31 de julio de 2020

Fat Sparrow - Pink Monkey Lips

El pasado miércoles me llegó la recompensa del crowdfunding que lanzó la cervecera vallisoletana Fat Sparrow para poder elaborar su Pink Monkey Lips. Nosotros quisimos aportar nuestro pequeño granito de arena y aquí tenemos el resultado.

De los de Pucela aún no habíamos catado nada -tampoco es una cervecera que se vea mucho por las tiendas que suelo frecuentar- y las veces que me la he cruzado por algún motivo u otro acabé comprando otras cosas. Bien, más vale tarde que nunca, aquí tenemos por fin su primera entrada en el blog.

La cerveza de hoy es una Berliner Weiße a la que han añadido puré de frambuesas. La servimos en copa, presenta un color rosado claro, limpia, sin turbideces y sin partículas en suspensión. La carbonatación no es especialmente abundante, aún así nos deja una suficiente capa de espuma blanca compacta pero no muy persistente. Al olfato todo frambuesa, el aroma es muy agradable. En boca es una cerveza refrescante, de cuerpo ligero, fácil de beber, con el puntito ácido agradable, nada excesivo, que además se balancea perfectamente con el sabor de las frambuesas. El sabor de las frutas muy rico, a mí personalmente me ha faltado un poco más de chicha, pero al fin y al cabo es una cerveza de sabor muy rico y perfecta para estos días de calor. 4,0%.

29 de julio de 2020

Bierboi - Hibis

Otras de las cerveceras catalanas que ha irrumpido en el mercado durante el confinamiento ha sido Bierboi, con sede en Sant Boi de Llobregat, localidad conocida por su hospital psiquiátrico. Si me diesen un euro por cada vez que me han dicho que si me habían sacado de Sant Boi me daba para un apartamento en la Costa Brava.

De momento cuentan con cuatro variedades de cuatro estilos diferentes -cosa que me alegra, no solo de IPAs vive el beer geek- y la primera que me he abierto es la Hibis. Se trata de una India Pale Ale con flores de hibisco, trigo, avena y lúpulos americanos (no los especifica).

La sirvo en vaso para IPAs y presenta un color rojizo muy bonito. La carbonatación es abundante. La espuma -de color blanco- es de aspecto jabonoso y no muy duradera. Tampoco tiene especial retención del carbónico, aún así en ningún momento queda desbravada.

Al olfato nos llegan aromas que nos recuerdan al melocotón y al pomelo. En boca continua en la linea, con los cítricos y la fruta de hueso como protagonistas, y una vez se calienta, el hibisco se hace claramente presente, aportando un sabor muy rico. Se bebe con facilidad, entra muy bien y me parece una muy buena opción para el verano. 7,0% muy bien integrados. Comprada en el Super Sol de Gràcia por 5,50€.

27 de julio de 2020

Animus - Ignis

Vamos a interrumpir nuestra rachita estival de reseñas no-IPAs para dar paso a las novedades que están pegando fuerte este mes. La de hoy la firma Animus, una cervecera novel que acaba de irrumpir con fuerza en la ciudad de Barcelona. De momento tienen dos variedades: una West Coast y una New England IPA, que es de la que nos ocupamos hoy. Ambas se han agotado en muy pocos días, así que han tenido muy buena acogida entre el público birruno.

Empezamos reseñando su Ignis, cuya receta lleva los lúpulos El Dorado, Mosaic y Wai-iti. La sirvo en vaso para IPAs y presenta un color amarillo pálido, muy turbia como manda el estilo. La carbonatación es especialmente abundante, de manera que hay que servirla con cuidad. La espuma es compacta y de color blanco.

Al olfato nos saludan el Mosaic y el Wai-iti. Mucho cítrico en aroma, donde destacan el limón y la lima. En boca buena presencia de El Dorado, con notas de piña, también mucho cítrico y un punto herbáceo suave. Finalmente nos deja un amargor final muy sutil. Es un tanto sedosa en boca, pero en general entra con facilidad y alegría, de hecho con el calor que hacía han entrado sola. Perfecta para el verano. Muy crushable. 6,5%. Mis felicitaciones al equipo de Animus, mis mejores deseos para este nuevo proyecto cervecero. Deseando catar su West Coast en cuanto salga su segundo lote. 

24 de julio de 2020

La Llúdriga 3.0 - Colomers


El confinamiento ha sido duro y ahora toca disfrutar de las salidas (siempre con cautela y tomando todas las medidas de precaución necesarias) y apoyar al gremio hostelero, que tan mal lo ha pasado durante esta crisis sanitaria.

Nuestra familia tenía muchísimo mono de Empordà, pasar la primavera en casa no ha sido nada fácil, así que a la que hemos podidos nos hemos ido para allá de cabeza. Y uno de los lugares cerveceros que teníamos pendientes por esa zona era La Llúdriga 3.0, así que el domingo pasado montamos nuestro tour ampurdanés para comer allí, darnos una vuelta por algún rincón que no estuviese demasiado concurrido, y acabar la jornada en El Birrot de Jafre o en el DosKiwis de Rupià para echar la última birra antes de volver a casa. Finalmente nos decantamos por el segundo, y dejaremos El Birrot para una futura visita donde podamos sacarle un mayor rendimiento y gozarlo al máximo.

La Llúdriga 3.0 se ubica en un precioso lugar, en la localidad de Colomers, justo en la orilla del río Ter. Delante hay una explanada donde hay un embarcadero para kayaks, y la vegetación y la sombra de los árboles invitan a un  picnic familiar. Creo que no está permitido el baño porque justo al lado hay una pequeña cascada y más adelante una pequeña presa. Nosotros descartamos claramente la idea del picnic porque a lo que íbamos claramente era a disfrutar de la cartaza del restaurante -si queréis pasar todo el día babeando solo tenéis que seguir su cuenta de Instagram- y regarlo todo con unas buenas birras craft. El acceso es muy fácil, ya que pasa la carretera por delante, y justo delante de la explanada hay un gran aparcamiento gratuito.

