, pero no por ello menos importante, los sabores de la salvia y el romero. Gracias a Dios el punto de estos adjuntos es muy sutil, quedando muy lejos de esas sopazas de romero que en alguna ocasión he comprado en alguna feria medieval a algún cervecero local. Aportan cierto sabor suave al conjunto pero sin llevarse todo el protagonismo. El sabor de la salvia sinceramente no lo tengo muy presente, sí me ha resultado por momentos con un sabor floral que me recordaba a la lavanda. En conjunto me ha parecido una cerveza ejecutada con excelencia, ya que, para todo lo que lleva, está todo presente, en su sitio, y resultando armonioso en aroma y gusto, y que además tiene el plus de que entra como el agua. 3,9%. Seguiré muy de cerca a esta gente, y quién sabe, lo mismo algún día incluso les hago una visita. Comprada en Beerbao por 3,50€. Botella de 33cl.

16 de julio de 2021

Weltenburger Kloster - Anno 1050

Pues aquí seguimos con los birrotes alemanes. Estos días -aviso- nos vamos a mantener un tanto bastante alejados del lado más lupulado de la vida.

Hoy traemos de vuelto a la cerveza monástica de Weltenburger Kloster, que lleva desde el año 1050 dándonos buenas cervezas. Tan solo diez años más joven que Weihenstephaner, ojito. Casi un milenio. Ahí es nada. Con motivo de esa fecha han bautizado a la cerveza que hoy nos atañe con el nombre de Anno 1050.

Se trata de una cerveza de estilo Märzen, por lo tanto de baja fermentación. La sirvo en vaso para Lagers y presenta un color ambarino límpido, sin turbideces, y una carbonatación muy abundante. La espuma blanca, especialmente cremosa y muy persistente. Al olfato básicamente cereal y un puntito de lúpulo muy suave.

En boca es muy maltosa, acaramelada, un pelín dulzona, pero sin resultar en ningún momento empalagosa, dejémoslo en golosona. Quizás con más cuerpo que una Helles o una Pilsner, y un amargor final moderado. 5,5%. Comprada en El Corte Inglés por 1,59€. Botella de 50cl.