El espacio es muy grande, cuentan con un jardín enorme con sus correspondientes mesas estilo biergarten para disfrutar de unas buenas birras al aire fresco y sendas sombrillas para no morir abrasados bajo el sol. El espacio está perfectamente vallado y podemos dejar a los niños campar alegremente sin temor a que salgan a la carretera. Bajo el porche tienen varias mesas para comer agradablemente a la sombrita. El interior del edificio es bastante amplio, allí es donde se ubica la cocina, y también cuentan con más mesas, para el que prefiera comer fresquito con el aire acondicionado. Al ser un lugar muy espacioso, tanto en el patio como en el interior hay una separación entre mesas bastante considerable para poder comer con tranquilidad. En el interior del edificio también se encuentra la barra, para el que prefiera tomarse la cervezas allí, que tiene dos zonas diferenciadas: una con tres tiradores del grupo Mahou-San Miguel, y otra con cuatro tiradores craft rotatorios. En la zona Mahou tenían pinchada la San Miguel 1516, una de Nómada y una de Founder's. En los otros cuatro, tenían birrotes de diferentes estilos y procedencia.

A mí la idea de que tengan una Lager industrial no me disgusta, ya que siempre vas a contentar a la gente que viene allí por el lugar o la comida, vas a hacer que se sientan cómodos en su zona de confort, y seguramente acabarán pidiéndose una caña del resto de tiradores -ya sea la Saison Dupont o la IPA 4 de Dougall's- si les entra el gusanillo aventurero. De hecho había muchísima gente que se pedía directamente la Saison de Dupont, cosa que me alegró.

Además de las cervezas cuentan con diferentes vinos de Organic & Orgasmic así como multitud de refrescos de los alemanes Fritz (Cola, naranja, limón y manzana). Con el tema bebercio el surtido es bastante potente y no vamos a tener ningún poblema.

También tienen un neverote muy a tener en cuenta: Botellazas de 3 Fonteinen, Alvinne, Boon y Lindemans (las buenas) y Màger. También latazas de Fermentararna, Basqueland, Naparbier, La Pirata, Fuerst Wiacek, Castelló Beer Factory y La Plaga. También alguna negrura de Laugar, Bihotz y Dougall's. Curioseando su Instagram también he visto que han tenido Stigbergets, Uiltje, Barrier, Omnipollo, Mikkeller, To Øl, Soma, Brekeriet, Cyclic, Dry & Bitter, Brewski, Lervig, Brasserie Des Franches-Montagnes, Cantillon, Black Project y un larguísimo etcétera. Como podéis ver, una calidad brutal y las cerveceras más top.

La selección cubre todos los estilos, vamos a poder encontrar varias cervezas ácidas (ya sean Lambics, Berliner Weisse o Wild Ales) mucha variedad de IPAs (West Coast, New England, Session, Double...) y varios petrolacos

¡Vamos al tema pitanza! Para comer tienen una gran variedad de tapas y platos y lo cierto es que tenía todo una pintaza tremenda. Para los críos pedimos una hamburguesa (solo con el pan, mis niños son bastante especialitos para comer) y las tiras de pollo rebozado, que les encantaron. Para mi mujer y para mí, para ir abriendo boca nos pedimos las patatas bravas de la casa, que estaban riquísimas.


Para continuar, cosa seria, nos pedimos los makis, el pulpo con parmentier de patata, y la hamburguesa con foie. Estaba todo espectacular y las cantidades muy acertadas. Para futuras incursiones nos quedó pendiente la hamburguesa de cordero, los calamares a la plancha con yakisoba y el bol de poke con salmón y mango.


Para finalizar el ágape nos pedimos estos curiosos postres con forma de manzana y cereza, que iban rellenitos de mousse y estaban muy ricos. Y la guinda final la pusimos con el café, y en el el caso de mi mujer, su carajillo de Bailey's, indispensable allá donde vaya. Para los niños pedimos helados, uno de vainilla y otro de frutas del bosque que estaban increíbles.


La comida genial, el servicio especialmente rápido -traían los platos con celeridad- y amable (la gorra de Kreator del chico que nos atendió suma más puntos a la experiencia) y la verdad es que el rato que pasamos fue muy agradable. Una experiencia gastronómico-birruna muy recomendable y además en un enclave privilegiado. Si queréis continuar dándole a la birra el resto de la jornada tenéis muy cerca El Birrot (Isaac, en breve nos tienes por allí) y el DosKiwis, que siempre es una gozada volver a la casa de Judit y Michael. Nada más, tan solo agradecer el buen rato al equipo de La Llúdriga 3.0 y colocarles su merecidísimo pin en nuestro Mapa Birruno. ¡Hasta pronto!

Balance de daños:



-CR/AK - Berries Grandma's Cake. Imperial Berliner Weiße con moras, arándanos, frambuesas, vainilla, canela y lactosa. Demasiado densa para mi gusto. Sabor rico, poco ácida, se decanta más hacia el lado dulce de la fruta, poco fácil de beber. No le veo el sentido a las Imperial Berliner Weiße. Ya me sucedió con la de Rogue, ésta me ha gustado bastante más que la de los americanos, pero aún así es un estilo al que no le veo la gracia y que se me hace cuesta arriba de beber. 7,0%.

-Dougall's - Tres Mares. La clásica Amber Ale de los de Liérganes que ya reseñamos en su día (podéis volver a leer la reseña clickando aquí). Tostadita, maltosa y con un ligero punto hoppy agradable. 5,2%.

-Wylie - Resonance. New England IPA de la peña de Sitges. Muy sedosa, mucho maracuyá, mucho melocotón, sabrosa y rica. ¡Perfecta! 6,0%.

La Llúdriga 3.0             Carretera Costa Brava 7, Colomers (Girona)            629  756  246

22 de julio de 2020

Alvinne - Cuvée Sofie

Cuando hablamos de Alvinne a más de uno de vosotros os vendrá a la cabeza una ardilla cantarina con la voz más aguda que la de Farinelli. Nada de eso. En el sector cervecero es hablar de Alvinne y en seguida ya lo asociamos a cervezas ácidas, muy peculiares, debido a su conocida levadura Morpheus.

Hoy tenemos aquí a otra de sus joyitas, la Cuvée Sofie, que toma como base la Phi -que ya degustamos en su día- y la envejece en barricas de roble de vino tinto (St-Emelion, Margeaux y Pomerol).

La verdad es que disfruté muchísimo con la Phi original, y ésta -como cabía esperar- tampoco me ha defraudado. Lo que no me cuadra es la graduación, ya que la Phi era de 10,0% y ésta es de tan solo 8,0%. Desconozco el motivo de esta mengua de contenido alcohólico.

La sirvo en copa para cervezas barrel aged de Spiegelau. De color caramelo, esta vez afortunadamente no ha habido géiser. La carbonatación no es excesiva pero nos da para sacar una corona de dos dedos de espuma de color blanco roto. Al olfato la levadura Morpheus nos da la bienvenida. Aroma a sidra, manzana, pera, un punto añejo, madera y ese carácter salvaje que nos recuerda a las cervezas Lambic. En boca es bastante ácida pero afortunadamente no a los niveles de la Kerasus o la Wild West, que no me las pude acabar, por tanto es una cerveza que dentro de lo que cabe a mi juicio es bastante disfrutable. La cerveza es muy compleja. Tiene todo el sabor de la malta, con su puntito dulce y acaramelado, pero con el carácter salvaje de la levadura, los toques de la madera, el toque avinagrado, añejo, para disfrutar con calma. Me la he trincado con un pedazo de queso Gorgonzola y le ha ido muy bien. Comprada online en Beerbao por 4,80€.

20 de julio de 2020

CR/AK - Pesca Tabacchiera

Buenas tardes berebere berebé. Aprieta el calor y apetecen birras fresquitas y de trago fácil. Algunas para beber a cascoporro y otras, como la que tenemos hoy, para disfrutar de su complejidad peroa la vez gozando de su poder refrescante.

Tenía especialmente ganas de escribiros acerca de Cantina, un proyecto de los italianos CR/AK para elaborar cervezas de fermentación espontánea. Ya en el mes de febrero los de Campodarsego emitían un comunicado donde informaban que pasaban a ser un birrificio artigianale agricolo totalmente independiente. Esto se traduce a que empezaban a producir su propio cereal, lúpulo, miel y fruta para utilizar en la elaboración de sus cervezas, permitiéndoles recolectarlas con sus propias manos, hacer su propia selección y respetando el tiempo de maduración. Si ya para mí CR/AK estaban en mi top personal, a partir de ahora los tengo en un pedestal.

Hoy os presentamos su Pesca Tabbachiera, que es una Wild Ale a la que han añadido paraguayas, "¿-para qué? -paraguayas". Es esa fruta que parece un melocotón aplastado. La cerveza se deja madurar durante 18 meses en toneles de vino de las colinas Euganeas. Las paraguayas, como antes he indicado, son recogidas a mano en su propia granja.

La sirvo en copa, presenta un color albaricoque muy vívido, con abundante carbonatación pero apenas retención, la espuma desaparece rápidamente pero nos deja una fina burbuja chispeante durante el resto de la degustación. Al olfato podemos detectar claramente el acético y la fruta. En boca obviamente es una cerveza ácida, sin resultar en ningún momento chirriante, al menos para mí que ya estoy acostumbrado a las cervezas Sour. Tiene ese punto de acético, avinagrado, que nos recuerda a las cervezas Lambic. El sabor de la paraguaya es sutil, pero aporta frescor al conjunto, equilibra la acidez y da más riqueza. Quizás me falta ese punto añejo y de madera, que sinceramente no he sabido encontrar pese a los 18 meses en barrica. Un birrote en toda regla y nada que envidiar a los de Pajottenland. Ojito que tiene un 8,0%, peligrosamente bien integrado. Comprada en Beerbao por 9,10€. Botella de 37,5cl.

17 de julio de 2020

Lervig & Mahrs - Franconian Haze

Pues nada, continuamos con la abstinencia de IPAs -hemos hecho un poquitín de trampa colando alguna APA, pero creo que estamos saliendo bastante airosos- y en esta ocasión os traemos una cerveza Dunkelweizen.

La firman los noruegos Lervig, que habrán pensado que antes de tirarse a la piscina de las Dunkelweizens había que asegurarse el tiro, así que la han elaborado conjuntamente con la cervecera bávara Mahrs, que llevan en esto desde 1602, así que algo de idea tendrán. Los alemanes tienen sede en Bamberg, localidad que seguro que os sonará por las célebres cervezas ahumadas de Schlenkerla. De Mahrs todavía no habíamos probado nada, así que ha sido una buena oportunidad para ampliar nuestro conocimiento del mercado alemán.

La cerveza se llama Franconian Haze y viene en formato lata de 33cl, algo bastante raruno para el consumidor de este estilo. Al menos el que suscribe de toda las vida de Dios se ha comprado las Franziskaner o las Paulaner Dunkel en botella de medio litraco. La sirvo en vaso para Weizen, presenta un color dorado subido, tirando a ámbar bastante claro, sin turbideces, al menos hasta que la levadura empieza a precipitarse. Al olfato nos llega el aroma a trigo, pan, bizcocho y caramelo. En boca tiene un sabor dulce, donde predomina el trigo, un toquecito tostado muy suave y rico y un puntito acaramelado. En general es bastante rica y entra divina. Yo siempre he sido muy consumidor de cervezas de trigo en verano, lo que no entiendo es que Lervig te presente la Supersonic en formato de 50cl a precio de kriptonita y ésta la meta en una lata de 33cl. Comprada online en Beerbao por 2,70€. Es muy tentador comprar en Mercabrona medio litraco de Paulaner Dunkel por 1,50€, pero joder, hay que ampliar horizontes.

16 de julio de 2020

Dieu Du Ciel! - Route Des Épices

Tenemos aquí de vuelta a los canadienses Dieu Du Ciel! Cada vez que oigo o leo la palabra canadiense me viene a la mente esa escena de la película de South Park cuando entrevistan al ministro canadiense y suelta: "-El gobierno canadiense ha pedido perdón por Bryan Adams en numerosas ocasiones". Es un pensamiento recurrente que me invade.

De lo que estoy seguro que no van a tener que pedir nunca perdón es acerca de la calidad de las cervezas de Dieu Du Ciel! Siempre impresionante. No suelo encontrarlas con la frecuencia que yo quisiera en las tiendas, pero esta vez he tenido suerte y he podido comprar tres de golpe del extenso catálogo de los de Saint-Jérôme.

Hoy os traigo la Route Des Épices, que es una Rye Ale elaborada con centeno (obvio) y pimienta. En la etiqueta aparece Miguel de Cervantes con cara de haber consumido opiáceos.

La sirvo en copa, presenta un bonito color pardo con destellos rojizos, e incluso de color ámbar. La espuma no es excesiva, pero suficiente como para generar una capa de espuma de un par de dedos de grosor de color hueso. Al olfato me llega el olorcillo agradable del centeno y malta tostada. En boca destaca el centeno, delicioso. Últimamente no sé que me pasaba que las últimas cervezas de centeno que he probado no era demasiado evidente y me frustraba no poder encontrarlo con facilidad. En ésta no vamos a tener ese problema, el saborazo es increíble, hasta que hace acto de aparición la pimienta. Es cierto que la pimienta le da un rollo especial, le da ese twist característico de esta cervecera, que se sale de las recetas corrientes, pero en mi opinión se lo podían haber ahorrado perfectamente y les hubiese quedado una Rye Ale cojonuda igual. Afortunadamente el cuerpo de la cerveza es ligero (5,3%) y en ese aspecto no se hace nada pesada. Quizás no sea mi cerveza favorita de Die Du Ciel! pero creo que sí es interesante probarla. Comprada online en Beerbao por 3,10€.

15 de julio de 2020

Mala Gissona - Django R.

Traemos de vuelta a Mala Gissona, ésta vez con una Witbier a la que han llamado Django R., en honor al músico belga.

La receta lleva malta Pilsner, trigo y copos de avena. El lúpulo empleado es el Hallertauer Tradition. También lleva las especias características del estilo (normalmente suelen ser semillas de cilantro, pero no lo especifica). Tampoco indica si lleva la corteza de naranja característica del estilo.

La sirvo en vaso para Weizens y presenta un color pajizo con una ligera turbidez. La carbonatación es abundante y genera una gruesa capa de espuma compacta. Al olfato nos llega un agradable aroma a trigo, levadura y pan.

En boca destaca el sabor  a trigo, muy rico, y el toque sutil de las especias. No encuentro el toque cítrico de la cáscara de naranja, tal vez no la lleve. De cuerpo medio, entra con suavidad, resultando muy refrescante. Soy muy fan de las cervezas de trigo cuando llegan las calores, así que ésta ha entrado divina. 5,0%. Comprada online en Beerbao por 2,70€.

14 de julio de 2020

Baga Biga - Bare-Bare

Cada vez me complace más encontrar cervezas Kölsch dentro del panorama craft. La de hoy la firma el brewpub donostiarra Baga Biga, al que tenemos verdaderas ganas de acudir una vez se normalice esto un poco.

Creo que por el hecho de montar un brewpub es imperativo contar al menos con una Kölsch o una Cream Ale, que van a ser el gancho para toda esa gente que no ha salido de la caña de cerveza rubia de toda la vida y que es lo que va a hacer que no te salga la clientela corriendo si solo tienes IPAs de trillones de IBUs.

El equipo de Baga Biga Faktoria ha sido muy inteligente y se ha currado esta Bare-Bare perfecta para toda esta gente que quiere una cerveza limpia, fácil de beber y que sacie su sed.

La sirvo en el clásico vaso de tubo para este estilo y presenta un color dorado sin turbidez alguna, muy limpia. La carbonatación es muy abundante y genera una gruesa capa de espuma blanca no especialmente persistente. En boca es todo cereal, con ese punto dulce (cero empalagosa), muy ligera de trago, para beber a litros. El final no me ha resultado nada amargo. Te fundes la lata de 33cl en cero coma. Comprada online en Beerbao por 2,80€.

13 de julio de 2020

Dry & Bitter - Märzen Time-Slip

Bueno, bueno, bueno ¡menudo descubrimiento! En mi empeño de salirme durante unos días -a ver lo que me dura- de la IPA diaria me he topado con esta joyaza de los daneses Dry & Bitter.

Se trata de su Märzen Time-Slip, una Lager elaborada con maltas Munich. En la etiqueta el reloj de Tico el de Willy Fog.

La sirvo en jarra y presenta un color ambarino muy bonito. Pese a que no está muy carbonatada conseguimos crear una capa de un par de deditos de espuma que no tarda en desaparecer, no obstante la retención de carbónico es buena.

Al olfato cereal tostado, galleta, pan. En boca es un caramelito. Todo malta, con un punto delicioso de caramelo, nada empalagosa, un puntito tostado riquísimo... una maravilla. Me la he fundido con ansia, y es que cuando uno pilla un estilo como éste, bien hecho y con el que hacía tiempo que no disfrutaba, pues se goza el doble o el triple. Si sois muy fans del estilo creo que es una gran recomendación, aunque siempre podéis recurrir a los clásicos teutones que seguramente os resultarán más baratos. Comprada online en Beerbao por 4,50€.

12 de julio de 2020

Frau Gruber - 24/7

Hacía un par de años que no traíamos nada por aquí de la brauerei teutona Frau Gruber, que es cuando empezaron pegando fuerte por aquí y nos empezó a llegar un aluvión de sus latas. La verdad es que con la barbaridad de novedades que llegan a nuestras tiendas -tanto nacionales como allende nuestras fronteras- el catálogo de los de Gundelfingen an der Donau quedó totalmente diluido por la bestial oferta de la competencia.

Qué mejor manera que retomar el contacto que con un estilo clásico alemán pero con un twist lupulizado más moderno. La 24/7 -que es como se llama la joyita- es una cerveza de estilo Helles elaborada con maltas de cebada, trigo y avena y con un Double Dry Hopping de los lúpulos Simcoe y Cascade.

La sirvo estrenando vaso para Pilsners y presenta un color entre dorado y pajizo, un tanto velado. La carbonatación es abundante y genera una gruesa capa blanca de aspecto jabonoso. Al olfato nos llega el aroma de los cítricos -limón y lima- y algo que a mí me ha resultado chirriante que no he sabido indentificar. En boca es muy ligera de trago, la verdad es que te fundes la lata de 44cl sin enterarte. En boca predomina el lúpulo, aportando sabores cítricos bastante refrescantes y un amargor final bastante marcadete. 5,2%. Perfecta para la ola de calor. Comprada online en Beerbao por 3,50€.

11 de julio de 2020

Cyclic - Grisette

Y aquí tenemos de vuelta a los barceloneses Cyclic -siempre bien recibidos en este blog- especialistas en Farmhouse Ales que siempre presentan en botellas de 75cl. Ahora que ya ha pasado el estado de alarma tengo muchas ganas de visitar su taproom, a ver si es posible.

En la etiqueta pone Grisette, pero yo el color lo veo más como tirando a amarillete. Bromas aparte, Grisette es un estilo dentro de las Farmhouse que vendría a ser como una Session Saison, es decir, una Saison de baja graduación.

Elaborada con malta Pilsen belga eco y malta de trigo. Los lúpulos empleados son el Perle, el Hersbruker Spät y el Hallertau Tradition. Lalevadura es una mezcla de la casa.

La sirvo en copa y presenta un color pálido, pajizo (4 EBC). La carbonatación es abundante y crea una generosa capa de espuma blanca y compacta. En boca es muy ligera de trago, pasa muy bien y con facilidad. No por ello es insulsa, todo lo contrario. Muy sabrosa, con el saborazo del trigo, el puntazo belga y el toquecito sabrosón de la levadura. Muy rica. 3,5%, para beber a litracos. Final muy poco amargo (25 IBUs) pero sí un pelín seco. Requetebuena. Ahora mismo yo creo que son las mejores Farmhouse Ales que se elaboran en toda España. Comprada online en Beerbao por 6,00€.

10 de julio de 2020

DosKiwis - Self Ignition

Siempre nos es grato tener en el blog a los cerveceros DosKiwis, máxime cuando se trata de un birrote como el de hoy. Los ampurdaneses han estado muy activos últimamente sacando lotes nuevos y alguna novedad y no nos hemos querido perder la oportunidad de catarlas todas, así que hemos hecho un pedido entre cuatro colegas para asegurarnos nuestras dosis de endorfinas durante estos días.

Judit y Michael lo han vuelto a petar con otra birra épica: Self Ignition. Se trata de una Hazy Pale Ale elaborada con los lúpulos Simcoe, Citra y Galaxy. En cuanto al cereal lleva malta de cebada, trigo y avena.

La sirvo en vaso para IPAs (no ha resucitado, pude comprarme uno suelto en El Corte Inglés, espero que este dure muchísimo más que los anteriores) y presenta un color naranja muy bonito, con una turbidez brutal que le da ese aspecto de zumazo que tanto nos gusta.

Al olfato nos llegan aromas de piña, papaya, cítricos, fruta tropical, todo muy agradable. En boca es aterciopelada, sin resultar excesivamente sedosa, pasa bien. Es muy sabrosa, predominan los cítricos, aunque también notables la fruta de hueso y la fruta tropical. Amargor final muy sutil y a dar gracias a la Moreneta de que haya birrotes así por estos lares. Brutal. 5,5%. Creo que nos salió por 4,44€ cada lata.

9 de julio de 2020

Fantôme - Saison

Reconozco que es la primera toma de contacto con la Brasserie Fantôme, he tenido varias oportunidades de catarla, siempre le he dado calabazas, y en este último viaje a Bélgica vi que me ponía ojitos tiernos y pensé: "Ahora no porque llevas equipaje de mano en el avión, pero en cuanto aterrices en Barcelona te pones a buscarla como si no hubiera un mañana". Así lo hice.

La cervecera tiene sede en la localidad valona de Soy. Imagino que los habitantes de este pueblo que quieran independizarse del resto de Bélgica cantarán la banda sonora de Frozen a todas horas: "Libre Soy, libre Soyyyyy". Lo siento pero no he podido reprimirme de hacer el chiste.

Pues nada, por fin tenemos en casa al primo belga de Casper, hemos comenzado catando su célebre Saison, cuya receta lleva especias y va variando según el lote, aunque su maestro cervecero nunca revela la receta.

Al servirla en copa (mi TeKu palmó durante el confinamiento, junto con el vaso de IPAs de Spiegelau y dos vasos de Weizen) presenta un color dorado intenso, con muchísima carbonatación. Al olfato todo cereal y ese puntito especial de la levadura. En boca es especialmente intensa y con muchísimo cuerpo. Mucho cereal, un punto especiado muy rico, quizás un puntito cítrico (creo que de naranja), el saborazo especial de las Saisons belgas y un final bastante seco. Me ha parecido brutal. 8,0%, ¡ojo que se sube! Comprada online en Beerbao por 9,80€ (75cl).

8 de julio de 2020

Les Trois Mousquetaires - Sour Citra

Dios mío de mi vida ¡qué maravilla! Hacía muchos años que no disfrutaba de una cerveza de Les Trois Mousquetaires -es una auténtica lástima que no se les vea demasiado por nuestras tiendas especializadas- y la verdad es que la he pillado con unas ganas bárbaras.

Se trata de una cerveza Sour elaborada con malta Pale de cebada, avena y trigo y los lúpulos Citra, Cascade y Mandarina Bavaria. Por último lleva un dry hopping de Citra.

De color dorado un tanto anaranjado (3 SRM, que serían unos 5 EBC) y carbonatación abundante de espuma blanca y persistente. Al olfato es un pelotazo de Citra brutal: Melocotón y cítricos. Lo que más me ha flipado es que el aroma a melocotón persiste hasta el final de la degustación. Colosal.

En boca es finísima, me cago en la puta, qué buena es esta gente. Ligera de trago, la acidez es sutil, resultando refrescando e invitando a seguir bebiendo, en ningún caso es tan invasiva como las típicas Sours de Brettanomyces o Lactobacillus que te ponen la cara como la del Fary. Notas de melocotón, naranja e incluso papaya, una maravilla líquida, sabrosa, refrescante y para beber a litros. Una cerveza muy elegante, equilibradísima y sin ninguna arista. Todo armonía. Final nada amargo (12 IBUs). En la etiqueta recomiendan recomiendan maridarla con un bowl de poke y me ha parecido que le va genial: arrocito, edamame, mango o papaya cortadito a tacos y su atún o salmón... ¡bufff! No os la perdáis. Comprada en la General de Begudes de Valldoreix por 7,65€ (75cl).

7 de julio de 2020

Sesma - DDH Pale Ale

Traemos de vuelta a los navarricos Sesma para celebrar las fiestas de San Fermín. ¡Gora San Fermín! Este año unas fiestas -o mejor dicho no fiestas- marcadas por la crisis sanitaria. Así que no nos queda otra que ahogar nuestras penas en alcohol. Alcohol del bueno, no me jodáis con un cubata de Larios o un kalimotxo de Don Simón.

Pues hoy tenemos aquí otra de sus joyazas, en este caso una DDH Pale Ale elaborada con malta Pale, Caramel y avena. Los lúpulos son el Ekuanot y el Cashmere y la levadura que lleva es la NEPAH.

La servimos en vaso shaker y presenta un color dorado limpio sin turbidez alguna. La carbonatación no es abundante, pero suficiente para dejarnos un dedito de blanca espuma.

Al olfato se puede reconocer claramente el aroma a melocotón. En boca es una cerveza de trago muy fácil, con sabores que nos recuerdan a la naranja, el melocotón y un puntito refrescante de lima. Quizás un poquito de pomelo al final también. Final nada amargo (20 IBUs). Ultra crushable, para beber a litros. Comprada refrigerada en la General de Begudes de Valldoreix por 4,28€.

6 de julio de 2020

Rogue - Kulture Clash

En la línea de bizarradas de ayer os presentamos la Kulture Clash de mis bienamados Rogue, que, para ser honestos, no las tenía todas conmigo por lo peculiar de su receta, pero al final la cosa afortunadamente ha salido bien, muy bien.

Se trata de un blend de una Imperial Golden Ale elaborada por los de Newport y una kombucha (té fermentado) elaborada por Brew Dr., con sede en Portland.

De color dorado con reflejos anaranjados y cierta turbidez, sin llegar a ser un zumazo. La carbonatación es abundante y genera una gruesa capa de espuma blanca cremosa y persistente.

Al olfato nos vienen notas de naranja y cítricos. En boca es una explosión de sabor. Por un lado tenemos el sabor a cereal de la Golden Ale, rico, dulce y refrescante, y por el otro tenemos el dulzor del té, notas de naranja y cítricos, y ese puntito funky de la kombucha, sin llegar a resultar extremadamente ácida en ningún momento. En conjunto es una cerveza muy rica, muy refrescante, altamente disfrutable y que invita a seguir bebiendo. El alcohol está muy bien integrado (6,9%). La hemos compartido entre tres y nos ha flipado a todos. Comprada en la General de Begudes de Valldoreix por 15,20€ (75cl).

5 de julio de 2020

Loterbol & 3 Fonteinen - Tuverbol

Después de un confinamiento de tres meses y medio a base de birra craft diaria me he dado cuenta de que quizás mi dieta birruna esté un pelín saturada de IPAs. Pues nada, vamos a cambiar un poco de tercio catando otros estilos.

Hoy tenemos con nosotros una cerveza más bizarra que la discografía del Payo Juan Manuel. Se trata de una colaboración belga entre Loterbol -de los que no conocíamos absolutamente nada- y los célebres 3 Fonteinen.

La joyita se llama Loterbol y es un blend entre una Belgian (Golden) Strong Ale de Loterbol y una Lambic de 3 Fonteinen que ha tenido una refermentación espontanea en botella. La cosa la verdad es que no te deja indiferente. A mí personalmente me ha dejado loco.

La sirvo en vaso para Gueuzes y presenta color dorado y carbonatación vigorosa. Se genera una gruesa capa de persistente y blanca espuma si no se sirve con cuidado (como es mi caso) y tiene mucha retención. Durante toda la degustación nos deja ese puntito picante y chisporroteante en la lengua debido a las finas burbujas efervescentes.

Al olfato me ha dejado muy loco. ¿Es una Belgian Golden Ale? ¿Es una Lambic? ¡Son las dos cosas! Lo más fuerte es que cada vez que asomaba la nariz por el vaso me olía diferente, alternándose la una con la otra. A veces clarísimamente Golden Ale y otras veces me olía a Lambic total, incluso ya por el olor se intuía que nos iba a poner los ojos como los del Fary. En boca la sangre no llega al río y no es una cerveza extremadamente ácida, aquí la Belgian Golden Ale rebaja bastante la acidez. Sí se nota el sabor maltoso de la Belgian Golden Ale, el toque alcohólico de estas cervezas (¡ojo! 11,5%) pero por otro lado tienes el sabor a cuerazo de las Lambic, el sabor afrutado -en este caso me ha recordado más al membrillo que no a la manzana o la pera- y ese puntito funky de salvajismo de la fermentación espontánea. Para acabar nos deja en boca un final seco bastante seco que a mí personalmente me agrada. La verdad es que me ha dejado descolocado por el factor sorpresa, nunca había probado un blend así. En ocasiones hubiera preferido tomar la Belgian Golden Ale o la Lambic por separado, pero finalmente la experiencia ha sido placentera e incluso adictiva. Es una cerveza compleja y rara, creo que vale la pena darle una oportunidad para salirse de lo que bebemos habitualmente. Comprada online en Beerbao por 10,20€ (botella de 37,5cl).

4 de julio de 2020

Saltus - KloratIPA

Otros que se estrenan en el blog son los navarricos Saltus. La verdad es que desde que se decretó el estado de alarma he estado apostando fuerte por el producto nacional y he descubierto un gran número de cervecerías de los que todavía no había catado nada.

Los de Aizoáin se estrenan con su KloratIPA, una India Pale Ale. No especifica ni maltas ni lúpulos.

La sirvo en vaso shaker y presenta un color dorado con bastante carbonatación. La espuma es de color blanco y de aspecto jabonoso. Al olfato destacan los aromas de melocotón, naranja y mango. Todo muy armonioso. En boca tiene un sabor muy rico. Por un lado tiene sabores de fruta como el melocotón y el mango y por otro registros herbáceos muy agradables. Todo está muy equilibrado y el resultado es una cerveza sabrosa, rica y muy refrescante. No me ha parecido especialmente amarga pese a sus 60 IBUs. 5,6%. Comprada refrigerada en laGeneral de Begudes de Valldoreix por 3,09€.

3 de julio de 2020

The Piggy - Tropical Palace

Pues aquí los tenemos, a los franceses The Piggy entrando por primera vez en el blog. Durante muchos años hubo mucha oscuridad en el panorama craft galo. Me inquietaba sobremanera que siendo el país vecino no nos llegasen más cervezas artesanales, y las que lo hacían eran bastante malas. Afortunadamente las cosas están cambiando y tienen unos brasseurs excelentes como La Débauche, Popihn, Azimut, L'Être y The Piggy -de los que nos ocupamos hoy- y seguramente contarán con una lista más extensa, de la que esperamos que tarde o temprano estén en nuestros grifos o neveras de nuestras tiendas habituales.

Bueno, pues la joyita de hoy se llama Tropical Palace y la pude degustar en el Lupulove de Benicàssim el pasado lunes. Se trata de una New England Double IPA elaborada con malta de cebada, maíz, copos de avena y los lúpulos Citra, Mosaic Cryo, African Queen y Ekuanot.

Bien, ya estás viendo el aspecto de zumazo total. De color anaranjado y bastante turbia. La carbonatación es abundante y genera una buena capa de espuma blanca y muy persistente. Al olfato todo fruta tropical, es impresionante. En boca predomina el maracuyá -espectacular y la mandarina. También podemos encontrar notas de naranja dulce y pomelo. Poco amarga (no es que tenga cero amargor pero se nota muy poquito) y con el alcohol muy bien integrado (8,0%). Es muy sabrosa y no especialmente sedosa, de manera que entra fina, fina, filipina. Un zumazo guay. Muy buena toma de contacto con los amigos frenchies.

1 de julio de 2020

Lupulove - Benicàssim


Después de más de tres meses de confinamiento (además del duro, sin salir a pasear al perro ni a hacer deporte) no sabéis la alegría que me da volver a reseñar una nueva cervecería para el Mapa Birruno. Desde el día 2 de marzo -cuando estuvimos en Bélgica dándolo todo- que no visitaba ninguna y la verdad es que ésta la hemos pillado con ganas.

Quince años veraneando en Benicàssim y poco antes del confinamiento me llega el notición de que los de Castelló Beer Factory van a abrir su segundo taproom allí. Me sentí como si me hubiese tocado la quiniela. La putada es que estalló la crisis sanitaria y nos tuvimos que chupar toda la Semana Santa encerrados en casa (unas birras craft mientras mi mujer y mis hijos se van a destrozar sus tímpanos en la tamborá hubiera molado) y no hemos podido visitarlos hasta este fin de semana, una vez finalizado el estado de alarma, pudiendo así viajar entre comunidades autónomas.

El viernes pasado, tal y como llegamos a Benicàssim, nos fuimos directos a la piscina y a las siete de la tarde saqué a toda la familia de su baño para llevármelos a todos al Lupulove. Todos con nuestra correspondiente mascarilla. Pues nada, a apoyar al gremio hostelero.

La cervecería se iba a inaugurar para Semana Santa pero finalmente lo hizo el día 18 del pasado mes. Está ubicada en pleno centro de la ciudad y está a dos pasos del aparcamiento gratuito de la antigua estación. Está en una calle muy tranquila, no es peatonal, pero tiene el tránsito muy restringido y pasan muy pocos coches. Está en una zona donde hay muchas cervecerías -no craft- restaurantes y ambiente nocturno. Está bastante alejada de la playa, pero creo que juega más a su favor estar en el centro para captar a un mayor número de gente, ya que allí se concentra un gran número de personas por la noche para cenar, máxime cuando es verano, hay FIB, Rototom o el festival de turno que sea. La playa al ser extremadamente larga no concentra a tanta gente en la misma zona, así que creo que ha sido acertado situarla en pleno centro.

La cervecería es bastante similar a la sucursal de Castelló de la Plana, cuenta con diez grifazos craft, cinco de ellos de producción propia (Castelló Beer Factory) y los otros cinco de cervecerías invitadas (todo nacional) con todo tipo de estilos. Para los más temerosos tienen una Golden Ale fantástica, rubia, ligera y de trago fácil que servirá para todos aquellos a los que les cuesta salirse de su caña de toda la vida. Para los que han intentado ampliar mínimamente sus horizontes birrunos tienen una Weizen y una Belgian Dubbel. Y para los beergeeks más pro tienen IPAs, New England IPAs, Session IPAs, American Pale Ales, Berliner Weiße y alguna que otra negrura. Todo muy variadito en cuanto a estilos. Por si alguien echa en falta alguna marca tienen un neverón que se te va la olla. Mucho producto de la terreta y del resto de España y en el apartado internacional a destacar The Piggy, La Débauche, Hof Ten Doormal, De Moersleutel, Boon, Mikkeller, CoolHead, y un largo etcétera. Mucho lúpulo, mucho petróleo y un buen surtidito Sour -incluyendo alguna Lambic- y si aún así la cerveza no es lo tuyo tienen incluso hidromiel, aunque solo sea para que te saques la insignia del untraper.

El espacio es estrecho pero bastante alargado. En el exterior cuentan con una pequeña terraza al aire libre -la calle es tranquila y eso se agradece- y en el pasillo que transcurre desde la entrada hasta la barra hay varias mesas con taburetes altos para que se puedan apostar las parejas o grupos muy reducidos. Una vez llegamos a la barra el espacio se ensancha. La barra está muy bien para tomarse unas birras mientras nos dejamos aconsejar, aunque ahora mismo tras la pandemia lo mejor es estar fuera o establecer distancia con los trabajadores y resto de clientela. Cerca de la barra está la nevera y unas cuantas mesas más grandes para grupos más numerosos. Finalmente, al fondo del todo, hay una terraza interior donde se pueden disfrutar de unas birras tranquilamente al aire libre -supongo que el sector fumeta la agradecerá- que además proporciona luz natural al espacio.

Lo único que echamos en falta fue un poco de jamercio -nos encantaron los nachos con guacamole y la selección de quesos locales que comimos en la sucursal de Castelló- pero las circustancias son las que son, así que tuvimos que conformarnos solo con las birras, que después de tanto tiempo confinados nos supieron a gloria. Además tuvimos la suerte de volver a coincidir con Antonio y estuvimos charlando con él un rato muy agradable.

Ha sido solo una escapada de cuatro días a Benicàssim y nos ha dado para dos visitas, así que cuando por fin cojamos vacaciones de verdad nos van a tener allí todo el día. Desde aquí les mando un abrazo a todo su equipo, les deseo que todo vuelva a la normalidad lo antes posible y que tengan la cervecería a pleno rendimiento la próxima vez que volvamos. De momento gozosamente les colocamos su merecido pin en nuestro Mapa Birruno. ¡Hasta pronto!

Balance de daños:

-Castelló Beer Factory - Golden. Mi mujer es una forofa de su Blonde Ale. Dorada (8 EBC) elaborada con malta Extra Pale y los lúpulos Magnum, Perle y Cascade. Muy rica, predomina el cereal, aunque tiene un puntito cítrico muy agradable y un ligero toque final amargo. 4,9%.

-Castelló Beer Factory - New World Order. Soy muy fan de los zumazos de esta gente así que esta Nitro New England Double IPA no me ha defraudado en absoluto. Elaborada con las maltas Extra Pale, dextrina, avena y trigo; los lúpulos HBC 472 y Cryo Citra; las levaduras London Fog y Coastal Haze y finalmente infusionada con nitrógeno. Un zumazo en toda regla, con mucho mango, mucho melocotón y cítricos. Muy sedosa en boca, cero amarga, con mucho cuerpo pero a la vez se bebe con alegría. 8,7%.

-Castelló Beer Factory - Sant Rock. Todavía no había probado su laureada Belgian Dubbel así que qué mejor manera de hacerlo que en su propio taproom. Elaborada con maltas Pale Ale, Cara-Munich I y trigo y el lúpulo East Kent Goldings. Tostadita, rica, intensa, con notas de caramelo, quizás el puntito belgian no es demasiado intenso pero aún así hará las delicias de los fans de las cervezas belgas. 7,5%.

-Castelló Beer Factory - Malaspina. También me faltaba catar la Weizen de la casa, así que se vino con el chache rapidín. Turbia, con un saborazo a trigo riquísimo, muchísimo plátano, quizás me faltó la crema de espuma en vaso alto, pero que vamos, una gozada igual. 5,5%

-The Piggy - Tropical Palace. No quise sin irme sin catar nada de su nevera, así que me decanté por una lata de los galos The Piggy, de los que he leído maravillas. New England Double IPA sedosa, zumazo, tropical, una maravilla para los fans del estilo como el que suscribe. 8,0%. En breve os reseño la ficha individual.

Lupulove                Josep Barberà i Ciprià 12, Banicàssim (Castelló)              www.lupulove.com             650  176  964